FRASES PARA SACERDOTES

"Ninguna mujer debe pisar el Altar".

(Las almas del Purgatorio a María Simma)

COMUNIÓN DE RODILLAS Y EN LA BOCA


 

San Pío X "Cuando se recibe la Comunión es necesario estar arrodillado, tener la cabeza ligeramente humillada, los ojos modestamente vueltos hacia la Sagrada Hostia, la boca suficientemente abierta y la lengua un poco fuera de la boca reposando sobre el labio inferior". (Catecismo de San Pío X). Y Contestando a quienes le pedían autorización para comulgar de pie alegando que: los israelitas comieron de pie el cordero pascual les dijo: "El Cordero Pascual era tipo (símbolo, figura o promesa) de la Eucaristía. Pues bien, los símbolos y promesas se reciben de pie, MAS LA REALIDAD SE RECIBE DE RODILLAS y con amor".

EL DEMONIO SE DESCONTROLA DE RABIA CUANDO COLOCO ALGO QUE REFLEJA LA PRESENCIA DE LA VIRGEN




Una mañana de 1985, el cardenal Ugo Poletti, vicario de Juan Pablo II como obispo de Roma, llamó a un sacerdote paulista nacido en 1925, el padre Gabrielle Amorth, para encomendarle una misión: ser el exorcista de la diócesis de Roma.

En estos veintisiete años, el padre Amorth reconoce haber realizado más de cincuenta mil exorcismos. Por tanto, nadie mejor que él en todo el mundo para explicar qué este ritual del exorcismo, en un momento en el que, en la práctica, está olvidado incluso en el seno de la Iglesia.

-Padre Amorth, ¿qué es un exorcismo?

-El exorcismo es una oración pública de la Iglesia que se hace con la autoridad de la Iglesia, porque la hace un sacerdote designado por el obispo; es una oración de liberación del demonio, de su influencia maligna o del mal provocado por él.


-En la actualidad hay muy pocos exorcistas, ¿No son necesarios?

-Durante trescientos años la Iglesia ha abandonado los exorcismos. Los motivos son diversos y los explico en el libro Habla un exorcista. Sin embargo, en cada diócesis debe haber uno ¡como mínimo! Pero ¿cómo los va a haber, si la gente no cree en el Demonio, incluso gente de Iglesia, como sacerdotes y obispos? Es necesario saber que el obispo que no proporciona la ayuda espiritual necesaria a un fiel con un problema demoníaco está pecando gravemente.

-¿Por qué permite Dios una posesión o un mal demoníaco?

-Hay gente a la que he tratado que va a misa, reza y hace ayuno. Yo les pregunto: “Si no estuvieses poseído, ¿lo harías?”. Y me responden que no. Además, pregunto a los demonios mientras hago este exorcismo:

“¿Por qué te empeñas en quedarte? Y me dicen: “No puedo irme porque Dios no me lo permite. Si me fuera de esta persona, se alejaría de los sacramentos, y estando así, acude a Dios y es ferviente su oración”.

Luego es posible que para esas personas, esa cruz sea necesaria para su salvación y la de los que comparten esa cruz con ella: su entorno, su familia y sus amigos.


Ayuno y oración

-En el Evangelio, Jesús dice que algunos demonios sólo se van con ayuno y oración, pero existen casos en los que el exorcismo dura muchos años, o que incluso no llega a producir nunca esa liberación, aunque se recurra al ayuno y la oración. ¿Por qué?

-Hay ocasiones en que el Señor permite un caso de posesión en el que la persona no llegue a liberarse nunca. Yo los he tratado. El Señor invita a acudir al ayuno y a la oración para expulsar cierto tipo de demonios, porque hay varios. Igual que hay ángeles con diferentes funciones y misiones, con los caídos pasa lo mismo, pues también son ángeles. Pero como digo, en ocasiones nada funciona, ya que Dios lo permite para la salvación de muchas almas, no sólo de la persona poseída, aunque no es normal.


-Otra cosa incomprensible es cómo puede comulgar un poseído y que no se dé su liberación, siendo como es la Sagrada Forma el cuerpo vivo de Cristo. ¿Acaso no nos ha dicho la Iglesia que el demonio huye de Cristo como de la peste?

-Es cierto. No se aleja el demonio cuando la persona comulga. Se queda ahí quieto, aunque supongo que tremendamente incómodo. A veces, durante un exorcismo, coloco sobre la cabeza del poseído una forma consagrada y pregunto: “¿Sabes lo que tienes ahí?”.Y contesta: “Sí, está Él”, y ni se inmuta.

Sin embargo, he descubierto algo curiosísimo: el demonio se descontrola en rabia desesperada cuando coloco algo que refleja la presencia de la Virgen, como un escapulario, o si rezo oraciones de la Virgen. ¡A María le tiene un odio impresionante! Entonces sí se revuelve, no lo puede soportar. ¡Huye como de la peste!


-¿Por qué?

-Porque se siente profundamente humillado. El saberse obligado a hincar la rodilla ante una mujer, la Madre de Cristo… ¡Ah! No puede con eso. Las oraciones a la Virgen durante un exorcismo son extraordinariamente poderosas a mi favor…

También ocurre con las reliquias que han pertenecido a algunos santos. Yo suelo utilizarlas con mucha frecuencia, porque no las puede soportar. Suele ‘salir’ despavorido por la misma razón: la humillación de la obediencia a la que le obliga Nuestro Señor, que le induce a doblegarse ante un hombre, no ante un ángel o ante Dios mismo: ante un hombre que ha sido santo.

Me ocurre mucho con las reliquias que utilizo del padre Pío de Pietrelcina, a quien tengo especial devoción. Sale huyendo ante las oraciones y las invocaciones que hago sobre él. ¿Sabe que lo conocí siendo yo muy jovencito? ¡Le tiraba de la barba y él se partía de risa! Yo le adoraba, era una persona de una bondad hiperbólica, un hombre de Dios de pies a cabeza. Un gran santo de nuestro tiempo.



Objetos de metal

-Usted cuenta que durante los exorcismos un poseído puede expulsar por la boca objetos de metal, cristal y cosas así.

-Es curioso, ocurre a veces. Esos objetos no están dentro de la persona físicamente, se materializan en la boca, al ser expulsados. Los he cogido con mi mano, incluso cuchillas de afeitar. Tengo una caja enorme llena de estos objetos. La guardo para demostrar físicamente lo que ocurre durante la expulsión de un demonio. Es muy difícil de creer, pero están ahí.

Una vez, una persona sobre la que oraba me escupía todo el rato y yo esquivaba sus salivazos como podía. Una de ésas veces, le vi que me iba a escupir y puse mi mano ante su boca. Fue todo muy rápido, pero cogí al vuelo un clavo enorme y estaba seco. No tenía saliva ni nada. Se había materializado en el momento de salir de su boca.


-Usted cuenta que una sola sesión de exorcismo puede ser durísima.

-Se necesita una enorme fuerza psicológica para asistir a un exorcismo y no distraerse de la oración con nada, diga lo que diga o haga lo que haga el demonio. La fatiga puede ser muy grande.


-¿Cómo nos protegemos para que nunca nos suceda algo así?

-El mejor remedio contra el demonio es la oración y la confianza en la Misericordia. Con oración y siendo fieles a los regalos infinitos de la Iglesia: los Sacramentos. Dios jamás abandona a un hijo fiel. Lo protege, lo ama con locura, lo mima con sus regalos. ¡No debéis tener miedo jamás!


-¿Usted no ha tenido miedo nunca?

-El mismo día que me nombraron exorcista me encomendé a la Santísima Virgen. Le pedí que me arropase y me protegiese cada día con su manto materno. Además, tengo una profunda devoción a mi ángel de la guarda, al que me encomiendo cada día y antes de cada exorcismo. Por lo tanto, creo que es el demonio, por la gracia de Dios, el que se echa a temblar cuando me ve aparecer y empiezo a rezar.



Juan Pablo II

-¿Es cierto que usted exorcizó junto a Juan Pablo II?

-Le cuento una anécdota de ese impresionante santo. Estaba yo exorcizando a una pobre muchacha joven, a la que llevaba muchos años intentando liberar. El exorcismo esa mañana había sido durísimo y tanto ella como yo estábamos agotados. Entonces nos fuimos los dos a una misa que celebraba el Papa en San Pedro.
Ella estaba tranquila, con unas ganas tremendas de estar en la Misa y de ver al Papa. Todo iba bien hasta que el Papa entró en la basílica, con todos los ropajes, preparado para celebrar. En cuanto esta muchacha le vio, se puso fatal: alaridos, convulsiones, etc. Estaba claro que el demonio no soportaba la presencia de ese hombre tan de Cristo. El Papa la miró lleno de compasión y dio la orden de que la alejaran un poco, pues los gritos que profería y las palabrotas iban a ser un incordio para la celebración.

Cuando finalizó la Misa, el Papa se acercó a ella, que seguía con una inquietud horrorosa. Le impuso las manos, comenzó a orar y la muchacha se puso fatal. Así estuvo el Santo Padre un buen rato, hasta que se calmó un poco. Quizá logró expulsar un par de demonios. El caso es que, agotado, le dijo a su secretario: “Avise al padre Amorth. Que siga él”. Y ahí tuve que seguir yo, que había estado antes no sé cuántas horas con la pobre desdichada sin ningún fruto. Me reí: el Papa no lo sabía.

-¿Le obedeció?

-¡Por supuesto! Yo quise muchísimo a Juan Pablo II.


Medjugorje

-Hay un elemento muy fuerte en el mundo actual en la lucha contra el demonio, un fenómeno que el Papa Juan Pablo II amaba mucho como ha revelado el postulador de su causa de beatificación, que es el fenómeno de Medjugorje. ¿Qué opinión le merece?

-Medjugorje es un lugar de gran fortaleza contra Satanás. Nuestra Señora dijo en Medjugorje el 14 de abril de 1982: “Dios ha permitido que Satanás ponga a prueba a la Iglesia durante un siglo”, pero añadió que no la destruiría: “Este siglo en el que vivís está bajo el poder de Satanás, pero cuando sean realizados los secretos que os he confiado, su poder se quebrará”.

