FRASES PARA SACERDOTES


San Pío de Pietrelcina solía repetir: “El mundo podría quedarse incluso sin sol, pero no sin la Santa Misa”. A los sacerdotes enseñaba a dividir el día en dos partes: la primera, dedicada a la preparación del divino sacrificio y la segunda como acción de gracias.

EL SACERDOTE ABRE LAS PUERTAS AL FUTURO DE DIOS PARA EL MUNDO

"A MIS SACERDOTES" DE CONCEPCIÓN CABRERA DE ARMIDA. CAP. CIII: ABISMOS.

Mensajes de Nuestro Señor Jesucristo a sus hijos predilectos.


CIII

ABISMOS



"Pero si mis Pastores y mis sacerdotes se transforman en Mí les será muy fácil esa vida de unión y de caridad entre sí.

Voy a dar la clave de la perfección y de la más alta perfección que  aleja de la tierra y acerca al cielo, más aún, que atrae al mismo cielo a los corazones. Y ¿cuál es este secreto? El amor a mi Padre comprendido y desarrollado en el corazón del sacerdote.

Ese amor a mi Padre tiene dos aspectos: va del alma al Padre y vuelve enriquecido con el amor mismo del Padre al alma de donde partió. Este flujo y reflujo de amor divino siempre en creciente, infunde la caridad en los corazones, porque mi Padre es caridad, Dios es amor.

Y al venir ese amor al corazón del sacerdote, atraído por el pobre amor del sacerdote, de la criatura a Él, viene con todas sus propiedades de caridad, compasión, paciencia, etc., a enriquecer con esos tesoros el corazón del sacerdote.

Pero hay un secreto, y es que el Padre derrocha sin término los tesoros de su amor- si no sensiblemente, siempre sí realmente- con todos los grados, visos y matices de ese amor sin término.

Y aún más; el Padre mismo, no tan sólo derrama esos tesoros en el corazón del sacerdote que le consagra, que le dedica todo su amor, sino que los derrama en él complacido.  Pero, ¿saben por qué? -Porque Me ve en el sacerdote a Mí, contempla en el sacerdote a su Hijo Divino. Mas para que esto sea así, el sacerdote debe estar transformado en Mí, para que en verdad mi Padre vea en él otro Yo, a todos en Mí formando nada menos que lo que Él más ama, la unidad en la Trinidad. Porque siendo mis sacerdotes otros Yo, tienen que participar en Mí de la unidad esencial de las tres Personas divinas.

Y si mi Padre me ama a Mí infinitamente, y si Yo amo a mi Padre infinitamente, es por aquel Imán divino, que es el Espíritu Santo, que unifica a las divinas Personas con un gozo inefable y eterno, que nos funde en el amor, esencia del mismo Dios, trino y uno.

Esa unidad, ese lazo infinito de unidad eterna e incomprensible para el hombre, que Me une a mi Padre y que une a mi Padre con su Verbo, es el Espíritu Santo. Este es el secreto de la unión, de la eterna felicidad de un Dios, uno en las tres Personas distintas.

Pues bien; esa fibra santa y unitiva, ese Imán poderoso y santo, ese lazo fecundo y divino del amor en el Amor mismo, es el que quiero compartir con mis sacerdotes, para hacerlos otro Yo mismo por la caridad y hasta por la justicia. 

Porque si los elegí para que me representaran en la tierra; si quise y les di el poder de ser otros Yo mismo en las Misas; si quiero extender a todos los actos de su vida, no sólo el reflejo de Mí en ellos, 
sino una real presencia y transformación de ellos en Mí, es precisamente para que, por justicia, mi Padre les participe a ellos, por ser otros Yo, las riquezas infinitas y variadas que encierra su amor.

La palabra amor se dice pronto; pero en el amor se encierran inmensidades: el cielo y la tierra y cuanto existe; lo encierra todo, todo: creaciones y almas, porque el amor es Dios.

Pues bien, primero he querido recordar a los sacerdotes que deben representarme en la tierra dignamente, después, su transformación consumada en Mí; pero ¿no ven el inmenso fondo que esto tiene y que, si bien es consumación en cierto sentido, es además principio tan sólo de los torrentes de gracias encerradas en el amor de mi Padre que les esperan?

Ya ven que la transformación parece el fin; pues ahora les afirmo que es sólo principio; que significa sólo el abrir una puerta franca para que Dios entre, posea, inunde y comience, comience, -¿lo entienden?-, una serie de gracias, dones, carismas, luces, riquezas y tesoros en los que se derrama y que no puede tener mejor recipientes que los corazones purificados y santos de los sacerdotes transformados en Mí.

Es decir, para mi Padre es como si le abriera un canal más en donde derramarse en su Hijo divino, en su único Sacerdote, en donde Él ve a todos los sacerdotes en Mí, el Sumo Sacerdote, que asumo ante mi Padre toda la responsabilidad de la Iglesia que Él me dio, con todos los que la forman.

Y como Dios siempre está dando y produciendo, y es en Sí mismo fecundísimo, no le cabe por decirlo así esa sobreabundancia infinita y eterna de tesoros, gracias y riquezas que en Sí mismo posee, y busca ansioso donde derramarlas. Pero como Dios no puede salir de Dios, sino que, aunque se difunda en la inmensidad, siempre encuentra a Dios; para desahogar ese caudal, siempre antiguo y siempre nuevo, se encuentra Conmigo, y sonríe y se vacía y se goza en comunicármelo con infinita fruición de Dios en Dios mismo, fundiéndose en Mí que soy Él, en la unidad de una misma divinidad.

Pero desde que fundó la Iglesia, en Mi busca además a los sacerdotes, pero los busca transformados en Mí, me ve a Mí en ellos, y a ellos en Mí. Y éste es el acto mas grande de su amor y caridad para el mundo, después de darme en la Eucaristía, darme también a las almas en cada Pontífice y sacerdote, que deben ser otros Yo por su transformación en Mí.

Pero, para encenderse en el amor a mi Padre, deben hacer mis sacerdotes lo que Yo hacía. Viví siempre en la tierra contemplando a mi Padre, enajenado en mi Padre, abismado en las perfecciones y amor infinito de la Divinidad de mi Padre. Y así deben vivir mis sacerdotes en su interior y en su exterior, glorificando siempre a mi Padre, refiriéndolo todo a mi Padre y divinizados en la Trinidad. Entonces mis sacerdotes serán todos caridad, todos amor y muchas pasiones terrestres no les tocarán, por su transformación en Mi. ¡Con qué facilidad rechazarían las tentaciones, debilitadas y aun alejadas por su transformación en Mí, porque no puede Satanás acercarse, como antes, a lo que ya no le pertenece!

Ventajas son éstas que cada día apreciarán más y más mis sacerdotes transformados en Mí, así como la afluencia de gracias y dones con que el Espíritu Santo los envolverá, los penetrará, para que su amor al Padre sea en cierto modo el mismo Espíritu divino, para que lo amen con el mismo amor con que se ama Él, con el Espíritu Santo.

¿Ya han visto cuánto amo a mis sacerdotes? Pues apenas han vislumbrado ese amor infinito de predilección con que eternamente los eligió la Trinidad.

Y como lo que Dios hace no lo deshace, Él quiere llegar al fin sin fin de la unión íntima con la misma Trinidad en los sacerdotes, operada por el amor que todo lo limpia, lo pule, lo consuma, lo penetra, lo sublima, lo diviniza!

¡Miren hasta dónde puede llegar un sacerdote transformado en Mí!,  ¡hasta qué alturas, hasta qué sublimidades, hasta el amor, las caricias y las complacencias de mi Padre que en él me ve a Mi. que ve a Él mismo en cada sacerdote otro Yo, y repite conmovido: Éste es mi Hijo muy amado en quien tengo mis complacencias!


