FRASES PARA SACERDOTES


Al salir de esta prisión de sufrimiento (Purgatorio), escuché la voz interior del Señor que decía: "Mi misericordia no quiere esto, pero lo pide mi Justicia".

De: Diario de Santa Faustina.



El Directorio para el ministerio y vida de los presbíteros, de la Sagrada Congregación para el clero, en el n. 66 refiriéndose a la obligación del traje eclesiástico dice: "En una sociedad secularizada y tendencialmente materialista, donde tienden a desaparecer incluso los signos externos de las realidades sagradas y sobrenaturales, se siente particularmente la necesidad de que el presbítero --hombre de Dios, dispensador de Sus misterios-- sea reconocible a los ojos de la comunidad, también por el vestido que lleva, como signo inequívoco de su dedicación y de la identidad del que desempeña un ministerio público.

El presbítero debe ser reconocible sobre todo, por su comportamiento, pero también por un modo de vestir, que ponga de manifiesto de modo inmediatamente perceptible por todo fiel --más aún, por todo hombre su identidad y su pertenencia a Dios y a la Iglesia.

Por esta razón, el clérigo debe llevar «un traje eclesiástico decoroso, según las normas establecidas por la Conferencia Episcopal y según las legitimas costumbres locales».

Más en youtube.com/user/institutomsp canal en Youtube

ORACIONES PARA PEDIR VOCACIONES SACERDOTALES, RELIGIOSAS Y DIOCESANAS



A CRISTO Y A MARÍA POR LAS VOCACIONES

Señor Jesús, así como llamaste un día a los primeros discípulos para hacerles pescadores de hombres, continúa también ahora haciendo resonar tu invitación: ¡Ven y sígueme!

Da a los jóvenes y a las jóvenes la gracia de responder prontamente a tu voz. Sostén en sus fatigas apostólicas a nuestros obispos, sacerdotes y personas consagradas.

Da la perseverancia a nuestros seminaristas y a todos los que están realizando un ideal de vida totalmente consagrada a tu servicio.

Suscita en nuestra comunidad el espíritu misionero. Manda, Señor, operarios a tu mies y no permitas que la humanidad se pierda por falta de pastores, de misioneros, de personas entregadas a la causa del Evangelio.

María, Madre de la Iglesia, modelo de toda vocación, ayúdanos a decir "sí" al Señor que nos llama a colaborar en el designio divino de la salvación.

Amén



ORACIÓN POR LAS VOCACIONES "MSC"

Señor, Tú que diste al Padre Julio Chevalier la gracia de contemplarte como el Buen Pastor:

Mira a tu Iglesia y dale las vocaciones que necesita para que sea anunciada la Buena Noticia del Evangelio.

Mira a los Misioneros del Sagrado Corazón y concédeles las vocaciones necesarias para el cumplimiento de su misión.

Que seamos verdaderos testigos de tu Amor, para que todos juntos, con un corazón renovado, seamos Corazón nuevo para el Mundo Nuevo que brota de tu Corazón de Hijo, en la comunión del Espíritu para la gloria del Padre. Amén.

Corazón Sacerdotal de Jesús, /

Danos la perseverancia



ORACIÓN VOCACIONAL

( Juan XXIII )

Envía Señor, obreros a tu mies que esperan en todo el mundoa tus Apóstoles y Sacerdotes, los Misioneros heroicos, a las Religiosas amables e incansables.

Enciende en los corazones de los jóvenes y de las jóvenes la chispa de la vocación.

Haz que las familias cristianas quieran distinguirse en dar a tu Iglesia los coopera-dores y cooperadoras del mañana.

Así sea.



ORACIÓN POR LAS VOCACIONES SACERDOTALES

Jesús, Pastor eterno, dígnate mirar con ojos de misericordia esta porción de tu grey amada.-

Señor, necesitarnos mayor número de religiosos y sacerdotes, multiplica las voca-ciones y santifica a nuestros religiosos y Sacerdotes.

Te lo pedimos por la Inmaculada Virgen María, Nuestra Señora del Sagrado Corazón, tu dulce y santa Madre.

Jesús, danos Sacerdotes según tu corazón. Amén



ORACIÓN VOCACIONAL DE LOS "MSC"

Señor Jesús Tú nos dijiste:

"rueguen al dueño para que envíe operarios a su mies".

Te pedimos por el don de vocaciones sacerdotales y religiosas para que en todas partes sea amado tu Corazón.

Despierta en muchos jóvenes una vocación sincera, alegre y entusiasta; con un espíritu de bondad, humildad y sencillez y que quieran compartir su vida como misionero del Sagrado Corazón.

Esto te lo pedirnos por nuestra Señora del Sagrado Corazón y de San José nuestro protector.

"Amado sea en todas partes el Sagrado Corazón de Jesús".

- Por Siempre -



FIDELIDAD A LA VOCACIÓN

Te damos gracias, Dios nuestro, por
tu llamada del Bautismo
a ser tu pueblo.