Estas palabras nos dicen que Satanás está hoy trabajando, pero a la vez que él, también está la Virgen. Ahí están los frutos de Medjugorje. Son ya más de 30 años de buenos frutos y el Evangelio es claro sobre cómo discernir los acontecimientos que suceden. Al árbol se le conoce por sus frutos, y los de Medjugorje son tan claros que a mí me da pena que se ignoren. Incluso creyentes, laicos y consagrados, que sin haber estado si quiera allí, ya tomaron su decisión de rechazarlo. Pero bueno, de lo poco que sabemos de los secretos confiados a los videntes de Medjugorje es que cuando se realicen, el dragón será derrotado y el reino de la luz triunfará.


-¿Qué recomienda a una persona que quiera ir al cielo sin pisar el purgatorio y sin saber nada de Satanás?

-Hijo mío, yo también quiero ir al cielo. Agárrate a los sacramentos y sobre todo a la Virgen María. Ella jamás te abandonará.


FUENTE: benitezpatricio.wordpress.com/

EL SANTO ROSARIO: MAS PODEROSO QUE LA BOMBA ATÓMICA




Testimonio del Padre Schiffer S.J., sobreviviente de Hiroshima.


Milagro del Rosario en Hiroshima: del 6 de agosto de 1945


Durante la Segunda Guerra Mundial dos ciudades japonesas fueron destruidas por bombas atómicas: Hiroshima y Nagasaki.

En Nagasaki, como resultado de la explosión, todas las casas en un radio de aprox. 2.5 Km del epicentro fueron destruidas. Quienes estaban dentro quedaron enterrados en las ruinas. Los que estaban fuera fueron quemados.

En medio de aquella tragedia, una pequeña comunidad de Padres Jesuitas vivía junto a la iglesia parroquial, a solamente ocho cuadras (aprox. 1Km) del epicentro del epicentro de la bomba. Eran misioneros alemanes sirviendo al pueblo japonés. Como los alemanes eran aliados de los japoneses, les habían permitido quedarse. 

La iglesia junto a la casa de los jesuitas quedó destruida, pero su residencia quedó en pié y los miembros de la pequeña comunidad jesuita sobrevivieron. No tuvieron efectos posteriores por la radiación, ni pérdida del oido, ni ningúna otra enfermedad o efecto. 

El Padre Hubert Schiffer fue uno de los jesuitas en Hiroshima. Tenía 30 años cuando explotó la bomba atómica en esa ciudad y vivió otros 33 años mas de buena salud. El narró sus experiencias en Hiroshima durante el Congreso Eucarístico que se llevó a cabo en Filadelfia (EU) en 1976. En ese entonces, los ocho miembros de la comunidad Jesuita estaban todavía vivos.

El Padre Schiffer fue examinado e interrogado por más de 200 científicos que fueron incapaces de explicar como él y sus compañeros habían sobrevivido. El lo atribuyó a la protección de la Virgen María y dijo: “Yo estaba en medio de la explosión atómica… y estoy aquí todavía, vivo y a salvo. No fui derribado por su destrucción.” 

Además, el Padre Shiffer mantuvo que durante varios años, cientos de expertos e investigadores estudiaron las razones científicas del porqué la casa, tan cerca de la explosión atómica, no fue afectada. El explicó que en esa casa hubo una sola cosa diferente: “Rezábamos el rosario diariamente en esa casa”.

En la otra ciudad devastada por la bomba atómica, Nagasaki, San Maximiliano Kolbe había establecido un convento franciscano que también quedó intacto, los hermanos protegidos gracias a la protección de la Virgen. Allí ellos también rezaban diariamente el santo rosario.




FR. SCHIFFER OF HIROSHIMA
by Fr. Paul Ruge, O.F.M.I.

                                                         At 2:45 a.m. on August 6, 1945, a B-29 bomber took off from the island of Tinian to drop the first atomic bomb on Japan. At 8:15 a.m. the bomb exploded eight city blocks from the Jesuit Church of Our Lady’s Assumption in Hiroshima. Half a million people were annihilated. However, the church and four Jesuit fathers stationed there survived: Fathers Hugo Lassalle, Kleinsorge, Cieslik and Schiffer. (RH note – all other accounts state clearly that there were eight Jesuits stationed in this home not four – and it is well known that all eight survived – the author of this present article apparently only had the names of four of them, for instance Fr. Arrupe is left out of the list – and at this writing, I have not been able to find the names of the other three Jesuits. end of note.) According to the experts they “ought to be dead,” being within a one-mile radius of the explosion. Nine days later on August 15, Feast of Our Lady’s Assumption, U.S. forces were ordered to cease fire.




El Rosario y la liberación de Austria

13 de Mayo de 1955


Desde el punto de vista secular es incomprensible la liberación de Austria de las garras del poder soviético el 13 de Mayo de 1955. Las tropas Soviéticas se se retiraron sin explicación. Se había formado una cruzada de reparación del Santo Rosario implorando la intercesión de la Virgen de Fátima, la que se difundió entre la población.

Austria fue anexada por Alemania en 1938 por lo que en la II Guerra Mundial fue parte del Eje Nazi. Terminada la guerra Austria, como Alemania, fue dividida en cuatro zonas de ocupación para ser administradas por Estados Unidos, Inglaterra, Francia y la Unión Soviética. A este último se le dio la parte sur que es la mas rica y que rodea a Viena, la capital, la cual también fue dividida en cuatro zonas.

En menos de dos años Alemania obtuvo gradualmente su independencia política, menos la zona Soviética. Surgió así la Republica Alemana. No fue igual con Austria. Los soviéticos favorecieron el reclamo de territorio austriaco por parte del dictador comunista Tito de Yugoslavia. Apoyaron un esfuerzo comunista de tomar control de toda Austria. Por fin mantuvieron férreo control de toda Europa Oriental, convirtiendo a todos los países que habían ocupado en satélites de Moscú. Esta situación continuó hasta la llegada de Gorbachev. 

El Padre Capuchino Petrus Pavlicek, apoyado por las oraciones de religiosas, hizo una peregrinación a Mariazell, el principal santuario mariano de Austria, para pedir a la Virgen consejo en medio de la oscuridad que abarcaba a su patria. El 2 de Febrero de 1946, fiesta de las luces, Candelaria (Virgen de la luz), oraba ardientemente ante la imagen milagrosa cuando recibió una voz interior que le pidió: “Haz lo que te digo y tendrán paz”.

El Padrel Pavlicek fue inspirado a implementar lo que la Virgen había pedido en Fátima. Fundó la Cruzada de Reparación del Santo Rosarioen 1947. En esta cruzada los austriacos se unieron para honrar a la Virgen con un rosario perpetuo, implorando por la conversión de los pecadores, paz mundial y libertad para Austria.

Comienzan las peregrinaciones. Mientras los superiores capuchinos sancionaron la iniciativa del Padre Pavlicek, no tenían como financiarla. Sin embargo del obispo de Leira, Portugal, hizo posible que llegara a Austria una estatua de la Virgen de Fátima del mismo artesano que hizo la Virgen Peregrina original. Acompañando a la Virgen en peregrinación a innumerables ciudades, el Padre Pavlicek recordaba a los fieles que el ardiente deseo de la Virgen es la conversión de los pecadores.

El Padre Pavlicek compartía su fervor por la Virgen María con todos. Alentaba a los pecadores para que se reconciliaran con Dios a través de la confesión. En un giro misionero por 11 pueblos en la región de Amstetten, escuchó casi 6000 confesiones. En otra ocasión se mantuvo en el confesionario tres días y noches seguidos.

En Septiembre de 1948, el Padre Pavlicek comenzó la Cruzada de Reparación del Santo Rosario en una iglesia de Viena. La Cruzada incluía confesión, bendición de los enfermos, el Santo Rosario y se coronaba con la Santa Misa. El padre llamaba estas devociones “asaltos de oración” y podía tomar hasta cinco días. “La paz es un regalo de Dios y no de los políticos”, le decía a sus compatriotas, y los regalos de Dios se obtienen con la oración que asalta al cielo como los soldados asaltan un fuerte- con confianza y determinación.

La procesiones de la Cruzada con la estatua de la Virgen de Fátima el 13 de cada mes creció tanto que el Padre Pavlicek decidió hacer una procesión anual invitando a todas las parroquias de Viena. Escogió el 12 de Septiembre, la fiesta de Nombre de María. El Papa Inocente XI había establecido esta fiesta en 1683 para conmemorar la victoria de los cristianos que defendían a Viena de la invasión musulmana. La situación de los cristianos parecía imposible pero vencieron por la intercesión de la Virgen y el rezo del Santo Rosario. Ahora le pedían a la Virgen que los liberara del Comunismo.

El Primer Ministro de Austria, Leopold Figl, dijo al Padre Pavlicek: “Aunque fuésemos solo nosotros dos, yo iría. ¡Mi país lo exige!” En efecto se hizo presente, rosario y vela en mano, en cada ocasión solemne, acompañado de sus ministros. El sucesor del Primer Ministro, Julius Raab, también asistía a las grandes procesiones.

La Cruzada continuó expandiéndose por toda Austria, desbordándose en territorio alemán y suizo. Para el año 1955, mas de medio millón de austriacos (aprox. 10% de la población de aquel tiempo) se habían comprometido a rezarle diariamente a la Virgen de Fátima, pidiéndole por la conversión de los pecadores, paz en el mundo y libertad para Austria. Un número aun mayor participaba en las procesiones marianas y en los “asaltos de oración”. 

Durante este tiempo se daban conferencias de paz en Londres entre representantes de los aliados y delegaciones austriacas. En ocho años se produjeron 260 reuniones sin llegar a una resolución sobre el destino de Austria. Mientras tanto se intensificaba la represión comunista contra la Iglesia. Era una verdadera prueba para aquellos que tanto habían rezado. Pero entonces vino la gracia. El 24 de marzo de 1955 los soviéticos invitaron a los austriacos a una conferencia. Pensando que el futuro de Austria se sellaría en Moscú, el Primer Ministro Raab, ante de partir, le pidió al Padre Pavlicek, “Por favor, reza y pídele a tu gente te ore mas fuerte que nunca”

Ante la gran sorpresa de todo el mundo los soviéticos anunciaron en abril que sacarían sus tropas de Austria en el plazo de tres meses. El 15 de mayo, las fuerzas aliadas que ocupaban Austria firmaron un tratado garantizando su independencia. El 26 de octubre de 1955 partió el último soldado ruso del suelo austriaco.

