FRASES PARA SACERDOTES

"Ninguna mujer debe pisar el Altar".

(Las almas del Purgatorio a María Simma)

COMUNIÓN DE RODILLAS Y EN LA BOCA


 

San Pío X "Cuando se recibe la Comunión es necesario estar arrodillado, tener la cabeza ligeramente humillada, los ojos modestamente vueltos hacia la Sagrada Hostia, la boca suficientemente abierta y la lengua un poco fuera de la boca reposando sobre el labio inferior". (Catecismo de San Pío X). Y Contestando a quienes le pedían autorización para comulgar de pie alegando que: los israelitas comieron de pie el cordero pascual les dijo: "El Cordero Pascual era tipo (símbolo, figura o promesa) de la Eucaristía. Pues bien, los símbolos y promesas se reciben de pie, MAS LA REALIDAD SE RECIBE DE RODILLAS y con amor".

"A MIS SACERDOTES" DE CONCEPCIÓN CABRERA DE ARMIDA. CAP. CIX: COMUNIÓN DE LOS SANTOS.

Mensajes de Nuestro Señor Jesucristo a Sus hijos predilectos.

CIX

COMUNIÓN DE LOS SANTOS


"También en mi infinita Bondad, tengo un recurso poderosísimo -unido a mis méritos naturalmente-- para salvar a las almas pecadoras y obstinadas en los últimos instantes de la vida, y este recurso es la comunión de los santos.  Es poco explicado por mis sacerdotes este misterio muy capital, entre los múltiples recursos que tiene mi Iglesia.  Yo quisiera que lo dieran a conocer más y más y que las almas apreciaran su eficacia. Éste es un elemento santo, de resultados consoladores y a veces infalibles, porque a la oración Dios no resiste.

Los pecadores tienen con la comunión de los santos un gran recurso, una mina, un filón que explota la misericordia y la infinita caridad de Dios en su favor.

¡Oh, qué madre es la Iglesia y qué grande la bondad de Dios que no deja caer ni desperdiciar una sola migaja de las buenas obras, de lo más pequeño que se sobrenaturalice!

Muchas almas se salvan, repito, en las últimas luchas entre Satanás y la gracia, por la comunión de los santos; por esa cadena no interrumpida y poderosa de gracias compradas y que Dios aplica según su voluntad soberana.  Que mis sacerdotes expliquen a los fieles, repito, este punto encantador y provechoso de la comunión de los santos.

Esta gran verdad es poco apreciada y se predica menos, cuando son grandes sus conquistas en el mundo de las almas pervertidas, a quienes, sin saber de dónde, les viene la gracia, las conmueve y las convierte. Es un recurso que aplico en favor de los impenitentes; es una moneda que tomo, en mi infinita caridad para con los pecadores, de esa alcancía de la Iglesia, con la que pago deudas y compro gracias extraordinarias para salvar a las almas en los últimos instantes de la vida.

¡Si pudieran ver las sorpresas de esas almas pecadoras al encontrarse con la misericordia infinita de mi Corazón!  ¡Si pudieran contemplar cómo después de una vida de crímenes inauditos, de odios a la Religión, de aborrecimiento a la Iglesia y de miles de ofensas hacia Mí, en un instante se truecan contritos y humillados ante mi Bondad misericordiosa,y quisieran reparar y comprar a cualquier precio el amor y la gratitud más grandes que borraran su vida pasada, y se arrojan confundidos en mis brazos, y triunfa en ellos la gracia!  Por eso en el cielo hay tanta fiesta por un pecador convertido.

Conquistas ignoradas hasta la eternidad se registran día por día, compradas por la comunión de los santos; es decir, por mis méritos infinitos que dan valor a ese conjunto de actos buenos y santos de que dispone mi Iglesia, hechos por sus fieles hijos.

Cuántas veces actos heroicos, ignorados, que sólo Yo veo y que se hacen por amor de Dios en un rincón del mundo, me sirven a Mí para salvar a alguna alma, para alcanzarle gracias y que salga del mundo purificada, para presentarla, como trofeo de la victoria de la gracia, a mi amado Padre.

Y  ¿cómo no había de tener mi Iglesia recursos para sus hijos en la vida, en la muerte, en el purgatorio, si nació de mi costado, si es la Esposa del que todo es amor y caridad?

¿Creen que ne las guerras, por ejemplo, en las que mueren miles y miles, no estoy Yo allí con todas y cada una de esas almas para aplicarles las gracias de la comunión de los santos, para bañarlas en mi Sangre y alcanzarles con la contrición el cielo?  Basta para Mí un solo instante de contrición amorosa para borrar años y más años de crímenes, de implacables odios y de pecados mil.

Y  ¿María? Otro recurso inmenso que tienen las almas pecadoras para salvarse.  Ella con sus ruegos y sus gemidos alcanza miles y miles de gracias de última hora para los pecadores, suscita en ellos la contrición y los salva. Nada le sé negar a esa Madre de misericordia; y cuando Ella se interesa por un pecador que la implora, despliega ante el tribunal de Dios su actividad amorosa y alcanza la salvación de muchos.

Es María el mayor recurso para las almas todas. Y  ¿qué diré de las almas sacerdotales?  María las ve más suyas, porque están íntimamente unidas a su Corazón, pues que llevó en su seno purísimo la fibra santa del Sacerdocio eterno de que ellos participaban.  Y con más razón será María para los sacerdotes la puerta del cielo y la dispensadora de todas las gracias.

Si se estudia a mi Iglesia, si se desciende a su fondo de caridad, se comprenderá algo de la infinita Bondad de Dios al establecerla con todo el reflejo de la caridad divina. Con ella, solo el que quiera condenarse se condena, pues que tiene en la Iglesia todos los elementos necesarios para salvarse.

Si permito luchas, tentaciones y cierta libertad a Satanás para tentar a las almas, es sólo para poner en las manos de los míos un medio de merecer, porque en las luchas están las victorias que más me glorifican.

Si permito las tentaciones, no es para precipitar a las almas, sino para acrecentar su corona en el cielo.  Jamás abuso de la fuerza del alma, y en mi infinita Sabiduría y Caridad proporciono las tentaciones a las gracias, y los dolores y las cruces a las fuerzas, para sacar bien y nunca mal.

¡O si se entendiera, si se penetrara, si se comprendiera algo siquiera de la Caridad de Dios!  ¡Si mis sacerdotes elevaran a las almas para que me vieran, no como a un Nerón, sino como a un Padre siempre dispuesto a perdonar, a olvidar y a salvar!

Muy útil y aun necesario es predicar mi Justicia, pero más lo es infiltrar en las almas el reinado de la confianza, de la misericordia y d el amor; y esto harán los sacerdotes transformados en Mí.  Porque a todo se resisten los corazones menos al amor, porque llevan en ellos una fibra de amor que responderá siempre, más o menos tarde, al Amor de un Dios: que todo lo que puede ese Dios lo ha hecho para salvarlos.

Y como soy el mismo Jesús en el cielo que en la tierra, y como mi Corazón no ha cambiado en sus sentimientos de amor y de ternura para con los hombres ingratos, fácilmente me dejo mover por los ruegos de María para derramar mis gracias; fácilmente recurro también, para salvar a las almas, a los medios ordinarios de mi Iglesia, a la comunión de los santos.  Y también me moveré, Yo lo prometo, a las oraciones y peticiones de los sacerdotes transformados en Mí, para llevar esas peticiones de los sacerdotes, en el eterno Sacerdote, al trono de mi Padre y volver de ahí con las manos llenas de gracias, ordinarias y extraordinarias, para las almas, que se derramarán por los sacerdotes otros Yo en las almas pecadoras y empedernidas.

Yo, el Verbo del Padre, soy el mayor recurso salvador para conseguir de mi Padre lo que nadie consigue.  Y si mis sacerdotes son otros Yo si se presentan a mi Padre como si fueran Yo mismo, con mi humildad amorosa, mis méritos y mi caridad, nunca dejará mi Padre sin despachar favorablemente sus peticiones, en virtud de que son otros Yo, de que ve en ellos a Mí; y entonces, si mis sacerdotes son otros Yo, podrán también tomar de la valiosa moneda de la comunión de los santos, y por este medio pedirán la conversión y las gracias que necesitan muchos pecadores.  Es una mina de gracias la que tendrán a su disposición los sacerdotes en Mí para explotarla, y así me ayudarán poderosamente a salvar a las almas rebeldes y al triunfo del Espíritu Santo sobre el infierno".


SAN JOSÉ - ESPOSO DE MARÍA y PADRE VIRGINAL DE JESÚS



Resultado de imagen para san jose de la montaña santo


FIESTA: 19 de marzo


Modelo de padre y esposo, patrón de la Iglesia universal, de los trabajadores, de infinidad de comunidades religiosas y de la buena muerte.


A San José Dios le encomendó la inmensa responsabilidad y privilegio de ser esposo de la Virgen María y custodio de la Sagrada Familia. Es por eso el santo que más cerca esta de Jesús y de la Stma. Virgen María.

Nuestro Señor fue llamado "hijo de José" (Juan 1:45; 6:42; Lucas 4:22) el carpintero (Mateo 12:55).

No era padre natural de Jesús (quién fue engendrado en el vientre virginal de la Stma. Virgen María por obra del Espíritu Santo y es Hijo de Dios), pero José lo adoptó y Jesús se sometió a el como un buen hijo ante su padre. ¡Cuánto influenció José en el desarrollo humano del niño Jesús! ¡Qué perfecta unión existió en su ejemplar matrimonio con María!