Te respondemos otra vez con nuestro "Sí".
Danos fidelidad para tu causa
y para nuestra vocación.

Renueva con un espíritu de
entusiasmo a todos los que
se dedican al servicio de tu pueblo.

Da a nuestros jóvenes el deseo
de dedicarse a este servicio
en la vida religiosa, en el
sacerdocio, o como diáconos
y ministro laicos.

Llena sus corazones con tu
Espíritu de Sabiduría para
que proclamen tu evangelio,
y den testimonio de tu presencia
entre nosotros.
Amén.



PARA CRECER EN EL AMOR

Amadísimo y generoso Dios,
Eres Tú quien nos llama
por nuestro nombre y
nos pides que te sigamos. 

Ayúdanos a crecer en el amor
y en el servicio a nuestra Iglesia.

Danos el entusiasmo
y la energía de tu Espíritu
para preparar su futuro.

Danos guías llenos de fe
que abracen la misión de Cristo
en amor y en justicia.

Bendice la Iglesia de _______
con guías de nuestras familias
que dediquen sus vidas
al servicio de su pueblo
como sacerdotes, religiosos,
diáconos y ministros laicos.

Inspíranos a conocerte mejor y
abre nuestros corazones
para oír tu llamada.
Amén.



A LA VIRGEN DE GUADALUPE

Virgen de Guadalupe,
Evangelizadora de las Américas,
¡Madre de Dios, Madre de la Iglesia
y Madre Nuestra! Tú eres el orgullo
de nuestra gente. Jesús, tu Hijo, cambió
el agua en vino porque tú se lo pediste.

Te imploramos, Madre Misericordiosa,
que obtengas para nosotros todas las
gracias que necesitamos de tu Hijo.

Intercede ante Él para que bendiga a las
Américas con muchas vocaciones al
sacerdocio, a la vida religiosa, al
matrimonio cristiano y a la vida laical.
Madre de Dios, ruega por nosotros ahora
y siempre.
Amén




SEÑOR JESÚS,
te pedimos que envíes a tu pueblo
los servidores que necesita.
Escoge de nuestras parroquias,
de nuestros hogares,
de nuestras escuelas y universidades
una abundante cosecha
de ardientes apóstoles para tu Reino:
sacerdotes, religiosos, religiosas,
diáconos, misioneros y
apóstoles seglares;
y haz que los llamados por Ti
nunca pierdan conciencia de la
grandeza y necesidad de su vocación.

¡Oh!, Virgen María,
Madre de la Iglesia,
enseña a decir a todos los llamados
por el Señor, un sí con alegría,
como el que tú dijiste en la Anunciación.



POR VOCACIONES SACERDOTALES

Oh Dios Todopoderoso y Eterno
en tu inagotable amor has provisto
ministros para tu Iglesia.
Concédenos en nuestros días
excelentes y adecuados sacerdotes
para que sirvan y santifiquen a tu pueblo.
Inspira una respuesta generosa y valiente
en los corazones de tu pueblo,
para así aumentar el número de
ordenaciones sacerdotales.

Confirma y sostén a aquellos
que se han comprometido
a llevar a cabo la obra de Cristo,
el Buen Pastor,
predicando el Evangelio y uniendo
a tu santo pueblo
en uno solo en Cristo.

Esto te lo pedimos en el nombre
de Cristo nuestro Señor.
Amén.



VOCACIONES SACERDOTALES Y RELIGIOSAS

Padre, tú llamas a cada uno de
nosotros por nombre y nos pides
que te sigamos.

Bendice a tu Iglesia y danos dedicados
y generosos líderes de nuestras familias
y amigos quienes puedan servir a
tu pueblo como religiosas, sacerdotes,
diáconos y ministros laicos. 

Inspíranos mientras crecemos en tu
amor y abre nuestros corazones
para oír tu llamada.
Te lo pedimos en nombre de Cristo.
Amén.


POR DIGNOS MINISTROS 

Padre, escucha las oraciones de tu pueblo,
y haz madurar la semilla que tú sembraste
en el campo de tu Iglesia.

Haz que mucha de tu gente escoja servirte
dedicándose al servicio de sus hermanos y hermanas.
Elige ministros dignos de tus altares
y ardientes pero bondadosos servidores del Evangelio.
Que aquellos que siguen las huellas de Cristo, tú Hijo, crezcan y provean por su forma de vida una señal convincente de tu reino para la Iglesia y todo el mundo.

Que todos los ministros de tu Iglesia
aumenten en números,
y sean persistentes en sus oraciones,
y que desempeñen su ministerio con generosidad e interés por otros.

Padre, consérvalos fieles al llamado del Evangelio; que el mundo vea en ellos
la imagen viviente de tu Hijo, Jesucristo,
quien es Dios por los siglos de los siglos.

Amén.

FUENTE: mscperu.org

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

EL HOMBRE DEBERÍA TEMBLAR

EL HOMBRE DEBERÍA TEMBLAR
San Francisco de Asís