FRASES PARA SACERDOTES

La tibieza se da porque el hombre es cómodo. La tibieza ama la palabra misericordia porque la tiene confundida. Si entendiera la justicia no fuera tibio porque la tibieza es la ausencia del temor de Dios.
Qué es la ausencia del temor de Dios? Es la ausencia del conocimiento de la justicia de Dios.

De: La Tibieza (audio de Marino Restrepo)

COMUNIÓN DE RODILLAS Y EN LA BOCA


 

San Pío X "Cuando se recibe la Comunión es necesario estar arrodillado, tener la cabeza ligeramente humillada, los ojos modestamente vueltos hacia la Sagrada Hostia, la boca suficientemente abierta y la lengua un poco fuera de la boca reposando sobre el labio inferior". (Catecismo de San Pío X). Y Contestando a quienes le pedían autorización para comulgar de pie alegando que: los israelitas comieron de pie el cordero pascual les dijo: "El Cordero Pascual era tipo (símbolo, figura o promesa) de la Eucaristía. Pues bien, los símbolos y promesas se reciben de pie, MAS LA REALIDAD SE RECIBE DE RODILLAS y con amor".

"A MIS SACERDOTES" DE CONCEPCIÓN CABRERA DE ARMIDA. CAP. CXII: JESÚS-MEDIADOR.

Mensajes de Nuestro Señor Jesucristo a Sus hijos predilectos.


CXII


JESÚS- MEDIADOR



"Si soy redentor, soy también por este mismo hecho, el Mediador supremo entre los hombres y la Trinidad, entre la Trinidad y los hombres.

¡Qué dicha para los hombres tener a un Dios-Hombre, a un Corazón de Hombre-Dios, que lleva sus mismas entrañas de amor!  ¿Qué haría la humanidad, si el Verbo no hubiera tomado su carne misma?

Sólo por esta unión del Verbo con el hombre tienen los hombres derecho al cielo; sólo por el Verbo hecho carne tienen valor sobrenatural sus actos; sólo por el Verbo hecho carne tienen vida en abundancia, -la mortal y la eterna-  vida verdadera, porque Yo soy la Vida.
En Mí está la Vida verdadera, la Luz indeficiente, la Verdad infalible; en Mí está todo, porque soy el lazo divino que une la tierra con el cielo.

Yo soy el Dios Creador, el Dios Redentor, el Dios Remunerador, la Bondad misma, la Caridad infinita y me gozo como Dios-hombre en amar, no tan sólo como Dios, sino también con las fibras del hombre, con el corazón y con el amor del hombre.

Y este es un punto hermoso, como todo lo de la Divinidad: todo en Mí es presente, es decir, está siendo; no sólo fue o será, sino que es, siempre es, por el Ser simplísimo e infinito de la unidad.

Para Dios no fue la Creación, ni la Encarnación, ni la Redención, ni la Glorificación, ni la Resurrección, como casas pasadas; sino que están siendo, se están obrando, y siempre, siempre, lo están glorificando.  Porque en el seno de la Trinidad no existe cosa que no lo glorifique: el cielo y el infierno, el pasado, el presente y el futuro; y todo esto, siempre dentro de Dios mismo, en el mismo Seno de su divino Poder.

En este sentido, El conoce qué almas se salvan y cuáles se condenan; pero solamente por ser Dios, porque dada su ciencia infinita, las cosas no pueden ser de otro modo en Dios.  Pero su voluntad amorosa, su Ser de Caridad y el Corazón de Dios-hombre no quieren, no, que ninguna alma se pierda; sino impartir su felicidad, de eternidad a eternidad, a todo ser creado y aun por crear; porque Dios lo tiene todo presente, lo creado y lo que está por crear.

Un espejo refleja a la persona que está frente a él. Pero Dios refleja todo en sí mismo, no fuera de El, sino en El: y allí, dentro de esa unidad insondable, cabe todo, está todo, germina todo, se crea todo y abarca todo en la unidad, sin salir de la unidad,  todo lo produce la unidad: seres y criaturas, premios y castigos, ángeles y hombres, cielo e infierno, que lo glorifican eternamente.

Yo estoy en  Dios y soy Dios, como segunda Persona de la Trinidad; y hombre unido al Verbo con los lazos indisolubles de la unión hipostática.

Y el Verbo se hizo carne porque quiso; y se ofreció inmaculado al Padre porque quiso su Caridad expiar los pecados de una carne que quería purificar y salvar, para premiar y remunerar al hombre eternamente.

Al tomar Carne el Verbo santificó la carne, enalteció al hombre y le conquistó la resurrección de su carne. ¿Cómo abandonarla, si Él se había revestido de la naturaleza humana?  ¿Cómo dejarla perder, si le había servido de envoltura a la naturaleza divina, a la Persona divina, a su alma creada, nítida y pura, luminosa y transparente, toda serena, santa y sin mancha?  ¿Cómo no remunerar a esa carne que le dio un Corazón, que el Verbo Encarnado toma como centro infinito de su ternura, por su unión con lo divino del amor?

¡Ahi en mi Corazón, cupo el amor divino con el amor humano; el amor de un Dios con todo el purísimo amor del hombre!

¿No vislumbran con esto algo de la grandeza, de la munificencia, de los sentimientos amorosos, divinos y humanos, de un Dios hombre?

¿No contemplan la elevación del hombre sólo debido al contacto del Verbo de Dios con la carne humana; abajamiento incomparable e incomprensible, a pesar de la purezas del seno inmaculado de María donde se realizó?

Esto asombra al mismo cielo; esto arrebata en éxtasis de admiración y de adoración a todas la jerarquías angélicas.  ¿Qué importa el pecado, en cierto sentido, si tenía un redentor que lo borra con su propia vida?
Siempre Dios sobrepuja en caridad: siempre sale adelante cuando se trata de amor; siempre gana, y no con armas y proyectiles, sino con amor, con eterno e infinito amor.

