FRASES PARA SACERDOTES

No os cancéis de rezar y propagar el Santo Rosario. El Santo Rosario es el arma más poderosa que el cielo os ha dado para vencer las fuerzas del mal.
(Padre Pío).

Papa: sacerdotes no se conformen con una vida normal



MARIA SIMMA - LOS SACERDOTES Y LAS IGLESIAS




LOS SACERDOTES Y LAS IGLESIAS 


Algunas personas dicen que como Jesús repartió el pan en las manos de sus discípulos en la Última Cena ¿entonces es correcto que el sacerdote actúe igual? ¿Qué podría decir al respecto?

María Simma: No es verdad. A Ana Catalina Emmerick y a Teresa Newman, probablemente las dos místicas alemanas más grandes que hayan existido, se les permitió ver la Última Cena y en ambos casos Jesús repartió el Pan Consagrado en las bocas de sus apóstoles



Lo que le fue revelado a la beata Ana Catalina Emmerick ¿fue también una revelación privada? 

María Simma: Si lo es y a lo largo de la historia Dios ha usado este medio para arreglar las cosas y como cualquiera podría confirmarlo; si investigamos las cosas más conocidas veríamos que sus frutos fueron inmensos con un gran número de conversiones. Piense solamente en Lourdes y Fátima o en Teresa Newman por no hablar de la gran cantidad de conversiones que han tenido lugar en los últimos años en ese pequeño pueblo en medio de las zonas más inestables de toda Europa me refiero por supuesto otra vez a Medjugorje y, aquí tenemos otra perspectiva acerca de dar la comunión en la mano. 



¿Cuál es esa perspectiva? Y por favor, María Quiero conocer todos los posibles ángulos que tenga de este tema porque sé que mucha gente noble está buscando la respuesta correcta. 

María Simma: En los pueblos donde la Virgen decide aparecerse como en Medjugorje, Garabandal y otros generalmente esto ocurre en las afueras. Sin dudarlo y sin importarles el tiempo todos los que están allí forcejean y se amontonan en el barro, de las rocas, clavándose las espinas de los arbustos para poder arrodillarse cuando la Santa Madre está con ellos. Arrodillarse es algo natural para todos pero solamente dos o tres horas antes, abajo en la Iglesia mientras están recibiendo al mismo Jesús en la sagrada Eucaristía casi todo se quedan de pie orgullosos como soldados. Esto es lo que nuestra madre quiere de nosotros. ¿Que nos arrodillemos delante de Ella y no de su divino Hijo? No es así. 

Hay otro hecho que puede que no sea tan impresionante como el que le dije antes de la mujer que se le ennegrecieron las manos y no hay problema si resulta divertido pero para mí es igual de convincente que cualquier otra historia. 

Conozco personalmente a una mujer muy buena y piadosa que también tenía problemas con este tema y simplemente rezó y le pidió a Jesús que le enviara una señal rápido para poder aclararse y Jesús lo hizo. La siguiente vez que fue a recibir la comunión el sacerdote como lo había hecho hasta ese entonces puso la Eucaristía en la palma de su mano. Tan pronto como la puso allí la hostia se elevó de su mano, subió y desapareció en el aire. Este pequeño milagro fue presenciado por varios testigos. 



María lo que dice es muy convincente. 

María Simma: La madre Teresa también prefería que los fieles recibieran la Eucaristía de rodillas y en la lengua, y en sus comunidades esa es la única forma permitida. Desde la perspectiva de la Iglesia recibir la comunión en la mano es solamente algo que se tolera pero no es lo que realmente quiere. 



Cuándo los sacerdotes que están en el purgatorio la visitan ¿quién se ocupa entonces de las oraciones y de lo que sea necesario para que sean liberados? 

María Simma: Las oraciones que requieren para ser liberados las deben hacer otros sacerdotes pero si necesitan alguna otra cosa me encargo yo misma. 



Con que frecuencia deberían celebrar la Santa Misa los sacerdotes? 

María Simma: No menos de 1 vez al día. La ley de la Iglesia permite hasta dos veces al día si la segunda Misa es un Funeral o la celebración de un matrimonio pero Dios entiende que pueden existir situaciones extraordinarias que hacen que los sacerdotes deban celebrar más de dos Misas al día como cuando no se encuentra otros sacerdotes que puedan celebrarlas. 

Esto se debe a que celebrar la Santa Misa es la tarea principal de los sacerdotes es la bendición más grande que tienen y deberán transformarse en la mayor expresión hacia Dios. 



¿Podemos dar por hecho que también hay religiosas en el purgatorio? 

María Simma: Así es y la mayoría de las veces se encuentran allí por falta de humildad, falta de modestia y desobediencia. 



Y también hay sacerdotes que se han ido al infierno. 