San José es llamado el "Santo del silencio" No conocemos palabras expresadas por él, tan solo conocemos sus obras, sus actos de fe, amor y de protección como padre responsable del bienestar de su amadísima esposa y de su excepcional Hijo. José fue "santo" desde antes de los desposorios. Un "escogido" de Dios. Desde el principio recibió la gracia de discernir los mandatos del Señor.

Las principales fuentes de información sobre la vida de San José son los primeros capítulos del evangelio de Mateo y de Lucas. Son al mismo tiempo las únicas fuentes seguras por ser parte de la Revelación. 

San Mateo (1:16) llama a San José el hijo de Jacob; según San Lucas (3:23), su padre era Heli. Probablemente nació en Belén, la ciudad de David del que era descendiente. Pero al comienzo de la historia de los Evangelios (poco antes de la Anunciación), San José vivía en Nazaret.

Según San Mateo 13:55 y Marcos 6:3, San José era un "tekton". La palabra significa en particular que era carpintero. San Justino lo confirma (Dial. cum Tryph., lxxxviii, en P. G., VI, 688), y la tradición ha aceptado esta interpretación.

Si el matrimonio de San José con La Stma. Virgen ocurrió antes o después de la Encarnación aun es discutido por los exegetas. La mayoría de los comentadores, siguiendo a Santo Tomás, opinan que en la Anunciación, la Virgen María estaba solo prometida a José. Santo Tomás observa que esta interpretación encaja mejor con los datos bíblicos.

Los hombres por lo general se casaban muy jóvenes y San José tendría quizás de 18 a 20 años de edad cuando se desposó con María. Era un joven justo, casto, honesto, humilde carpintero...ejemplo para todos nosotros.

La literatura apócrifa, (especialmente el "Evangelio de Santiago", el "Pseudo Mateo" y el "Evangelio de la Natividad de la Virgen María", "La Historia de San José el Carpintero", y la "Vida de la Virgen y la Muerte de San José) provee muchos detalles pero estos libros no están dentro del canon de las Sagradas Escrituras y no son confiables.

Amor virginal

Algunos libros apócrifos cuentan que San José era un viudo de noventa años de edad cuando se casó con la Stma. Virgen María quien tendría entre 12 a 14 años. Estas historias no tienen validez y San Jerónimo las llama "sueños". Sin embargo han dado pie a muchas representaciones artísticas. La razón de pretender un San José tan mayor quizás responde a la dificultad de una relación virginal entre dos jóvenes esposos. Esta dificultad responde a la naturaleza caída, pero se vence con la gracia de Dios. Ambos recibieron extraordinarias gracias a las que siempre supieron corresponder. En la relación esposal de San José y la Virgen María tenemos un ejemplo para todo matrimonio. Nos enseña que el fundamento de la unión conyugal está en la comunión de corazones en el amor divino. Para los esposos, la unión de cuerpos debe ser una expresión de ese amor y por ende un don de Dios. San José y María Santísima, sin embargo, permanecieron vírgenes por razón de su privilegiada misión en relación a Jesús. La virginidad, como donación total a Dios, nunca es una carencia; abre las puertas para comunicar el amor divino en la forma mas pura y sublime. Dios habitaba siempre en aquellos corazones puros y ellos compartían entre sí los frutos del amor que recibían de Dios.

El matrimonio fue auténtico, pero al mismo tiempo, según San Agustín y otros, los esposos tenían la intención de permanecer en el estado virginal. (cf.St. Aug., "De cons. Evang.", II, i in P.L. XXXIV, 1071-72; "Cont. Julian.", V, xii, 45 in P.L.. XLIV, 810; St. Thomas, III:28; III:29:2).

Pronto la fe de San José fue probada con el misterioso embarazo de María. No conociendo el misterio de la Encarnación y no queriendo exponerla al repudio y su posible condena a lapidación, pensaba retirarse cuando el ángel del Señor se le apareció en sueño:

"Su marido José, como era justo y no quería ponerla en evidencia, resolvió repudiarla en secreto. Así lo tenía planeado, cuando el Angel del Señor se le apareció en sueños y le dijo: «José, hijo de David, no temas tomar contigo a María tu mujer porque lo engendrado en ella es del Espíritu Santo. Despertado José del sueño, hizo como el Angel del Señor le había mandado, y tomó consigo a su mujer." (Mat. 1:19-20, 24). 

Unos meses mas tarde, llegó el momento para S. José y María de partir hacia Belén para apadrinarse según el decreto de Cesar Augustus. Esto vino en muy difícil momento ya que ella estaba en cinta. (cf. Lucas 2:1-7).

En Belén tuvo que sufrir con La Virgen la carencia de albergue hasta tener que tomar refugio en un establo. Allí nació el hijo de la Virgen. El atendía a los dos como si fuese el verdadero padre. Cual sería su estado de admiración a la llegada de los pastores, los ángeles y mas tarde los magos de Oriente. Referente a la Presentación de Jesús en el Templo, San Lucas nos dice: "Su padre y su madre estaban admirados de lo que se decía de él".(Lucas 2:33).

Después de la visita de los magos de Oriente, Herodes el tirano, lleno de envidia y obsesionado con su poder, quiso matar al niño. San José escuchó el mensaje de Dios transmitido por un ángel: «Levántate, toma contigo al niño y a su madre y huye a Egipto; y estate allí hasta que yo te diga. Porque Herodes va a buscar al niño para matarle.» Mateo 2:13. San José obedeció y tomo responsabilidad por la familia que Dios le había confiado.

San José tuvo que vivir unos años con la Virgen y el Niño en el exilio de Egipto. Esto representaba dificultades muy grandes: la Sagrada familia, siendo extranjera, no hablaba el idioma, no tenían el apoyo de familiares o amigos, serían víctimas de prejuicios, dificultades para encontrar empleo y la consecuente pobreza. San José aceptó todo eso por amor sin exigir nada. 

Una vez mas por medio del ángel del Señor, supo de la muerte de Herodes: "«Levántate, toma contigo al niño y a su madre, y ponte en camino de la tierra de Israel; pues ya han muerto los que buscaban la vida del niño.» El se levantó, tomó consigo al niño y a su madre, y entró en tierra de Israel. Pero al enterarse de que Arquelao reinaba en Judea en lugar de su padre Herodes, tuvo miedo de ir allí; y avisado en sueños, se retiró a la región de Galilea". Mateo 2:22.

Fue así que la Sagrada Familia regresó a Nazaret. Desde entonces el único evento que conocemos relacionado con San José es la "pérdida" de Jesús al regreso de la anual peregrinación a Jerusalén (cf. Lucas 2, 42-51). San José y la Virgen lo buscaban por tres angustiosos días hasta encontrarlo en el Templo. Dios quiso que este santo varón nos diera ejemplo de humildad en la vida escondida de su sagrada familia y su taller de carpintería.

Lo mas probable es que San José haya muerto antes del comienzo de la vida pública de Jesús ya que no estaba presente en las bodas de Canaá ni se habla mas de él. De estar vivo, San José hubiese estado sin duda al pie de la Cruz con María. La entrega que hace Jesús de su Madre a San Juan da también a entender que ya San José estaba muerto.

Según San Epifanius, San José murió en sus 90 años y la Venerable Bede dice que fue enterrado en el Valle de Josafat. Pero estas historias son dudosas. 

La devoción a San José se fundamenta en que este hombre "justo" fue escogido por Dios para ser el esposo de María Santísima y hacer las veces de padre de Jesús en la tierra. Durante los primeros siglos de la Iglesia la veneración se dirigía principalmente a los mártires. Quizás se veneraba poco a San José para enfatizar la paternidad divina de Jesús. Pero, así todo, los Padres (San Agustín, San Jerónimo y San Juan Crisóstomo, entre otros), ya nos hablan de San José. Según San Callistus, esta devoción comenzó en el Oriente donde existe desde el siglo IV, relata también que la gran basílica construida en Belén por Santa Elena había un hermoso oratorio dedicado a nuestro santo.


San Pedro Crisólogo: "José fue un hombre perfecto, que posee todo género de virtudes" El nombre de José en hebreo significa "el que va en aumento. "Y así se desarrollaba el carácter de José, crecía "de virtud en virtud" hasta llegar a una excelsa santidad.

En el Occidente, referencias a (Nutritor Domini) San José aparecen en el siglo IX en martirologios locales y en el 1129 aparece en Bologna la primera iglesia a él dedicada. Algunos santos del siglo XII comenzaron a popularizar la devoción a San José entre ellos se destacaron San Bernardo, Santo Tomás de Aquino, Santa Gertrudiz y Santa Brígida de Suecia. Según Benito XIV (De Serv. Dei beatif., I, iv, n. 11; xx, n. 17), "La opinión general de los conocedores es que los Padres del Carmelo fueron los primeros en importar del Oriente al Occidente la laudable práctica de ofrecerle pleno culto a San José".

En el siglo XV, merecen particular mención como devotos de San José los santos Vicente Ferrer (m. 1419), Pedro d`Ailli (m. 1420), Bernadino de Siena (m. 1444) y Jehan Gerson (m. 1429). Finalmente, durante el pontificado de Sixto IV (1471 - 84), San José se introdujo en el calendario Romano en el 19 de Marzo. Desde entonces su devoción ha seguido creciendo en popularidad. En 1621 Gregorio XV la elevó a fiesta de obligación. Benedicto XIII introdujo a San José en la letanía de los santos en 1726.

San Bernardino de Siena "... siendo María la dispensadora de las gracias que Dios concede a los hombres, ¿con cuánta profusión no es de creer que enriqueciese de ella a su esposo San José, a quién tanto amaba, y del que era respectivamente amada? " Y así, José crecía en virtud y en amor para su esposa y su Hijo, a quién cargaba en brazos en los principios, luego enseñó su oficio y con quién convivió durante treinta años.