El hacerse el Verbo hombre fue también para tener un motivo, una ocasión, digna de todo un Dios, de probar su amor al hombre; para desplegar ente sus ojos materiales la magnitud del amor divino humanado. Se hizo carne para que la carne se divinizara con Él, se purificara en Él. Se abajó, se anonadó hasta el hombre para que el hombre se hiciera en cierto sentido Dios y se consumara en su unidad.

Pero uno de los fines principales que persiguió el Verbo al hacerse hombre fue el de formar, en Él y con Él, al sacerdote, haciéndolo semejante a Él, transformando la misma carne humana en Él al divinizarla. Y para esto, para tener ese grupo escogido en la tierra, esa legión de criaturas más que angélicas, formó la Iglesia para que los alimentara y los educara en su seno para el altar, para que los angelizara para el sacrificio, para que los transformara en Él y prolongara su Pasión y muerte, en las Misas, en favor de todas las almas que por ellos, en Él, se salvarían.

Miren cuál fue el principal motivo de la Encarnación del Verbo: purificar al mundo y perpetuar su estancia en él de dos maneras, en la Eucaristía y en el Sacerdocio, que es como otra eucaristía ambulante.  Porque mis sacerdotes, no sólo deben perpetuar la Eucaristía por el poder divino que les fue dado por  Dios, al pronunciar las palabras de la consagración de las que son depositarios; sino ellos mismos, en su perfecta transformación en Mí, no sólo deben ser copones que me contengan, sino otros Yo mismo, mi mismo Cuerpo, mi misma Sangre, en su transformación en Mí.

¿Ven cuántas cosas ha hecho el amor de un Dios? La Creación, la Redención, la Iglesia amada con todos mis sacramentos y los recursos de su caridad en favor de los pecadores para salvarlos.

Y lo más grande es la Iglesia con sus sacerdotes; otros Yo en la tierra para regenerar a las almas; esos Pontífices y sacerdotes transformados en Mí, que perpetuarán, como la Eucaristía, en ellos mismos, mi estancia en la tierra.

Al decir en la última Cena: "Éste es mi Cuerpo, ésta es mi Sangre", tenía en mi mente la extensión de este Cuero y de esta Sangre en mis sacerdotes transformados en Mí, hechos también, en este sentido, eucaristías vivientes, y con el mismo fin, el de vivir inmolados en favor de todo el mundo.

Tenía entonces en mi alma que ellos desaparecieran, y en cierto sentido, como la substancia del pan y del vino, y quedaran transformados en Mí para la salvación de las almas.

Verlos otros Jesús ha sido la mente del Padre, la ilusión de un Dios-Hombre.  Quiero en ellos un Jesús perfecto.  Y ¿cómo? por mi imitación y por su transformación exterior e interior mediante las virtudes y el amor de ellos en Mí.  No acaba la misión del sacerdote en el altar, sino que ahí empieza, por decirlo así; ahí comienza la perfecta unión con el Sacerdote eterno, que tiene que ir creciendo día por día, hora por hora -por el amor y por el dolor-hasta la consumada transformación en Mí.

Bajo cualquier aspecto que me vea, tiene que copiarme en sí mismo el sacerdote transformado en Mí; pero mi genuino aspecto en la tierra fue el amor inmolado, la inmolación por amor.

Tiene el sacerdote perfecto que ensanchar su alma, sus miras, su corazón, sus energías, su pureza,sus virtudes, sus cualidades recibidas y hasta su misma vitalidad espiritual para recibir ese parecido, esa semejanza Conmigo, en todos los aspectos de caridad, de paciencia, de humildad, de sacrificio, de docilidad, de abnegación, de obediencia y de amor.  Que refleje a la Eucaristía en su alma, que se asemeje a Jesús en esa universal caridad, todo para todos y dándose totalmente entero en el ejercicio santo de su apostolado en favor de las almas.

¡Oh, si mis sacerdotes se penetraran de estos pensamientos, cómo adelantarían en su transformación indispensable en Mi --más que nunca en estos últimos tiempos necesaria-- y harían circular por todo su ser esa savia divina, unificados en la unidad de la Trinidad!

Este fue y es el ideal del Padre al escogerlos para que fueran otros Yo y complacerse en ellos como en su Hijo muy amado.  Que no desperdicien el don de Dios, que aceleren esa circulación de la vida divina en sus almas y en sus cuerpos, como prueba de su fe y de su esperanza en la Trinidad y del amor y gratitud que debe distinguirlos hacia Mí, que tan hondo los llevo en mi Corazón y en mi alma".


DOS ORACIONES PARA ORAR POR EL PAPA FRANCISCO


ORACION 1

Oh Dios misericordioso y eterno, nuestro Pastor y Guía, mira con amor a Francisco tu siervo, a quien elegiste como sucesor de san Pedro y pastor de tu grey.

Escucha, Señor, la plegaria de tu pueblo y haz que nuestro Papa, Vicario de Cristo en la tierra, confirme en la fe a todos los hermanos, para que toda la Iglesia se mantenga en comunión con él por el vínculo de la unidad, el amor y la paz.

Concédele valor, sabiduría y amor a tu pueblo, para que él sirva con fidelidad a todas aquellas personas a quienes tú le has confiado sus cuidados y lleve a tu Iglesia unida en la fe, de corazón y voluntad, mientras procuramos llevar a su pleno cumplimiento la misión de tu Hijo, Jesucristo, nuestro Señor, que vive y reina contigo y el Espíritu Santo por los siglos de los siglos. Amén


ORACION 2

Una petición tradicional en español y latín, que lleva asociada una indulgencia parcial


En español:

℣. Oremos por nuestro Pontífice (Francisco)

℟. Que el Señor le conserve, y le dé vida, y le haga santo en la tierra, y no le entregue a la voluntad de sus enemigos.

℣. Tu eres Pedro,

℟. Y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia.


