FRASES PARA SACERDOTES


"Nunca pueden confiar en una persona que desprecia la Madre de Dios. No le pueden oír nada de lo que enseña, no pueden leer nada de lo que escribe y no pueden oír nada de lo que predica. El que desprecia a la Madre de Jesús es un mismo enviado del diablo. Porque el único que persigue a la Madre de Jesús, la teme y la odia es satanás."

De: LA BATALLA ESPIRITUAL, Marino Restrepo.

EL SACERDOTE ABRE LAS PUERTAS AL FUTURO DE DIOS PARA EL MUNDO

LA IGLESIA CATÓLICA PANAMEÑA CONSAGRA A LOS PRIMEROS GEMELOS SACERDOTES



Luego de 8 años de formación en el Seminario San José de Panamá y tras ejercer el diaconado transitorio desde hace 11 meses, los hermanos Jamed Jhassir y Jhassir Jamed Pacheco Rodríguez, de tan solo 26 años de edad, fueron ordenados como los primeros sacerdotes gemelos en Panamá.

La ceremonia fue presidida por monseñor José Domingo Ulloa, en la Catedral Metropolitana , a las 10 de la mañana del sábado 27 de Diciembre de 2014.

La consagración e imposición de manos para la ordenación de los dos nuevos sacerdotes fue un doble motivo de fiesta para la Iglesia Católica, que enfrenta una escasez de curas en todo el mundo.

Los dos nuevos sacerdotes consagrados hoy son casi idénticos, salvo por algunos gestos que permiten establecer diferencias.

Los dos jóvenes cuentan que además de los lazos de sangre, los une el llamado de Dios para servir y a partir de la consagración están listos para oficiar sus primeras misas.

La fusión del Coro Arquidiocesano y miembros de los coros de la parroquia Santa Rita de Casia de donde son los gemelos, dieron una ambientación solemne a la ordenación, en la que concelebraron el Nuncio Apostólico, Mons. Andrés Carrascosa Coso, y los obispos Rafael Valdivieso Miranda, de Chitré, Mons. Pablo Varela, de Panamá, y unos cincuenta sacerdotes.



Consagración de los hermanos

Jhassir y Jamed

La alegría reflejada en el rostro de quienes confían en el Señor se expresaba en los que serían nuevos sacerdotes para la Iglesia. Jhassir y Jamed, están convencidos que han sido llamados por Dios para entregar su vida a Cristo y a su Iglesia.

Durante la imposición de las manos en la cabeza a los ordenados, el Arzobispo hizo la oración consecratoria, que constituye el signo visible de la ordenación presbiteral. Dijo: “Te pedimos, Padre Todopoderoso que confieras a estos siervos tuyos la dignidad del presbiterado; renueva sus corazones en el espíritu de santidad; reciban de ti el segundo grado del ministerio sacerdotal y sean, con su conducta ejemplo de vida”.

Luego, se les impuso la estola y la casulla; se les ungió las manos con el santo crisma; recibieron la patena y el cáliz con vino y agua para la Eucaristía como signo del misterio que les toca realizar. Finalmente el rito concluyó con el abrazo de paz como signo de comunión y acogida a los nuevos presbíteros. De esta forma Jhassir y Jamed ya son neopresbíteros.

“Me arrodillé consciente de mi debilidad y me levanté sacerdote para siempre”. Con estas palabras del cura de Ars, el arzobispo Ulloa ha querido manifestarle a Jhassir y Jamed que el ministerio sacerdotal es un don inmerecido que se le confiere y les advierte que no son ordenados sacerdotes “para ser líderes sociales, o coordinadores de la comunidad, o promotores de obras sociales. Mucho menos para ser hombres autoritarios, acaparadores de poderes”, sino “para desgastar vuestra vida en el servicio a los hermanos”.

Además de recordarles que una de sus principales misiones es santificar el pueblo de Dios, Mons. Ulloa les recalcó que la Eucaristía es la obra principal de su jornada. 



SOBRE LOS HERMANOS PACHECO RODRIGUEZ

Sus inicios

Nacidos un 22 de junio de 1988 (26 años). Jamed cuenta que son de signo de 'Cristo', oriundos de Bello Horizonte, Don Bosco en Juan Díaz, estudiaron en la escuela Octavio Méndez Pereira, en Betania; la secundaria en IPT Don Bosco y culminaron sus estudios secundarios en el Instituto José Dolores Moscote, donde se graduaron en bachiller en Ciencias.

Luego ingresaron a la universidad donde él (Jamed) iba a estudiar en la carrera de microbiología-escuela de Biología-, mientras Jhassir, en la de sicología.


¿Qué los motivó?

Jamed relata que la avispa que los picó fue 'Dios' con una experiencia muy fuerte de parroquia y de comunidad. Durante la etapa de madurez de la adolescencia tuvo sacerdotes muy jóvenes en la parroquia que impactó su testimonio, ayudando así a madurar la fe más allá del intimismo de esa individualidad.

Recuerda que una tarde para octubre de 2004, su párroco Ángel Acuña, con Santiago Benítez y Luis Núñez, les invitó a una jornada vocacional en el seminario donde nos presentaron todos los estilos de vida, incluyendo la vida sacerdotal, y hasta ese momento nunca habíamos escuchado de eso.

Es allí donde decidimos seguir este discernimiento, cada uno lo inició individualmente y al final, para su sorpresa, sentíamos el llamado.


¿Qué dijeron sus padres?

"Fue muy difícil para ellos porque como todo padre latinoamericano, lo que esperan tener es muchos nietos y que sus hijos se casen, y ellos tenían muchos planes para nosotros, pero sentimos el llamado de Dios", afirmó Jamed.


Su vida, sus novias

Entre sonrisas nos dijo (Jamed) que su hermano sí tenía y él no, pero iba a iniciar un noviazgo; nuestros amigos no se sorprendieron y sí sintieron tristeza porque piensan que uno se va a morir si ingresa a esta vocación. Nuestras amistades siempre nos han apoyado.


¿Qué los distingue?

Por su parte, Jhassir con similar tono de voz, nos contó que sí tienen particularidades como gestos, señas y maneras de animar a la comunidad.

"Sentimos mucha felicidad en una experiencia de misión que vamos a compartir en las diversas comunidades", dijo Jhassir.

Afirmó que la fraternidad es un pilar de nuestras vidas como sacerdotes.


¿Quién es el que más habla y más regañón?

Los hermanos Pacheco-Rodríguez, ambos somos comunicativos, porque han aprendido a complementarse, quererse y amarse, son buenos amigos en este camino muy lindo con sus altas y bajas.


Mensaje a los jóvenes

"Quiero animar a los jóvenes a que no tengan miedo a ser felices al entregar la vida y recibir este llamado tan bonito y valioso; no tengan miedo de dar la vida por Jesucristo, que no quita nada y lo da todo", dijo Jhassir, fanático del baloncesto, fútbol y natación.

Jamed dcie que quiere "motivar a esos jóvenes que tienen inquietudes vocacionales a que en medio de esta sociedad individualista puedan pensar a tener la oportunidad de ser felices y a hacer felices a los demás".

Tenemos conocimiento que existen gemelos sacerdotes en Latinoamérica, quizás pocos los casos, al igual que gemelas religiosas, pero en 44 años del seminario, son los primeros en ser ordenados.

La arquidiócesis de Panamá, fundada en 1513, comprende 95 parroquias y áreas misioneras.


FUENTE: Tvn Panamá, Diario Crítica, Panorama Católico.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

EL HOMBRE DEBERÍA TEMBLAR

EL HOMBRE DEBERÍA TEMBLAR
San Francisco de Asís