Los franciscanos fueron los primeros en tener la fiesta de los desposorios de La Virgen con San José. Santa Teresa tenía una gran devoción a San José y la afianzó en la reforma carmelita poniéndolo en 1621 como patrono, y en 1689 se les permitió celebrar la fiesta de su Patronato en el tercer domingo de Pascua. Esta fiesta eventualmente se extendió por todo el reino español. La devoción a San José se arraigo entre los obreros durante el siglo XIX. El crecimiento de popularidad movió a Pío IX, el mismo un gran devoto, a extender a la Iglesia universal la fiesta del Patronato (1847) y en diciembre del 1870 lo declaró Santo Patriarca, patrón de la Iglesia Católica. San Leo XIII y Pío X fueron también devotos de San José. Este últimos aprobó en 1909 una letanía en honor a San José.

Santa Teresa de Jesús "Tomé por abogado y señor al glorioso San José." Isabel de la Cruz, monja carmelita, comenta sobre Santa Teresa: "era particularmente devota de San José y he oído decir se le apareció muchas veces y andaba a su lado."

"No me acuerdo hasta ahora haberle suplicado cosa que la haya dejado de hacer. Es cosa que espanta las grandes mercedes que me ha hecho Dios por medio de este bienaventurado santo...No he conocido persona que de veras le sea devota que no la vea mas aprovechada en virtud, porque aprovecha en gran manera a las almas que a El se encomiendan...Solo pido por amor de Dios que lo pruebe quien no le creyere y vera por experiencia el gran bien que es encomendarse a este glorioso patriarca y tenerle devocion..." -Sta. Teresa.

San Alfonso María de Ligorio nos hace reflexionar: "¿Cuánto no es también de creer aumentase la santidad de José el trato familiar que tuvo con Jesucristo en el tiempo que vivieron juntos?" José durante esos treinta años fue el mejor amigo, el compañero de trabajo con quién Jesús conversaba y oraba. José escuchaba las palabras de Vida Eterna de Jesús, observaba su ejemplo de perfecta humildad, de paciencia, y de obediencia, aceptaba siempre la ayuda servicial de Jesús en los quehaceres y responsabilidades diarios. Por todo esto, no podemos dudar que mientras José vivió en la compañía de Jesús, creció tanto en méritos y santificación que aventajó a todos los santos.


FUENTE: www.corazones.org


ORACIONES A SAN JOSÉ -



Resultado de imagen para estampitas de san jose obrero



INVOCACION A SAN JOSE

"San José, guardián de Jesús y casto esposo de María,
tu empleaste toda tu vida en el perfecto cumplimiento de tu deber,
tu mantuviste a la Sagrada Familia de Nazaret con el trabajo de tus manos.
Protege bondadosamente a los que recurren confiadamente a ti.
Tu conoces sus aspiraciones y sus esperanzas.
Se dirigen a ti porque saben que tu los comprendes y proteges.
Tu también conociste pruebas, cansancio y trabajos.
Pero, aun dentro de las preocupaciones materiales de la vida,
tu alma estaba llena de profunda paz y cantó llena de verdadera alegría
por el íntimo trato que goza con el Hijo de Dios,
el cual te fue confiado a ti a la vez que a María, su tierna Madre.
Amén." -- Juan XXIII


BENDITO SEAS SAN JOSE

¡Bendito seas San José,
que fuiste testigo de la Gloria de Dios en la tierra.
Bendito sea el Padre Eterno que te escogió.
Bendito sea el Hijo que te amó
y el Espíritu Santo que te santificó.
Bendita sea María que te amó!



ORACIÓN A SAN JOSE DEL PAPA LEON XIII

Suele rezarse esta oración en los meses de marzo y octubre,
al terminar del Santo Rosario.

A Vos, bienaventurado San José, acudimos en nuestra tribulación;
y, después de invocar el auxilio de vuestra Santísima Esposa,
solicitamos también confiadamente vuestro patrocinio.
Por aquella caridad que con la Inmaculada Virgen María, Madre de Dios, os tuvo unido, y por el paterno amor con que abrazasteis al Niño Jesús, humildemente os suplicamos volváis benigno los ojos a la herencia que con su Sangre adquirió Jesucristo, y con vuestro poder y auxilio socorráis nuestras necesidades.

Proteged, oh providentísimo Custodio de la Sagrada Familia, la escogida descendencia de Jesucristo; apartad de nosotros toda mancha de error y corrupción; asistidnos propicio, desde el Cielo, fortísimo libertador nuestro en esta lucha con el poder de las tinieblas; y, como en otro tiempo librasteis al Niño Jesús del inminente peligro de su vida, así, ahora, defended la Iglesia Santa de Dios de las asechanzas de sus enemigos y de toda adversidad, y a cada uno de nosotros protegednos con perpetuo patrocinio, para que, a ejemplo vuestro y sostenidos por vuestro auxilio, podamos santamente vivir y piadosamente morir y alcanzar en el Cielo la eterna felicidad. Amén




MEMORARE A SAN JOSE

(Adaptado por SCTJM)

Acuérdate, oh guardián del Redentor y nuestro amoroso custodio, San José, que nunca se ha escuchado decir que ninguno que haya invocado tu protección o buscado tu intercesión, no haya sido consolado. Con esta confianza acudo a ti, mi amoroso protector, casto esposo de María, padre de los tesoros de Su Sagrado Corazón. No deseches mi ardiente oración, antes bien recíbela con tu cuidado paterno y obtén mi petición….(Aquí se menciona la petición)

Oh Padre, que en tu designio de amor elegiste a San José para ser esposo de la Santísima Virgen y el custodio de los misterios de la Encarnación, concédenos, te imploramos que a través de su paternal intercesión, recibamos las gracias de disponernos con generosidad y humildad de corazón a cumplir tus designios de amor para nuestra vida y para nuestra Familia Espiritual. Amén.

¡San José, llévanos a nuestro hogar, dirige nuestros corazones al Corazón de la Madre y al Corazón del Nino!
San José, Custodio de los Misterios de amor de los Corazones Traspasados….ruega por nosotros.


Amén

Preces a San Jose

Custodio de los Dos Corazones


San José, padre virginal de Jesús,- Rogad por nosotros.
San José esposo virginal de María,- Rogad...
San José, hombre justo según el corazón de Dios,- Rogad...
San José, custodio fiel de la Madre y del Hijo de Dios,- Rogad...
San José, confidente íntimo de los Sagrados Corazones de Jesús y de María, -Rogad...
San José, fiel imitador de las virtudes de estos Sagrados Corazones,- Rogad...
San José, modelo de vida oculta y de íntima unión con los Sagrados Corazones de Jesús y de María, Rogad...
San José, modelo de generosidad para con los Sagrados Corazones de Jesús y de María, -Rogad..
San José, consolado en vuestras pruebas por estos Sagrados Corazones, -Rogad....
San José, que vivisteis en Nazaret en la paz de los Sagrados Corazones de Jesús y de María, -Rogad...
San José, revestido de autoridad paternal sobre el Sagrado Corazón de Jesucristo, -Rogad...
San José, ardiente en amor hacia los Sagrados Corazones de Jesús y de María, -Rogad...
San José que aprendisteis la dulzura, la humildad y la misericordia en la escuela de estos Sagrados Corazones, - Rogad...
San José, instruido en la vida interior en la escuela de estos Sagrados Corazones, -Rogad...
San José, que participáis en el cielo de las delicias de estos Sagrados Corazones, - Rogad...
San José, que ocupáis en el cielo un lugar cerca de Jesús y de María,- Rogad...
San José, poderoso protector de la Iglesia,- Rogad...
San José, compasivo abogado de la Iglesia,- Rogad...

Adelantad con vuestras súplicas el triunfo de la Iglesia- ¡Oh San José, poderoso con el Corazón de Jesús!
Consolad y proteged a nuestro Soberano Pontífice- ¡Oh San José, poderoso con el Corazón de Jesús!
Cuidad y defended a nuestra amada patria- ¡Oh San José, poderoso con el Corazón de Jesús!
Pedid para nosotros el amor de los Sagrados Corazones- ¡Oh San José, poderoso con el Corazón de Jesús!
Rogad por todas las Familias- ¡Oh San José, poderoso con el Corazón de Jesús! Rogadpor todas la Congregaciones Religiosas- ¡Oh San José, poderoso con el Corazón de Jesús!
Rogad por los Sacerdotes y los Misioneros- ¡Oh San José, poderoso con el Corazón de Jesús!
Rogad por todos los Apóstoles de los Dos Corazones- ¡Oh San José, poderoso con el Corazón de Jesús!
Rogad por todos los pecadores y los que están en el error- ¡Oh San José, poderoso con el Corazón de Jesús!

Oración

¡Oh Dios, que ofrecéis a San José como modelo de la verdadera devoción a los Sagrados Corazones de Jesús y de María, y nos lo dais como patrono en medio de las pruebas que afligen al mundo y a la Iglesia! Concedednos por su intercesión la gracia de llegar a ser verdaderos hijos de estos Sagrados Corazones. Os lo pedimos por el mismo Jesucristo nuestro Señor. Amén.



Rosarios de San Jose

Hay dos rosarios dedicados a San Jose

El primer rosario de San José

Está compuesto por nueve misterios, divididos en tres partes. Cada una de ésta partes está compuesta por una década de cuentas, haciendo un total de 30 cuentas en honor a los 30 años que San José pasó en compañía de Jesús y María. En cada una de las cuentas se reza un Ave María y se termina cada década con un Gloria al Padre.

Los Misterios son los siguientes:

Misterios de la Primera década:
1. La Encarnación
2. La perplejidad de San José (ante el embarazo de la Santísima Virgen)
3. El nacimiento de nuestro Señor Jesucristo en Belén.