Oremos

Dios, pastor y guía de todos los fieles, mira lleno de bondad a tu siervo, el Papa (Francisco), a quien quisiste colocar al frente de tu Iglesia como pastor. Concédele, Te pedimos, la gracia de hacer, por sus palabras y por su ejemplo, que progresen en la virtud aquellos a quienes él preside, y llegue, con el rebaño que le fue confiado, a la vida eterna. Por Nuestro Señor Jesucristo. Amén.


En latín

℣. Oremus pro Pontifice nostro (Francisco)

℟. Dominus conservet eum, et vivificet eum, et beatum faciat eum in terra, et non tradat eum in animam inimicorum eius.

℣. Tu es Petrus,

℟. Et super hanc petram aedificabo Ecclesiam meam.

Oremus.

Deus, ómnium fidélium pastor et rector, fámulum tuum N.N., quem pastórem Ecclésiae tuae praeésse voluísti, propítius réspice: da ei, quaésumus, verbo et exémplo, quibus praeest, profícere; ut ad vitam, una cum grege sibi crédito, pervéniat sempitérnam. Per Dominum nostrum Jesum Christum. Ámen.


FUENTES: la-palabra.com // es.aleteia.org/

REGLA PARA DISTINGUIR LA VERDAD CATÓLICA DEL ERROR por San Vicente de Lerins


Resultado de imagen para San Vicente de Lerins

Habiendo interrogado con frecuencia y con el mayor cuidado y atención a numerosísimas personas, sobresalientes en santidad y en doctrina, sobre cómo poder distinguir por medio de una regla segura, general y normativa, la verdad de la fe católica de la falsedad perversa de la herejía, casi todas me han dado la misma respuesta: «Todo cristiano que quiera desenmascarar las intrigas de los herejes que brotan a nuestro alrededor, evitar sus trampas y mantenerse íntegro e incólume en una fe incontaminada, debe, con la ayuda de Dios, pertrechar su fe de dos maneras: con la autoridad de la ley divina ante todo, y con la tradición de la Iglesia Católica».

Es pues, sumamente necesario, ante las múltiples y enrevesadas tortuosidades del error, que la interpretación de los Profetas y de los Apóstoles se haga siguiendo la pauta del sentir católico.

En la Iglesia Católica hay que poner el mayor cuidado para mantener lo que ha sido creído en todas partes, siempre y por todos. Esto es lo verdadera y propiamente católico, según la idea de universalidad que se encierra en la misma etimología de la palabra. Pero esto se conseguirá si nosotros seguimos la universalidad, la antigüedad, el consenso general. Seguiremos la universalidad, si confesamos como verdadera y única fe la que la Iglesia entera profesa en todo el mundo; la antigüedad, si no nos separamos de ninguna forma de los sentimientos que notoriamente proclamaron nuestros santos predecesores y padres; el consenso general, por último, si, en esta misma antigüedad, abrazamos las definiciones y las doctrinas de todos, o de casi todos, los Obispos y Maestros.


EJEMPLO DE CÓMO APLICAR LA REGLA

¿Cuál deberá ser la conducta de un cristiano católico, si alguna pequeña parte de la Iglesia se separa de la comunión en la fe universal?

-No cabe duda de que deberán anteponer la salud del cuerpo entero a un miembro podrido y contagioso. 

-Pero, ¿y si se trata de una novedad herética que no está limitada a un pequeño grupo, sino que amenaza con contagiar a la Iglesia entera?

-En tal caso, el cristiano deberá hacer todo lo posible para adherirse a la antigüedad, la cual no puede evidentemente ser alterada por ninguna nueva mentira.

¿Y si en la antigüedad se descubre que un error ha sido compartido por muchas personas, o incluso por toda una ciudad, o por una región entera?

-En este caso pondrá el máximo cuidado en preferir los decretos -si los hay- de un antiguo Concilio Universal, a la temeridad y a la ignorancia de todos aquellos.

¿Y si surge una nueva opinión, acerca de la cual nada haya sido todavía definido?

-Entonces indagará y confrontará las opiniones de nuestros mayores, pero solamente de aquellos que, siempre permanecieron en la comunión y en la fe de la única Iglesia Católica y vinieron a ser maestros probados de la misma. Todo lo que halle que, no por uno o dos solamente, sino por todos juntos de pleno acuerdo, haya sido mantenido, escrito y enseñado abiertamente, frecuente y constantemente, sepa que él también lo puede creer sin vacilación alguna.

San Vicente de Lerins 

LA IGLESIA BEATIFICARÁ A MONSEÑOR FULTON J. SHEEN


Uno de los primeros predicadores televisivos

Por LARISSA I. LÓPEZ



Resultado de imagen para fulton sheen

El pasado 5 de junio, el Papa Francisco aprobó el decreto relativo al milagro atribuido al Venerable Siervo de Dios Fulton J. Sheen, arzobispo titular de Newport y conocido telepredicador en su país de origen, Estados Unidos.

Este milagro prepara el camino para la canonización de Mons. Sheen, ya que le permite ser declarado beato. No se ha fijado aún la fecha para la beatificación, pero se celebrará en la Diócesis de Peoria, Illinois, en Estados Unidos.


El milagro

En 2010, en Illinois, James nació sin mostrar signos de vida. Sus familiares y amigos comenzaron a ofrecer inmediatamente oraciones rogando a Mons. Fulton Sheen que intercediera por el recién nacido. El bebé fue trasladado al Centro Médico OSF en Peoria, cerca de la catedral de Santa María de la Inmaculada Concepción, donde el Fulton Sheen fue ordenado en 1919 y donde se encuentra sepultado.

A pesar de recibir la atención médica pertinente, el bebé continuó sin mostrar signos de vida durante 61 minutos. Justo antes de que el médico declarara la muerte del pequeño, de repente y sin ninguna explicación médica, el corazón de James comenzó a latir y el bebé empezó a respirar con normalidad. Tras unas semanas en el hospital, James volvió a casa y hoy en día es un niño sano.

Antes de ser reconocido oficialmente por el Papa Francisco, este milagro atribuido al prelado estadounidense fue aprobado unánimemente por médicos, teólogos y cardenales de la Congregación de las Causas de los Santos.


