FRASES PARA SACERDOTES

O me siguen o siguen al mundo. Si me siguen a Mi, es preciso que abandonen al mundo y sus vanidades, que es lo que decía Elias al pueblo.

De: Puerta del Cielo.


El Directorio para el ministerio y vida de los presbíteros, de la Sagrada Congregación para el clero, en el n. 66 refiriéndose a la obligación del traje eclesiástico dice: "En una sociedad secularizada y tendencialmente materialista, donde tienden a desaparecer incluso los signos externos de las realidades sagradas y sobrenaturales, se siente particularmente la necesidad de que el presbítero --hombre de Dios, dispensador de Sus misterios-- sea reconocible a los ojos de la comunidad, también por el vestido que lleva, como signo inequívoco de su dedicación y de la identidad del que desempeña un ministerio público.

El presbítero debe ser reconocible sobre todo, por su comportamiento, pero también por un modo de vestir, que ponga de manifiesto de modo inmediatamente perceptible por todo fiel --más aún, por todo hombre su identidad y su pertenencia a Dios y a la Iglesia.

Por esta razón, el clérigo debe llevar «un traje eclesiástico decoroso, según las normas establecidas por la Conferencia Episcopal y según las legitimas costumbres locales».

Más en youtube.com/user/institutomsp canal en Youtube

A LOS SACERDOTES HIJOS PREDILECTOS DE LA SANTÍSIMA VIRGEN. (Movimiento Sacerdotal Mariano).



De todas las astucias que Satanás emplee para enredaros saldréis más puros, mas hermosos, más rejuvenecidos.
Y EL SUFRIMIENTO que experimentáis, Yo misma lo transformo en ARMA INVENCIBLE para arrancar a mi Enemigo UN GRAN NÚMERO de hermanos vuestros SACERDOTES, que desde HACE AÑOS tiene atrapados y esclavizados.



"Permaneced siempre en mi Corazón Inmaculado. Si lo hacéis, Yo seré la que haga todo en vosotros, en todo momento.
No os preocupéis más. Aceptad vuestra pequeñez con humildad y mansedumbre.  Decid al Señor:  SOY TU HIJO MÁS PEQUEÑO.  CONOZCO MI POBREZA Y TE DOY GRACIAS."
Luego, amad.  Podréis amar cada día más SI SOIS VERDADERAMENTE LOS MÁS PEQUEÑOS.



Orar, sufrir, amar y reparar.



Recojo a mis hijos buenos y dóciles (los que responden a mi urgente invitación de convertirse a mi Corazón Inmaculado), para reconstruir juntamente Conmigo cuanto el Maligno y sus secuaces destruyen.  De este modo la renovación de la Iglesia y del mundo ha comenzado ya.  Se realiza EN EL SILENCIO, porque el ruido NO se ajusta a la acción de vuestra Madre Celeste. EN LA VIDA OCULTA Y LA HUMILDAD.



Por el modo con que sepáis SUFRIR, CALLAR Y OFRECER, se podrá medir el grado de vuestra fidelidad que deseo llevar hasta el heroísmo.



Mi adversario logra deteneros con las DUDAS y os paraliza con la DESCONFIANZA..  Estáis listos si usáis las armas que os he dado:  LA ORACIÓN, VUESTRA ORACIÓN SACERDOTAL, EL REZO FRECUENTE DEL SANTO ROSARIO, Y EL SUFRIMIENTO, VUESTRA INMOLACIÓN SACERDOTAL.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

EL HOMBRE DEBERÍA TEMBLAR

EL HOMBRE DEBERÍA TEMBLAR
San Francisco de Asís