Misterios de la Segunda década:
1. La Presentación del Niño Jesús en el Templo.
2. La Huida a Egipto.
3. El niño Jesús hallado en el templo.

Misterios de la Tercera década:
1. La vida oculta de Jesús en Nazaret.
2. La muerte de San José.
3. La coronación de San José en el cielo.

Al concluir el Rosario de se rezan tres actos de contrición y se le pide a San José que obtenga el perdón y la misericordia.

El segundo rosario de San José

Está dividido en 15 grupos de cuatro cuentas cada uno, de las cuales una es blanca y las otras tres son color púrpura. Las cuentas blancas simbolizan la pureza de San José y las púrpuras su santa piedad. Un misterio del Rosario se considera en cada una de las cuentas blancas (un total de 15) y se rezan dos Ave Marías. En las cuentas color púrpura se reza: "¡Bendito y alabado sean Jesús María y José!"

El Rosario se termina con la siguiente oración:
V. Ruega por nosotros, Oh glorioso San José!
R. Para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Cristo!


Oración:

" Oh Dios, quien predestinaste a San José desde toda la eternidad para el servicio de tu eterno Hijo y de su Madre, y le hiciste digno de ser el esposo de esta Virgen bendita y padre adoptivo de tu Hijo: te rogamos que a través de todos los servicios que brindó a Jesús y a María en la tierra, que nos hagas dignos de su intercesión y nos concedas gozar de la alegría de su compañía en el cielo. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.


ORACIONES TOMADAS DE CORAZONES.ORG

NOVENA A SAN JOSÉ -



Oración Inicial de todos los días
Hacer la señal de la cruz.

Santísima Trinidad, Padre Hijo y Espíritu Santo, tres personas distintas un solo Dios verdadero, en quien creo y espero y a quien amo con todo mi corazón.Te doy gracias por haber honrado sobre todos los santos a San José con la dignidad incomparable de padre adoptivo de Jesús, Hijo de Dios, y esposo verdadero de María, Madre de Dios. Ayúdame a honrarle y merecer su protección en vida y en la hora de la muerte.

San José patrón de la Iglesia, jefe de la Sagrada Familia, te elijo por padre y protector en todo peligro y en toda necesidad. Descubre a mi alma la pureza de tu corazón, tu santidad para que la imite y tu amor para agradecerte y corresponderte. Enséñame a orar, tu que eres maestro de oración y alcánzame de Jesús por María la gracia de vivir y morir santamente. Amén.

Meditación del día correspondiente

Hacer Petición por la cual se ofrece la Novena

Oración Final de todos los días


¡ACUÉRDATE!

¡Acuérdate! Oh castísimo esposo de la Virgen María, dulce protector mío San José que jamás se ha oído decir que ninguno de los que han invocado tu protección e implorado tu auxilio, haya quedado sin consuelo! Animado con esta confianza, vengo a tu presencia y me recomiendo fervorosamente a tu bondad. No desatiendas mis súplicas, oh padre adoptivo del Redentor, antes bien acógelas propicio y dígnate socorrerme con piedad. Amén.


Meditación de cada día


Día Primero: Fe de San José
La fe es una virtud sobrenatural que nos inclina a creer todo lo que Dios ha revelado y la Iglesia nos propone. Es la virtud sobre la que se apoyan todas las demás virtudes, pues sin ella no participamos de la vida de la gracia. San José creyó con una fe tan viva que sólo la Santísima Virgen pudo aventajarlo. Toda su vida fue verdaderamente una vida de fe, un acto continuo de fe.


Día Segundo: Fervor de San José
El fervor es la prontitud de la voluntad en el servicio de Dios. San José, siervo bueno y fiel, siempre vivió y trabajó por hacer con perfección y diligencia la voluntad de Dios, aunque le ocasionara grandes sacrificios. Los que aman como San José están dispuestos a sacrificar todo cuanto el Señor les pida.


Día Tercero: Amor de San José al prójimo

El amor con que amamos a Dios y el amor con que amamos al prójimo es un solo amor: son dos ramas de una misma raíz porque si al prójimo no le amamos por Dios y con Dios no le amamos con amor verdadero.

El amor de San José a Dios es el mayor que se puede encontrar después de la Virgen María; su amor al prójimo, por tanto, es también el mayor después del de la reina del Cielo.


Día Cuarto: Prudencia de San José

La prudencia es al virtud que dirige todas las cosas a buen fin. Ninguna virtud obra sin que ella le ordene el modo y el tiempo en que debe hacerlo.La prudencia sirvió de guía a san José para llevar a cabo felizmente la misión del Señor de ser custodio de Jesús y esposo de María, a pesar de los grandes trabajos y contradicciones que halló a su paso.


Día Quinto: Fortaleza de San José

La fortaleza es una firmeza de ánimo, una presencia de espíritu, contra todos los males y contrariedades. La vida de San José, después de la de Jesús y María, fue la que mayores contradicciones experimentó; debía ser también varón fuerte. Belén, Nazaret, Egipto, demostraron el heroísmo de la fortaleza del Santo, que sufrió con constancia todos los dolores y trabajos de su vida.


Día Sexto: Pureza de San José

San José fue custodio de Cristo Jesús, y verdadero esposo de la más pura criatura, María Madre de Dios. San José apareció a los ojos de Dios adornado con tanta pureza que el Señor le confió sus más grandes tesoros. Con este ejemplo sublime de pureza. ¿No nos animaremos a ser puros en pensamientos, palabras y obras?


Día Séptimo: Pobreza de San José

Bienaventurados son los pobres de Cristo, que viven desprendidos de los bienes de este mundo y dan a sus hermanos aún de lo preciso. San José tenía ante sí el ejemplo de María y el ejemplo de Jesús, hijo de Dios, que para predicar el desprendimiento y amor a la pobreza se hizo pobre, teniendo por cuna un pesebre en su nacimiento. Vivió pobre San José y dio de su pobreza a los más necesitados.


Día Octavo: Paciencia de San José

Es esta una virtud que nos hace sobrellevar con alegría y paz todos los males de la vida por amor de Dios. Es necesaria la paciencia para alcanzar el cielo; y no hay virtud de mas frecuente ejercicio desde que existe el pecado. En la vida de san José hubo muchas penas pero él padeció con paz, con alegría y completamente resignado a la voluntad de Dios.


Día Noveno: Conformidad de San José con la voluntad de Dios

Todos tenemos absoluta necesidad de esta santa virtud, pues con ella nuestra vida se hace un cielo y sin ella se vuelve un infierno. San José, modelo acabado de toas las virtudes, lo es especialmente de la conformidad con la voluntad de Dios. Toda su vida sembrada de alegrías y de penas, es escogido por Dios Padre para que hiciese sus veces en la Sagrada Familia, asociado a la suerte de Jesús y de María, practicó constantemente esta virtud.


NOVENA - corazones.org


PADRE ROGER ARRIBASPLATA ANTES DE SU REGRESO A SU MISIÓN EN GUAYAQUIL -





Nuestro querido sacerdote Roger Arribasplata Valiente, quien fungiera como vicario y encargado de cinco capillas de la Congregación Pasionista del distrito de Arraiján, Panamá Oeste estuvo recientemente en la localidad y aprovechó sus días de descanso para acompañar a los feligreses en varias actividades de la Iglesia y mantenerse cerca del Señor acercando a la comunidad a la Palabra y a los Sacramentos.

El padre Roger, como es conocido, es vicario parroquial de la Iglesia Santa Gema de Guayas en Guayaquil, Ecuador y muy cerca asiste también en la Iglesia La Asunción de María. 

Durante la Jornada Mundial de la Juventud llevada a cabo en enero pasado dio asistencia pastoral a la organización de los eventos a nivel de Arraiján, estuvo presente en la celebración de Misas, bautizos, matrimonios y confesiones. Concelebró Eucaristías con el padre Alexander Castillo en la Parroquia San Nicolás de Bari.




SEIS ADVERTENCIAS SOBRE EL DIABLO DEL FAMOSO EXORCISTA GABRIELE AMORT


Resultado de imagen para gabriele amorth

El reconocido exorcista italiano, P. Gabriele Amorth, quien falleció en 2016 a los 91 años, dejó un importante legado en el campo de la lucha contra el demonio, en el que destacan algunas frases claras sobre la acción del diablo en el mundo actual.

Aquí presentamos 6 lecciones que el sacerdote dejó en sus muchos años como exorcista.


1. “Satanás está siempre activo. Es el tentador desde el principio”

En una entrevista de junio de 2004 realizada por el vaticanista italiano Sandro Magister, el P. Amorth habló sobre la situación del satanismo y la acción del demonio en la cultura actual.

“En términos generales Satanás está siempre activo. Es el tentador desde el principio. Hace de todo para que el hombre peque y cada vez que se realiza el mal, él está detrás, dejando en claro que es el hombre quien decide libremente sus actos. Pero también existe una acción extraordinaria del maligno: y ésta es la posesión diabólica”, dijo en aquella ocasión.


2. “El mundo está bajo el poder del diablo”

En el libro “El último exorcista”, escrito junto al vaticanista Paolo Rodari, el P. Amorth aseguró que "el mundo está bajo el poder del diablo. Y junto con Satanás muchos de sus profetas. Personas que la Biblia llama los falsos profetas. Falsos porque llevan a la mentira y no a la verdad".

"Estas personas existen tanto fuera como dentro de la Iglesia. Son fácilmente reconocibles: dicen que hablan en nombre de la Iglesia pero hablan en nombre del mundo. Exigen de la Iglesia que asuma los roles del mundo, y hablando así confunden a los fieles y llevan a la Iglesia a aguas que no son las suyas. Son las aguas del Maligno”, agregó.