Monseñor Fulton Sheen

Fulton John Sheen nació el 8 de mayo de 1895 en El Paso, Illinois, fue criado y educado en la fe Católica Romana. En 1919 fue ordenado sacerdote de la Diócesis de Peoria.

Pronto se convirtió en un teólogo de renombre y fue ganador el Premio Internacional Cardenal Mercier de Filosofía en 1923. Antes de ser nombrado obispo auxiliar de la Arquidiócesis de Nueva York en 1951, ejerció como profesor de teología y filosofía y como párroco.

Ocupó el cargo de obispo auxiliar hasta 1966, cuando fue nombrado obispo de Rochester y hasta 1969, que fue designado arzobispo de la Sede Titular de Newport, Gales.

Durante 20 años dirigió el programa de radio nocturno The Catholic Hour (La Hora Católica) antes de pasar a la televisión y presentar Life Is Worth Living (La vida vale la pena) durante seis años.


Ganador de dos premios Emmy

El último programa presentado por Mons. Fulton fue The Fulton Sheen Program (El programa de Fulton Sheen), de 1961 a 1968.

Su labor en la esfera televisiva le hizo ganar dos veces el Premio Emmy a la “Personalidad Más Sobresaliente de la Televisión”.

En 1979 el arzobispo Fulton J. Sheen tuvo un encuentro con el papa Juan Pablo II en la catedral de San Patricio de Nueva York. El pontífice le dijo: “Has escrito y hablado bien del Señor Jesús. Eres un hijo leal de la Iglesia”. Tras este último reconocimiento, Mons. Sheen falleció el 9 de diciembre de 1979.

A partir de 2009, sus programas han sido retransmitidos por los canales EWTN y Church Channel. Debido a su contribución a la predicación televisada, Mons. Fulton Sheen es considerado frecuentemente como uno de los primeros teleevangelistas.


FUENTE: es.zenit.org 

BASTA DE COMUNIÓN EN LA MANO - ponte de rodillas y recibe a tu rey



Por Michael Voris

Material de dominusestblog.wordpress.com

El sacerdote debe dejar de celebrar misa de frente a la gente [de espaldas a Dios], y la práctica destructiva de dar la Sagrada Comunión en la mano debe terminar. Estas dos cosas, muy simples de hacer, contribuirían en gran medida a solucionar muchos errores en la Iglesia en estos días.

Fueron implementados en las décadas de 1960 y 1970 por hombres que querían remodelar la identidad católica y hacerla más atractiva para los no católicos. Ambas prácticas han demostrado ser desastres comprobados para la Iglesia. Así que deja de ir por el camino equivocado, y vuelve al correcto.

Estos cambios podrían ir acompañados de una correcta catequesis e instrucciones sobre por qué se está haciendo esto. De esa manera, tales cambios estarían en contraste directo a cuando las prácticas horribles fueron instituidas en un principio.

Al igual que muchos que leen y escuchan ésto, yo estuve presente cuando estas cosas pasaron en mi parroquia. Yo era un monaguillo. Prácticamente nadie nos advirtió sobre estos cambios. De repente, apareció una “mesa” en el santuario un domingo, y nuestros párrocos sonreían torpemente a la gente, y la gente simplemente les devolvió la sonrisa, es lo que se hace…

No mucho tiempo después, nos dijeron que ahora podías acercarte, extender las manos y “obtener” la Sagrada Comunión de esa manera. Esto fue en la diócesis de Sacramento [EE.UU.], dirigida por una serie de obispos extremadamente liberales que datan de la década de los 1960s.

Pero eso sucedió en muchas diócesis. Se aseguraron de que a sus seminaristas se les enseñara a ver hacia las personas y no a Dios, y luego dejar caer a Dios en sus manos. Dejamos de ponernos de rodillas y recibir la Hostia Sagrada en nuestra boca porque – entiendan esto –“éramos adultos maduros en la fe”, así que debíamos ponernos de pie.

Aparentemente, los obispos liberales olvidaron que Nuestro Bendito Señor dijo: “En verdad os digo, si no os volviereis y os hiciereis como niños, no entraréis en el reino de los cielos”. (Mateo 18, 3). Esta práctica de recibir la Sagrada Comunión de pie y en la mano está mal. Envía completamente el mensaje equivocado y ha contribuido grandemente a un alejamiento masivo de la Única Verdadera Fe.

(Nuestro panel en [nuestro programa] “Download” habló ampliamente sobre este tema. Ese episodio en particular fue un episodio [para suscripción] Premium, pero vamos a sacarlo de la presentación Premium y ponerlo a disposición aquí para su visualización gratuita).

Algunos puntos: Esto se hizo para dar cabida al error Protestante. Nunca debió haber ocurrido. Fue hecho por una camarilla de obispos engañados, liderados por supuesto, por el Cardenal Joseph Bernardin. Lo introdujo a la fuerza ilegalmente y mintió a los funcionarios en el Vaticano para asegurar el cambio, a lo cual, el Vaticano ingenuamente cayó en el error.

Los católicos, simplemente, deben dejar de participar en esta horrible práctica. Y no permitas que un sacerdote te diga que no puedes recibir la Comunión de esta manera [denúncialo con su Obispo]. Ese sacerdote está equivocado. Roma ha dicho muy claramente que los católicos pueden recibir de rodillas y en la boca, además, que esta es la manera preferida por la Iglesia.


Ambas prácticas no son iguales. Una es una mala práctica que está permitida; la otra es lo que la Iglesia desea.


Se te dirá que estás presumiendo, tratando de llamar la atención sobre ti mismo, “desobedeciendo la voluntad del obispo” (eso es cierto pero completamente sin sentido). Se te dirá que ésta fue la forma en que se hizo en el Siglo II. Lo que no se le dirá es que no se distribuyó en la mano de la manera que se hace hoy, ni se te dirá que la Iglesia detuvo esa práctica después de que se hizo evidente que la falta de reverencia por el Santísimo Sacramento se estaba generalizando.