En Viena las multitudes marcharon en procesión con rosarios y antorchas, agradeciéndolo a la Virgen de Fátima la liberación del comunismo. El Primer Ministro declaró: “Hoy, nosotros, que tenemos el corazón lleno de fe, aclamamos al Cielo con gozosa oración: Somos libres. Oh María, te damos gracias”

Aprendamos de los austriacos a recurrir a la Virgen de Fátima, con corazón contrito, acatando sus peticiones y con plena confianza en su intercesión.


El Padre Petrus Pavlicek nació en el Tirol austriaco, el 6 de enero de 1902. De joven se sintió llamado a la vida religiosa pero no se mantuvo. En 1935, durante una grave enfermedad, recibió la gracia de conversión y resolvió abrazar la vocación. El 14 de diciembre de 1941fue ordenado sacerdote capuchino. Servia en el campo de la salud en el ejército alemán cuando fue capturado por los aliados el 15 de agosto de 1944. Fue liberado el 16 de julio del 45, fiesta de la Virgen del Carmen. Regresó a Austria y fundó la Cruzada de Reparación del Santo Rosario, a la que dedicó el resto de su vida. Murió el 14 de diciembre de 1982, aniversario de su ordenación.


FUENTE:   benitezpatricio.wordpress.com  // www.corazones.org 




EL USO DE LOS INSTRUMENTOS MUSICALES EN LA SAGRADA LITURGIA -






Aun cuando la música eclesiástica es exclusivamente vocal, permítese en ella el uso del órgano y, en algún caso particular y con la debida licencia del Ordinario, también el de otros instrumentos (Motu propio de Pío X, números 9 y 15).





Estos otros instrumentos que pueden usarse, además del órgano, con previa y expresa licencia del Ordinario, son: violines, violas, violoncelos, contrabajos, flautas, clarinetes, fagots y bandas de música con personal selecto y número de instrumentos proporcionados al local (instrumentos de aire, que acompañen con música escrita en estilo grave, conveniente y en todo parecida a la del órgano) (Motu propio de Pío X, números 20 y 21).



En cambio, son instrumentos prohibidos para siempre y por doquier, y no pueden ser permitidos: el piano, todos los instrumentos fragorosos (ruidosos, estridentes): tambor, chinesco, panderetas, platillos, etcétera, y todos los ligeros: arpa, guitarra, bandurria, mandolina, acordeón, etcétera (Motu propio de Pío X números 9 y 11), sin exceptuar el gramófono y el fonógrafo (Decr. 11 febrero de 1920).


La guitarra en la liturgia

Para entrar en el tema del uso de los instrumentos en la liturgia, y en particular de la guitarra, no estaría de más recordar, como enseña el Card. Ratzinger (hoy Papa Emérito Benedicto XVI), que «la liturgia cristiana se define por su relación con el Logos» (seguimos libremente, J. Ratzinger, El espíritu de la liturgia. Una introducción, ed. Cristiandad, Madrid 2001, 171-179). Esto, en un triple sentido:



1) En la música litúrgica, basada en la fe bíblica, hay una «clara primacía de la palabra». De aquí se sigue «el predominio del canto sobre la música instrumental (que de ningún modo ha de ser excluida)».

2) El canto logra superar las palabras, que muchas veces no alcanzan para expresar la inefabilidad del misterio, pero no supera la Palabra (el Logos), por lo que se hace necesaria la música. Ahora bien,«la liturgia cristiana no está abierta a cualquier tipo de música». Una música que «arrastra al hombre a la ebriedad de los sentidos, pisotea la racionalidad y somete el espíritu a los sentidos», no eleva al hombre. Por eso la música litúrgica debe ser tal que, superando la sensualidad, eleve el corazón (sursum corda, “levantemos el corazón”).

3) «La música humana es tanto más bella cuanto más se adapte a las leyes musicales del universo». La liturgia debe ser cósmica, es decir, abierta al canto de los ángeles «que rodean a Dios e iluminan el universo». «Nosotros, al celebrar la Santa Misa, nos incorporamos a esta liturgia que siempre nos precede. Nuestro canto es participación del canto y la oración de la gran liturgia que abarca toda la creación». Por tanto, en la liturgia, los cantos deberían ser tales que se puedan cantar en presencia de los ángeles. Los instrumentos son el coro de las criaturas que acompañan la voz del hombre en la alabanza divina.



Pues bien, sobre estos principios, reformulamos la pregunta: ¿puede utilizarse la guitarra en la liturgia?. Creemos que no puede excluirse de plano, sino que su aceptación dependerá del tipo de música que se sirva de ella, y de su modo de ejecución.

En la música litúrgica judía, se utilizaban instrumentos de cuerda para «acompañar» (y subrayamos este verbo, «acompañar») el canto de los salmos. De hecho, «psalterio», viene del griego, «psallein» (traducción del hebreo «zamir»), que significa «pulsar» (una cuerda) o«puntear», y salmodiar es cantar con acompañamiento de una cítara o un arpa, o un instrumento afín. De aquí  se puede colegir la exclusión de la guitarra «rasgueada», que privilegia el ritmo, y se pone sobre la palabra y al nivel de los sentidos. En efecto, la guitarra así tocada, resuena en el corazón, pero no lo eleva.

Los Papas siempre se han preocupado de corregir los abusos en materia de música litúrgica, sobre todo para que la liturgia no se confunda con una teatralización de tipo operístico. Así, por ejemplo,Benedicto XIV, en la Encíclica Annus Qui, del año 1749, delimitó el uso de los instrumentos musicales, admitiendo: «... el órgano, también violones, violoncelos, fagotes, violas y violines»y excluyendo «los timbales, los coros de caza, las trompetas, los oboes, las flautas, los flautines, los salterios modernos, las mandolinas e instrumentos similares, que sólo sirven para hacer la música más teatral». Aquí se circunscriben las guitarras.

Sin embargo, la preocupación estaba dirigida no tanto a ciertos instrumentos sino a aquellos que representaban este tipo de música: «De forma semejante, Pío X intentó, entonces, alejar la música operística de la liturgia, declarando el canto gregoriano y la gran polifonía de la época de la renovación católica (con Palestrina como figura simbólica destacada) como criterio de la música litúrgica. Así, la música litúrgica se ha de distinguir claramente de la música religiosa en general...» (J. Ratzinger, El espíritu de la liturgia..., 169).

Si tenemos en cuenta el uso actual de la guitarra, esto es, para el folclore o canto popular, el canto melódico, incluso, el rock (con la guitarra eléctrica), no parece que sea un instrumento adecuado para la liturgia, pero si se toca con arte y punteando, de manera que sirva de acompañamiento, creemos que podría usarse, como pueden usarse la cítara y el arpa. El problema, de todos modos, estaría en ¿para qué tipo de música que sea apta para la liturgia, puede ser utilizada la guitarra como instrumento de acompañamiento?. ¿Y a qué textos velará con su sonido?.

Tal vez su uso litúrgico, pues, se vea reducido al acompañamiento de los salmos en la liturgia de las horas, a modo de cítara o arpa. Esto no obsta a que se use este hermoso instrumento para otro tipo de cantos religiosos, pero extra-litúrgicos, así como por ejemplo, en algún tipo de reuniones y jornadas.

La Constitución sobre la Liturgia, Sacrosanctum Concilium, del Concilio Vaticano II, establece:«Téngase en gran estima en la Iglesia latina el órgano de tubos, como instrumento musical tradicional, cuyo sonido puede aportar un esplendor notable a las ceremonias eclesiásticas y levantar poderosamente las almas hacia Dios y hacia las realidades celestiales. 

En el culto divino se pueden admitir otros instrumentos, a juicio y con el consentimiento de la autoridad eclesiástica territorial competente, a tenor del artículo 22, Par. 2, 37 y 40, siempre que sean aptos o puedan adaptarse al uso sagrado, convengan a la dignidad del templo y contribuyan realmente a la edificación de los fieles» (n. 120).



FUENTE: musikliturgik.blogspot.com/


El ORGANISTA DE LA PARROQUIA SAN NICOLÁS DE BARI, UN EJEMPLO PARA TODOS.




El señor Jorge Cañizales Vargas durante 37 años consecutivos ha tocado el órgano en nuestra Iglesia de San Nicolás de Bari, Arraiján. Sale a las 4:00 pm de su trabajo, se dirige a su casa a descansar un poco para luego salir puntualmente para la Misa de las 6:00 PM.


Señor Jorge, ¿dónde aprendió a tocar el órgano?

Me inició el Padre Rómulo Aguilar en la Iglesia de Santa Ana, Panamá y luego continué en el Instituto Nacional de Música en Santa Ana.



¿Cuántos órganos ha tenido la Iglesia?

Hemos tenido tres. Los dos primeros de marca Hammond y el actual, marca Tecnics.

Actualmente tengo que hacer milagros para tocarlo porque tiene los chips dañados. Son diez chips y el mantenimiento de cada uno sale entre $100.00 a $150.00 y actualmente no hay presupuesto.

Las casas que dan mantenimiento cobran muy caro como la Casa de Música y Casa Alfaro.



¿Ha tenido la Iglesia otros aspirantes para aprender a tocar el órgano?


Sí, hemos tenido varios pero luego que aprenden dicen que ya no les agrada este género de música (para la liturgia) sino otro.




Los días que hay misas para difuntos el señor Jorge pide permiso en su trabajo y asiste en estos actos fúnebres con el órgano. Hay días que hay tres o cuatro difuntos.

El señor Jorge Isaac hace esta labor con amor y gratuitamente (como debemos hacerlo todos para el Cuerpo Místico del Señor).

Dijo: “la música me ha concentrado y convertido profundamente en la Palabra de Dios. Recuerde que el que canta bien ora dos veces”.



SANTO CONSEJO DEL PADRE FRANCISCO VERAR Y NUESTRA SANTA MADRE IGLESIA


Ayer Martes 27 asistí a Misa de las 6:00 pm. en la Iglesia San Francisco de Paula, la Chorrera.

Me alegró y me gustó muchísimo que el Padre Francisco Verar al finalizar la Misa aconsejó asi: "Recuerden hacer la genuflexión al entrar y al salir de la Iglesia; al igual de cada vez que pasen frente al Santísimo". Dijo: "No somos Musulmanes o de otras religiones, sino Católicos".