3. “Satanás ataca sobre todo al Papa”

También en su libro “El último exorcista”, el P. Amorth señaló que "Satanás ataca sobre todo al Papa. Su odio por el sucesor de Pedro es feroz. Lo he experimentado en mis exorcismos".

"Después del Papa, Satanás ataca a los cardenales, obispos y a todos los sacerdotes y religiosos. Es normal que sea así. Ninguno se debería escandalizar. Los sacerdotes, religiosos y religiosas, están llamados a una dura lucha espiritual".



4. “Invocar a Juan Pablo II es efectivo contra el diablo”

En mayo de 2011 el P. Amorth señaló a ACI Prensa que San Juan Pablo II se ha convertido, en los últimos años, “en un poderoso intercesor en la lucha contra el demonio”.

"Le he preguntado al demonio más de una vez: ‘¿Por qué te da tanto miedo Juan Pablo II?’ Y he tenido dos respuestas distintas, ambas interesantes. La primera, ‘por qué desarmó mis planes’. Y creo que con eso se refiere a la caída del comunismo en Rusia y en Europa del Este. El colapso del comunismo".

"Otra respuesta que el demonio me dio fue ‘porque arrebató a muchos jóvenes de mis manos’. Hay muchos jóvenes que, gracias a Juan Pablo II, se convirtieron. Tal vez algunos ya eran cristianos pero no practicantes, y luego con Juan Pablo II volvieron a la práctica", explicó.



5. “El demonio quiere la muerte de la Iglesia porque ella es la madre de los santos”

El P. Amorth se refirió a la campaña difamatoria contra el entonces Papa Benedicto XVI, a quien algunos acusaban de encubrir abusos sexuales cometidos por miembros del clero cuando en realidad fue él quien estableció la política de tolerancia cero. El exorcista denunció en aquella ocasión que el demonio "usa" a los sacerdotes para culpar a toda la Iglesia.

"El demonio la tiene contra la Iglesia, quiere la muerte de la Iglesia porque ella es la madre de los santos. Combate a la Iglesia a través de los hombres de Iglesia, pero con la Iglesia no tiene nada que hacer", acotó.

El experimentado exorcista también manifestó que "el demonio tienta a los hombres de Iglesia y entonces no nos debe maravillar si también los sacerdotes, que tienen todos los auxilios divinos, de la oración y los sacramentos, caen en la tentación. También ellos viven en el mundo y pueden caer como hombres del mundo".



6. “El intercesor más efectivo de todos es la Virgen María”

En mayo de 2002, al ser preguntado sobre el intercesor más efectivo de todos, el P. Amorth dijo a ACI Prensa, que "por supuesto que la Virgen es la más efectiva. ¡Y cuando la invocas como María!"

"Una vez le pregunté a Satanás. ‘¿Pero por qué te asustas más cuando invoco a Nuestra Señora que cuando invoco a Jesucristo?’ Me contestó ‘porque me humilla más ser derrotado por una criatura humana que ser derrotado por Él".


FUENTE: aciprensa.com


SATANÁS PERVIRTIÓ LA IGLESIA CON MANOS HUMANAS, AHORA SACA SUS TROFEOS - VIDEO





La Iglesia vive momentos difíciles hoy, no es la primera vez pero estamos viviendo una crisis muy grande. Especialmente en la Iglesia hoy es una crisis clerical porque los escándalos de la Iglesia todos vienen del clero, siempre los sacerdotes.

Encontramos Obispos contradiciendo a otros Obispos, Cardenales contradiciendo a otros Cardenales. Cardenales y Obispos pidiendo la renuncia al Papa, cosas que no son comunes. Aparentemente uno ve todas estas noticias y parece que es un murmullo pero es una realidad, la Iglesia está en ese estado en este momento y por eso nosotros necesitamos ser muy fuertes.

Porque lo único que puede ayudar a la Iglesia es nuestra santidad nada más, nuestra oración, nuestro sacrificio, el cambio de nuestro corazón. Esto no tiene solución humana, la única solución es unirnos a la Virgen María; y orando por la Iglesia podemos contribuir a que haya paz en la Iglesia y que esta borrasca pase (semejante tormenta en la que estamos).

Esto es broma del diablo, obviamente, pero con manos humanas porque el diablo utiliza a los hombres, y en este caso pervirtió a la Iglesia por dentro en el curso de mucho tiempo y ahora está sacando sus trofeos que son los mismos trofeos del demonio.

El tiene la astucia de pervertir a una persona en la oscuridad y cuando está bien pervertida la desenmascara en la luz para que todo mundo se burle, persiga a la Iglesia y se avergüence de la Iglesia. Obviamente faltan muchas cosas que faltan por salir y que nos van a avergonzar mucho y que van a ser muy dolorosas y mucha gente tibia se va a ir.

Por eso es importante que nosotros estemos en oración todo el tiempo, pero en oración espiritual para que tenga fuerza porque si es una religiosidad eso no tiene fuerza. Las oraciones que son simplemente religiosas no llegan a Dios, son un murmullo porque son unas oraciones prácticamente con unas intenciones muy temporales, muy terrenales, muy carnales buscando beneficios temporales con intereses temporales que no tienen nada que ver con las necesidades e intenciones que hay por la Iglesia en la batalla en que estamos.

Entonces las oraciones nuestras de hoy tienen que ser espirituales para que lleguen a Dios:  para que sean de verdad oraciones que uno pueda arrodillarse en su casa solo y rogarle al Señor por toda la Iglesia, que proteja al Papa, que por favor ya destape todo esto de una vez y empiece la limpieza total de la Iglesia.

Así quedemos más pequeños pero que quedemos con los que somos - que saquen toda esa porquería de adentro -  porque la Iglesia de un momento a otro se llenó de homosexuales, de lesbianas, de herejes, de una cantidad de curas que no creen ni en el infierno ni en el pecado, no creen ni siquiera en los milagros de Jesús y están enseñando eso.

Toda esa gente se debe ir o se debe convertir. Pero deben haber una limpieza muy grande en la Iglesia y para eso necesitamos nuestras oraciones. Si nosotros somos fieles a Dios y nosotros somos testigos ante el Padre Celestial y nos arrodillamos a implorarle, el Señor Jesús y la Virgen María nos van a usar ante el Padre Celestial como testigos de la Iglesia y eso es lo que importa hoy, pues que seamos testigos de la Iglesia, que intercedamos de todo corazón en el silencio de nuestra pequeña vida y le imploremos al Señor.

Las oraciones que hace uno solo en silencio son poderosas. Obviamente que Él promete que cuando dos o mas se reúnen en su nombre Él está en medio de nosotros. Esto es lo que se necesita hacer hoy urgentemente, que cada uno de nosotros como católicos que somos imploremos por el bien de nuestra Iglesia, por la protección del Papa que es un anciano y tiene el peso de la Iglesia  - que es tan horrible  - y la persecución tan tremenda que tiene de la misma Iglesia, porque ni siquiera es el mundo.

Hoy quien persigue a la Iglesia no son los medios de comunicación comunista ni es la gente del mundo que no nos quiere ni son los ateos ni siquiera los protestantes. Los que nos persiguen hoy a nosotros son el mismo clero, la misma Iglesia persigue a la misma Iglesia porque está dividida en dos. Está dividida en los que creemos en las tradiciones sagradas, en la sana doctrina en los que estamos en obediencia al Papa y los que son liberales que no obedecen la jerarquía. Persiguen al Papa, no siguen las tradiciones sagradas. 

Entonces son dos Iglesias al mismo tiempo y están aquí. Usted va a una parroquia en Bogotá y a veces encuentra a un cura homosexual rodeado de homosexuales en su parroquia y todo el mundo pone quejas pero nadie hace nada, (quién sabe cuántos crímenes y barbaridades ocurren en esas parroquias). Desde hace años yo conozco parroquias manejadas por homosexuales aquí en Bogotá, sacerdotes con mujeres e hijos hace años y todo mundo se queja y nadie hace nada.

Barbaridades predicadas desde el púlpito, cosas terribles y nadie hace nada y eso sigue por años. Por eso el cambio lo va a dar por un lado el escándalo que hay tan terrible que va a forzar a la jerarquía a revisar la Iglesia, y a los que están dañados de la jerarquía se van a caer porque la gran escoba del Señor bajó del cielo a limpiar la Iglesia y es obvio que así es.


COMO HA SIDO LA GUERRA DE LA MASONERÍA CONTRA LA IGLESIA CATÓLICA


Desde la fundación de la Gran Logia en 1717, la Iglesia Católica la ha condenado. Porque ha sido consciente de su estrategia para destruir a la Iglesia, y que en 1908 desarrolló un plan para infiltrarse en la Iglesia. Pocos saben la guerra que en Fátima realizó la masonería. Y la que realizó contra el Vaticano hace 100 años. En cambio hoy los movimientos de la masonería son notoriamente más sutiles.




El Papa León XIII escribió una encíclica sobre la masonería en 1890 titulado Dall’Alto Dell’Apostolico Seggio condenando a las sectas masónicas.

En su encíclica, el Santo Padre menciona algunos de los objetivos pervertidos de esta sociedad aparentemente altruista:

Sustitución de las escuelas religiosas, con instituciones ateas estatales Usar la ley para separar la sociedad civil de la influencia clerical La supresión de las corporaciones religiosas La confiscación de todos los bienes de la Iglesia Excluir la influencia católica de la administración pública, instituciones académicas, hospitales y obras pías



Templo de Gran Logia de México

EL PLAN DE LOS MASONES PARA LA SUBVERSIÓN EN LA IGLESIA CATÓLICA
John Vennari ha escrito sobre Alta Vendita, el plan masónico de la destrucción de la Iglesia Católica que cayó en manos del Papa Gregorio XVI y posteriormente se publicó bajo el pedio de los Papas Pío IX y León XIII.