Hasta allá, hasta esa altura inconcebible llega el amor infinito de un Dios a los sacerdotes transformados en Mí.  ¿Quién, pues, no querrá esa transformación, cueste lo que cueste?


Y esto es solamente lo que se ve, lo que se vislumbra, lo que se alcanza; pero esta transformación que tanto pido es el principio, como decía, de incomprensibles gracias; es una afinidad íntima y real con las Divinas Personas; es un lazo celestial profundo, santísimo y divino por el que la criatura entra en el santuario mismo de la unidad, en el fondo mismo del mismo Dios, que no tiene ni fondo, ni principio, ni fin, en las manifestaciones múltiples de su eterno amor".




TRADICIONAL MISA TÍPICA EN LA PARROQUIA SAN NICOLÁS DE BARI DE ARRAIJÁN


La Iglesia San Nicolás de Bari de Arraiján cabecera celebró la Misa típica en ocasión de que el pueblo panameño y la feligresía en general recuerda las fechas características del mes de Noviembre, mes de la nacionalidad y la Patria.

Con un especial acompañamiento del conjunto típico de Arraiján, dirigido por Luciardo Rodriguez, los asistentes pudieron escuchar de la homilía del padre Jorge Estrada, un llamado a compartir amor y a la fraternidad por ser parte del regocijo que tenemos cada uno de los panameños por la bonanza que experimenta el país. El sentimiento de unión debe ser compromiso de los nacionales con los nacionales y con los países hermanos para que esta tierra pueda avanzar verdaderamente en las sendas del progreso.

En el perímetro de la Iglesia se montaron ventas con un enfoque folclórico donde hubo desayunos y comidas típicas, artesanías y una variedad de productos criollos. Pronto se festejarán las fiestas del Santo Patrono, San Nicolás de Bari. 














VIDEO




Fotos y video Narcisa Olayvar

SIETE COSAS QUE DEBES SABER SOBRE EL SACERDOCIO CATÓLICO


Jesús quiere volver otra vez a este mundo en sus sacerdotes.

Conoce algunas cosas que debes saber sobre el Sacerdocio Católico

Resultado de imagen para sacerdote dios

Es mucho lo que se habla hoy en día sobre el sacerdocio católico (y no muy positivamente) a través de los medios de comunicación globales; pero en realidad es poco lo que sabemos sobre ello.

Entre nosotros, hay tantos Sacerdotes que ofrecen su vida y tiempo cultivando el amor de Dios, que parece que hemos perdido la esencia de lo especiales que son ellos y de su papel como colaboradores activos en la redención de la humanidad.

A continuación, 7 cosas que debes saber sobre nuestros sacerdotes católicos y el sacerdocio en general.


1. El sacerdote encuentra su identidad en Jesucristo, Sumo y Eterno Sacerdote.

Los sacerdotes actúan «in persona Christi capitis» (en la persona de Cristo cabeza).

Un sacerdote posee y está llamado a vivir los siguientes aspectos fundamentales de la propia identidad de Jesucristo: Hijo Amado del Padre Eterno, esposo casto de la Iglesia, Padre Espiritual, médico espiritual, y Buen Pastor


2. El sacerdote participa en la mediación de Jesús.

La palabra "mediador" proviene del término latino Mediare, que significa "estar en el medio."

Jesús nos dejó sacerdotes como ministros del nuevo pacto de Dios y, como dice San Pablo, "dispensadores" de sus misterios (1 Corintios 4,1).

A través de la persona de Cristo, interceden por el pueblo de Dios, enseñan a los fieles, y mediante la administración de los sacramentos, nos ayudan a entrar en los misterios divinos.


3.- Los sacerdotes son sacrificio vivo, en unión con Jesucristo.

Jesucristo no es sólo el Sumo y Eterno Sacerdote, también es el Eterno Sacrificio de sí mismo, como Cordero de Dios.

Los sacerdotes están igualmente llamados a inmolarse por la gloria de Dios y al servicio de su pueblo. Hoy, Jesús habla las mismas palabras a los sacerdotes que Él habló a sus primeros discípulos:

"Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz y sígame" (Mateo 16,24)


4.- Los Sacerdotes irradian el amor de Dios

Jesús desea sacerdotes que irradien sus virtudes, sobre todo su amor.

Obediencia. Coraje. Paciencia. Perseverancia. Pureza. El celo. Santidad. Nadie ha demostrado estas cualidades más que Jesucristo.

Pero su mayor virtud era su amor, y Él llama a los sacerdotes a irradiar ese mismo amor a los demás.

Jesús mira a los sacerdotes, los ama, y ​​desea que sus corazones sean transformados por el fuego de su Sagrado Corazón, que podrían transformar a otros con Su Amor.
5.- Un Sacerdote puede cambiar el mundo

Puesto que no hay límite a lo que Jesucristo puede hacer, entonces un santo sacerdote que esté verdaderamente transformado por Cristo puede cambiar el mundo.

"Quiero volver otra vez a este mundo en mis sacerdotes. Quiero renovar el mundo y revelarme a través de ellos. Quiero dar a mi Iglesia un poderoso impulso en la que voy a derramar el Espíritu Santo sobre mis sacerdotes como un nuevo Pentecostés.

La Iglesia y el mundo necesitan un nuevo Pentecostés, un Pentecostés sacerdotal, un Pentecostés interior "


6.- El Sacerdote representa a Cristo

Dejemos que sea el Papa emérito Benedicto XVI quien nos aclare sobre esta condición que adquiere el sacerdote:

"El sacerdote representa a Cristo. ¿Qué quiere decir representar a alguien? En el lenguaje común generalmente quiere decir recibir una delegación de una persona para estar presente en su lugar, para hablar y actuar en su lugar, porque aquel que es representado está ausente de la acción concreta.

Nos preguntamos: ¿El sacerdote representa al Señor de la misma forma? La respuesta es no, porque en la Iglesia Cristo no está nunca ausente; la Iglesia es su cuerpo vivo y la Cabeza de la Iglesia es él, presente y operante en ella.

Cristo no está nunca ausente; al contrario, está presente de una forma totalmente libre de los límites del espacio y del tiempo, gracias al acontecimiento de la Resurrección, que contemplamos de modo especial en este tiempo de Pascua

Por lo tanto, el sacerdote que actúa in persona Christi Capitis y en representación del Señor, no actúa nunca en nombre de un ausente, sino en la Persona misma de Cristo resucitado, que se hace presente con su acción realmente eficaz.

Actúa realmente y realiza lo que el sacerdote no podría hacer: la consagración del vino y del pan para que sean realmente presencia del Señor, y la absolución de los pecados..." (Cf Benedicto XVI, Audiencia general, 14 de abril de 2010)


7.- ¿Puede una mujer ser ordenada Sacerdote?

Dejemos que ahora sea el mismo San Juan Pablo II, quien nos aclare esta duda que por muchos siglos ha rondado la mente de muchos.

"La ordenación sacerdotal, mediante la cual se transmite la función confiada por Cristo a sus Apóstoles, de enseñar, santificar y regir a los fieles, desde el principio ha sido reservada siempre en la Iglesia Católica exclusivamente a los hombres

Los Evangelios y los Hechos de los Apóstoles atestiguan que esta llamada fue hecha según el designio eterno de Dios: Cristo eligió a los que quiso (cf. Mc 3,13-14; Jn 6,70), y lo hizo en unión con el Padre "por medio del Espíritu Santo" (Hch 1,2), después de pasar la noche en oración (cf. Lc 6,12).

