FRASES PARA SACERDOTES

Dice San Pablo:

"Los frutos es lo que nos hace espirituales, no los dones".

COMUNIÓN DE RODILLAS Y EN LA BOCA


 

San Pío X "Cuando se recibe la Comunión es necesario estar arrodillado, tener la cabeza ligeramente humillada, los ojos modestamente vueltos hacia la Sagrada Hostia, la boca suficientemente abierta y la lengua un poco fuera de la boca reposando sobre el labio inferior". (Catecismo de San Pío X). Y Contestando a quienes le pedían autorización para comulgar de pie alegando que: los israelitas comieron de pie el cordero pascual les dijo: "El Cordero Pascual era tipo (símbolo, figura o promesa) de la Eucaristía. Pues bien, los símbolos y promesas se reciben de pie, MAS LA REALIDAD SE RECIBE DE RODILLAS y con amor".

CONFIDENCIAS DE JESÚS A UN SACERDOTE. Monseñor Ottavio Michelini

TODAVÍA JUNTO A MI. 

Escribe hijo Mío: ya te he hablado de mi Madre Corredentora. Ella lo fue en realidad desde el momento en que se consagró a Dios, ofreciéndose toda ella, su pureza, su voluntad. Este ofrecimiento se hizo cada vez más vivo, más luminoso, más consciente. Crecía en Ella la gracia con el crecer de la edad. Se hizo luego oficialmente corredentora en el momento en que pronunció su Fiat, provocando en Ella la virginal Concepción de Mí, Verbo de Dios.Intensificó su acción de corredentora cada día de su vida haciendo realidad práctica su ofrecimiento inicial. Corredentora en sus siete dolores, lo fue en modo sublime cuando me acompañó a Mí en el Calvario y cuando, bajo la Cruz, renovó también su Fiat, aceptando ofrecerme a Mí y a sí misma como víctima al Padre por la liberación de la humanidad caída bajo las garras de Satanás. Corredentora es y continuará siéndolo por siempre.  


PRESENCIA DE LA MADRE

 El misterio de la Cruz se renueva y se perpetúa en el misterio de la Misa. Por consiguiente es real la presencia de mi Madre en la Santa Misa, como fue real su presencia en el Calvario. Cierto no presente en la Hostia sino junto a la Hostia consagrada, como estuvo junto a Mí bajo la Cruz. En aquel momento, hijo,junto a mi Madre en el Calvario estuvo Juan, y la presencia de Juan se continúa en la Santa Misa con la presencia del sacerdote celebrante. Única y real fue, es y será siempre la presencia de mi Madre en la Santa Misa. real es y será la presencia del Sacerdote en la Santa Misa. Pero esta presencia del Sacerdote puede ser diversa, porque diversas son las disposiciones con las que los sacerdotes celebran. Hay Sacerdotes (no muchos pero los hay) que están presentes como Juan con una santa, activa participación, con un claro ofrecimiento, generoso, valeroso de sí mismos a mi Padre en unión Conmigo. ¡Piensa, hijo Mío, en estas Santas Misas! qué unidad sublime, estupenda y maravillosa en el Amor y en el sufrimiento, que es a esencia del amor, en una trinidad sublime, maravillosa. Unidad y trinidad de amor ofrecida a mi Padre que satisfecho, se reconcilia con la humanidad, a través del Nuevo Adán, la Nueva Eva y el pueblo de ]dios en la persona de Juan, es es, del sacerdote.  


UN DAÑO INMENSO

Te dije hijo, que en su casi totalidad mis ministros ignoran culpablemente este rasgo suyo en el más alto Misterio de la fe y de la religión. De este modo se privan a sí mismos y al pueblo que representan de innumebles gracias, mutilando y mortificando, en cuanto está en ellos, el designio de amor infinito de la Trinidad Divina, mortificando de nuevo la unidad y trinidad de amor del Calvario, al ser su presencia puramente material. Viene prácticamente a faltar, aun estando materialmente presente, la participación del pueblo al que el sacerdote representa. De aquí debes deducir la gravedad de la inconsciente presencia de muchos sacerdotes míos en el Santo Sacrificio de la Misa. Debes comprender el daño inmenso causado al pueblo de Dios, defraudado de tantos dones a él designados a través del sacerdote, mediador y depositario de la Redención. El sacerdote, (y son tantos, ¡hijo) de canal a través del que debe correr mi gracia, se convierte en dique que se levanta entre mi Corazón abierto y el pueblo que él representa. Piensa todavía en la verguenza y el sonrojo que pasarán algunos sacerdotes en el Juicio final, viendo su grandeza, la dignidad real y la potencia que nunca por su culpa quisieron comprender, y a la que abdicaron en favor de otras cosas sin importancia, y que ahora llenan su vida de humo mas bien que de luz. 


ESTOY AFLIGIDO 

 Hijo, grítalo fuerte, grítalo a todos aquellos sacerdotes, que están fuera del plano de la salvación, que no son instrumentos de redención sino fuegos fatuos. ¡Mis sacerdotes no encuentran cinco minutos para prepararse a la Santa Misa, no encuentran cinco minutos para un poco de agradecimiento!... Y es lógico que sea así ¿De qué cosa podrían agradecerme si de la Santa Misa no han sacado ningún fruto? Luego pasan toda su jornada y parte de la noche, en cosas infecundas, inútiles y no pocas veces pecaminosas. De esta pavorosa realidad ¿cómo no se iba a aprovechar Satanás? Dilo a todos, sin reticencias, que las consecuencias catastróficas se deben en gran parte a mis ministros. ¿Que maravilla si mañana su sangre tiñe de rojo la tierra?... Te lo he dicho: bien distinta sería la situación de mi Iglesia si mis sacerdotes hubieran cultivado en sí la vida interior de sus almas. Estoy afligido. No a Mí se deberán imputar los grandes sufrimientos de la hora que se avecina. Te bendigo y contigo bendigo a los que te son queridos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

EL HOMBRE DEBERÍA TEMBLAR

EL HOMBRE DEBERÍA TEMBLAR
San Francisco de Asís