Almas, de mi parte quiero recordarles que el Dios y Señor que está en el Santísimo es el mismo que le habló a Moisés, a Abraham, etc., vivimos en el eterno presente de Dios y estamos en un lugar Santo! Por eso frente a este Rey de reyes alabemos y proclamemos Su realeza, Su grandeza, nuestro amor y agradecimiento haciendo siempre con devoción la genuflexión, como aconseja el Padre Francisco Verar y la Santa Madre Iglesia.

En las revelaciones a María Valtorta EL EVANGELIO COMO ME HA SIDO REVELADO cada vez que Jesús salía con sus discípulos a evangelizar a otros pueblos, la Virgen quedaba a cargo de las discípulas (Marta, Juana Cusa, María Magdalena, etc.), las cuales evangelizaban en otros lugares junto a la Virgen María.

Al Jesús partir, Ella se arrodillaba siempre para recibir Su bendición, siempre uso velo en la cabeza y siempre cubrió su cuerpo en forma sencilla y decente.
Entonces Jesús les decía a las discípulas que Ella les enseñaría todo mejor que Él y que siguieran su ejemplo.

Tengo tanta paz y felicidad siguiendo las enseñanzas de la Madre de Dios!  Ella que es la mas humilde y la mas llena de Gracia porque es hija del Padre, madre del Hijo y esposa del Espíritu Santo!




SACERDOTE, ¿QUIÉN ERES TU? Padre Julio María Scozzaro


Condiciones para seguir a Jesucristo


Jesús, el Maestro, da claras indicaciones para ser sus discípulos: “Si alguno quiere venir en pos de Mí, que renuncie a sí mismo, que cargue con su cruz cada día y me siga” (Lc 9, 23); “Si quieres ser perfecto ve y vende lo que tienes y dáselo a los pobres, así tendrás un tesoro en los Cielos: luego ven y sígueme” (Mt 19, 21); “El que ama a su padre y a su madre más que a Mí, no es digno de Mí, el que ama a su hijo o a su hija más que a Mí, no es digno de Mí. El que no toma su cruz y me sigue detrás no es digno de Mí” (Mt 10,37-38); “Sígueme y deja que los muertos entierren a sus muertos” (Mt 8,22).

Son palabras muy fuertes para el Sacerdote, pero por otro lado, Jesús nos llama a un seguimiento total. No se puede seguir a Jesús solamente en los retazos de tiempo, porque Jesús pide al Sacerdote completa correspondencia a sus invitaciones. No se contenta con el vago pensamiento diario, no, sino que pide vivir en unión con El durante todo el día. Estas exigencias Jesús las prospecta para todos, ¿pero a los Sacerdotes les pide más? ¡LO PIDE TODO! El Sacerdote no puede ser distinto de su misión, de otra manera sería Sacerdote en el tiempo libre, como si fuera un trabajo cualquiera o un oficio.

Jesús, al Sacerdote, ha entregado todo de Sí mismo, ¡no es justo que el Sacerdote no le dé todo de sí a Jesús! Llegar a ser Sacerdote por amor a Jesús significa tratar de identificarse con El.

Por lo tanto, basta tomar el Evangelio, leerlo y leerlo, meditarlo y meditarlo para tener una visión clara e inequívoca de la figura de Jesús. No pueden haber compromisos con Jesús: o se lo acepta todo o se lo pide todo.

La mediocridad jamás ha dado gozo al Señor, porque si cada Sacerdote quiere puede llegar a ser una luz que ilumine en las tinieblas. Es la falta de un profundo conocimiento de Jesús, lo que impide a muchísimos Sacerdotes imitar a Jesús. Pero si Él es el modelo de los Sacerdotes, ¿acaso no es obligación y necesidad profundizar continuamente lo que Él ha dicho y ha hecho?

Para seguir a Jesús hace falta renunciar a los familiares, parientes y amigos. “Si alguno quiere venir Conmigo y no está dispuesto a renunciar a su padre y a su madre, amigos, hermanos y hermanas e incluso a sí mismo, no puede ser discípulo Mío (Lc 14, 26). Él lo ha dicho, que no se puede poner a nadie antes de Él. En efecto, el verdadero amor se mide con la renuncia. La renuncia cuesta y se practica solo si hay amor. Es difícil pensar y amar simultáneamente a Dios y al mundo, porque el mundo ama lo que Dios prohíbe y Dios enseña lo que el mundo desprecia. No se puede servir a dos señores, especialmente cuando se vive dos doctrinas opuestas: o sigue al uno o sigue al otro.

Ciertamente, cuanto más uno se aleja de aquello que es atraído por los sentidos, más es atraído y transformado por el Espíritu de Dios. ¿Y qué maravilla realiza Dios en el alma que con fortaleza se separa del mundo para seguirlo en el abandono total? Y la separación de los vínculos carnales conlleva la formación de una nueva familia espiritual, grata a Dios y sostenida por su Gracia.

La castidad del Sacerdote tiene que brillar como la luz que irradia del sol. Jesús, la castidad personificada, ha dicho claramente y perentoriamente a sus representantes los Sacerdotes: “Algunos no se casan porque nacieron incapacitados para ello; otros porque los hombres los incapacitaron y otros no eligen casarse por causa del Reino de los Cielos. Quien puede poner esto en práctica, que lo haga” (Mt 19, 12).

“El vínculo que el celibato tiene con la Ordenación Sagrada, configura al Sacerdote a Jesucristo Cabeza y Esposo de la Iglesia. La Iglesia como Esposa de Jesucristo, quiere ser amada por el Sacerdote de un modo total y exclusivo, como Cristo Cabeza y Esposo la ha amado. El celibato sacerdotal es entonces un don de Cristo a su iglesia y expresa el servicio del Sacerdote a su iglesia, en y con el Señor”, explica la Encíclica “Pastores dabo vobis” (29)

El Sacerdote que quiere seguir a Cristo de cerca, más aún, que quiere ser una sola cosa con El, debe amar la cruz. No tanto aceptar o llevar, sino amar la cruz. Si se conforma con una unión débil o esencial-cuanto sea suficiente- con Jesús, entonces ya es bueno llevar la cruz, pero si el Sacerdote contempla la cruz levantada sobre el Calvario y se convence que solo por medio de ella se salva las almas, entonces por ella se abrazará y besará su propia cruz. Cuando se ama la cruz ya nada se teme, antes bien, todas las contrariedades sirven para obtener Gracias y conversiones. ¿Cuántas cruces entonces surgirán?

Cuántas podrán llevar en los hombros Calumnias, contradicciones, envidias, y condenas, sufrimientos por parte de los amigos, persecuciones del mundo, incomprensiones de los Superiores, sufrimientos de todas partes, pero todo concurre a tu purificación, oh Sacerdote, para obtener Gracias incalculables.

Jesús propone la cruz, no la impone. Ciertamente, la indica como condición para estar fuertemente unidos a Él, y transformados en El. Pero un Sacerdote que no ama la cruz es como una abeja que no busca el néctar de las flores… O como un pez que rechaza el agua.

La llamada de Jesús es radical, envuelve a toda la persona del Sacerdote y nada podrá tener de sí, sin que no sea dado y vivido para Jesús. El Maestro Divino propone a los Sacerdotes un programa de entrega absoluta e incondicionada, un programa de valentía, para permanecer fuertes y serenos frente a las incomprensiones del mundo. “Todos os odiaran por causa mía, pero el que persevere hasta el fin, ese se salvará… Así pues, no les tengáis miedo, porque no hay nada oculto que no haya de manifestarse, ni nada secreto que no haya de saberse… No tengáis miedo a los que matan el cuerpo, porque no pueden quitar el alma; temed más bien al que puede destruir el alma y el cuerpo en el fuego eterno” (Mt 10, 22.26.28.). Jesús cuando llama a los Apóstoles, indica inmediatamente que tienen que dejar a los peces y utilizar las redes solamente para ser pescadores de hombres. Los primeros Apóstoles eran pescadores de peces, y alguien amaba mucho pescar, pero Jesús confirmó: “Serás pescador de hombres” (Lc 5, 10).

Los Apóstoles pensaban ser maestros en la pesca, pero Jesús para hacer comprender que solamente por medio de Él se lleva a cabo una buena obra o una buena pesca, los sorprendía clamorosamente dando siempre las indicaciones justas para hacer una pesca grande, a pesar de que unas horas antes no habían pescado nada: “Hechad la red del lado derecho de la barca y encontraréis” (Jn 21, 6); “Rema lago adentro y echad vuestras redes para pescar” (Lc 5, 4).

Jesús pide al Sacerdote que lo siga como el Cristo de Dios: “Si alguien quiere venir en pos de Mí, que se niegue a sí mismo, que tome su cruz y me siga” (Mt 16, 24). Jesús camina delante, Él ha trazado el recorrido con su Sangre, para hacer más fácil el camino a sus Apóstoles.

Seguir y ser de Jesús, significa dejarlo todo, seguirlo con docilidad y humildad porque Él es la verdadera Luz que ilumina en donde existe oscuridad, como aconteció con Bartimeo el ciego: “¿Qué quiere que te haga?”. Contestó el ciego: “Señor, que yo vea”. Jesús le dijo: “Ve, tu fe te ha salvado. Y enseguida comenzó a ver y se puso a seguirlo por el camino (Mc 10, 51-52).

Sí, la vida de Jesús está llena de humildad y de servicio: “Si uno quiere ser el primero, que sea el último y siervo de todos” (Mc 9, 35); “El que es mayor entre vosotros que sea vuestro servidor” (Mt 23, 11); “Quien se enaltece será humillado, y quien se humille será enaltecido” (Mt 23, 12); “El que acoge a este niño en mi nombre a Mí me acoge, y el que me acoge a Mí, acoge al que me ha enviado, porque el más pequeño de entre vosotros es el más importante” (Lc 9, 48). Pero no basta tener estos sentimientos de pequeñez, hace falta convencerse de que es solamente Gracia de Dios el buen éxito de una buena obra y “cuando habréis hecho todo lo que os he ordenado, decid “Somos siervos inútiles, hemos hecho lo que debíamos hacer” ( Lc 17, 10).