Por tanto, en la admisión al sacerdocio ministerial, la Iglesia ha reconocido siempre como norma perenne el modo de actuar de su Señor en la elección de los doce hombres, que Él puso como fundamento de su Iglesia (cf. Ap 21,14)

El hecho de que María Santísima, Madre de Dios y Madre de la Iglesia, no recibiera la misión propia de los Apóstoles ni el sacerdocio ministerial, muestra claramente que la no admisión de las mujeres a la ordenación sacerdotal no puede significar una menor dignidad ni una discriminación hacia ellas, sino la observancia fiel de una disposición que hay que atribuir a la sabiduría del Señor del universo.

La presencia y el papel de la mujer en la vida y en la misión de la Iglesia, si bien no están ligados al sacerdocio ministerial, son, no obstante, totalmente necesarios e insustituibles...

La Santa Madre Iglesia hace votos por que las mujeres cristianas tomen plena conciencia de la grandeza de su misión: su papel es capital hoy en día, tanto para la renovación y humanización de la sociedad, como para descubrir de nuevo, por parte de los creyentes, el verdadero rostro de la Iglesia

la Iglesia defendiendo la dignidad de la mujer y su vocación ha mostrado honor y gratitud para aquellas que -fieles al Evangelio-, han participado en todo tiempo en la misión apostólica del Pueblo de Dios.

Se trata de santas mártires, de vírgenes, de madres de familia, que valientemente han dado testimonio de su fe, y que educando a los propios hijos en el espíritu del Evangelio han transmitido la fe y la tradición de la Iglesia".


FUENTE: pildorasdefe.net

"ARMENSE CON MI ROSARIO" PIDE LA VIRGEN EN SUS MENSAJES


En las apariciones la Virgen María nos invita a rezar el Rosario.
En la mayoría de las apariciones reza con el vidente el Rosario durante la aparición.

Y ella se aparece al vidente en medio del rezo de un misterio o al final del rezo del Rosario.


EN LOURDES

Es durante el rezo del santo Rosario es cuando la Santísima Virgen se le aparece a Bernardita Soubirous y lo reza con ella.

Nos cuenta la propia Bernardita:

“… Al levantar la cabeza mirando a la gruta vi a una Señora toda vestida de blanco, con un cinturón azul.

En cada pie una rosa amarilla del color de la cadena de su rosario; las cuentas de éste eran blancas”.

“Llegadas allí, cogimos cada una el rosario y nos pusimos de rodillas para rezarlo. Apenas terminado el primer misterio, vi a la Señora.

… y después de rezar el Rosario, le pregunté su nombre de parte del Señor Párroco…

Ella, con los brazos inclinados al suelo, levantó su mirada al cielo y me dijo entonces, juntando las manos a la altura del pecho: ‘Yo soy la Inmaculada Concepción’”. 

“…Entonces metí la mano en el bolsillo y saqué el rosario…

La Señora tomó el rosario que tenía entre sus manos e hizo la señal de la cruz… Me arrodillé y recé el Rosario en presencia de la hermosa Señora…
Ella pasaba las cuentas de su rosario entre sus dedos, pero sin mover los labios.
.
Únicamente al final de cada decena repetía conmigo el Gloria”.



EN FÁTIMA

En las 6 apariciones de Fátima, la Virgen pidió el rezo diario del Rosario.
.
Y en la última se identificó como Nuestra Señora del Rosario.

En la primera aparición en Fátima, el 13 de Mayo de 1917, les dice la Virgen a los 3 pastorcitos:

“Recen el Rosario cada día para obtener la paz en el mundo y el fin de la guerra”

En la 2a aparición, el 13 de Junio del mismo año, le dice la Virgen a Lucía: Quiero que reces el Rosario cada día.

En la 3a aparición, el 13 de Julio, la Virgen le recomienda a Lucía:
“Yo quiero que continúes rezando el Rosario cada día, en honor de Nuestra Señora del Rosario.
.
Para obtener la paz en el mundo y el fin de la guerra, porque sólo Ella puede ayudarte”.

El 19 de Agosto, en la 4a aparición, la Virgen le insiste:

“Quiero que continúes rezando el Rosario todos los días”

En la 5a aparición, el 13 de Septiembre:

“Continúen rezando el Rosario para obtener el fin de la guerra” (la muchedumbre rezaba el Rosario mientras esperaba la aparición).

En la 6a y última aparición a los 3 pastorcitos, el 13 de Octubre de 1917, les dice la Virgen María:

“Yo soy la Señora del Rosario. Continúen siempre rezando el Rosario cada día.

La guerra va a terminar y los soldados pronto regresarán a sus casas”.



EN GHIA DE BONATE Y EN TRE FONTANE (Virgen de la Revelación)

En 2 lugares de Italia, a una niña y a un padre de familia, la Virgen recomienda el rezo del Rosario, por la conversión de los pecadores.

Del 13 al 31 de Mayo de 1946, Nuestra Señora se le apareció a la niña Adelaida Roncalli, en Bonate, Italia, recomendándole la
“Recitación ferviente y frecuente del Rosario, con la meditación de los misterios”.

Por su parte, Bruno Cornacchiola, a quien se le apareció la Virgen el 12 de Abril de 1947 en Tre Fontane, (Roma), dice:
“La Santísima Virgen… recomendó encarecidamente rogar mucho y rezar todos los días el Rosario por la conversión de los pecadores, de los incrédulos y por la unión de los cristianos”.




EN AKITA, JAPÓN

En el país castigado con 2 bombas atómicas, la Virgen habla del terrible castigo que nos aguarda, y del Rosario, como único remedio eficaz para evitarlo.

En 1973, una imagen de la Santísima Virgen que derramó “lágrimas humanas” (101 veces), le habló a la Hermana Agnes Sasagawa, religiosa del Instituto de las Siervas de la Eucaristía, en Akita, Japón.

El 13 de Octubre, en el tercer mensaje, la voz procedente de la imagen

“resplandeciente con una luz deslumbrante”, le dijo:

“Como ya lo había anunciado anteriormente, si los hombres no se convierten el Padre dejará caer sobre toda la raza humana un gran castigo.

Sin duda alguna será un castigo terrible, como jamás se ha visto. El fuego caerá del cielo.

Por este castigo una gran parte de la Humanidad será aniquilada. Morirán por igual los sacerdotes y los fieles.

Los hombres que sean perdonados y exceptuados tendrán grandes sufrimientos y desolación tal que envidiarán a los que estén muertos.
La única arma que queda es el Rosario, y el signo dejado por mi Hijo.
.
Cada día recen el Rosario por el Papa, los Obispos y los sacerdotes”.

“El demonio se filtra hasta en el interior de la Iglesia. Se levantarán Cardenales contra Cardenales, Obispos contra Obispos…

Recen mucho el Rosario. Sólo Yo puedo salvarlos de la desgracia anunciada. El que me presta su plena confianza será salvado”.



EN CUAPA, NICARAGUA

El rezo del Santo Rosario en Nicaragua influyó en forma determinante para que este país centroamericano recobrara su libertad y la paz.

Desde el 8 de Mayo de 1980, la Santísima Virgen se le apareció en 6 ocasiones a Bernardo Martínez, campesino, sacristán de la iglesia de Cuapa, Nicaragua.

En la primera aparición, a la pregunta de Bernardo:

“¿Qué quiere?”, la Santísima Virgen le respondió:
“Que recen el Rosario no sólo en Mayo, sino siempre…
.
Recen el Rosario meditando…
.
Si rezan el Rosario, habrá paz”.



EN MONTE UMBE Y EN GARABANDAL

En 2 poblaciones de España, en sendas apariciones, la Virgen rezó el Rosario con las videntes, enseñándoles a rezarlo adecuadamente.