El manifiesto masónico declara:

“Nuestro fin último es el de Voltaire y de la Revolución Francesa, la destrucción para siempre del catolicismo e incluso de la idea cristiana, que, si se deja de pie sobre las ruinas de Roma, sería la reanimación del cristianismo más adelante”.
El documento llama a corromper a los jóvenes sacerdotes y religiosos con las doctrinas humanistas seculares de la masonería.

Este clero iría a hacer cambios revolucionarios en la Iglesia y formaría a los líderes que perpetuarían estos errores mundanos.

El Papa Pío XII da crédito a los masones por el engendramiento del comunismo y el humanismo secular.

En un discurso de 1958 Pío XII los relacionó, “Las raíces de la apostasía moderna al ateísmo científico, el materialismo dialéctico, el racionalismo, el iluminismo, el laicismo y la masonería – que es la madre de todas ellas”.

Uno de estos infiltrados, un cura francés masónico, que posteriormente tuvo un cambio de corazón, reveló sus órdenes para influir negativamente en la Iglesia.

El plan consistía en animar a sus compañeros católicos a hacer lo siguiente:

Retirar todas las estatuas de San Miguel Arcángel

Retirar la abstinencia de carne los viernes y el ayuno, en general,

Prohibir la misa latina tradicional

Alentar a las mujeres a no cubrir sus cabezas

Evitar que los fieles se arrodillen para recibir la Comunión

Promover la recepción de la Santa Comunión en la mano

Promover mujeres lectoras mujeres sacerdotes

Eliminar la música sagrada, el uso del órgano y el silencio reverencial

Retire las reliquias del altar

Retiras las estatuas de las iglesias

Retirar las devociones privadas, como las novenas, letanías, etc.

Ser tolerantes con la homosexualidad en el sacerdocio

Promover el uso de ministros extraordinarios de la Eucaristía
Como todos sabemos, estas cosas ya se han estado haciendo a gran escala dentro de la Iglesia Católica.



LA GUERRA DE LA MASONERÍA CONTRA LAS MANIFESTACIONES DE LA IGLESIA

2017 marcó el 100 aniversario de las visitas de la Virgen a los tres pastorcitos en Fátima, Portugal y también marca el 300 aniversario de la fundación de la masonería a través de la Gran Logia de Londres en 1717.

Los dos aniversarios no podían estar más alejados en sus frutos.

Las apariciones de la Virgen en Fátima significan la intervención sobrenatural de Dios.

Que llama a la humanidad perdida de arrepentirse del mal de la apostasía y la guerra, a través de la solicitud materna de la Virgen María.
La fundación de la primera Logia, y la posterior historia de la masonería, significa la adulación idólatra del hombre.

Significa el rechazo luciferino de Dios y una implacable hostilidad hacia Nuestro Señor Jesucristo y a su Iglesia.

El año de las apariciones de la Virgen en Fátima, 1917, fue también el 200 aniversario de la fundación de la masonería.

Y se caracterizó por ataques violentos masónicos contra Nuestra Señora en Fátima y el Papa en Roma.



LOS ATAQUES MASÓNICOS CONTRA NUESTRA SEÑORA DE FÁTIMA EN 1917

Las actividades de los fracmasones contra los acontecimientos milagrosos en Fátima son poco conocidos.

Hubo una fuerte hostilidad de los masones locales hacia la Virgen y los tres videntes de Fátima.

Arthur Santos, el alcalde de Vila Nova de Ourem, que persiguió y torturó psicológicamente a los tres niños, era miembro de la logia masónica de Leiria, y fundador de ella en su natal Vila Nova de Ourem.

La Logia Masónica en Santarem, una ciudad vecina a Fátima, se convirtió en el punto de reunión de la oposición atea a la Virgen de Fátima.
En septiembre de 1917, los hombres de Santarem se unieron con hombres de Vila Nova de Ourem y marcharon al sitio de las apariciones de la Cova da Iria.
.
Y se procedió a atacar el santuario improvisado de Fátima con hachas.

Un periódico local dio la siguiente explicación:

“Con un hacha cortaron el árbol bajo el cual los tres pastorcitos estuvieron durante el famoso fenómeno del 13 de este mes.

Se llevaron el árbol, así como una tabla en la que se había dispuesto un modesto altar, y sobre la que se habían colocado una imagen religiosa (de la Virgen).

También se llevaron un arco de madera, dos lámpara de estaño, y dos cruces, una de madera y otra de caña de bambú envuelto en papel de seda”.
Estos objetos fueron expuestos en exhibición en una casa no muy lejos del Seminario de Santarem, y se cobraba entrada a los que querían entrar y ser entretenidos con una farsa religiosa.

Los beneficios de la exposición debían ser entregados a una organización benéfica local de caridad.
Más tarde, por la noche, se llevó a cabo una procesión blasfema.

El desfile fue encabezado por dos hombres golpeando un tambor batería (según cuenta el periódico), mientras que justo detrás de él venía el famoso árbol en el que se decía que la Virgen se había aparecido.

Luego venía el arco de madera con las lámparas encendidas, la mesa del altar y otros objetos que los fieles habían dejado en Cova da Iria.

Al son de letanías blasfemas, la procesión pasó por las principales calles de la ciudad.
Sor Lucía más tarde expresó alivio de que los masones habían atacado y destruido el árbol equivocado:

“Imagínese mi alegría cuando vi que esos desgraciados habían cometido un error y en lugar de cortar el árbol real (que era por entonces era un pequeño tronco) habían cortado uno de los árboles jóvenes cercano.

Pedí a la Virgen que los perdonara, y oré por su conversión”.


Estatua de Giordano Bruno


LOS ATAQUES MASÓNICOS CONTRA EL PAPA EN 1917

Un mes después de la última aparición de la Virgen en Fátima en octubre de 1917, la masonería declaró abiertamente la guerra a la Iglesia Católica a través de una serie de protestas en Roma.
Los masones llenaron Roma con carteles que mostraba al arcángel Miguel derrotado en el suelo pisoteado debajo de un Lucifer triunfante.
En sus protestas en contra de la Iglesia Católica, los masones también mostraron la bandera negra del hereje Giordano Bruno, un fraile dominico que promovió el panteísmo materialista, una creencia central de la masonería.

Giordano Bruno también negó las doctrinas fundamentales de la fe, incluyendo la Santísima Trinidad, la Encarnación y la Perpetua Virginidad de la Virgen.

San Maximiliano Kolbe fue testigo de las celebraciones anticatólicas del 200 aniversario de la masonería porque era estudiante en Roma.

El primero de sus relatos fue publicado en la edición de noviembre 1935 de la revista de la Milicia de la Inmaculada de Japón:

“Los masones en Roma comenzaron a manifestarse de forma abierta y agresivamente contra la Iglesia.

Ellos colocaron el estandarte negro de Giordano Bruno bajo las ventanas del Vaticano.

El arcángel San Miguel, fue representado caído debajo de los pies del triunfante Lucifer.

Al mismo tiempo, innumerables panfletos fueron distribuidos a las personas en la que el Santo Padre era atacado vergonzosamente.

En ese momento concebí la idea de organizar una sociedad activa para contrarrestar la masonería y a otros esclavos de Lucifer”.

Un segundo artículo de San Maximiliano Kolbe fue publicado en 1939:

“En los años previos a la guerra, la camarilla masónica desaprobó en varias ocasiones a los Sumos Pontífices, que gobernaban en Roma, la capital del cristianismo, cada vez con mayor descaro.

En las fiestas en honor a Giordano Bruno, desplegaban una bandera negra que mostraba al arcángel San Miguel bajo los pies de Lucifer y no dudan en blandirlas debajo de las ventanas del Vaticano.
Decían por escrito: Satanás gobernará en el Vaticano y el Papa le servirá en el uniforme de la Guardia Suiza, y otras cosas por el estilo.

Este odio mortal para la Iglesia de Jesucristo y de su Vicario no era sólo una broma por parte de individuos trastornados, sino una acción sistemática que procede del principio de la masonería: destruir toda religión, sea la que sea, sobre todo la religión católica”.

Como consecuencia de ser testigo de la hostilidad de los francmasones hacia la Iglesia en 1917, San Maximiliano Kolbe decidió fundar la Milicia de la Inmaculada para contrarrestar las acciones de Lucifer.

Cuadro original de la Madre Mariana de Jesús Torres



PROFECÍAS MARIANAS SOBRE LOS ATAQUES MASÓNICOS

Estos despliegues de la masonería contra las apariciones de Fátima ya habían sido profetizados de alguna forma en la aparición de Nuestra Señora del Buen Éxito en Quito Ecuador en 1634, a la madre Mariana de Jesús Torres.

Los mensajes de Nuestra Señora avisan de la nueva moral qué tratará de imponer la masonería.

Dice que,

“El Sacramento del Matrimonio será atacado y profanado, y la Masonería, que luego estará en el poder, promulgará leyes inicuas con el objetivo de eliminar este Sacramento, haciendo que sea fácil para todos vivir en pecado, alentando la procreación de hijos ilegítimos nacidos sin la bendición de la Iglesia”.

Y también atribuye a la masonería la apostasía del clero diciendo,

“El clero secular [diocesano] dejará mucho que desear porque los sacerdotes se volverán descuidados en sus deberes sagrados…

Sin un Prelado y un Padre que los guíe con amor paternal, amabilidad, fortaleza, sabiduría y prudencia, muchos sacerdotes perderán su espíritu, poniendo sus almas en gran peligro”.