Y si alguien te dice: “Así es como se hacía en el siglo II…”, no, no lo era, y me regreso a aclarar este punto. Uno se acercaría a recibir la comunión con las manos una debajo de la otra, con un velo blanco sobre tus manos, y la Santa Comunión se te daría, no tocando tus manos, sino depositándola sobre el velo, por lo que no la tocarías con la mano para recibirla, sino que te inclinarías hacia el velo para recibirla con la boca, uno no tocaría nunca el bendito Sacramento.

Nuestras manos no están consagradas [ungidas] como lo están las de los sacerdotes. Santa Teresa de Ávila, cuando se le concedió la visión del Infierno, pudo notar cuáles almas en el Infierno eran las de sacerdotes porque podía ver las palmas de sus manos ardiendo más intensamente que las de las otras almas porque sus manos habían sido ungidas, consagradas, y por esto, sus dolores en el Infierno eran mucho mayores, y para ella mucho más visibles.

Quédate con esta idea en la cabeza, los católicos simplemente NO podemos andar por ahí tocando el Bendito Sacramento. No se supone que nosotros los laicos estemos haciendo eso, es por esto que la recepción de la Santa Comunión en la mano es una práctica horrible.

Dependiendo de dónde vayas a Misa, podrás ser la única persona que cambia y comienza a hacer esto, y eso está bien. Puede hacer que te sientas gracioso, que te señalen, el sacerdote puede decirte algo. Haz lo mejor y recibe a tu Rey de rodillas y en la boca. Ninguna de esas otras cosas importa.

Lo que importa es resistir la basura en la Iglesia donde sea que se pueda y hacerlo de inmediato. Olvídate de los insultos, burlas y “correcciones” que se te presenten, y simplemente arrodíllate ante tu Rey. Y si eres un “ministro de la Eucaristía” (que no lo eres, dicho sea de paso), debes renunciar de inmediato a esa posición de abuso.

No hay mucho que los laicos podamos hacer en el ámbito práctico para resistir el mal que se ha inyectado en la vida de la Iglesia, pero esta es ciertamente una forma.

[Traducción de Filius Mariae. Dominus Est. Artículo original]



MULTIMILLONARIO GEORGE SOROS TRATA DE DESMANTELAR LA ENSEÑANZA CRISTIANA TRADICIONAL




Hemos publicado un artículo en el que presentamos al millonario George Soros como el mayor enemigo de la Iglesia.

Soros está empeñado en cambiar la moral del mundo.


Y para ello quiere confundir y dispersar a los cristianos, a los buenos cristianos, que son el “hueso duro de roer”.

Invierte sus millones con decisión para erosionar la fe y la militancia católica de buena doctrina, de formas múltiples.

Su objetivo es la desestabilización, crear el caos para que se deterioren las normas vigentes en la sociedad y en la Iglesia.

Es por eso que detrás de cada grupo que intenta protestar contra alguna norma, está el dinero de George Soros apoyándolo.

Es así como apoya a grupos homosexuales para restringir la libertad religiosa.

Solventa a grupos que quieren imponer una educación transgénero amigable en los colegios.

Financia a grupos que promocionan la apertura de las fronteras y a los inmigrantes ilegales.

Promociona la legalización de la marihuana a nivel internacional.

También su dinero va hacia la promoción de la industria del trabajo sexual.

Y a organizaciones que promocionan el aborto en todo el mundo, la esterilización y la anticoncepción.

Incluso apoya manifestaciones contra presidentes legítimamente elegidos, pero que no son afines a su posición izquierdista.

El Primer Ministro húngaro Viktor Orban lo ha denunciado en marzo del 2017 por su plan para descristianizar Europa inundando el continente con millones de inmigrantes de Norte de África y Medio Oriente.

También ha financiado protestas en Hungría, Polonia, la República Checa, Eslovaquia, Macedonia, Rumania.

Y está financiando grupos para sostener una presión en las calles y mediática contra el presidente norteamericano Donald Trump.

Cada uno de los grupos puede tener un fin loable, por ejemplo proteger a los inmigrantes, pero cuando se suma un grupo protestatario tras otro se está promoviendo el caos.

Y en lo que respecta a la Iglesia Católica, él financia grupos que son partidarios de cambiar la doctrina actual de la iglesia.

Ya sea respecto a la sexualidad, el celibato, el aborto, la ordenación de mujeres, etc.

Y en las universidades católicas financia grupos que hostigan a docentes y a alumnos que son fieles a la doctrina católica tradicional, que promueven que sean expulsados de las universidades.

La cuestión es derribar colegios y universidades católicas demasiado fieles, que se oponen a un radical cambio de moral en occidente


Sí Soros invierte millones para grupos que luchan contra el racismo, el calentamiento global o pro inmigrantes, es porque las protestas de estos grupos generan una desestabilización; ese es su juego.

Y la frutillita del postre es la Iglesia Católica, por eso tantos ataques desde afuera y desde dentro.


SU PLAN DE SECUESTRO DE LA IGLESIA

George Soros, un especulador financiero que ha hecho mil millones por el juego mercados de divisas, es la cabeza de un plan radical para el mundo.

Usa su poder en las instituciones globales, tales como las Naciones Unidas, la Unión Europea, los grupos de presión “sin fines de lucro” y los grandes medios de comunicación, para imponer su plan.

Volcó grandes sumas de dinero para influir en la elección de Estados Unidos en 2016.

Y está tratando de deslegitimar y desestabilizar a los regímenes que se resisten a él, como por ejemplo el gobierno conservador en su Hungría natal.

Pero lo más preocupante son los esfuerzos de Soros para infiltrarse, secuestrar, y controlar las iglesias cristianas.

El ejército de empleados de Soros es experto en identificar aliados dentro de esas iglesias.

Y de donar grandes cantidades de dinero para aumentar su influencia y alcance.

