FRASES PARA SACERDOTES

Al Purgatorio no van los pecadores, van los arrepentidos.

De: Padre Carlos Cancelado.

COMUNIÓN DE RODILLAS Y EN LA BOCA


 

San Pío X "Cuando se recibe la Comunión es necesario estar arrodillado, tener la cabeza ligeramente humillada, los ojos modestamente vueltos hacia la Sagrada Hostia, la boca suficientemente abierta y la lengua un poco fuera de la boca reposando sobre el labio inferior". (Catecismo de San Pío X). Y Contestando a quienes le pedían autorización para comulgar de pie alegando que: los israelitas comieron de pie el cordero pascual les dijo: "El Cordero Pascual era tipo (símbolo, figura o promesa) de la Eucaristía. Pues bien, los símbolos y promesas se reciben de pie, MAS LA REALIDAD SE RECIBE DE RODILLAS y con amor".

"A MIS SACERDOTES" DE CONCEPCIÓN CABRERA DE ARMIDA. Cap. LXXXV: La Consagración Del Mundo Al Espíritu Santo


Mensajes de Nuestro Señor Jesucristo
a sus hijos predilectos.





LXXXV



LA CONSAGRACIÓN DEL MUNDO AL ESPÍRITU SANTO







Necesito esa reacción en los sacerdotes, obrada por el amor; y para conmover las fibras de los corazones sacerdotales, les he descubierto las de mi alma, las más íntimas, dolorosas y amorosas que en ella existen. Y ya responderán al llamamiento de amor, porque quiero perdonar, perfeccionar, santificar y salvar.

Hace mucho tiempo que vengo insinuando este mi deseo, de que se consagre el universo al Espíritu Santo, para que se derrame en la tierra como un segundo Pentecostés.  Entonces, cuando esto llegue, el mundo se espiritualizará con la unción santa de pureza y de amor con que lo bañará el Soplo vivificante y puro, el Purísimo Espíritu.

Barrerá este Soplo santo todas las impurezas en los corazones, y todos los errores en las inteligencias, que corresponden a su influjo; la faz del mundo se renovará, y todas las cosas se restaurarán e Mí.  Pero, sobre todo, mis sacerdotes serán los primeros en esa restauración universal; vendrá, sí, vendrá a glorificar a la unidad de la Iglesia, a la Trinidad.

Se rendirán muchas sectas ante la unidad divina de mi Iglesia, cesarán muchos cismas; el Concilio futuro tendrá y dará frutos de vida eterna; y la Iglesia única y verdadera cobijará a muchas naciones y extenderá sus alas para cobijar a todo el mundo y traerlo a su seno salvador.

No siempre la Iglesia ha de estar postergada Tendrá siempre enemigos y guerras y persecuciones hasta el fin de los siglos; pero tendrá treguas también, tendrá honrosos triunfos. Yo lo aseguro.

Pero he vinculado estos triunfos en una sola cosa: a la consumación transformante en la tierra de sus sacerdotes en Mí. 


Con esto vendrá el reinado del Espíritu Santo en las almas de mis sacerdotes, que es mi mismo Espíritu, y en las almas después y en las naciones y traerá la paz, por medio de la unidad en el amor, en la caridad.

Que pidan los fieles para que se apresure, para mi mayor gloria, esta santificación de mis sacerdotes en el Santificador único, esa evolución santa por el amor, ese ser todos de María, y todos para las almas en Mí para que Yo en ellos, en la tierra, alivie, edifique, perdone y salve.

La Redención fue una, pero su aplicación no tiene límites y se hará en favor de las almas por medio de mis sacerdotes santos, de mis sacerdotes otros Yo, todos caridad y celo y olvido propio santificarán así a las almas, sólo para glorificar a la Trinidad.

El impulso del cielo es fuerte, es impetuoso, es fecundo, es activo, porque viene del Espíritu Santo que todo lo impulsa con su gracia que santifica y transforma.

¡Cómo mi Corazón palpita y ansía esta época de transformación en Mí y de triunfo para mi Iglesia!  ¡Cómo mis ojos se empañan con lágrimas de emoción, de dicha, de triunfo, de gratitud para con mis amados sacerdotes!

¡Que no piensen en lo que fueron, si desgraciadamente no me han sido fieles: Yo soy el Buen Pastor, que no teman, que Yo soy Jesús, y todos, todos caben en el inmenso y amoroso seno de mi alma!  ¡Los amo tanto!

Fue, después de mi Madre, lo que más amé en la tierra, a mis Apóstoles; y en ellos vi ya a todos mis sacerdotes futuros, y en ellos los amé, y en Mí mismo los amo, porque son parte de mí mismo ser.  ¿Nos saben que mi Padre los ve como a Mí mismo y que los siento Yo como cosa Mía; como si fueran Conmigo un mismo cuerpo, una misma alma, un mismo corazón?

Si ahondaran mis sacerdotes en este pensamiento que es feliz realidad, si siquiera se percataran de ella, ¡ay! Jamás me ofenderían, y respetarían su cuerpo y todo su ser como si fuera el Mío, por esa unión íntima y amorosa con que mi padre los vinculó, como sacerdotes en el único Sacerdote, en el Sumo y Eterno y Verdadero Sacerdote.

No se dan cuenta muchos de mis sacerdotes que son otros Yo, y por esto no se preocupan de no lastimarme. No piensan, repito, que me ofenden dentro de Mí; que Conmigo, por decirlo así, ofenden a mi Padre y que hacen, en cierto sentido, que Yo mismo, Yo en ellos, contriste al Espíritu Santo todo amor, que formó y asiste en todas sus palpitaciones a mi Corazón de amor.

Todo esto lo quiero esclarecer e iluminar, lo quiero traer a la memoria y ¡ay! Reformar trayendo a las almas la verdad, para bien de mis sacerdotes y de mi Iglesia.

Son puntos olvidados, empolvados, que si acaso se ven, los ven como de lejos, con indiferencia y frialdad, sin pensar ni ahondar sus consecuencias.

Pero Yo, en mi infinita caridad para con mis sacerdotes, quiero verlos sin culpa y sin mancha, sino puros, limpios y santos; que se hagan el cargo, no solo de lo que se ve y se toca, sino de estas minuciosidades, si así pueden llamarse, que los hacen culpables y han lastimado años y más años la delicadeza y ternura de mi Corazón de amor.

Hasta lo más hondo, hasta lo más íntimo, quiero hacer la luz en el corazón de mis sacerdotes, para que reparen, para que expíen lo propio y lo de sus hermanos sacerdotes, para poder acercarme a ellos sin intermediarios, sin nada que estorbe a la perfecta unión de amor y de dolor, de completa y consumada transformación en Mí.

Yo me he prestado siempre a esto; pero ¡cuántas veces, me lastiman las indelicadezas de los Míos, su poca finura espiritual, que se conforma con lo puramente exterior, sin ahondar en esas regiones íntimas, sin sospechar siquiera que existen; antes bien, lastiman mi alma con ese contacto de lo menos puro, ¡y cuántas veces de lo manchado!

Ya quiero pulir esas almas que me pertenecen; y no por no sufrir Yo, sino por ellos, porque no acumulen, cuándo menos, purgatorio; porque las miradas con que mi Padre los mira a ellos en Mí, no encuentren mancha, sino que todos luz, todos limpieza, todos caridad, todos otros Yo, atraigan esas miradas de mi Padre, y Él se complazca contemplándolos”. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

EL HOMBRE DEBERÍA TEMBLAR

EL HOMBRE DEBERÍA TEMBLAR
San Francisco de Asís