Lo cual es un preludio de lo que luego dirá Nuestra Señora de Akita en Japón entre 1973 y 1975,
“El trabajo del diablo se infiltrará incluso en la Iglesia de tal manera que uno verá cardenales opuestos a cardenales y obispos contra otros obispos.

Los sacerdotes que me veneran serán descalificados y opuestos por sus cohermanos.

La iglesia y los altares serán vandalizados.

La Iglesia estará llena de aquellos que aceptan compromisos y el demonio presionará a muchos sacerdotes y almas consagradas para que abandonen el servicio del Señor.

El demonio se enfurecerá especialmente contra las almas consagradas a Dios”.
Y también la beata Ana Catalina Emmerick profetizó que una secta secreta socavará la Iglesia diciendo,

“Vi a la secta secreta socavando implacablemente a la gran Iglesia. Cerca de ellos vi una bestia horrible que subía del mar.

En todo el mundo, personas buenas y devotas, especialmente el clero, fueron hostigados, oprimidos y encarcelados…

Vi muchas iglesias cerradas, grandes miserias en todas partes, guerras y derramamiento de sangre… Pero no duró mucho…”



LO QUE DIJO MONSEÑOR SCHNEIDER RECIENTEMENTE

Recientemente Monseñor Athanasious Schneider, obispo auxiliar de Astana, Kazajstán, ha dado una conferencia sobre “María, vencedora de todas las herejías”.
Donde advirtió que la francmasonería es un “instrumento de satanás”.

Y relató las experiencias de San Maximiliano Kolbe.

El obispo Schneider describió los últimos 300 años de la masonería como turbulentos y subversivos.

La describió como una “herramienta de Satanás” que, desde su fundación, ha evitado, en gran medida, la luz del sol.

En su conferencia, el Obispo Schneider declaró que el objetivo de la Francmasonería es eliminar toda la doctrina de Dios, especialmente la doctrina católica.

Para lograr este objetivo los masones han utilizado muchas asociaciones y sociedades.
Según el obispo Schneider, la Francmasonería busca la disolución de la moral porque está convencida que, a menos que corrompan la moralidad, no pueden derrotar a la Iglesia Católica, ya que, no pueden derrotarla con argumentos lógicos.

Y reflexionó que la Santísima Virgen María, que fue inmaculadamente concebida, acabará aplastando por completo la herejía del Anticristo.

Anteriormente, en 2016, el obispo Schneider había dado una entrevista a Daniel Blackman para One Peter Five, durante la cual profundizó sobre la influencia subversiva de la masonería.

“La masonería no es intrínsecamente compatible con la fe cristiana o católica, es intrínsecamente incompatible, porque la naturaleza de la francmasonería es anticristiana.
Ellos niegan a Cristo, y niegan las verdades objetivas, promueven el relativismo, que es contrario a la verdad, al Evangelio.

Así promueven los errores doctrinales con la filosofía masónica.

Esto es incompatible con la fe cristiana y católica.

La masonería también tiene un lado esotérico, que no es cristiano.

Tiene rituales y ceremonias que son esotéricas, y tales ceremonias son contrarias a la fe.

Sus símbolos y rituales demuestran que están en contra de las verdades divinas del Evangelio.

Lo que transmiten, muestra que la francmasonería es otra religión. Es una religión anti-Cristo.

Incluso, cuando hacen buenas obras, tales como filantropía y demás, el peligro permanece.
Su filantropía no es un justificativo para aceptar la masonería, sólo por su buen trabajo filantrópico.

La declaración de 1983 sobre la Masonería, presentada por la Congregación para la Doctrina de la Fe, sigue siendo válida.

De acuerdo con esta Declaración, es un pecado mortal convertirse en francmasón.

Esta enseñanza es oficial y sigue siendo válida”.


Daniel Blackman le preguntó sobre el Cardenal Ravasi, quien pidió un nuevo diálogo y valores compartidos con la Francmasonería.

Y Schneider contestó:

“Por supuesto, sabemos que la masonería es una de las influencias poderosas en todos los niveles de la sociedad humana.
Teóricamente, cuando uno es un partidario, un líder en una organización anticristiana muy influyente, existe la tendencia a infiltrarse en la organización que es su enemiga, es muy lógico.

Por lo tanto, también es lógico, que a lo largo de los siglos, muchos hubiesen intentado y, probablemente, logrado, infiltrarse en los diversos niveles de la Iglesia.

Es difícil demostrar concretamente e identificar quienes son sus miembros.

Es muy difícil y peligroso, porque alguien puede ser acusado de ser miembro y, luego, se demuestra que la persona no es formalmente un miembro.

Es el secreto y el esoterismo de la Francmasonería lo que lo hace muy difícil de combatir.
Por su discurso, se puede suponer que un clérigo, un sacerdote, un obispo o un cardenal, tiene algunas conexiones con los masones.

Escuchamos clérigos que, hablando claramente como francmasones, cuando abren sus bocas, usan términos y conceptos que suelen ser masónicos.

Podría ser un miembro, al menos cuando habla, tiene el espíritu del masón, tal vez no es un miembro formal, pero algunos obispos y cardenales hablan claramente con un espíritu masónico.

Hago hincapié en que esto no significa que, formalmente, formen parte de los francmasones”.


FUENTE: forosdelavirgen.org 


LOS SUEÑOS DE SAN JUAN BOSCO - PARTE 63 -

LA VID


Imagen relacionada


SUEÑO 67.—AÑO DE 1868.

(M. B. Tomo IX, págs. 157-164)



SEGUNDA PARTE


El viernes, 1 de mayo, [San] Juan Don Bosco continuó el relato: Como les dije ayer noche —prosiguió diciendo— me desperté pareciéndome haber oído el sonido de la campana, pero volví a amodorrarme y descansaba tranquilamente, cuando me sentí sacudido por segunda vez y me pareció encontrarme en mi habitación, en actitud de despachar mi correspondencia. Salí al balcón y durante un rato estuve contemplando la gigantesca cúpula de la nueva iglesia y seguidamente bajé a los pórticos. Poco a poco regresaban de sus ocupaciones los sacerdotes y los clérigos que me formaron corona. Entre otros estaban presentes [Beato] Miguel Don Rúa, Don Cagliero, Don Francesia y Don Savio. Estaba hablando con ellos de cosas diversas, cuando la escena cambió por completo. Desapareció la iglesia de María Auxiliadora, desaparecieron todos los edificios actuales del Oratorio y nos encontramos delante de la antigua casa Pinardi. Y he aquí que nuevamente comienza a brotar del suelo y en el mismo lugar que la anterior, una vid que parecía salir de las raíces de la otra, elevándose a igual altura, produciendo numerosos sarmientos horizontales, los cuales se cubrieron de hojas y de racimos de uva madura. Pero no apareció la turba de los jóvenes.


Los racimos eran tan grandes como los de la tierra prometida. Habría sido necesaria toda la fuerza de un hombre para levantar uno solo. Los granos eran extraordinariamente gruesos y de forma oblongada y de un color amarillo oro, dando una sensación de completa madurez. Uno solo de aquellos granos hubiera sido suficiente para llenar la boca. Su aspecto era tan agradable que la boca se hacía agua y parecía que estaban diciendo: ¡Cómeme!


También Don Cagliero contemplaba maravillado con [San] Juan Don Bosco y sus compañeros aquel espectáculo. [San] Juan Don Bosco exclamó: —¡Qué uva tan estupenda!


Y Don Cagliero, sin más cumplidos, se acercó a la viña, cogió algunos granos de uva y se echó uno a la boca y comenzó a masticarlo; pero al hacerlo sintió náuseas y lo arrojó fuera con fuerza. La uva tenía un gusto tan desagradable como el de un huevo podrido.


—¡Contad, —exclamó Don Cagliero después de haber escupido varias veces—, esto es un veneno capaz de causar la muerte a un cristiano.


Todos miraban y ninguno hablaba, cuando salió por la puerta de la antigua capilla un hombre de aspecto serio y resuelto, que se acercó a nosotros y se paró junto a [San] Juan Don Bosco. [San] Juan Don Bosco le preguntó: —¿Cómo es que una uva tan hermosa tiene un gusto tan malo?


Aquel hombre no contestó, sino que sin decir palabra fue a coger un haz de varas, eligiendo una nudosa y presentándosela a Don Savio se la ofreció diciéndole: —¡Toma y golpea esos sarmientos!
Don Savio se negó a hacerlo, dando un paso hacia trás.


Entonces aquel hombre se volvió a Don Francesia, le ofreció la vara o bastón y le dijo: —¡Toma y golpea! Y como a Don Savio le indicó el lugar que tenía que golpear. Don Francesia, encogiéndose de hombros y sacando un poco la barbilla, movió un poco la cabeza diciendo que no.


Aquel hombre se dirigió entonces a Don Cagliero y tomándolo de un brazo, le presentó el bastón diciéndole: —¡Toma, golpea, hiere y abate!—, y al mismo tiempo le indicaba el lugar donde lo tenía que hacer.  Don Cagliero, contrariado, dio un salto hacia atrás y dando una palmada exclamó: —¡Lo único que faltaba! El guía le reiteró la misma invitación, repitiendo: —¡Toma y golpea! Pero Don Cagliero, recalcando las palabras, comenzó a decir: —Yo, no; yo, no.


Y lleno de miedo corrió a esconderse detrás de mí. Al ver esto aquel personaje, sin inmutarse se presentó de la misma manera a [Beato] Miguel Don Rúa y le dijo: — Toma, golpea.