Soros gastó U$S 400,000 para ayudar a los grupos marxista católicos latinoamericanos para influir en la visita del Papa Francisco a Estados Unidos, como una campaña a favor del aborto.

Más recientemente, uno de los grupos financiados por Soros, PICO, ayudó a organizar el evento en el que 24 obispos católicos de Estados Unidos y un cardenal (Peter Turkson) se comprometieron a hacer frente a las leyes de inmigración de EE.UU.

En los círculos protestantes, Soros ha financiado el activismo anti-fronteras de Sojourners Magazine, y la Evangelical Immigration Table.

El dinero de Soros llena las arcas de los grupos pro-aborto, LGBT y activistas pro-islamistas.

La larga lista de grupos radicales que financia es muy grande y muchos nos podemos confundir.

Como Capital Research acaba de informar, en el 2015 solamente, Fundación de Soros hizo un total de U$S 431 millones en contribuciones y donaciones a los grupos de radicales en todo el mundo para promover su modificación moral del mundo.

Uno de los focos principales de los esfuerzos de Soros ha sido explotar y distorsionar la caridad y hospitalidad cristiana.

¿La meta? Inundar los países europeos con musulmanes pro-sharia.




EL SECUESTRO DEL LENGUAJE CATÓLICO

Por ejemplo, un representante del grupo disidente financiado por George Soros Catholics for Choice (CFC) dijo que apoya a Planned Parenthood, (el proveedor de aborto más grande de EE.UU.), porque
“Nuestra tradición católica de justicia social nos obliga a estar con los pobres y los más vulnerables de nuestra sociedad.”

Este secuestro del lenguaje católico tiene la intención de confundir a la gente.
Porque considera que en una situación de aborto las más vulnerables son las madres que quieren abortar por sus problemáticas sociales.
.
Y no los bebes realmente indefensos, que son asesinados en el vientre de su madre, y que no tienen ninguna posibilidad de expresarse.

Los cristianos están llamados efectivamente a servir a los más vulnerables.

Ellos son los más pequeños entre nuestros hermanos (Mateo 25:40).

Cuando les servimos, servimos a Cristo y obtenemos sus promesas.

Sin embargo las personas más vulnerables del planeta tienen menor cantidad de defensores.

Y George Soros y las organizaciones que él financia no son uno de ellos.

Pero en cambio, la enunciación de que están luchando a favor de los más desfavorecidos tiene gran prestigio, gana aplausos y los sitúa como los Robin Hood modernos.

Aunque en realidad, si uno lucha a favor de los que son efectivamente más vulnerables va a ganar poco crédito social y evidentemente el rechazo de estos agentes del cambio moral como Soros.

Piensa en estos grupos:

Los niños no nacidos, que tienen protección legal de cero, y están siendo asesinados en abortos;
Las minorías religiosas de todo el mundo que son perseguidas por los gobiernos intolerantes; y
Los cristianos que se enfrentan a la posibilidad de elegir entre traicionar su conciencia y la pérdida de sus medios de vida o la libertad, aquí en Occidente.



¿QUE HARÍA EL DEMONIO?

Los “inversores” como Soros utilizan con provecho las estrategias del tentador que describe CS Lewis en “Cartas del Diablo a su Sobrino”.

Ante la situación de que hay verdaderos cristianos, que se empeñan en defender a los verdaderos vulnerables ¿qué recomendaciones da Escrutopo a su sobrino Orugario?

Los cristianos tienen una tarea: mantener sus almas mirando hacia el destino del cielo.

Mientras que los demonios tienen la tarea de alejarlos de esa ruta.

Por lo tanto el demonio Escrutopo recomienda mantener a los cristianos lejos de servir a los más vulnerables.

Su objetivo concreto de hecho es:

Aumentar la miseria humana. Incitar a las almas a la ira, la discordia y la desesperación.

Evitar que la gente haga lo que exige el Evangelio.

Mantenerlos ocupados haciendo otra cosa.

Y mejor aún, siempre que sea posible, conseguir que hagan lo contrario.

Convencer a la gente que siguiendo su plan, ellos son más inteligentes, más sensatos y más actualizados que los cristianos, que en realidad están obedeciendo a Jesús.

Que sea una vergüenza a los ojos del público, incluso de los cristianos, seguir el Evangelio.

Eso suena como una tarea difícil y hay que ser estratégico para lograrlo.

Pero hay más de un esquema en su libro de jugadas que personas como George Soros están aplicando actualmente.


EL PLAN FARISEO

Éste está probado y funciona, no requiere mucha explicación.

Es convencer a los cristianos en centrarse en disputas sobre puntos de menor importancia de la doctrina.

Conseguir que ignoren sus propios pecados y se obsesionen en los pecados de otros.

Enseñarles que la mejor manera de quitar la viga de su propio ojo es denunciar la paja en el ojo de otra persona.

Plantar la fantasía de que su propio círculo social o ideológico es la verdadera Iglesia.

Su comunidad cerrada es la Ciudad de Dios.

Que piensen que aumentar el poder para los miembros del grupo que consideran su iglesia es lo mismo que la construcción del Reino de Cristo, pero en la tierra.

Y así.


LA ESTRATEGIA DEL CONFORMISMO

El término técnico para este nuevo callejón sin salida en la vida cristiana es el “derrotismo”.

Este plan funciona mejor para aquellos que realmente tienen el corazón roto sobre los males de este mundo. No son presumidos pero están desanimados.

Por supuesto, si perseveran Dios les concederá la fuerza que necesitan.

Pero ahí es donde entra la gente como Soros con sus acciones.
Los inundan con noticias negativas. Difunden los informes en el tono más alarmista que sea posible.

Les persuaden que la batalla ya ha terminado.

Que han corrido la carrera y lucharon bravamente; por eso Dios les reconoce.

Pero han perdido y ahora se ha acabado. Es tiempo para un respiro.
La iglesia está incendiada, así que ahora están libres para salvar lo que puedan de las ruinas humeantes. Y listo.