En Monte Umbe, Vizcaya, al aparecérsele a Felisa Sistiaga Orozco el 25 de Marzo de 1941,
“La Virgen llevaba un rosario enrollado en su muñeca,… un rosario de 15 misterios”. 

Y el 24 de Diciembre de 1970 la Virgen se apareció y rezó el Rosario con Felisa y su familia.

En su diario, Conchita González, vidente de Garabandal, España, anota el domingo 2 de Julio de 1982:

“Ese día hablamos mucho con la Virgen, y Ella con nosotras…
Rezamos el Rosario viéndola a Ella y Ella rezaba con nosotras para enseñarnos a rezarlo bien…”



El PADRE GOBBI CITA SOBRE SUS LOCUCIONES MARIANAS

La Virgen misma nos ha ilustrado muchísimo acerca del Santo Rosario, a través del Padre Gobbi.
“No se asombren si en esta batalla caen los que no han querido o no han sabido usar el arma que Yo misma les he dado: la oración sencilla, humilde y mía del Santo Rosario.

Es oración sencilla y humilde y, por lo tanto, es la más eficaz para combatir a satanás, que hoy los seduce, sobre todo, con el orgullo y la soberbia”.

“Nunca dejen el rezo del Santo Rosario, esta oración que Yo quiero con predilección y que he venido del Cielo a pedirles.

Yo les he enseñado a rezarlo bien, haciendo pasar entre mis dedos las cuentas del rosario,mientras me unía a la oración de aquella pequeña hija mía a la que me aparecí en la Gruta de Masabielle”.
“Cuando rezan el Rosario me invitan a orar con ustedes.
.
Y Yo, cada vez que lo hacen, me uno verdaderamente a su oración.

Así, ustedes son los pequeños hijos que rezan en torno a la Madre Celestial.

Por ello, el Santo Rosario es el arma más poderosa que pueden usar en la terrible batalla que están llamados a librar contra satanás y su ejército del mal”

“La oración que Yo prefiero es el Santo Rosario. P

or eso en mis numerosas apariciones, Yo siempre invito a rezarlo, me uno a los que lo rezan, lo pido a todos con ansia y preocupación maternal”.
“¿Por qué el Santo Rosario es tan eficaz?
.
Porque es una oración sencilla, humilde, y los forma espiritualmente en la pequeñez, en la mansedumbre, en la sencillez del corazón”.

“La soberbia de satanás volverá a ser vencida por la humildad de los pequeños, y el Dragón rojo se sentirá definitivamente humillado y derrotado, cuando Yo lo ate.

No con una gruesa cadena, sino con una cuerda fragilísima: la del Santo Rosario”

“Cada Rosario que ustedes rezan conmigo tiene el efecto de reducir la acción del Maligno, de sustraer las almas de su influencia maléfica…”

Cada Rosario bien rezado es un duro golpe infligido al poder del mal, es una parte de su reino que es destruida”.



MENSAJES A CHRISTINA GALLAGHER

En una serie de mensajes de la Virgen María, Reina de la Paz de Irlanda a la vidente Cristina Gallagher le habló del rezo del Santo Rosario.
Nuestra Señora no pidió simplemente que el Rosario fuera rezado.
.
Ella le enseñó a Christina cómo “rezarlo desde el corazón”.
.
Y le pidió que enseñara a otros a rezarlo en la Casa de Oración como Ella le había enseñado.

Christina nunca – antes o después – oyó rezar al Padre Nuestro como lo hizo Nuestra Señora.

En un esfuerzo por describir la experiencia, Christina dijo que Nuestra Madre estaba amando a Dios con Su ser entero a través de cada frase del “Padre Nuestro”.

Conforme ella oraba, Christina pudo ver tomar forma un corazón, despacio, delante de ella – primero en contorno, después como a través de un velo -como una textura formándose y finalmente palpitando.

La enseñanza precisa impartida por Nuestra Madre Bendita empezó muy sencilla cuando, un día, ella intervino y detuvo a Christina cuando oraba.

Christina estaba acostumbrada, como muchos de nosotros, a apurar el rezo del Rosario, acortando las oraciones.

Ella nunca había conocido otra manera de rezarlo. Como ella misma lo explicó en una ocasión.

El 22 de mayo de 1988, tres meses después de la primera de sus apariciones, Nuestra Señora dijo a Christina:
“Me gustaría que Me rezaras el Rosario desde tu corazón.
.
Ofrece cada Ave María como una bella rosa blanca o una joya preciosa.
.
Y la Oración al Señor como una muy fina rosa roja o como una joya especial, para vestirme con ella.

Pero debes saber que no puedes tener joyas preciosas que no brillen, o rosas hermosas que están sólo para ser tiradas.

Mi niña, si no rezas el Rosario desde tu corazón, con amor y alegría, las rosas o joyas que me ofreces para revestirme se perderán para siempre.

Reza el Rosario con amor y alegría y durará para toda la eternidad. Por favor, mi niña, no me defraudes.

Permite que sea un vestido que brille. . . reza mi hermoso Rosario.” 

Cuando se reza desde el corazón el Rosario vence el diablo. ¡Cómo debe odiarlo! Nuestra Señora comentó a Christina:

“Lo puede derrotar cuando se reza con el corazón puesto en él.”

De hecho, la valoración que Christina misma hace sobre la profundidad y poder del Rosario, es a menudo captada en sus consejos personales a la gente:

“En los Misterios Gozosos vemos la realidad de la entrega de Nuestra Madre a Dios, su “sí” a Dios y su “sí” por nuestra redención. Es Su entrega.

En los Misterios Dolorosos, vemos la fealdad del pecado y lo que nosotros hicimos a Cristo a través del pecado, sin embargo Dios, en Su Amor y Misericordia, nos redime en nuestra desobediencia.

Los Misterios Gloriosos nos dan una gran percepción de que si nosotros decimos “sí” a Dios, podemos ser elevados también a compartir la gloria de Cristo Resucitado – a la casa preparada por nuestro Padre.

Ciertamente, el valor de la meditación en los misterios es la llave al poder contenido en el Rosario”.


Nuestra Señora le dijo a Christina:
“Mi niña, la calamidad ha empezado.
.
La influencia del Príncipe de la Oscuridad está alrededor de ustedes.
.
Ármense con mi Rosario.

Mi Iglesia se agitará, incluso desde su fundación. Mis hijos que deseen salvarse, deben arrepentirse.

Arrepiéntase, se los digo a todos mis hijos. Ármense con Mi Rosario. Nunca permitan que salga de sus corazones.

Mis hijos elegido, ustedes son ahora como corderos entre lobos. Permanezcan firmes, no tenga miedo, ya que la Mano del Poderoso está con ustedes…”

Nuestra Señora, en mensajes separados, le indicó a Christina muchas intenciones específicas para el rezo del Rosario, incluyendo el consuelo de Su propio Corazón:

“Lo quiero ofrecido por la paz y por la conversión de los pecadores.

Deseo que recen más a menudo el Rosario.

Los protegerá durante los tiempos de pruebas y sufrimiento.

Yo les suplico, ármense con Mi Rosario”

Una vez, cuando Nuestra Señora estaba revelando a Christina el cómo un sacerdote en particular fue destinado a sufrir por los abusos del mudo de nuestros tiempos a la Eucaristía Bendita.

Ella le mostró a Christina un Rosario de lágrimas con cada uno de los cinco misterios en las Cuentas del Rosario representando a cada uno de los cinco continentes del mundo.

No hay un límite de tiempo. Nuestra Señora me enseñó que debo rezar el Rosario y debo rezarlo apropiadamente.

