FRASES PARA SACERDOTES


San Pío de Pietrelcina solía repetir: “El mundo podría quedarse incluso sin sol, pero no sin la Santa Misa”. A los sacerdotes enseñaba a dividir el día en dos partes: la primera, dedicada a la preparación del divino sacrificio y la segunda como acción de gracias.
El sacerdote: El don del celibato



D. David Calahorra nos habla del don del celibato, que el Señor concede a aquellos que llama a seguirlo como sacerdotes.

POR LAS ALMAS DEL PURGATORIO -


VIDEO:

Los Santos Difuntos - Padre Jorge Loring





ORACIÓN PAR PEDIR POR LAS ÁNIMAS DEL PURGATORIO, POR INTERCESIÓN DE MARÍA SANTÍSIMA


Dios misericordioso, que nos perdonas y quieres la salvación de todos los hombres, imploramos tu clemencia para que, por la intercesión de María Santísima y de todos los santos, concedas a las almas de nuestros padres, hermanos, parientes, amigos y bienhechores, que han salido de este mundo, la gracia de llegar a la reunión de la eterna felicidad.


Santísima Virgen María, Reina del Purgatorio; vengo a depositar en tu Corazón Inmaculado una oración en favor de las almas benditas que sufren en el lugar de expiación. Dígnate escucharla, clementísima Señora, si es ésta tu voluntad y la de tu misericordioso Hijo.


Amén.



María, Reina del Purgatorio, te ruego por aquellas almas por las cuales tengo o pueda tener alguna obligación, sea de caridad o de justicia.


Dios te salve María...


Dales, Señor, el descanso eterno.
Y luzca para ellas la luz perpetua.
Descansen en paz.

Así sea.


María, Reina del Purgatorio: te ruego por las almas más abandonadas y olvidadas y a las cuales nadie recuerda; tú, Madre, que te acuerdas de ellas, aplícales los méritos de la Pasión de Jesús, tus méritos y los de los santos, y alcancen así el eterno descanso.


Dios te salve María...

Dales, Señor, el descanso eterno.
Y luzca para ellas la luz perpetua.
Descansen en paz.

Así sea.

María, Reina del Purgatorio: te ruego por aquellas almas que han de salir más pronto de aquel lugar de sufrimientos, para que cuanto antes vayan a cantar en tu compañía las eternas misericordias del Señor.


Dios te salve María...


Dales, Señor, el descanso eterno.
Y luzca para ellas la luz perpetua.

Descansen en paz.

Así sea.

María, Reina del Purgatorio: te ruego de una manera especial por aquellas almas que han de estar más tiempo padeciendo y satisfaciendo a la divina Justicia. Ten compasión de ellas, ya que no pueden merecer sino sólo padecer; abrevia sus penas y derrama sobre estas almas el bálsamo de tu consuelo.

Dios te salve María...

Dales, Señor, el descanso eterno.
Y luzca para ellas la luz perpetua.
Descansen en paz.

Así sea.


FUENTE:  haciajesusdelamanodemaria.blogspot.com/



No hay comentarios:

Publicar un comentario

EL HOMBRE DEBERÍA TEMBLAR

EL HOMBRE DEBERÍA TEMBLAR
San Francisco de Asís