Se ha activado un ejército de bomberos voluntarios, que se ha convertido en una turba de carroñeros.
Cada uno buscando su provecho propio. “Míralos” y muestran a los personajes más infames dentro de la Iglesia en este momento; si son obispos o cardenales mejor.

Estas personas que se siente derrotadas ya no piensan en los niños por nacer, o en los cristianos perseguidos.

Están centrados en sí mismos y su sensación de pérdida y agravio.

Y aún mejor, hasta quizás los demonios puedan convertir esta recién descubierta pereza en vanidad, haciendo que se sientan superiores a los “tontos” que continúan la lucha.


ESTRATEGIA DE CONFUNDIR LA GRAVEDAD DE LAS COSAS

El objetivo es tomar la preocupación genuina por la gente real y los más necesitados y disolverla.
Ellos utilizan los argumentos que generalmente asociamos con el relativismo para evitar que la gente vea las diferencias entre las cosas.

Agrupan cada historia de mala suerte o mal resultado en un mundo caído con las peores injusticias en la tierra.

Hacen que la gente no distinga por ejemplo, entre un asesino condenado a muerte con de una anciana a punto de ser “eutanasiada” en contra de su voluntad.
Generan información por todos los medios para convencerlos de que el cambio climático es un delito en la misma escala que el aborto.

Y así.

Una vez que la gente ha llegado a aceptar el hecho de que todos los males son básicamente iguales, probablemente renuncien a la lucha contra gran parte del mal, y se concentren en disfrutar de sí mismos y de sus ritos religiosos.


LA ESTRATEGIA DE GENERAR OTRAS VÍCTIMAS

Este plan es el que el filósofo cristiano Rene Girard identificó como la visión del mundo que traerá el Apocalipsis.

El victimismo es el truco mental mediante el cual se promueve a la gente por ser un activista en causas que la gran mayoría de la gente apoya.

Así la gente gana puntos de alabanza social, mediante la identificación de las causas que son más populares entre las élites, que son las que se promocionan a través de los medios de comunicación que dominan los reingenieros morales.

Por ejemplo las causas en las que las estrellas de cine de Hollywood, los periodistas y los burócratas del gobierno están de acuerdo.

Así el victimismo adhiere a los derechos de los animales, al activismo transgénero, a la promoción de la “diversidad sexual”, etc.

El victimista despreciará a los cristianos actuales que tratan de ayudar a “unos vulnerables que no son tales”.

Él va a burlarse y sentirse superior porque ha detectado a los “verdaderos vulnerables”, que son los que la gente con poder de comunicación señalan.

Y para su tranquilidad los pone lejos de las víctimas sudorosas y sangrientas; caminando por la alfombra roja de las luces del jet set y oliendo a elite.


LA PROMOCIÓN DE HEREJÍAS SUTILES

Aun así habrá católicos que no se traguen estas estrategias que financian los millonarios reformadores morales tipo Soros.

Y entonces tienen a su mano la promoción de herejías que son más sutiles y que por lo tanto resulta difícil a muchos católicos identificarlas como destructivas de la fe.

Hay tres de estos herejías que se utilizan en nuestra sociedad constantemente.
Ellos son la herejía sentimental, la herejía utilitaria y la herejía política.

Estas formas de argumento son, en su mayor parte, subjetiva y relativista.

Son pistas que aparentemente refuerzan el radicalismo de la fe, que parecen ser argumentos fuertes, pero son falsas y engañosas.

La herejía sentimental utiliza fuertes emociones, ya sea positiva o negativa al discutir un caso.

Pondremos por ejemplo el argumento a favor del casamiento de los sacerdotes, pero se podría usar una docena de temas diferentes.

Así, por ejemplo, el argumento sentimental en favor de los sacerdotes casados es la siguiente:

“El Padre Juan está tan solo siendo célibe. Es un hombre tan fino.

Una buena mujer y una hermosa familia lo harían feliz.

Piense en todos esos sacerdotes célibes que van a casa cada noche a una casa vacía…”.

Este es un argumento a favor de los sacerdotes casados ??basado únicamente en los sentimientos de una persona sobre el P. Juan y cómo él se sentiría.

El argumento sentimental es gran alcance, ya que se basa en las emociones, pero no tiene sustancia real.

El P. Juan puede estar solo de vez en cuando, pero su soledad tiene muy poco que ver con la verdadera razón para el celibato sacerdotal.

La herejía utilitaria pretende mostrar cómo una innovación en particular sería más útil que el status quo.

la utilizada para la misma causa sería,

“El Padre Juan entendería la vida familiar mucho mejor si tuviera una mujer.

Él sería una mejor cura porque tendría una buena mujer que lo apoye, y ella podría ganar un segundo ingreso, así, que sería bueno”.

La cortina de humo utilitaria también parece ser un argumento fuerte, y tiene un poco más sustancia que la herejía sentimental, pero no mucho.

Esto se debe a que por cada punto práctico que se puede hacer en favor de los sacerdotes casados ??se puede encontrar un punto de vista utilitario contrario y de gran peso también.

Así, por ejemplo, podría ser útil para el padre Juan tener una esposa y familia, pero podría decirse que es aún más útil a su vocación como sacerdote estar libre de preocupaciones familiares.

La herejía utilitaria por tanto, depende de muchas variables y no tiene sentido porque es muy relativa.

La herejía política gira en torno al debate de los derechos humanos, la justicia y la equidad, lo que es altamente valorado en el estado de ánimo de la población actualmente.

El argumento político para los sacerdotes casados es:

“¿Qué derecho tiene el Papa para prohibir el matrimonio para los sacerdotes?

¿No tienen el derecho a ser felices como cualquier otra persona? Es injusto.

¿Por qué los hombres tienen que asumir el celibato sólo porque tienen un llamado al sacerdocio?”

Estas tres argumentaciones están bien cuando se está tratando con preguntas genuinas sobre los derechos humanos, o en el debate sobre la utilidad de una idea.