María Simma: Hace no mucho vino a verme un sacerdote que había estado enfermo hasta hace poco, había ido entrando y saliendo de distintos hospitales durante varias décadas y tres veces estuvo a punto de morir. Durante su enfermedad se encontró muy cerca de la muerte. Mientras estaba en agonía tuvo una visión de sacerdotes que caían en el infierno como copos de nieve. Le impresionó muchísimo y no dejó de llorar durante semanas. Le llevo un largo tiempo recuperarse. 



¿Cuántos sacerdotes y Obispos pudo usted enviar al cielo desde la época del Vaticano II con sus oraciones, con sus misas y con su sufrimiento? 

María Simma: No puedo decirlo con exactitud pero estoy segura pero estoy segura que fueron entre 40 y 50. 



Y de esos 40 y 50 ¿cuántos de ellos se encontraban en el purgatorio a consecuencia de estas modernizaciones vinculadas con la Misa? 

María Simma: Casi todos. La mayoría se encontraba allí por haber promovido la comunión en la mano. 



Si hay pocos sacerdotes que creen en su testimonio, ¿se desprende de eso que son muy pocos los que den ayuda a las almas del purgatorio? 

María Simma: Si me temo que eso es lo que quiere decir. Muy pocos las tienen en cuenta. 



Estoy seguro que usted sabe mejor que nosotros que muchos seminarios se encuentran prácticamente vacíos ¿Por qué sucede esto y cómo podemos remediarlo? 

María Simma: La solución consiste en volver a enfatizar el espíritu de oración, de sacrificio y de penitencia. Entonces habría más vocaciones. Las almas que se sienten a servir a Dios de esta manera saben claramente que su camino es la oración y que cuando no se alimenta la oración ¿para que existen realmente los seminarios? Si hubiera más oración habría entonces un mayor número de vocaciones y así cambiando un poco el tema no sería necesario permitir que laicos sin consagrar distribuyeran la sagrada Eucaristía. Si se fomentase la oración en los seminarios todos fortalecerían su vida de fe y, satanás se encontraría a una distancia mucho mayor. 



Ha puesto mucho énfasis en el hecho de confiar en la Virgen María para que nos conduzca a Jesús ¿Nota alguna diferencia entre los sacerdotes marianos y aquellos que se han vuelto como usted dice modernos y han dejado de lado a la Virgen? 

María Simma: Ohh si, puedo distinguir a un sacerdote mariano con facilidad. Son mucho más gentiles, humildes, penitentes, cariñosos y protectores. En su humildad se hacen fuertes y con esta fortaleza sus frutos se vuelven mucho más claros que aquellos que se olvidan de María. 

Los sacerdotes marianos tienen también mucho menos problema con el celibato y apoyados en nuestra madre podría decirse que viven las enormes gracias que acompañan a este don. Nuestra Madre si le ayudamos aplasta la cabeza de satanás y no se trata de un mero simbolismo, es un hecho. Satanás huye de la Virgen y de los sacerdotes. Los sacerdotes marianos y el ejército mariano de laicos que lo rodean salvarán a la humanidad al final. Y esto ocurrirá al final con el triunfo del Inmaculado Corazón de María. 



Las Iglesias 

Cuándo las almas del purgatorio le advirtieron sobre la situación actual de la Iglesia ¿También le dijeron algo acerca de cómo se construyen las iglesias hoy en día? 

María Simma: Muchos de lo que asociamos con la iglesia moderna les molesta mucho. Las iglesias son solo para rezar y para encontrarse con Jesús y con María. Las almas del purgatorio dicen que en las iglesias no debería haber equipos sofisticados, ricas alfombras ni nada destinado a que sea todo más cómodo; ni recibidor lujoso 

Las iglesias están destinadas para que tú y Jesús os encontréis a solas. Los elementos meramente decorativos deberían desaparecer porque distraen las almas. Han mencionado que les horroriza gran parte del llamado arte moderno y la mayoría es realmente horrible sin mencionar que es históricamente incorrecto. Y también debería darse nuevamente a María un lugar importante. 

Pero más importante que nada es que los tabernáculos deben estar siempre en el centro, en el centro de la Iglesia y no apartado en un lateral o en otra capilla, únicamente en el centro. Los sacerdotes deberían volver a usar el púlpito, hacerles descender al nivel de la comunidad fue otro logro de satanás. Arriba en el púlpito ganan mucho más respeto, no deberían organizarse actos sociales en las iglesias, solamente los sagrados. Deberían estar presentes las imágenes de los santos al menos san José, el arcángel san Miguel y el santo por el cual se erigió la Iglesia. Ya he mencionado los reclinatorios para comulgar, todo esto que falta y todo esto que sea añadido en las últimas décadas en aras de la comodidad nos separa de Jesús y por lo tanto alegran mucho al diablo. 



Entonces las almas del purgatorio no están contentas con la llamada iglesia moderna 

María Simma: No es así, he visto varias iglesias modernas en donde todo estaba bien. 