A veces yo me sentaba o me arrodillaba para hacerlo. Entonces Nuestra Madre Santa aparecía y diría,

“Mi Niña, ora, ora, ora…”, invitándome a rezar el Rosario desde el corazón.

A menudo yo pensaba, ‘Madre Santa, tú sabes que yo no puedo constantemente estar orando el Rosario porque tengo que hacer mi trabajo. Mi vida no funcionaría de ninguna otra manera.’
Así que entonces, empecé a ofrecer mi trabajo como una oración al igual que el Rosario.

Cuando lavo los platos, invito a Nuestra Madre a recibir el acto de lavar los platos como una oración, o cuando barro o lavo el piso o en cualquier trabajo que haga, yo le pido a Nuestra Señora que lo recibiera como una oración y se lo ofrezca a Jesús.

Nuestra Madre Santa nunca me contradijo en eso. Esto significó para mí que Nuestra Señora estaba evidentemente satisfecha con lo que yo estaba haciendo.

No es la cantidad de oración lo que es importante, es el estar constantemente consciente de ofrecerla a Jesús o Nuestra Madre Bendita.

Cuando alguien le comentó a Christina que era difícil el encajar los quince Misterios del Rosario cada día, Christina contestó con esta ilustración muy impresionante.

Algunas personas se sienten que sólo pueden rezar cinco misterios del Rosario cada día.
¿Pero si tuvieran un hermoso tesoro en su casa, y la casa tuviera quince ventanas, dirías que sólo tienes tiempo para cerrar cinco de las quince ventanas?

Ciertamente te asegurarías de cerrar las quince ventanas.

De la misma manera nosotros tenemos dentro de nosotros el hermoso tesoro de nuestra alma inmortal redimida por la Sangre Preciosa de Jesús. Satanás desea atacar y robar este tesoro.

Nuestra Señora puede escudarnos a través del arma del Santísimo Rosario cuando nosotros compartimos estos misterios con Ella.


FUENTE: forosdelavirgen.org 

EXORCISMO: EL APOSTOLADO MAS DIRECTO


6 de Noviembre de 1978

ALMAS MALEFICIADAS

Escribe, hijo mío, soy Jesús.

Me propongo continuar con la conversación del mensaje anterior, en el que he querido aclararte algunos aspectos de “uno” de los tantos medios con los cuales las potencias oscuras del Infierno embaucan a las almas inexpertas, imprudentes, siempre deseosas de novedades, débiles o indefensas, por estar privadas de la asistencia espiritual, o por su negligencia, o por el incumplido deber de quienes por vocación habían sido designados para cuidar su vida religiosa, almas lisonjeadas por espejismos prohibidos, y casi siempre engañadas…

Pero no intento incluir a todas las almas en las susodichas categorías, porque en efecto hay también almas buenas, santas, almas en serio camino hacia la perfección que por Voluntad permisiva de Dios son maleficiadas, en cuanto a que el sufrimiento que les procura el maleficio, para ellas se convierte en medio de expiación, de purificación, de santificación, de enriquecimiento y de redención; porque el sufrimiento, de cualquier parte que provenga, si es aceptado con fe y generosamente ofrecido, se cambia en santificación.

– ¿Qué almas pueden ser maleficiadas?
– Teóricamente todas. Unas directa o indirectamente por obra de las fuerzas del mal y otras por Voluntad Permisiva de Dios. Pero el maleficio lleva siempre en él el sello del Infierno, también cuando es provocado por los gregarios de la iglesia de Satanás, la masonería.
– ¿Los maleficios son todos de la misma naturaleza?
– En muchos aspectos sí, en cuanto a que todos llevan al maleficiado sufrimiento espiritual y físico.
– ¿Los maleficios son todos iguales?
– No, se diferencian mucho entre ellos; el maleficio producido por un Consagrado reviste siempre una mayor gravedad, sea por la intensidad de malicia o por el tiempo que se necesita para liberar a la persona afectada; quien además se hace culpable de maleficio evocando los Espíritus Malignos puede determinar la naturaleza, la gravedad, el grado y el número de las presencias de los espíritus, que generalmente son tres, pero también más; pero para cualquier maleficio, sus efectos dependerán siempre de la libre Voluntad Permisiva de Dios.


La acción pastoral más directa

 ¿Qué medios se deben usar para liberar a las almas que son afectadas por él?

Hijo mío, te dije en otra ocasión que el exorcista no debe esperar consuelos, sino sólo y siempre sufrimiento, y que raramente ve el resultado de su acción pastoral, la más directa pastoral, de la que Yo, Verbo eterno de Dios, he dado tantas veces ejemplo arrojando los Demonios y curando a los enfermos, pero para que este Ministerio Pastoral surta sus efectos debe ser ejercido por Santos Sacerdotes. Vendrá el día en el que Obispos verdaderamente santos se acordarán de la validez de Mi Mandamiento “Id y predicad el Evangelio a todas las gentes, bautizándolas, curando a los enfermos y arrojando a los demonios”. El exorcista, además de ser santo, debe ser hombre de profunda oración, debe usar todos los medios consentidos como los Sacramentos, en los que hoy ya casi ninguno cree mientras su eficacia depende de la Fe y de la Gracia de quien los usa; impartirá también “las bendiciones”, que si son en forma Privada no necesitan de ninguna licencia del Ordinario, pero si en cambio el exorcismo es público y hecho en nombre y en unión con la Iglesia, necesita el permiso del Ordinario del lugar en el que se realiza. Te he dicho además en otras ocasiones que la estrategia de Dios es la de dirigir hacia el bien todo el mal obrado por las fuerzas oscuras del Infierno y de sus gregarios, que se perpetúan en los siglos; mientras que la estrategia de las potencias oscuras del Infierno es la de “tratar” de dirigir hacia el mal todo el bien realizado en la tierra por los hombres de buena voluntad.


Monstruoso y culpable engaño

La hora de la liberación de un alma golpeada por un maleficio está siempre determinada por la Voluntad Divina y puede ser anticipada por la colaboración, la fe y el deseo de liberación del afectado, o puede ser prolongada por la falta de colaboración, de fe y del deseo de ser librado, o también por la acción maléfica aún en acto por parte de quien ha procurado el maleficio.
El maleficio también puede ser mantenido o prolongado por un Designio misterioso de Amor, dirigido a salvar almas relacionadas con el maleficiado en un plano particular de salvación.
Hijo mío, los tiempos se abrevian y está muy cercana la hora en la que las cosas se podrán y deberán llamar con su verdadero nombre, porque deberá ser frustrado el plan diabólico destinado a enmascarar estas dolorosas y malvadas realidades, con las que se ha particularmente querido atacar a la Iglesia, sin suscitar la justa reacción, es más, sirviéndose de los hombres de la misma se ha querido convalidar el plan diabólico y defenderlo de todo contraataque que pudiera obstaculizar su evolución.
Un engaño colosal y monstruoso del que son víctimas tantas almas que pagan con sus sufrimientos, sin recibir el mínimo auxilio o consuelo de aquellos que, en el designio de Dios, habrían debido ser sus naturales protectores y defensores.
Hijo, por ahora basta, como siempre, te bendigo; ámame, reza y repara.


11 de Noviembre de 1978

EXORCISMO: EL APOSTOLADO MÁS DIRECTO

Escribe, hijo mío, soy Jesús, que desea reemprender la conversación interrumpida hace algunos días.
Quiénes son los que deben exorcizar.

Por mandato divino, por deber de justicia y de caridad, son los Obispos quienes pueden ejercer este poder, directamente o indirectamente. El poder de exorcizar y el poder de liberar las almas de las que el demonio o más demonios se han apoderado y liberar las almas de las potencias oscuras del mal, es el apostolado más directo, porque, lo repito una vez más, la razón del Misterio del Mi Encarnación es precisamente sólo esto: o sea, el rescate de las almas de los demonios y de su feroz tiranía, con el precio de Mi preciosísima Sangre.

