FRASES PARA SACERDOTES

"Oh María: el ser devoto tuyo, el tenerte devoción a Tí, es una gran arma que Dios concede a los que quiere llevara la mas alta santidad y salvación".

San Juan Damasceno.

¿CUÁNTO VALE UN SACERDOTE?




¿CUÁNTO VALE UN SACERDOTE? Este video cuenta con fragmentos del hermoso escrito del poeta argentino Hugo Wast: “Cuando se piensa”. ¿Cuál sería tu respuesta?

Cuando se piensa que ni ... puede hacer lo que un sacerdote.

... ... 

ADVERTENCIAS DEL MAS ALLA A LA IGLESIA CONTEMPORÁNEA.

Parte 28

Por el Padre Arnold Renz


ERRORES SOBRE LA DIRECCIÓN DE LA IGLESIA



J:  Si todos los sacerdotes, sin excepción, reconociesen en un rayo de inteligencia donde está la Iglesia y cual es la situación general; estarían aterrorizados.  Se volverían inmediatamente, o por lo menos un gran número de entre ellos.  Pero no tienen este rayo de inteligencia, aunque crean que la Iglesia está guiada por el Espíritu Santo.

E:  ¡Di la verdad, por orden de la Santísima Virgen, y solamente la verdad!

J:   Estos sacerdotes se concentran sobre la nueva Iglesia. Consideran que, al fin y al cabo, ellos son la Iglesia, y que se puede modificar lo que les parezca bien, puesto que el Espíritu Santo está también en ellos. Pero de esa forma, olvidan que desobedecen al Papa, el jefe de la Iglesia, y que todo eso no proviene de él. Porque solamente por las palabras del Papa vendría la inspiración del Santo Espíritu, y no por las palabras que ellos quisieran reformar, y volver a su gusto (gruñe).

E: ¡Continúa Judas Iscariote, di por orden de la Santa Virgen lo que Ella te encarga decir, en nombre de...

J:  Naturalmente, lo que nosotros difundimos por medio de los cardenales, no viene de ninguna manera del Espíritu Santo.

E:  ¡Judas Iscariote, de la verdad, dí lo que la Santísima Virgen te encarga decir, continúa, en nombre de...!

J:  Algunos de ellos serán eliminados, como la hierba que perece -como se dice muy bien en el exorcismo- pero no todo será aniquilado.  Algunos comprenderán todavía...  Y los obispos -esto es también un hierro candente- los obispos...

E: ¡Di lo que tienes que decir por orden de la Santa Virgen!

J:  Yo he sido obispo. Si pudiera volverme atrás, yo haría mi tarea mejor, mil veces mejor. Los obispos...

E:  ¡Continúa por orden de la Santa Virgen!

J:  Sería mejor, que muchos obispos no fuesen obispos. Sería mejor, que fuesen de los más ínfimos laicos, en lugar de tener la palabra y llevar el báculo episcopal, porque para ellos, eso es más bien un camuflaje, y..

E:  ¡Di la verdad, en nombre de... di lo que tienes que decir de Su parte!

J:  ...llevan la máscara de lo bueno, pero debajo no hay más que gusanos y podredumbre.  Hasta para nosotros, es...

E:  ¡Di la verdad por orden de la Santísima Virgen, di lo que Ella quiere decirnos por tu mediación, Judas Iscariote, en nombre de...!

J:  Pero no quiero seguir hablando, no quiero hablar más.

E:  ¡Tienes que hablar por orden de la Santísima Virgen, y en nombre de...! ¡Lucifer no debe impedirte el que digas toda la verdad!

J:  Estoy harto... (murmura)

E:  ¡Di ahora la verdad en nombre de la Santa Virgen, y no lo que os gusta a vosotros!

J:  Tenemos que también decir esto. Tenemos que agregarlo para que haya un cuadro completo. Hay que subrayar como se relacionan las cosas, para que todos lleguen a comprenderlo. Pero ahora ya no quiero más, ya no quiero hablar más.

E:  ¡Di lo que tienes que decir de parte de la Santísima Virgen, llega hasta el final!

J:  No quiero hablar más, no quiero hablar más.

E:  ¡Lucifer no debe estorbarte!  ¡Continúa diciendo lo que la Santísima Virgen te encarga decir, en nombre de...!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

EL HOMBRE DEBERÍA TEMBLAR

EL HOMBRE DEBERÍA TEMBLAR
San Francisco de Asís