Que me dice de las funciones sagradas que las iglesias modernas pueden haber olvidado 

María Simma: Si eso también, las almas del purgatorio me han dicho que echan de menos las procesiones que son como pequeñas peregrinaciones. Esas procesiones por nuestra Madre y por lo santos eran una parte integral de la vida espiritual de antes. En las procesiones el mundo entra en contacto con Jesús y sus santos así debería ser y no al revés cuando tantas y frecuentes veces llevamos el mundo a la casa de Jesús. Además en muchas partes del mundo los sacerdotes han dejado de bendecir a los hogares al menos una vez al año. Eso también debilita la fe y entibia el amor y el respeto que deben mantenerse siempre intacto entre sacerdotes y laicos. La pérdida de estas funciones sagradas hace que satanás sea plenamente feliz y le sea mucho más fácil a él y a sus demonios entrar a sus hogares. También se han olvidado en muchas partes del mundo de la devoción del primer sábado y debemos volver restituirlo. Necesitamos a los sacerdotes y ellos necesitan que les recordemos nuevamente sus deberes. 



Puede decirme como se celebra la Misa aquí en su iglesia y si las almas están contentas como se llevan las cosas aquí. 

María Simma: Si están satisfechas del modo como se celebra aquí. Nunca se quitaron los reclinatorios para comulgar y la sagrada comunión se ha dado solo en la boca. Nunca hay mujeres sobre el altar, eso incluye las lecturas y que solo haya monaguillos niños en el altar. Jesús presente en el tabernáculo se encuentra en el centro del presbiterio y las imágenes de nuestra Madre y de algunos santos ocupan un lugar principal. Los fieles pueden confesarse semanalmente y la gente lo aprovecha. También asisten con frecuencia a las adoraciones al Santísimo Sacramento y al rezo del Rosario.


ANEXO

BIOGRAFÍA DE MARÍA SIMMA.

María Ágata Simma, nació el 5 de febrero de 1915 en Sontag (Vorarlberg). Sontag esta situado al límite de Grosswalsertal, aproximadamente a 30 kms al este de Feidkirk en Austria. El padre de Maria Simma, José Antonio, era el hijo del propietario de la Posada del León, llamado tambien el José Antonio, y su abuela era Ana Pfisterer, de Sontag.

Durante años se ganó la vida como guardia, luego como campesino de su hermano Johann Simma, agricultor de Bregenz, donde conoció a Aloisa Rinderer, hija de un empleado del Ferrocarril, que Johann había tomado consigo como criada. José Antonio se caso con ella a pesar de la diferencia de edad de 18 años. Fueron a vivir en las cercanías de Sontag. Durante la primera guerra mundial fue cartero, peón caminero y jornalero. Con su esposa y sus ocho hijos se fueron a vivir a una vieja casa que le habían dado por medio de un buen anciano, Franz Bickel, artesano carpintero.

A causa de la gran pobreza de la familia, los hijos fueron jóvenes a trabajar para ganarse el pan: los muchachos como obreros y las muchachas como niñeras. Maria Simma fue, desde la juventud muy piadosa y frecuentó con asiduidad los cursos de instrucción religiosa, según datos de su sacerdote. Después de la escuela primaria partió para Svevia, mas tarde para Harv, Nenzing y Lauterach. Quería hacerse monja pero tres veces fue enviada a casa debido a su débil constitución física.

Su equipamiento para el convento lo había ya en parte mendigado y en parte ganado sin ayuda. Durante tres años estuvo al servicio de Feldkirch en la casa de San José. Después de haber salido de Gaissau volvió a casa de su padre y cuidó de la Iglesia. Desde la muerte de su padre, en 1947, vivió sola en la casa paterna. Para hacer frente a las necesidades trabajó en jardinería. Vivió así en la pobreza recibiendo la ayuda de personas caritativas.

Sus tres estancias en el convento la formaron e hicieron progresar espiritualmente, preparando así su apostolado en favor de las almas del purgatorio. Su vida espiritual está caracterizada por su filial amor a la Santa Virgen y el deseo de socorrer a las almas del purgatorio así como también de ayudar por todos los medios en las misiones.

Ella ha dado como voto a la Virgen, su virginidad y se ha consagrado a María, según San Luis Grignon de Montfort, a favor sobre todo de los difuntos. También se ofreció a Dios, haciendo votos como "Víctima", Víctima de Amor y de Expiación.

Maria Simma parece haber encontrado la vocación que Dios le ha asignado: ayudar a las almas del purgatorio con la oración, el sufrimiento expiatorio y el apostolado. Desde la época del nazismo ayudó a preparar a los niños para la confesión, el catecismo y la primera comunión, dándoles instrucción religiosa complementaria y demostrando con ésto haber adquirido un verdadero talento y un gran "saber hacer".
(digilander.libero.it)




No hay comentarios:

Publicar un comentario

EL HOMBRE DEBERÍA TEMBLAR

EL HOMBRE DEBERÍA TEMBLAR
San Francisco de Asís