La humildad tiene que dar vida a la espiritualidad del Sacerdote, al igual que la sangre da vida a la persona. El orgullo es la raíz de todos los males. Cada pecado es egoísmo, pero en su raíz se ha manifestado con el orgullo. “La soberbia es odiosa al Señor y a los hombres, ambos detestan la injusticia… ¿De qué se enorgullece el que es polvo y ceniza, si ya en vida su vientre es podredumbre?... Principio de la soberbia e apartarse del Señor, tener alejado el corazón de su Creador” (Eclo 1, 7-12).

La vida de Jesús es un camino que quiere ir al encuentro de muchos que van por otros caminos que conducen a otros sitios. Pero Jesús espera a todos y permanece abierto a todos. “Quien no está contra vosotros, está con vosotros” (Lc 9, 50). Seguirlo a Él conlleva a la renuncia del propio egoísmo, del orgullo, más aún, hace falta ser como niños porque “de ellos es el Reino de los Cielos” (Mc 10, 14).

Otra condición es la de renunciar a la riqueza. El Sacerdote de Jesús tiene que contentarse con lo que tiene, si tiene poco. Si en cambio posee más de lo que su configuración a Cristo indica, ¿no es una contradicción? “Ve, y vende todo lo que tienes y dáselo a los pobres y tendrás un tesoro en el Cielo; luego ven y sígueme” (Mc, 10, 21).Hoy lastimosamente se quiere seguir a Jesús, pero no a ese Jesús del Evangelio -el histórico-, sino a otro que es inventado por los “sabios” del mundo para satisfacer los placeres carnales, para poner a callar la propia conciencia no limpia.

Cada hombre nace, vive y muere, por lo cual dejará todas las cosas, también los huesos en el ataúd, sepultado en el cementerio. También el Sacerdote dejará todas las cosas, ¡pero él no debería poseer todas aquellas cosas! Porque él ha decidido seguir a Jesús pobre, Aquí está el escándalo del cual los fieles no tienen culpa. Hace más escándalo un Sacerdote que posee más de lo necesario para vivir, que el ladrón que roba todo lo que puede robar. Es la mentalidad de la gente: ¡procura cambiarla!

La pobreza Jesús la amó de tal manera, que la hizo su fiel compañera. “Dichosos los pobres de espíritu, porque de ellos es el Reino de los Cielos” (Mt 5, 3). Desde Belén al Calvario está de por medio una vida muy pobre, hecha de renuncias, sacrificios e ilimitada paciencia. Tener el corazón desapegado de todo es posible si se tiene paciencia consigo mismo. Si se tiene el dominio de la propia persona. La verdadera virtud que abraza a todas las otras es la paciencia, y de esta virtud se reconoce al Santo. Un Sacerdote sin paciencia no es discípulo de Cristo.

Por esto se insiste en la necesidad de seguir de cerca a Jesús. Seguir a Jesús significa hacer lo que Él ha hecho, ser como Él, vivir como Él ha vivido, orando y tratando de buscar al Padre como Él lo hizo, entregando amor y expresando dulzura como Él, teniendo mucha paciencia con todos como Él, siendo humildes y amando el ocultamiento como Él, aceptando y amando la Cruz, siendo hombre de oración como Él. Jesús oraba siempre, más aún, gozaba ininterrumpidamente de la Visión Beatífica. Antes de realizar una acción importante permanecía toda la noche orando.

Este el Sacerdote eterno: Jesús, el Hombre-Dios.


"A MIS SACERDOTES" DE CONCEPCIÓN CABRERA DE ARMIDA. CAP. LXXIV: Amor y pureza

Mensajes de Nuestro Señor Jesucristo

a sus hijos predilectos



LXXIV



AMOR Y PUREZA










"La fecundidad del Padre se comunica en el amor y en la pureza. Yo estoy formado de  amor y de pureza.  El hombre fue también formado por Dios de amor y de pureza; porque Dios no puede dar sino lo que es Él, es decir, una semejanza de lo que es, de lo que tiene, de lo que lo constituye, amor, amor y pureza.

El hombre manchó este amor y esta pureza; y Yo vine a la tierra a limpiar y a borrar la mancha en el amor y en la pureza, volviendo al hombre estos dos elementos de su ser natural y divino por la Encarnación del Verbo en María, que trajo al mundo de nuevo el amor y la pureza, dejando en él amor y pureza, pureza y amor.

Pero más que los hombres en general, mis sacerdotes, las almas favorecidas con la vocación sacerdotal, recibieron en el Seno del Padre y en María la misma substancia de amor y de pureza. Ésta es la substancia del sacerdote, en cierto sentido es la misma del Dios hecho hombre; pero muchos manchan esta substancia divina en sus almas y arrojan lodo en la pureza y en el amor.

Pero ahí están en ellos esos elementos inextinguibles, por más que quieran apagarlos y borrarlos. En el fondo del alma de cada sacerdote existe esa llama, ese fuego del amor divino que no llega a matarlo -¡vamos!- ni el pecado.  Lo ahoga, lo sofoca, lo llena de ceniza y hasta quiere hacerlo desaparecer y destruirlo hasta con el lodo de sus crímenes; pero no, no podrá borrar y extinguir esa substancia de su alma, ese carácter que en su ordenación imprimió y selló en él el Espíritu Santo.

Y la prueba está en que, apenas el sacerdote se reconcentra y entra dentro de sí mismo, medita, se pide cuenta y vuelve sobre sus pasos, luego brilla en él, la luz de la pureza y el fuego del amor, apagado por sus deslealtades
.
Son estas dos virtudes el tema doloroso e insistente de sus remordimientos: ¡el amor divino, despreciado y pisoteado y la pureza que gime, que clama a mi Corazón por verse recobrada! Estas dos virtudes forman, por decirlo así, la vocación sacerdotal. Estas prerrogativas delas almas sacerdotales, que tienen su origen en el Padre y en María, -cuando en Ella, por

1       El pecado mortal destruye las virtudes de la caridad y de la pureza; pero persiste una exigencia para tener esas virtudes en el carácter sacerdotal, que ningún pecado, ni la reprobación eterna, pueden destruir. (Nota del editor).

obra del Espíritu Santo el Verbo se hizo carne-, las trae consigo el alma sacerdotal.

Nace y crece en el amor y la pureza, como una inclinación innata de su ser sacerdotal; y aunque quiera substraerse de su influencia, -y aunque lo haga- siempre aquella santa inclinación se impone, y le grita, en sus devaneos y veleidades, que nación para el cielo y no para la tierra; que no se manche, con el fango del mundo; que sea amante y puro.

Siente el impulso del Espíritu Santo que lo llama, que lo atrae, que no lo deja hasta restaurar en su alma el santo sello de su consagración sacerdotal, que lo eleva sobre todas las criaturas, que lo ennoblece, que lo deifica y diviniza.

El sacerdote que corresponde a su vocación, debe ser todo amor, y todo pureza. Lo es ya por una exigencia de su sacerdocio; pero en sus manos está y es su deber desarrollar en sí mismo estos elementos celestiales; el amor divino por medio del Espíritu Santo, y la pureza por medio de María, que se le comunicaron al engendrar, en Jesucristo, Sacerdote eterno, su vocación sacerdotal.

Si el sacerdote lo piensa bien, estos dos elementos deben formar su vida sacerdotal en su pleno desarrollo: pureza de alma, de cuerpo, de acciones, de intenciones; pureza exterior, pureza interior, pureza solo y acompañado, de noche y de día.

Substancia de pureza debe ser en pensamientos, palabras y obras; en su ministerio y conversaciones, y además debe comunicarla y esparcirla por el mundo como el suave olor de Jesucristo.

Y amor, amor que todo lo envuelva, que todo lo penetre, que todo lo perfume; amor divino que haga arder su alma y la eleve siempre de la tierra y de todo lo que no es Dios.

Amor de celo, con las almas todas; amor de generosidad para los sacrificios; amor de humildad para con Dios y para con las almas; amor de unión de caridad universal y de olvido propio, y de unión íntima Conmigo.

Amor a mi Padre, hasta llegar a amarlo con el mismo amor con el que Él se ama, con el Espíritu Santo.  Claro está que el Espíritu divino es el Amor personal de Dios y que todo santo amor procede de ese Amor. Pero el Sacerdote debe amar con ese amor sublime al Divino Padre y a todas las almas. Un sacerdote impregnado del amor divino, es un sacerdote perfecto.

Pero vamos a mi conclusión de siempre. ¿Cómo se facilita para mi sacerdote esa misión de pureza y de amor, en lo que se sintetiza su vocación?  ¿Cómo se desarrollan esos santos elementos, substancia de su vocación? ¿Cómo llega a la cima, a la meta de los designios de Dios en él?

-Por medio de su transformación en Mí, fortificando su debilidad humana con mi Omnipotencia divina; su substancia de pureza y de amor –frágil y precaria, por ser humana-, con mi substancia de amor y pureza que lo fortifique y lleve a su perfecto desarrollo.

Es indispensable para que un sacerdote cumpla con su vocación la transformación en Mí, por la que todo se le facilitará, y hará que crezca el fuego divino y la pureza que le comunicó María en todo su esplendor.

Y cuando mis sacerdotes sean todo amor y pureza, ¡como cambiará el mundo, y se acabará la sensualidad en que está envuelto y que ha impregnado las almas!

Urge que surjan y en mi Iglesia, más multiplicados, más depurados mis sacerdotes, transformados en el que es Amor y Pureza, en sus dos naturalezas; es indispensable este nuevo impulso en mi Iglesia para enfrentar el Espíritu con la materia, lo sobrenatural con ese mundo de almas materializadas que han ahogado lo divino que llevan en ellas.

Es preciso que resurja, joven y vigorosa, como lo es siempre, mi Iglesia, con esa legión de sacerdotes transformados, unificados en sus Pastores y en esa unidad de la Trinidad que he pedido a mi Padre, y que en un arranque de su amor infinito hacia el Hijo, hacia Mí, Dios-Hombre, me ha concedido: el que sean uno Conmigo y con Él, por medio de su transformación en Mí.  Yo en ellos, el Padre y  el Espíritu Santo en Mí, formando todos una sola unidad.