Todos los bautizados de camino en la tierra ¿no deben amarse, y quererse más que hermanos?
¿No he dado a Mi Iglesia reglas bien precisas e indicaciones prácticas de cómo amar a los propios hermanos, indicando también el modo de concretar el amor cumpliendo las Obras de Misericordia Corporales y Espirituales?

Ahora bien, ¿quién más enfermo y más necesitado que un maleficiado, que siempre sufre en el alma y en el cuerpo, quién más necesitado de comprensión y de ayuda?

¿Quién está en condiciones de ayudar, liberar y consolar a un maleficiado más que los Obispos, los cuales tienen la plenitud del Carisma Sacerdotal?

Sufrimiento: arma indispensable

Si el Obispo es verdaderamente santo no le faltará ni la sensibilidad de comprender, ni la Gracia de actuar eficazmente sobre quien sufre de maleficio, pero si no es santo, ni ve ni comprende; por lo que él mismo tendría necesidad de que se le ayudara con un exorcismo.

Hijo mío, para afrontar al Enemigo a cara descubierta se necesita fe, valor, fuerza y otros dones que no tienen sus raíces en la soberbia, sino sólo en la humildad; tú podrías buscar por todas partes, pero un bravo y fuerte exorcista lo encontrarás sólo entre los humildes, jamás entre los soberbios; un bravo exorcista jamás lo encontrarás entre los hambrientos de prestigio, de riquezas, de comodidades, sino sólo entre los pobres; porque quien ama el prestigio y las comodidades que ofrece el mundo no es nunca de Dios y no podrá nunca estar en grado de realizar un genuino apostolado todo dirigido a la Gloria de Dios y al bien de las almas.

El exorcista verdadero, que verdaderamente puede obrar con éxito y que, como ha sido dicho en un mensaje anterior, casi nunca conoce los frutos de su obrar, es aquel que está dispuesto a aceptar, y gustoso acepta, el sufrimiento como don de Dios y como arma esencial e indispensable para su lucha, arma que atemoriza y espanta al Adversario, y esto es para el exorcista ya parte del éxito a que tiende.
Hijo mío, en gran parte los capciosos pretextos por los que muchísimos Obispos ya no exorcizan encuentran en esto su explicación; he dicho que es tiempo de hablar sin velos y sin sobreentendidos, pues bien ¿qué éxito podría tener sobre el Enemigo uno que es ya presa del mismo y su prisionero?
En mi Iglesia regenerada no quiero incrustaciones de ningún género; todo debe volverse puro y limpio, como era al principio.

El Oficial que en guerra no precede a sus soldados no es un buen oficial y no puede aspirar a la victoria; la victoria no es de los viles sino de los valientes.


Exorcizar es la flor y nata de la pastoral

Muchas y muchas veces te he dicho que si se cree en mi Evangelio no es posible dar a mis palabras un sentido diferente de aquel que Yo le he dado, y Palabras relativas al Mandato confiado a los Apóstoles son claras, simples y precisas: “Id y predicad Mi Evangelio… curad a los enfermos y arrojad a los Demonios”. Y estas Palabras mías, como todas las demás, son eternas e inmutables. ¿Se las cree o no se las cree?

Si se cree: ¿por qué no se ponen en práctica?

Si no se cree: ¿por qué se aceptó hacerse en Pastor de almas, traicionando la finalidad primaria de la pastoral?

Se excusan con el pretexto de que este deber se puede cumplir indirectamente a través de cualquier sacerdote, delegado “ad hoc”… ¡La hipocresía humana verdaderamente no tiene límites! Ya te he dicho, hijo mío, que no se ama por poderes; así el bien, cuando hay todas las posibilidades de hacerlo directamente se debe cumplir personalmente y no a través de terceros, y de este modo sólo si estuvieren condicionados por situaciones particulares, ahora ya, ¿qué mejor bien que exorcizar, pues ¡esto constituye la flor y nata de la pastoral!?

Además de cuanto se ha dicho hay que agregar que el Obispo tiene el sacrosanto deber de preceder a los demás con el ejemplo y que teniendo el Obispo la plenitud del sacerdocio, tiene también la plenitud del Poder Sacerdotal, por lo cual el Obispo que ejerce este ministerio desprende una fuerza y una potencia muy particular, que es propia del Carácter Episcopal.

Los Obispos que ejercen éste su principal poder de arrojar a los Demonios indirectamente delegando a uno o más Sacerdotes para su Diócesis a menudo demuestran escasez de fe, falta de sensibilidad pastoral y carencia absoluta de visión realista de una situación verdaderamente triste, porque hoy los maleficiados son muchísimos y muchísimos los que van implorando una ayuda, que no encuentran jamás en los Obispos y casi nunca en los sacerdotes que no creen, hasta el punto de hacer una trágica ironía con quien tiene necesidad de otra cosa que la estupidez de sacerdotes sin fe y sin amor.
Hijo, por ahora basta, aunque no se ha agotado el discurso.

Te bendigo y contigo bendigo a quienes te son queridos, ámame, reza y repara.


12 de Noviembre de 1978

QUIÉN PUEDE EXORCIZAR

Escribe, hijo mío, soy Jesús. Continuemos con el tema de ayer sobre el exorcismo.
¿Quién puede exorcizar? Además de los Obispos, naturalmente los Sacerdotes que tienen esa facultad delegada por el Obispo. En la consagración sacerdotal está incluida también la facultad de exorcizar, pero ahora hablo del exorcismo oficial que los obispos se han reservado para sí, porque el exorcismo privado es de todos los sacerdotes y aún de los seglares.

Como te dije en anteriores mensajes, el exorcista debe ser siempre persona de profunda vida interior, que viva intensamente la Vida de la Gracia, plenamente consciente y conocedor de lo que hace y, por lo tanto, que conozca a fondo la naturaleza de la trágica lucha que ha de sostenerse contra las misteriosas, pero reales, potencias del mal; que sepa de las astucias y de las insidias que ellas están siempre prontas a tender contra todos y de manera especial contra aquellos que les hacen frente sin temores y sin miedo, pero con la necesaria prudencia.


El primero y el más potente medio de ataque

Los sacerdotes, que después de los obispos son los que participan más íntimamente en el Real Sacerdocio de Cristo deben exorcizar por un primario deber de su estado, por un deber de justicia y también de caridad.

Si el sacerdote en realidad está convencido, como de hecho lo debe, de ser “corredentor” con Cristo; si está convencido de que “redimir” quiere decir liberar a las almas hechas prisioneras por las potencias oscuras del mal, no se ve cómo pueda ignorar el primero y más potente medio de ataque contra sus adversarios que, fuertes por la superioridad de su naturaleza, no ahorran golpes de mano en perjuicio de las almas para hacerles daño, sobre todo cuando son invitadas por personas perversas para posesionarse de ellas y torturarlas de todas formas.

¡Sea dicho y afirmado una vez más, que es cosa absurda y paradójica que un Sacerdote ignore, o afirme que no cree en los Demonios ni en su odio por toda la humanidad, sin excepción alguna, pero especialmente por la humanidad mejor, porque eso equivale a afirmar que ignora el “porqué” del Sacerdocio y de su misión en medio del mundo!

Estos sacerdotes pueden muy bien ser comparados con Oficiales de un Ejército que no creen que deben combatir contra el enemigo que los ataca, afirmando, que no existe, que sólo es una fábula de tiempos pasados, mientras que sus soldados caen numerosísimos ante sus ojos.