Pero donde se convierten en herejías es cuando se convierten en el único argumento, y cuando se utilizan en asuntos donde el sentimiento, la utilidad y la política son de importancia secundaria.

Y lo que se está por decidir tiene otro por qué y una prioridad más importante y más alta en términos de la verdad.

Aquí es donde los católicos se empantanan en el barro de las comunicaciones de los promotores de otras moralidades.

Los católicos deben entender que hay una jerarquía de la verdad, y que la verdadera doctrina de la fe y la moral triunfa sobre el sentimentalismo, la utilidad y la política.

CUATRO HERMANOS Y UNA SOLA VOCACIÓN: EL SACERDOCIO


Por Vicente Silva Vargas | Sep 01, 2018

Los padres Trujillo Luna, la curiosa ‘familia levítica’ de un pequeño pueblo colombiano 

Héctor Gabriel, Teófilo María, Miguel Ángel y Jesús David Trujillo Luna se hicieron sacerdotes por convicción y vocación, pero jamás por imposición de sus padres.

Estos cuatro hermanos que hoy trabajan en parroquias de Colombia y Estados Unidos, tampoco fueron acólitos, ni se vistieron de angelitos en las navidades para luego, cuando fueran mayores, llegar al seminario y recibir la orden sacerdotal.

“Sin embargo ―anota Héctor Gabriel, el mayor del grupo― los compromisos de la misa, el acercamiento a la Iglesia, la vida parroquial, la pertenencia a grupos eclesiales, la educación familiar y la sólida formación espiritual de nuestro padre Lisandro con los padres claretianos, influyeron en nuestra opción de servir a los demás desde el sacerdocio”.

Miguel Ángel ―el tercero del grupo― afirma que además de su papá, también fue decisivo el ejemplo de Lolita, su madre, muy católica, pero a quien nunca le escuchó una orden de ir obligatoriamente a misao servir como acólito en las ceremonias presididas por el párroco de Guadalupe, un pequeño pueblo del departamento del Huila, al sur de Colombia.


Archivo de la familia Trujillo Luna

Aunque Héctor y Miguel no recuerdan un momento en el que sintieron “el llamado de Dios”, sí advierten que se trató de un proceso casi imperceptible en el cual se fueron dando pasos que los llevaron al seminario y luego al sacerdocio hasta adquirir un compromiso que jamás han querido abandonar pese a las dificultades y las tentaciones.

Por su parte, Teófilo María ―el segundo de ellos, residente en Estados Unidos― no tiene duda de cómo llegó esa vocación. En una entrevista con el periódico Shalom señaló: “Fue el Espíritu Santo, él llamó y nosotros respondimos”.

Los hermanos también atribuyeron su condición de “familia levítica” al ambiente de un pueblo donde nunca sucede nada grave y a Juan Ángel Ortiz, párroco de su pueblo que en los años 70 y 80 impulsó las vocaciones sacerdotales como no lo había hecho antes ningún otro religioso.

En entrevista con Aleteia ellos recordaron que el cura fue tan persistenteque Guadalupe ―un pueblo muy católico que entonces no tenía más de 15.000 habitantes― volvió a tener un cura nativo después de cien años.

A esos elementos ellos agregan la tradición de la diócesis de Garzón, una región en la que algunas familias han tenido simultáneamente dos y tres hermanos o primos curas, pero ninguna como los Trujillo Luna, un caso inusual en la vida católica.


Una vocación permanente

¿Y cómo han hecho para permanecer en este ministerio durante 31, 29, 28 y 20 años? Sus respuestas son tan sencillas como su reposado acento que a veces parece musical.

Héctor Gabriel, ordenado en 1987, dice que todo lo debe a su fe, al apoyo de su director espiritual y al sano ambiente sacerdotal en que ha vivido.

Miguel Ángel, sacerdote desde 1988, afirma que el llamado de Dios ha sido permanente y no le ha dado lugar a dudas, hasta el punto de que “si volviera a nacer, escogería nuevamente el camino del sacerdocio”.

Por su parte, Teófilo María, quien empezó su vida sacerdotal en 1989, considera que todo está fundamentado en “el continuo llamado del Señor a la conversión y la santidad”.

Los cuatros sacerdotes, que a veces son confundidos en sus nombres por los parroquianos, no viven juntos hace muchos años.

El mayor es vicario de su diócesis y fue párroco de la tradicional catedral, en Garzón. El segundo, vive en Pitalito, también en Huila, donde es párroco de la iglesia de San Antonio.

Teófilo María ―quien empezó su vida sacerdotal con los capuchinos― trabaja en la parroquia de Santa María Magdalena, en Charleston, Carolina del Sur.

Y el benjamín del grupo, Jesús David, adelanta tareas pastorales en la parroquia de San José, en Atlanta, Georgia.

Pese a la distancia, ellos y sus otros seis hermanos se reúnen una vez al año para hablar sin prisa, como lo hacían en sus primeros años cuando ninguno pensaba que sus vidas estarían dedicadas al servicio espiritual.

En esos días recuerdan anécdotas, cantan bambucos, son informales, hablan con sus compañeros de escuela y celebran eucaristías en las cuales ninguno es superior del otro.

Además, aprovechan para abrazar, como en los años infantiles, a don Lisandro, de 101 años de edad, y a Lolita, de 79.

Los Trujillo Luna sienten un profundo dolor, como muchos católicos, por los escándalos sexuales que han avergonzado a la Iglesia en los últimos años. No obstante, creen que estos hechos no deben desmotivar a quienes desean ingresar a la vida sacerdotal.

Por eso Miguel Ángel ―hablando a nombre de sus hermanos― considera que “si un joven siente el llamado de Dios, no debe tenerle miedo a las dificultades porque se trata de una vocación, como la del maestro o el periodista, que también deben pasar por el mundo haciendo el bien”.

FUENTE: es.aleteia.org  

EL HOMBRE DEBERÍA TEMBLAR

EL HOMBRE DEBERÍA TEMBLAR
San Francisco de Asís