Claro está que Yo siempre he deseado esto, y que ha sido un deber en los sacerdotes el procurarlo; pero el nuevo favor consiste en las nuevas gracias alcanzadas por las nuevas plegarias, o sea aquella misma plegaria de un Dios-Hombre, prolongada en su Cuerpo místico, gracias que estoy pronto y ansioso por derramar en los corazones sacerdotales que me escuchen, y se presten, libre, espontáneamente y con amor, a recibirlas”.


VIDEO - CONMOVEDOR VIDEO ALIENTA A REZAR POR LOS SACERDOTES







Un anciano presbítero ingresa con su rosario en la mano a una capilla y se oye la voz de una joven que expresa lo increíble que es saber que hay miles de personas que han entregado su vida por otros: así comienza May Feelings III, la estupenda saga que anima, en Youtube, a rezar el Rosario en mayo, Mes de María, esta vez agradeciendo a la inmensa mayoría de sacerdotes anónimos que cotidianamente sirven en la Iglesia Católica.

Después de los exitosos May Feelings I, que presenta 50 razones para rezar el Rosario; y luego de May Feelings II, de 2009, que mostraba a un joven que desafiaba a otros a rezar esta oración mariana a través de una camiseta, el equipo de Belomasan Films que los produjo, presenta ahora May Feelings III, que quiere ser una expresión de agradecimiento y solidaridad a todos los sacerdotes del mundo.

En entrevista concedida a ACI Prensa, los creadores de estos videos comentan que la idea de todo surgió originalmente en 2007 en Madrid, cuando tras escuchar una canción de Elvis Presley titulada "El Milagro del Rosario" se cuestionaban sobre el hecho de que un protestante hiciera una canción dedicada a la Virgen: "si Elvis siendo protestante hizo este homenaje a la Virgen nosotros teníamos que hacer algo. Ese fue el motivo que desencadenó la idea de hacer algo dedicado a la Virgen. Pensando y pensando nos dimos cuenta que faltaban 4 días para que empezara Mayo así que, sabiendo que a la Virgen le encanta que se rece el Santo Rosario, creímos que algo que le podría gustar mucho sería hacer un vídeo sobre el Rosario" en 2008.

El equipo de May Feelings señala luego a ACI Prensa que la repercusión de sus videos ha sido verdaderamente sorprendente, llevando además a que EWTN, el canal católico más grande del mundo transmitiera el primero de estos en los programas "Live on The rock" (Vida en la roca), y "Nuestra Fe en Vivo".

"Pretender cuantificar la importancia del Rosario por nuestra parte sería una osadía. Creemos que precisamente su importancia es incuantificable (¿existe esta palabra?) por su valor infinito. Es decir, la Virgen nos ha dicho expresamente en Fátima que recemos el Rosario. ¿Qué importancia tiene eso? la que cada uno quiera darle, pero desde luego el hecho que la Madre de Dios se haya pronunciado respecto al rezo de una oración en concreto creemos que debería ser algo a considerar, ¿no?", afirman.

En cuanto a los jóvenes, dicen los creadores, "creemos que es algo fundamental. En un momento en el que parece que la juventud está avocada a vivir en un mundo que no necesita a Dios, en un mundo inmerso en una crisis de valores, en una dictadura relativista, se necesita más que nunca una visión que integre a Dios en el centro de las cosas, y como dicen los grandes Santos, el mejor camino para llegar a Jesús es María y si esto es así ¿no adquiere entonces el rezo del Santo Rosario un sentido todavía más capital?"

Al hablar luego sobre el objetivo de May Feelings III, los realizadores explican a ACI Prensa que tiene una doble finalidad: "por un lado, constatar lamaravillosa realidad de la existencia de miles y miles de sacerdotes presentes en el mundo y que dan su vida por la Iglesia (aprovechando un momento en el que parece que la sociedad y los medios de comunicación continuamente buscan y buscan errores y cabos sueltos. En este sentido, nosotros no queremos entrar al debate generado, simplemente lanzar un mensaje positivo, optimista)".

Por otro lado, prosiguen, "queríamos hacer un mensaje dirigido directamente a los sacerdotes para decirles ‘Gracias’, gracias por la labor que hacéis, sabemos que el momento presente es difícil pero queremos que sepáis que al igual que vosotros no nos dejáis solos, ahora nosotros tampoco lo haremos. Creemos que la Iglesia precisamente es eso, una comunión de personas unidas en Cristo, pues bien, ahora más que nunca esa unión se debe demostrar y qué mejor forma de ello que hacerlo mediante la oración, con la intercesión de la Virgen mediante el rezo del Santo Rosario".

Los creadores de estos videos concluyen la entrevista pidiendo a todos los que vean el video que lo promuevan a través de su canal para poder tener un mensaje con más fuerza, e informan que han creado un canal en Facebook (facebook/May Feelings) en el que quienes lo deseen pueden intercambiar opiniones.


FUENTE: .aciprensa.com


ABORTO - (Negación del valor de los hijos) -




Sinopsis:

La Biblia enseña que Dios nos hace personas desde el vientre de la madre y que el aborto es un mal. La enseñanza católica siempre ha sostenido que abortar es un pecado contra Dios. Los abortistas nunca hablarán de lo salvaje que es un aborto ni de sus consecuencias. No es posible ser cristiano y al tiempo apoyar el aborto.

Rev. Enero 1 de 2009


Con razón Dios aborrece a los asesinos de niñitos (Sb 12, 1-5). Utiliza tu imaginación: primero visualiza un bebé, ¿ya lo hiciste? Mira su cara. Está vivo. Ahora dale la vuelta y mira la base de su cráneo, allí arriba del cuello. Sigamos. Imagina que alguien le hunde por ahí unas tijeras de esas que usan en cirugía y que luego, dentro del cráneo del niño, abre las tijeras. ¿Espantoso, verdad? ¿Crees que ahora sabes cómo es un aborto de nacimiento parcial? Pues no, es peor. Aquí te cuento solamente una parte. ¿Quieres seguir adelante? Mira el sitio de la National Right to life, porque podrás entender por qué los abortistas NUNCA dicen nada sobre cómo es un aborto (ni sobre otras cosas, como el Síndrome Post-aborto SPA. Sobre el mismo tema de los problemas luego del aborto lee "Secuelas físicas del aborto" o visita el sitio "AFTERABORTION.ORG" en inglés). Su Santidad Juan Pablo II comparó el holocausto, la matanza de millones de judíos en la Segunda Guerra Mundial, con la matanza moderna de niños por la vía del aborto; en solamente Estados Unidos "ocurre un aborto legal por cada cuatro nacimientos de niños vivos" (citado de MedlinePlus)

Es verdadero cinismo negar el valor de los hijos en la Biblia.
"Un regalo del Señor son los hijos, recompensa, el fruto de las entrañas." (Salmo 127, 3)

Y Dios lanza una terrible condena contra los abortistas:

"Así dice Yavé: "Mi sentencia en contra de Ammón por sus muchos crímenes será sin apelación. Porque ellos al extender sus dominios abrieron el vientre de las mujeres embarazadas de Galaad, por eso yo prenderé fuego a los muros de Rabbá, incendiándose sus palacios; habrá entonces alaridos de combate y soplará el vendaval de la tormenta. Y su rey, rodeado de su corte, partirá al destierro, dice Yavé."" (Am 1, 13-15)

Que no quede duda. El aborto es la más absoluta negación de Dios. Digamos con el salmista:


"Pues eres tú quien formó mis riñones, quien me tejió en el seno de mi madre. doy gracias por tantas maravillas, admirables son tus obras y mi alma bien lo sabe. huesos no te estaban ocultos cuando yo era formado en el secreto, o bordado en lo profundo de la tierra. ojos veían todos mis días, todos ya estaban escritos en tu libro y contados antes que existiera uno de ellos." (Salmo 139, 13 a 16)

El Señor bendice los niños en el vientre:


"¡Glorifica al Señor, Jerusalén, a tu Dios alaba, oh Sión! El refuerza las trancas de tus puertas y bendice a tus hijos en tu seno..." (Sal 147, 12-13)

Por si fuera poco, el propio Dios reivindica que todas las vidas le pertenecen, incluso la de los hijos:


"Mirad: todas las vidas son mías, la vida del padre lo mismo que la del hijo, mías son" (Ez 17, 4)

Cuánta repudio provocan en Dios quienes no respetan el fruto de las entrañas de las mujeres:
"Miren cómo yo empujo contra ellos a los medos, que no se interesan por la plata y que desprecian al oro. Sus arcos tiran al suelo a los jóvenes, ni siquiera se compadecen del fruto de las entrañas y miran sin lástima a los niños." (Is 13, 17-18)

Si tú eres proabortista, echa una mirada a las imágenes que puedes encontrar aquí a ver si puedes soportar la verdad física del aborto: que es la más espantosa carnicería. O a ver si soportas un video real de cómo se realiza esa espantosa forma de matar.



¿Esperas un hijo que sabes que tiene graves malformaciones o que incluso no sobrevivirá sino un breve tiempo? Clic aquí para leer un testimonio.

Hace un tiempo se dio un enorme alboroto en Estados Unidos por una valiente ley que prohibió el aborto tardío. Los asesinos de bebés que atacan esa ley se fundamentan especialmente en una sentencia de la Corte Suprema de Justicia de Estados Unidos, Roe v. Wade, pero ni siquiera se toman el trabajo de decir que Roe (la mujer que buscó y logró la autorización para abortar) finalmente NO abortó, y no solo eso, sino que con el tiempo se convirtió en conversa católica y activista antiaborto (ver el sitio de Norma McCorvey, el verdadero nombre de Roe, o la nota "Roe finds god, prays for life ..."). Lee también la vida de Dorothy Day, una mujer que -habiendo abortado- luego se convierte y es testimonio de la verdad sobre el horrible tema del aborto. Lee igualmente la historia de la conversión del "rey del aborto", el doctor Bernard Nathanson, quien lloró amargamente cuando cayó en la cuenta los miles de asesinatos que había cometido.

