FRASES PARA SACERDOTES

Los votos son para cumplirlos.

Un sacerdote que no busca la santidad es una vocación perdida.

De: Marino Restrepo.

CONSEJO DE MONSEÑOR MARINI A LOS COROS




Cinco consejos de Mons. Guido Marini a los coros.

MENSAJES DE SALVACIÓN DE JESÚS EL BUEN PASTOR. Séptima parte.

Mensaje de “El buen pastor Enoc” del día 17 de noviembre de 2010.




SOY GUARDIÁN DE LA FE Y PROTECTOR DE LA IGLESIA


(Mensaje de San José)

Hijitos, que la paz de Dios esté con todos vosotros y mi protección os asista siempre.

Mis niños: Soy vuestro Padre José, vengo a daros mi protección espiritual, para que permanezcáis en la fe de Dios. Soy Guardián de la fe y Protector de la Iglesia. Mi Padre me ha concedido el gran honor de estar con vosotros, rebaño de mi Hijo Jesús, para asistiros y ayudaros a pasar por vuestro desierto. Yo y mi Santa Esposa María, junto con nuestro amado Miguel y las legiones de Ángeles y de Arcángeles del Reino de mi Padre, seremos vuestros guías y protectores, que os mostraremos el camino que debéis seguir vosotros para llegar al redil eterno de nuestro amado Hijo Jesús.

Hijitos; pedid mi poderosa intercesión al Padre Celestial; yo estoy entre vosotros, y quiero salvaguardar vuestra fe de los ataques y engaños del enemigo de vuestra alma y sus agentes.

Vienen días hijitos de oscuridad en el espíritu; los ataques contra Dios, por parte de sus enemigos, se acrecentarán. Muchos perderán la fe; sólo los que perseveren en la fe de Dios y sus preceptos alcanzarán la corona de la vida. Por eso hijitos, he venido a ayudaros y a daros fortaleza espiritual, para que podáis sobrellevar estos días de oscuridad y confusión.

Cuando tengáis ataques en la fe, decid: Oh Padre Adoptivo José; venid en mi auxilio y libradme de caer en la duda y perder mi fe; sed mi escudo y protección contra los ataques del enemigo de mi alma; os lo pido bendito San José: En el Nom-bre del Padre +, en el Nombre del Hijo +, en el Nombre del Espíritu Santo + . + Por vuestra San-ta intercesión y la Santa intercesión de María Santísima. Amén.

Hijitos, no temáis; si me hacéis la Llama de la Humildad, os concederé este don, para que ceguéis la soberbia de Satanás; tengo muchas gracias que daros, que os servirán de armadura espiritual para estos tiempos; confiad en Dios y poned vuestra seguridad en Él. Que vuestra fe sea como la casa construida sobre la roca; no os dejéis engañar; pues parecerá que el mal triunfará sobre el bien, pero no será así; acordaos: La victoria es de vuestro Dios, escrito está. Estoy entre vosotros; llamadme con confianza y vendré a defenderos de los ataques del enemigo de vuestra fe.


San José, guardián de la Fe, protégenos. 
San José, protector de la Iglesia, ampáranos. 
San José, Patriarca de la Humildad, líbranos de ofender a Dios, que permanezcamos unidos a Él, como el sarmiento a la vid. Que tu protección bendito San José, nos acompañe siempre en todos nuestros caminos y batallas espirituales. Amén.

Soy vuestro Padre Adoptivo, José de Nazareth.

Dad a conocer mis mensajes a todos mis hijos y devotos.


Mensaje de “El Buen Pastor Enoc” del día 8 de noviembre de 2010
¡VENID A MI, OVEJAS DESCARRIADAS Y REBELDES!
NO TEMÁIS. LA CASA DEL PADRE OS ESPERA.

Venid a Mí, todos los que estáis cansados y fatigados, que yo os aliviaré (Mt. 11,28)

Os hago un llamado urgente ovejas descarriadas y rebeldes; os hago un llamado: prostitutas, homosexuales, drogadictos, alcohólicos, idólatras, adúlteros, fornicarios, estafadores, ladrones, mentirosos, asesinos, malhechores, mal vividos, hechiceros, etc.: Si venís a Mí, arrepentidos y con corazones contritos y humillados, os aseguro que no me acordaré de vuestros pecados y ofensas, y así como al hijo pródigo, os daré mi bendición y mi perdón. Acordaos: a mayor pecado, mayor misericordia si os arrepentís de corazón y retomáis la senda de vuestra salvación.

No temáis, mis ovejas descarriadas; al que mucho se le ama, mucho se le perdona, yo soy el Buen pastor que da la vida por sus ovejas. Que no hace distinción de credos, razas, ni religiones. Yo soy el Eterno pastor. Yo soy vuestro Jesús de Nazareth, el Pastor que nunca duerme, esperando siempre el regreso de sus ovejas. Si os bañáis en la fuente del perdón y os acercáis a Mí, como lo hizo María Magdalena; si os arrepentís como el buen ladrón; os aseguro, que no me acordaré de vuestros pecados, por muy grandes que estos sean. Sólo os pido, que abráis vuestros corazones, para que la Luz del Mundo, que soy Yo, pueda iluminar vuestra oscuridad y daros la salvación.

Si me decís, sí, os daré la vida eterna y estaréis también conmigo en el paraíso. ¿Qué esperáis para volver a Mí? ¡Adelante; recapacitad; porque el día está feneciendo y la noche está que llega! Soy vuestro padre que se desvive de amor por vosotras mis ovejas descarriadas. No seáis ingratas; venid a Mí, no temáis; la Casa del Padre os espera; aguardo por vosotras, mis ovejas rebeldes. Mi misericordia es más grande que mi justicia. Os amo y me duele perderos. Vuestro Padre, Jesús de Nazareth, el Eterno Pastor de las Ovejas.

Dad a conocer mis mensajes a todas las naciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

EL HOMBRE DEBERÍA TEMBLAR

EL HOMBRE DEBERÍA TEMBLAR
San Francisco de Asís