Ésta, hijo mío, es la situación de muchísimos sacerdotes de esta generación loca e incrédula, que asiste impasible a la acción demoledora y disgregadora de las potencias demoníacas, sin pestañear, es más, ¡fingiendo asombro ante quien los acusa de complicidad con las adversarias fuerzas del mal!


Llamar a buenos seglares para sustituir a Sacerdotes

Por esto, hijo mío, una noche de 1974 te dije que te procuraras crucifijos para que los dieras a buenos seglares, animados de un espíritu de fe y de caridad, que no encuentro ya en mis sacerdotes, a fin de que esos seglares “bendigan”, dado que los sacerdotes no sólo no bendicen ya, sino que se ríen de aquellos que animados por un verdadero espíritu sacerdotal lo hacen aún.

Desmayando los Sacerdotes en los fines primarios de su vocación, Yo Verbo eterno de Dios, te sugerí que llamaras a buenos seglares, temerosos de Dios, para sustituir a los Sacerdotes materializados, para bendecir sin miedos y sin temores, asegurándote la eficacia de sus bendiciones.

Continúa, hijo mío, pues la necesidad es grande, de hecho, Mi Iglesia rebosa de fuerzas enemigas; está llena de ellas en su interior y cercada de asedio en el exterior, pero tú sabes de qué parte se inclinará la suerte favorable en este inmenso conflicto.

No alimentes dudas, hijo mío, te confirmo que las fuerzas del Infierno se desencadenarán cada vez más contra ti, pero no temas; te he dicho que serás compensado con la abundancia de mi amor y que ninguno podrá nada contra ti.

Ofréceme tus sufrimientos, que Yo transformaré en luz y gracias para tantas almas inmersas en lo oscuro de la incredulidad.

Te bendigo, hijo, y contigo bendigo a la Comunidad, que me es querida porque es y será un “faro” de luz en las tinieblas.

Ámame, reza y repara.


13 de Noviembre de 1978

TODO CONFIRMADO ES UN COMBATIENTE

Escribe, hijo mío, soy Jesús que quiero continuar la conversación acerca de los maleficios, que tan frecuentemente se llevan a cabo en Mi Iglesia.

Ayer te dije que ha de ser considerado como deber del propio estado exorcizar a aquellos que son golpeados por maleficio y te señalé también a los buenos seglares que pueden y deben exorcizar. Cierto no serán pocos los que manifestarán asombro mientras otros fingirán escandalizarse por estas afirmaciones, pero ni su asombro ni su escándalo pueden cambiar la naturaleza de los hechos.

Todo Confirmado es insertado en el gran Ejército de la Iglesia, y, como todo cristiano es insertado naturalmente con el Bautismo y organizado en el Cuerpo Místico de Cristo, adquiriendo la Gracia que lo hace hijo de Dios, con todos los atributos relacionados a este gran y gratuito don hecho por Dios a todo bautizado, así todo Confirmado, en su papel de Soldado adquiere con el distintivo propio del soldado, distintivo y carácter invisible pero eterno, el derecho y el deber de participar en todas las actividades del Ejército del que forma parte y de las que la principal es combatir al común Enemigo.
El Sacramento de la Confirmación, así como el del Orden, os hace mayormente participes del Real Sacerdocio de Cristo, Víctima por excelencia, es más, la sola gran Víctima verdaderamente agradable y acepta al Padre, por la cual las almas son redimidas; ahora bien, redimir quiere decir liberar a las almas tiranizadas por el Maligno.

Además de este primario efecto, la Confirmación da al confirmado los Siete Santos Dones, por los que se inserta más establemente en el Cuerpo Místico, fortaleciendo todo el Cuerpo Social de Cristo, como por otra parte todo niño, llegado a la edad suficiente, es acoplado en la escuela para que con el estudio pueda mejor organizarse e insertarse en la Sociedad Civil en la que vive.


Ejército en desbandada… derrota inevitable

Hoy en la Iglesia no se comprenden ya estas cosas, que Por Sí mismas son muy sencillas, y por otra parte es gravísimo que por muchos Sacerdotes hoy no sean conocidas ni la naturaleza ni la finalidad de un Sacramento tan importante y que señala en la vida de los niños una etapa tan grande.

No creyendo ya en las potencias oscuras del mal, ¿cómo pueden explicar a los niños un Sacramento instituido por Mí, Verbo eterno de Dios, para que todo hombre que viene a este mundo Me escolte para combatir contra las fuerzas oscuras del Infierno?

¿Por qué te dije aquella noche que entregaras el crucifijo a “buenos” seglares y no a todos los seglares?

La razón es evidente: porque no todos los cristianos son buenos, no todos viven la vida de gracia y son temerosos de Dios, y por esto muchísimos carecen de las cualidades esenciales para la eficacia de las bendiciones.

Se te ha dicho que aquellos que son víctimas de los Demonios no pueden tener ningún poder sobre ellos, pues bien, hijo mío, si el mundo rebosa de mal es precisamente porque en el mundo y en mi misma Iglesia las potencias tenebrosas del Infierno no encuentran ya resistencia alguna, hechas naturalmente pocas excepciones; el Infierno hoy domina porque el gran ejército de mis soldados está en desbandada y desorganizado.

¡Oh, cuántos desertores en Mi Iglesia, y no sólo simples soldados, sino Oficiales, y altos Oficiales… y cuando en un ejército da comienzo la hemorragia de las deserciones, se acabó, la derrota es inevitable!

Mi Iglesia sin embargo no perecerá, porque Yo, Dios Uno y Trino, no lo permitiré, pero Ella es ya prisionera de las fuerzas oscuras del mal… y tú sabes lo que ha sucedido, sucede y sucederá: cosas tremendas, en las que las almas buenas y sencillas no pueden creer, sino a duras penas.


Iglesia prisionera, pero “viva”

Hijo mío, sé lo que piensas: ¡Si la Iglesia está prisionera son inútiles los esfuerzos encaminados a liberar a las almas esclavas del Enemigo!

No, no es así. Te he dicho prisionera, pero aún “viva”, y si está viva, como lo está, puede aún obrar, cierto con dificultad y sin poder contar con el éxito de sus esfuerzos, pero esto no importa, porque la actividad es señal de vida, así como en general el humo es señal de fuego, aunque no se le vea.

Cuando un pueblo se encuentra en un estado de cautividad tiende a la libertad, se mueve hacia la libertad, pero se hace cauto y prudente… así debéis actuar también vosotros, puesto que, os repito, los militantes de la iglesia de Satanás os miran, os espían, os odian y no están nada de inertes, es más conjuran contra vosotros; por lo tanto, actuad, sí, pero prudentemente, cautos sobre todo en el hablar.
El reino de Satanás, aun estando cercano a una gran derrota, ha alcanzado el máximo nivel de su potencia en la tierra y esto no se puede ni se debe ignorar.

Hijo, Te bendigo y Conmigo te bendicen mi Madre Santísima y San José, quienes siguen de cerca las varias fases de vuestra lucha.

Extiendo ésta mi bendición a todos aquellos que rezan, esperan y sufren por la Gloria de Mi Nombre y por la salvación de las almas.

Ámame, reza y repara.