Dios no quiere que las mujeres aborten, como decía desde el principio al pueblo elegido:


"Ustedes sólo servirán a Yavé, y yo bendeciré tu pan y tu agua, y apartaré de ti todas las enfermedades. No habrá en tu país mujer que aborte o sea estéril; y prolongaré los días de tu vida." (Ex 23, 25-26)

Jesús, cuando se reúne por última vez con sus apóstoles antes de su martirio, utiliza como ejemplo de la mayor alegría posible el nacimiento de un niño:
"La mujer se siente afligida cuando está para dar a luz, porque le llega la hora del dolor. Pero después que ha nacido la criatura, se olvida de las angustias por su alegría tan grande; piensen: ¡un ser humano ha venido al mundo!" (Jn 16, 21)

Qué espantoso es ser abortado:


"Aarón le dijo entonces a Moisés: “Te lo suplico, Señor, no nos hagas pagar este pecado, esta locura de la que estábamos poseídos. Que no sea como el aborto cuyo cuerpo ya está medio destrozado cuando sale del vientre de su madre"" (Ex 12, 11-12)

Pablo, para ilustrar cuán alejado estaba de Dios, se ejemplifica a sí mismo -antes de conocer a Jesús- como un aborto:


"Y se me apareció también a mí, iba a decir al aborto, el último de todos." (1 Co 15, 8)

Dice la Iglesia:


"Un género especial de atentados contra la vida son los relativos a la vida naciente: presentan caracteres nuevos respecto al pasado y suscitan problemas de gravedad singular, por el hecho de que tienden a perder, en la conciencia colectiva, el carácter de "delito" y tienden a asumir paradójicamente el de "derecho", hasta el punto de pretender un verdadero y propio reconocimiento legal por parte del Estado y la sucesiva ejecución mediante la intervención gratuita de los mismos agentes sanitarios. Estos atentados golpean la vida humana en situaciones de máxima precariedad, cuando está más privada de toda capacidad de defensa. Aun más grave es el hecho de que tantos de estos delitos se produzcan precisamente dentro y por obra de la familia, que constitutivamente está llamada a ser el "santuario de la vida". Estamos frente a una verdadera y auténtica estructura de pecado, caracterizada en muchos casos como verdadera "cultura de muerte". Se puede hablar, en cierto sentido, de una guerra de los poderosos contra los débiles. " ("Los hijos, primavera de la familia y la sociedad", documento del Pontificio Consejo para la Familia, Roma, 14-15 de octubre del 2000)

Los niños en el vientre son seres queridos por Dios:


"Pero, ¿puede una mujer olvidarse del niño que cría, o dejar de querer al hijo de sus entrañas? Pues bien, aunque alguna lo olvidase, yo nunca me olvidaría de ti." (Is 49, 15)

Con esta cita no puede quedar duda de que los asesinos de bebés tendrán que enfrentarse a Dios para rendir cuentas de su crimen.

El aborto ha sido condenado siempre por la Iglesia:


"Desde el siglo primero, la Iglesia ha afirmado la malicia moral de todo aborto provocado. Esta enseñanza no ha cambiado. Permanece invariable. El aborto directo, es decir, querido como un fin o como un medio, es gravemente contrario a la ley moral" (Catecismo, N. 2271)

Debemos orar mucho por los niños que vienen en camino para que Nuestra Madre y Nuestro Señor los preserven del crimen más abominable: el aborto. Tal vez ustedes no sepan, pero quien aborta o colabora en un aborto malicioso queda excomulgado ipso facto, lo que supone que solamente puede regresar a la Iglesia por el procedimiento especial previsto para excomulgados (no olviden que Jesús entregó a la Iglesia el poder de atar y desatar, Mt 16, 19, y de retener los pecados, Jn 20, 23).

Si tú apruebas en cualquier forma el aborto directo entonces no te hagas llamar católico ni menos cristiano, como recientemente lo ha recordado el obispo Raymond Burke de La Crosse, Winsconsin, Estados Unidos, al prohibir a los legisladores católicos proaborto recibir la Santa Comunión (lee la nota de prensa), posición que coincide por supuesto con las directrices del Vaticano (ver “Dignidad para recibir la Sagrada Comunión. Principios Generales" del Cardenal Joseph Ratzinger, Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe).

Faltan a la verdad quienes dicen que se puede ser católico y apoyar el aborto al mismo tiempo (Jn 8, 44). Con ello están negando a Jesucristo, quien a su vez los negará ante el Padre (Mt 10, 33). Esos falsos católicos son como aquellos que condena Jeremías (Jr 7, 8-10).


"La vida humana debe ser respetada y protegida de manera absoluta desde el momento de la concepción. Desde el primer momento de su existencia, el ser humano debe ver reconocidos sus derechos de persona, entre los cuales está el derecho inviolable de todo ser a la vida" (Catecismo, N. 2270)

Un proabortista ve un niño pobre y piensa en que mejor hubiera sido matarlo en el vientre de su madre; un cristiano ve el mismo niño, y busca la manera de ayudarle.


"los cristianos, como todos los hombres de buena voluntad, están llamados, por un grave deber de conciencia, a no prestar su colaboración formal a aquellas prácticas que, aun permitidas por la legislación civil, se oponen a la ley de Dios. En efecto, desde el punto de vista moral, nunca es lícito cooperar formalmente en el mal" (Encíclica Evangelium Vitae, n. 74)

Es cierto que estamos en una época difícil, donde todo se conjuga en contra de la vida. Dijo el papa en la Encíclia Evangelium Vitae:


"13. Para facilitar la difusión del aborto, se han invertido y se siguen invirtiendo ingentes sumas destinadas a la obtención de productos farmacéuticos, que hacen posible la muerte del feto en el seno materno, sin necesidad de recurrir a la ayuda del médico. La misma investigación científica sobre este punto parece preocupada casi exclusivamente por obtener productos cada vez más simples y eficaces contra la vida y, al mismo tiempo, capaces de sustraer el aborto a toda forma de control y responsabilidad social. "

El movimiento de los proabortistas es enorme y está muy bien aceitado económicamente (ver Life Decisions International (LDI) , el listado de empresas que patrocinan la agenda de la muerte). Las propias Naciones Unidas esconden una gigantesca red a favor del aborto y contra la familia (ver "Mapa de la ONU" en Vida Humana Internacional).

Que la vida humana es sagrada desde la concepción, es ley bíblica.


"“Antes de formarte en el seno de tu madre, ya te conocía; antes de que tú nacieras, yo te consagré, y te destiné a ser profeta de las naciones.” " (Jr 1, 5)

dice entre otros textos (ver Is 49, 1; Sal 22, 10; Lucas 1, 15). ¿Olvidaremos a Jesús quien nos previno:


"Cuídense, no desprecien a ninguno de estos pequeños. Pues yo se lo digo: sus ángeles en el Cielo contemplan sin cesar la cara de mi Padre del Cielo. " (Mt 18, 10)?

Se nos habla de la libertad de la mujer y de su derecho a realizarse. Si eso es así, entonces que aprueben la pena de muerte para los esposos que no dejan realizarse a sus mujeres. Es asombroso la tranquilidad con que se habla de matar bebés en nombre de la autodeterminación femenina.


"La gravedad moral del aborto procurado se manifiesta en toda su verdad si se percibe que se trata de un homicidio y, en particular, si se consideran las circunstancias específicas que lo cualifican. Quien es eliminado es un ser humano que comienza a vivir, es decir, lo más inocente en absoluto que se pueda imaginar: ¡jamás podrá ser considerado un agresor, y menos aún un injusto agresor!" ("Los hijos, primavera de la familia y la sociedad", documento del Pontificio Consejo para la Familia, Roma, 14-15 de octubre del 2000)

"En muchas ocasiones la opción del aborto tiene para la madre un carácter dramático y doloroso, en cuanto que la decisión de deshacerse del fruto de la concepción no se toma por razones puramente egoístas o de conveniencia, pero ningún motivo aunque sea grave y dramático, puede justificar la eliminación deliberada de un ser humano inocente." ("Los hijos, primavera de la familia y la sociedad", documento del Pontificio Consejo para la Familia, Roma, 14-15 de octubre del 2000)

Hermano(a) católico(a), si apoyas el aborto intencional en cualquier forma están rompiendo con Jesucristo y no tienes derecho a llamarte "católico". Oye las palabras del Papa por si todavía tienes alguna duda:


"Por tanto, con la autoridad que Cristo confirió a Pedro y a sus Sucesores, en comunión con todos los Obispos —que en varias ocasiones han condenado el aborto y que en la consulta citada anteriormente, aunque dispersos por el mundo, han concordado unánimemente sobre esta doctrina—, declaro que el aborto directo, es decir, querido como fin o como medio, es siempre un desorden moral grave, en cuanto eliminación deliberada de un ser humano inocente. Esta doctrina se fundamenta en la ley natural y en la Palabra de Dios escrita; es transmitida por la Tradición de la Iglesia y enseñada por el Magisterio ordinario y universal. Ninguna circunstancia, ninguna finalidad, ninguna ley del mundo podrá jamás hacer lícito un acto que es intrínsecamente ilícito, por ser contrario a la Ley de Dios, escrita en el corazón de cada hombre, reconocible por la misma razón, y proclamada por la Iglesia." (Encíclica EVANGELIUM VITAE, "CAPITULO III NO MATARAS LA LEY SANTA DE DIOS")

Al respecto, también debe leerse "DECLARACIÓN SOBRE EL ABORTO" de la CONGREGACIÓN PARA LA DOCTRINA DE LA FE.


FUENTE: buscadoresdelreino.com

LA CONDUCTA DE ALGUNOS SACERDOTES -




Sinopsis:

Los sacerdotes que faltan a sus deberes de pastores deberán enfrentar el juicio divino, pero Dios sigue cuidando de su rebaño. No se puede justificar el alejamiento de la Iglesia por la conducta de los malos sacerdotes, ya que una Institución Divina no se juzga por sus miembros, y Jesús además advirtió que la Iglesia prevalecería contra las fuerzas del mal.