Pero [Beato] Miguel Don Rúa, al igual que Don Cagüero, corrió a ocultarse detrás de mí. Entonces me encontré frente a aquel hombre singular que, deteniéndose delante de mí, me dijo: —Toma y golpea tú esos sarmientos.


Yo hice un gran esfuerzo para comprobar si estaba soñando o si estaba en mi pleno conocimiento, y
pareciéndome que todo cuanto sucedía era real, dije a aquel personaje: —¿Quién eres tú que me hablas de esta manera? Dime el motivo por el que he de golpear esos sarmientos. ¿Es esto un sueño; algo irreal? ¿Qué significa todo esto? ¿En nombre de quién hablas? ¿Acaso lo haces en nombre del Señor? —Acércate a la vid —me respondió— y lee lo que hay escrito sobre las hojas.


Hice lo que se me había ordenado. Observé con atención las hojas y leí estas palabras: Ut quid terram óccupat. —¡Son palabras del Evangelio!—, exclamó mi guía. Lo había comprendido todo, pero me atreví a objetar: —Antes de golpear recuerda que en el Evangelio se lee también cómo el Señor, atendiendo a los ruegos del labrador, permitió que se estercolase la planta inútil y que se cavase a su alrededor, reservando el arrancarla para después de haber empleado sin resultado alguno todos los medios para hacerla fructificar.


—Bien; se podrá conceder una tregua al castigo, mas entretanto sigue observando. Y me señaló la vid. Yo miraba pero no entendía nada. —Ven y observa —me replicó—; lee: ¿Qué es lo que hay escrito en los granos de uva? [San] Juan Don Bosco se acercó y pudo comprobar que éstos llevaban todos escrito el nombre de uno de los alumnos y el de su culpa.


Yo leí y entre tan múltiples imputaciones recuerdo con horror las siguientes: Soberbio, Infiel a sus promesas, Incontinente, Hipócrita, Descuidado en todos sus deberes, Calumniador, Vengativo, Despiadado, Sacrílego, Despreciador de la autoridad de los superiores, Piedra de escándalo, Seguidor le falsas doctrinas. Vi los nombres de aquellos quorum Deus vénter est; de aquellos otros a los cuales scientia inflat; de los que quaerunt quae sua sunt, non quae Jesu Christi; de los que juzgan al reglamento y a los superiores. Vi también los nombres de ciertos desgraciados que estuvieron o que están actualmente con nosotros; y un gran número de nombres nuevos para mí, o sea, los de aquellos que con el tiempo estarán con nosotros. —He aquí los frutos que produce esta viña —dijo el personaje con continente serio—; son frutos amargos, malos, nocivos para la eterna salvación.


Y sin más saqué el cuaderno y tomando el lápiz quise escribir los nombres de algunos, pero el guía me tomó del brazo como la vez anterior y me dijo: —¿Qué haces? —Déjame escribir los nombres de los que conozco, a fin de poderles avisar en privado para que se corrijan. Fue inútil mi ruego. El guía no me lo consintió, y yo añadí: —Si yo les digo la situación y estado en que se encuentran, reaccionarán.


Y él a mí: —Si no creen al Evangelio, menos te creerán a ti. Continué insistiendo que me dejase tomar nota y disponer de algunas normas para el porvenir; pero aquel hombre no me respondió ni palabra, sino que se puso delante de [Beato] Miguel Don Rúa con el haz de los bastones invitándole a que cogiera uno: —¡Toma y golpea!


[Beato] Miguel Don Rúa, cruzando los brazos, bajó la cabeza y exclamó: —¡Paciencia!—, después dirigió una mirada a [San] Juan Don Bosco. [San] Juan Don Bosco hizo una señal de asentimiento y [Beato] Miguel Don Rúa, tomando una vara en sus manos, se acercó a la viña y comenzó a golpear en el lugar indicado. Pero había dado los primeros golpes, cuando el guía le hizo señas de que se detuviese, gritando a todos: —¡Retírense!


Entonces, todos nos alejamos. Nos quedamos observando y vimos que los granos de uva aumentaban de volumen, se hacían cada vez más gruesos y se tornaban repugnantes. Parecían caracoles sin la concha, pero conservaban el color amarillo y no perdían la forma de la uva. El guía gritó nuevament —¡Miren! Dejen que el Señor descargue su venganza.


Y he aquí que el cielo comienza a nublarse apareciendo una niebla tan densa que no se veía ni a poca distancia, quedando cubierta la vid por completo. Todas las cosas se tornaron oscuras. Comenzaron a brillar los relámpagos, sonaban los truenos y caían los rayos con tanta frecuencia en el patio, que nos sentimos llenos depavor. Se doblaban los sarmientos al impulso de un viento huracanado y las hojas volaban por los aires. Finalmente una horrible tempestad comenzó a azotar la viña. Yo quise huir pero el guía me detuvo diciendo: —¡Mira el granizo!


Miré y vi que el granizo era del grosor de un huevo; parte negro y parte rojo; por un lado era puntiagudo y por el otro achatado en forma de maza. El granizo negro caía cerca de donde yo estaba con violencia y más atrás caía el granizo rojo.


—¿Cómo es esto?, —dije—. En mi vida he visto ungranizo parecido a este. —Acércate —me dijo el desconocido— y verás. Me acerqué un poco al granizo negro, pero despedía un hedor
tan nauseabundo, que poco faltó para que cayera de espaldas. El guía insistía cada vez más para que me acercara. Por lo que cogí un grano para examinarlo, pero pronto hube de arrojarlo al suelo: ¡tan pestilente era el olor que despedía! Y dije: —No me es posible ver nada. Y el otro: —Mira bien y verás.


Y yo, haciéndome una violencia aún mayor, vi escrito sobre cada uno de aquellos pedacitos negros de hielo: Inmodestia. Me dirigí entonces hacia donde estaba el granizo rojo, que a pesar de su frialdad quemaba cuanto tocaba. Tomé en mis manos uno que hedía como el otro y pude leer un poco más fácilmente lo que sobre él estaba escrito: Soberbia. A la vista de esto me dije lleno de vergüenza: —¿Son, pues, estos los dos vicios principales que amenazan a ésta casa? —Estos son los dos vicios capitales que arruinan mayor número de almas, no sólo en tu casa, sino en todo el mundo. A su tiempo verás cuántos irán a parar al infierno impulsados por estos dos vicios. —¿Qué he de decir, pues, a mis hijos para que los aborrezcan? —Lo que has de decirles lo sabrás en breve. Y al decir esto se alejó de mí.


Entretanto, el granizo, al resplandor de los relámpagos y de los rayos, continuaba asolando furiosamente la viña. Los racimos quedaban aplastados, deshechos como si hubieran estado en el lagar bajo los pies de los pisadores, y soltaban todo el jugo. Un hedor horrible se esparció por el aire haciéndole irrespirable. De cada grano salía un olor diferente, pero uno era más soportable que el otro, según la diversidad de los pecados. No pudiendo resistir más me llevé el pañuelo a la nariz. Seguidamente me volví para dirigirme a mi habitación, pero no vi a ninguno de mis compañeros, ni a Don Francesia, ni a [Beato] Miguel Don Rúa, ni a Don Cagliero. Habían huido dejándome solo. Todo había quedado desierto y silencioso. Yo también me sentí presa entonces de tal espanto, que me di a la fuga y al intentarlo me desperté.


***************

«Como ven este sueño es en extremo desagradable, pero lo que sucedió la tarde y la noche posteriores a la aparición del sapo, lo diremos pasado mañana domingo, tres de mayo, y les aseguro que se trata de algo aun más desagradable. Ahora no pueden conocer las consecuencias,
pero como no hay tiempo para hablar de ellas, para no quitarnos más tiempo de descanso les dejo que vayan a dormir, reservándome el comunicárselos en otra ocasión». Hay que tener presente —continúa Don Lemoyne— que las faltas graves reveladas a [San] Juan Don Bosco no se refieren todas a aquellos tiempos, sino que se relacionan escalonadamente a una serie de años futuros. En efecto, el [Saanto] vio no solamente a los alumnos que habían estado y que estaban en la actualidad en el Oratorio, sino también a una infinidad de ellos cuyas fisonomías le eran completamente desconocidas y que pertenecían a sus Institutos diseminados por todo el mundo. La parábola de la viña estéril que se lee en él libro de Isaías abarca muchos siglos de historia.


Además, no conviene y no sería justo echar en olvido lo que dijo el guía a [San] Juan Don Bosco: «No todos estos jóvenes están ahora en el estado en que los ves, pero un día lo estarán si no cambian de conducta». Por la senda del mal se llega al precipicio.


Notemos, además, cómo ante la viña aparece un personaje del que el [Santo] asegura que le era
desconocido, pero que después se convierte en su guía e intérprete. En el relato de este sueño como en el de otros muchos, el [Santo] solía darle a veces el nombre de desconocido para ocultar, tal vez, la parte más grandiosa de cuanto había contemplado, indicio claro de la intervención sobrenatural en estos sueños.


Como le preguntásemos en distintas ocasiones, basados en la confianza íntima con que nos distinguía, sobre la naturaleza de este desconocido, aunque sus respuestas no fuesen explícitas, pudimos deducir de ciertos indicios que el guía no era siempre el mismo, siendo unas veces un Ángel del Señor, o algún alumno difunto, bien San Francisco de Sales, bien San José u otro santo...
En algunas ocasiones dijo de una manera concreta que había sido acompañado por Luis Comollo, por [Santo] Domingo Savio o por Luis Colle.


Primera Parte aquí  LA VID - SUEÑO 67

EL HOMBRE DEBERÍA TEMBLAR

EL HOMBRE DEBERÍA TEMBLAR
San Francisco de Asís