(“Confidencias de Jesús a un Sacerdote” – Mons. Ottavio Michelini)


FUENTE: angelicapajares.wordpress.com

EL CARDENAL QUE ATERRORIZA A LOS ENEMIGOS DE LA IGLESIA


Carta e-mail con importantes referencias a la pagina fuente para ampliación del tema



Te pongo sólo algunos ejemplos de periódicos católicos que piden al Papa que cese al purpurado africano, nombrado por él mismo como responsable de liturgia:

  • “Se le pasó el tiempo [al papa Francisco] para reemplazar al cardenal Sarah” (Maureen Fiedler, National Catholic Reporter);
  • “Se necesitará nuevo vino en la Congregación para el Oficio Divino” (Christopher Lamb, The Tablet);
  • “Los oficiales de la Curia que se niegan a aceptar el programa de Francisco deberían marcharse. O el Papa debería enviarlos a otra parte” (Robert Mickens, Commonweal);
  • “Francisco debería plantarse. Cardenales como Robert Sarah… pueden creer que con un papado dirigiendo en la dirección equivocada, la reticencia es un deber. Pero esto no significa que Francisco tenga que lidiar con ellos” (The Editors, The Tablet).

Le tienen miedo, quizá porque le ven vestido de blanco. ¡Sería el primer papa africano desde Gelasio I hace 15 siglos! Pero lo que no le perdonan es su empeño por devolver la sacralidad a las celebraciones litúrgicas.


Resultado de imagen para cardenal robert sarah



Nacido el 15 de junio 1945, en Ourous, Guinea, Después de la escuela primaria y secundaria, en 1957 se vio obligado a salir del país para continuar sus estudios en el seminario menor de Bingerville, en Costa de Marfil.

Fue consagrado arzobispo el 8 de diciembre de 1979, por el Cardenal Giovanni Benelli. Cuando recibió la ordenación episcopal, era el obispo más joven del mundo, con 34 años de edad.

El 1 de octubre de 2001, Juan Pablo II lo nombró secretario de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos, cargo que ocupó durante nueve años, hasta el 7 de octubre de 2010, cuando el papa Benedicto XVI lo nombró presidente del Consejo Pontificio “Cor Unum”, en sustitución del Cardenal Cordes.


¿QUE REZA UN EXORCISTA DIARIAMENTE PARA PROTEGERSE DEL DEMONIO?



Resultado de imagen para protección exorcista

La vida de un sacerdote exorcista es una lucha constante contra la acción del demonio en la que la oración es el medio fundamental de combate.

¿Qué reza un exorcista? A esta pregunta responde para ACI Prensa el P. Doriam Rocha Vergara, uno de los sacerdotes más jóvenes del mundo dedicado a este ministerio y que tiene en su haber más de 300 exorcismos realizados en poco más de 7 años.

El sacerdote de 37 años de edad, Párroco de la iglesia La Inmaculada Concepción en la diócesis colombiana de Valledupar, contó que, en general, “recibo muchos ataques. Los días que no hago exorcismos duermo bien y vivo bien. Sin embargo, los días que tengo sesiones son noches difíciles. Primero, siento una pesadez física y mucho sueño. Enseguida tengo que ir al Santísimo. Me cargo de tal manera que me pongo a la defensiva, el rostro se me desfigura como si tuviera rabia, me quedo sin voz”.

Ante la acción del demonio que obra tentando, provocando cambios de ánimo, enfermedad e incluso moviendo objetos, el sacerdote explicó que a veces le toca hacer “autoexorcismos”, que son oraciones que rezan los exorcistas para protegerse.

“Me toca utilizar los sacramentales, cuidarme de no recibir nada que me manden de la calle. En las noches no puedo dormir, me da taquicardias, se encienden las luces y otra cantidad de cosas”, continuó.

El P. Rocha nació el 14 de agosto de 1980 en el pueblo de María Angola, ubicado en el departamento del Cesar. Estudió el curso de liberación y exorcismo en el Pontificio Ateneo Regina Apostolorum en Roma, Italia, y luego hizo una especialización en ángeles y demonios.

“Los exorcistas que conozco realizan un exorcismo por semana. Yo los tengo permanentemente debido al sufrimiento de la gente”, relata.

“Si me preguntan ¿qué me llevó a ser sacerdote? Yo respondo: el ver sufrimiento de la gente. Yo no podría dormir tranquilo sabiendo que un alma se está perdiendo y el demonio está destruyéndola”, sostuvo.


Su vida espiritual

El presbítero asegura que no ve televisión en su cuarto, no tiene computadora, no bebe alcohol ni consume tabaco, y que las vestiduras clericales lo ayudan siempre en su misión porque “un sacerdote no solo debe serlo, sino también parecerlo, como dice el dicho”.

El exorcista de Valledupar se levanta a las 4:00 a.m. e inmediatamente reza un Rosario, a las 5:00 a.m. lleva una rutina de ejercicio. A las 6:00 a.m. reza el oficio solo o en compañía de otros sacerdotes; a las 6:30 a.m. reza laudes e inmediatamente después celebra la Eucaristía.

“No hay ningún solo día en mi vida que no celebre la Eucaristía, con el pueblo o solo. Al lado de mi cuarto tengo una capilla, un oratorio donde está el Santísimo y la presencia de la Santísima Virgen María”, precisó.

Luego del desayuno, el presbítero se dedica atender a las personas, “que pueden ser entre 14 y 20 diariamente”.

“A las 12:00 p.m. rezo el Ángelus, a las 3:00 p.m. rezo la coronilla de la Divina Misericordia, a las 5:00 p.m. rezo las vísperas y a las 6:00 p.m. celebro la Misa de nuevo. Luego de eso estoy con las comunidades. Al finalizar rezo el Rosario nuevamente. Puedo rezar entre 3 a 4 rosarios diarios. Luego, voy directo al Santísimo Sacramento”, indicó.

El P. Rocha especificó que esa rutina sucede en un día normal, “porque los jueves hay exposición al Santísimo tanto en la mañana como en la tarde”.

“Cuando yo no puedo dormir en mi cuarto, duermo en el Santísimo. Antes de dormir cada día rezo las completas”, concluyó.


Un llamado

El sacerdote considera que Dios le ha concedido un don especial: cuando era un seminarista, él oraba y “la gente caía y se liberaba”. “A mí me daba miedo, primero que le vayan a decir al obispo, y segundo que no sabía que pasaba. Dios me había concedido el don de la sanación y la liberación”, aseguró.

Después de ese suceso, el entonces aspirante el sacerdocio habló con un exorcista que le aseguró que Dios le estaba mostrando lo que quería para su vida.

“Empecé a leer libros y prepararme. Luego, nombraron un exorcista oficial en mi diócesis. Le dije al Obispo la experiencia que había tenido en el pueblo y me dijo que lo primero que tenía que hacer era una carrera de santidad: que ayude al padre, al exorcista y haga carrera en santidad. Hace 7 años me concedió la gracia de ser exorcista y pertenezca a la Asociación Mundial de Exorcistas”, relató el presbítero.

El P. Doriam dijo que, a los 30 años, se sentía muy joven para dedicarse al ministerio del exorcismo pero que, si el Obispo le concedía esa facultad, entonces debía hacerlo: “si Dios quiere que sea instrumento de gracia, un instrumento de paz y de salvación, para liberar y ayudar a tanta gente, allí donde muchos de mis hermanos sacerdotes no creen, allí estaré”.

Para concluir, el sacerdote dijo que un buen exorcista necesita concentrarse en cinco aspectos: lo primero, “que sea humilde y que reconozca que no tiene ningún poder y todo viene de Dios. Segundo, que sea obediente a su Iglesia, a su obispo, a sus superiores. Tercero, que en su vida haya orden, vida de gracia, vida de oración, vida de santidad. Cuarto, que en su vida haya disciplina para comer, hablar, hacer los quehaceres cotidianos. Por último, el servicio que se presta. Si uno se dedica a la cura de almas, cúrate tú primero, no vaya a ser que curar la de muchos te terminas perdiendo”.


FUENTE: aciprensa


EL HOMBRE DEBERÍA TEMBLAR

EL HOMBRE DEBERÍA TEMBLAR
San Francisco de Asís