Rev. Junio 20 de 2008



Dice la Biblia:


"¡Ay del pastor que no sirve para nada, que deja abandonado su rebaño! ¡La espada le cortará su brazo y le alcanzará el ojo derecho! ¡Que se seque su brazo y que su ojo derecho no vea más! " (Za 11, 17)


¿Cómo es posible que algunos sacerdotes no solamente confundan al rebaño sino que además de ello sean verdaderos malvados? Algunos son deshonestos, otros roban lo que debería ser de los pobres, etc.. El fin del sacerdocio es explicado así por la Iglesia:


"Por consiguiente, el fin que buscan los presbíteros con su ministerio y con su vida es el procurar la gloria de Dios Padre en Cristo. Esta gloria consiste en que los hombres reciben consciente, libremente y con gratitud la obra divina realizada en Cristo, y la manifiestan en toda su vida. En consecuencia, los presbíteros, ya se entreguen a la oración y a la adoración, ya prediquen la palabra, ya ofrezcan el sacrificio eucarístico, ya administren los demás sacramentos, ya se dediquen a otros ministerios para el bien de los hombres, contribuyen a un tiempo al incremento de la gloria de Dios y a la dirección de los hombres en la vida divina. Todo ello, procediendo de la Pascua de Cristo, se consumará en la venida gloriosa del mismo Señor, cuando El haya entregado el Reino a Dios Padre" (Decreto Prebyterium Ordinis)


Lamentables acontecimientos han colocado en la picota pública a la Iglesia Católica. Me refiero concretamente a los escándalos a causa de la absolutamente vergonzosa conducta de algunos sacerdotes en Estados Unidos en materia de abuso de menores, y que por lo visto se también se han dado en otras partes. Con ocasión del encuentro con los cardenales de ese país, se produjo el comunicado en uno de cuyos aportes reposa:


"Los pastores de la Iglesia deben promover claramente la doctrina moral correcta de la Iglesia y censurar públicamente a las personas que fomenten el disenso y a los grupos que propongan enfoques ambiguos en la actividad pastoral; " (Encuentro interdicasterial con los cardenales de Estados Unidos, sala bologna del palacio apostólico Vaticano, 23-24 de abril de 2002)


En ese mismo comunicado se recoge la siguiente manifestación de Juan Pablo II:

"La gente debe saber que en el sacerdocio y en la vida religiosa no hay lugar para quienes dañan a los jóvenes. Debe saber que los obispos y los sacerdotes están totalmente comprometidos en favor de la plenitud de la verdad católica en materia de moral sexual, una verdad esencial tanto para la renovación del sacerdocio y del episcopado como para la renovación del matrimonio y de la vida familiar" (Encuentro...)

A esos malos sacerdotes hay que decirles con Pablo "Ustedes son causa de que los paganos insulten el nombre de Dios" (Rm 2, 24; para conocer lo que dice el derecho canónico sobre sacerdotes abusadores clic aquí). Y ni hablar de los sacerdotes homosexuales, quienes incluso se ufanan de serlo. Como diría Isaías:
"Su rostro descarado los denuncia y, como Sodoma, muestran sus pecados en vez de esconderlos. ¡Ay de ellos que han preparado su propia ruina!" (Is 3, 9; ver "Homosexualidad" en este site)


Quienes atacan la Iglesia utilizan esos hechos, y otros, para desacreditarla en su totalidad, pero debemos recordar por si nos preguntan al respecto:

1. La conducta de unos pocos no puede descalificar a la totalidad. De lo contrario, la conducta de Judas Iscariote descalificaría por completo a TODOS los demás once apóstoles y de contera todo el cristianismo. Por eso el Papa, en el mismo encuentro que se comenta, indicó:

"No debemos olvidar tampoco el inmenso bien espiritual, humano y social, que ha hecho y sigue haciendo aún la gran mayoría de los sacerdotes y los religiosos en Estados Unidos. La Iglesia católica en vuestro país ha promovido siempre con gran vigor y generosidad los valores humanos y cristianos, de un modo que ha ayudado a consolidar en el pueblo americano todo lo que es noble. Una gran obra de arte, aunque tenga alguna mancha, sigue siendo bella; esta es una verdad que cualquier crítico intelectualmente honrado reconocerá. A las comunidades católicas en Estados Unidos, a sus pastores y miembros, a los religiosos y religiosas, a los profesores de las universidades y las escuelas católicas, a los misioneros americanos en todo el mundo, va la más sincera gratitud de toda la Iglesia católica y la gratitud personal del Obispo de Roma". (Encuentro...)


2. Nuestra confianza no es en los curas, es en Dios. Como dice el Salmo 146:

"No pongáis vuestra confianza en príncipes, en un hijo de hombre, que no puede salvar; su soplo exhala, a su barro retorna, y en ese día sus proyectos fenecen.

Feliz aquel que en el Dios de Jacob tiene su apoyo, y su esperanza en Yahveh su Dios, que hizo los cielos y la tierra, el mar y cuanto en ellos hay; que guarda por siempre lealtad, hace justicia a los oprimidos, da el pan a los hambrientos, Yahveh suelta a los encadenados."


¡Ay de los sacerdotes que incumplen sus deberes¡ Tendrán que responder ante el mismo Dios. Así dice la Biblia:

"¡Ay de los pastores que dejan perderse y desparramarse las ovejas de mis pastos! - oráculo de Yahveh" (Jr 23, 1)

Dios mismo advierte que, aún con malos sacerdotes, El mismo vela por Su Iglesia:

"La palabra de Yahveh me fue dirigida en estos términos: Hijo de hombre, profetiza contra los pastores de Israel, profetiza. Dirás a los pastores: Así dice el Señor Yahveh: ¡Ay de los pastores de Israel que se apacientan a sí mismos! ¿No deben los pastores apacentar el rebaño? Vosotros os habéis tomado la leche, os habéis vestido con la lana, habéis sacrificado las ovejas más pingües; no habéis apacentado el rebaño. No habéis fortalecido a las ovejas débiles, no habéis cuidado a la enferma ni curado a la que estaba herida, no habéis tornado a la descarriada ni buscado a la perdida; sino que las habéis dominado con violencia y dureza. Y ellas se han dispersado, por falta de pastor, y se han convertido en presa de todas las fieras del campo; andan dispersas. Mi rebaño anda errante por todos los montes y altos collados; mi rebaño anda disperso por toda la superficie de la tierra, sin que nadie se ocupe de él ni salga en su busca. Por eso, pastores, escuchad la palabra de Yahveh: Por mi vida, oráculo del Señor Yahveh, lo juro: Porque mi rebaño ha sido expuesto al pillaje y se ha hecho pasto de todas las fieras del campo por falta de pastor, porque mis pastores no se ocupan de mi rebaño, porque ellos, los pastores, se apacientan a sí mismos y no apacientan mi rebaño; por eso, pastores, escuchad la palabra de Yahveh. Así dice el Señor Yahveh: Aquí estoy yo contra los pastores: reclamaré mi rebaño de sus manos y les quitaré de apacentar mi rebaño. Así los pastores no volverán a apacentarse a sí mismos. Yo arrancaré mis ovejas de su boca, y no serán más su presa. Porque así dice el Señor Yahveh: Aquí estoy yo; yo mismo cuidaré de mi rebaño y velaré por él." (Ez 34, 1-11, lee también todo el capítulo 2 de Malaquías)



Quienes se alejan de la Iglesia Católica por esos escándalos cometen un error enorme. Dijo Jesús al instituír a Pedro como primer Papa: "Y yo a mi vez te digo que tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y las puertas del infierno no prevalecerán contra ella" (Mt 16, 18)

¿Llamaremos a Jesús mentiroso, diciendo que Su Iglesia se volvió perversa? No. La Iglesia se mantiene a pesar de los hombres. La Iglesia del Señor es Santa, Iglesia a la cual pertenecemos sacerdotes y laicos. Nada nos excusa de cumplir nuestros deberes cristianos, pues el deber de perseguir la santidad es de cada uno.


3. La responsabilidad es personal. No podemos en forma alguna excusarnos en lo que hagan otros.

Muchos se excusan en la conducta de los malos sacerdotes, como si ello sirviera.


No miremos la conducta ajena para justificar la propia, pues el juicio será personal como advierte el Apocalipsis:

"El mar devolvió los muertos que guardaba, y también la Muerte y el Lugar de los Muertos devolvieron los muertos que guardaban, y cada uno fue juzgado según sus obras" (Ap 20, 13)


¿Qué le dirás al Señor cuando debas rendir juicio? ¿Que abandonaste Su Iglesia por la conducta de tal o cual cura? ¿Eso en qué te justifica? ¿Desde cuando el error conocido del otro excusa los míos?

"si un hombre cualquiera, o todo Israel, tu pueblo, hace oraciones y súplicas, y reconociendo su plaga y su dolor, tiende sus manos hacia esta Casa, escucha tú desde los cielos, lugar de tu morada, y perdona, dando a cada uno según sus caminos, pues tú conoces su corazón, y sólo tú conoces el corazón de todos los hijos de los hombres, para que te teman, caminando en tus caminos todos los días que vivan en la tierra que has dado a nuestros padres." (2 Cro 6, 30)


Mucho menos podría alguien justificar su conducta por lo que dijo tal o cual padre sabiendo que ese pastor está alejado de la sana doctrina. Dice la Palabra:

"Feliz el hombre que cuenta con el Señor, que no escucha a los cínicos ni se pierde en sus mentiras." (Sal 40, 5)


En conclusión:

Seamos santos. Obremos y oremos por serlo, oremos por que nuestros sacerdotes sean santos, y oremos mucho por nuestra Iglesia, porque siga llevándonos de la mano al Reino bajo la magnífica mano del Santo Padre conforme la regla que sentó el primer Papa, San Pedro:

"Ahora me dirijo a sus Ancianos, dado que yo también soy anciano, y testigo de los sufrimientos de Cristo, y espero ser partícipe de la gloria que ha de manifestarse. Apacienten el rebaño de Dios cada cual en su lugar; cuídenlo no de mala gana, sino con gusto, a la manera de Dios; no piensen en ganancias, sino háganlo con entrega generosa; no actúen como si pudieran disponer de los que están a su cargo, sino más bien traten de ser un modelo para su rebaño. Así, cuando aparezca el Jefe de los Pastores, recibirán en la Gloria una corona que no se marchita." (1 Pe 5, 1-4)

Pero a los malos sacerdotes debe preguntárseles: " …si no quieren servir a Yavé, elijan ahora a quién servirán" (Jos 24, 15). Aunque lo cierto es que la respuesta es obvio. Dios se apiade de tamaña ofensa pues está escrito.


FUENTE: buscadoresdelreino.com


EL HOMBRE DEBERÍA TEMBLAR

EL HOMBRE DEBERÍA TEMBLAR
San Francisco de Asís