FRASES PARA SACERDOTES

Al Purgatorio no van los pecadores, van los arrepentidos.

De: Padre Carlos Cancelado.

COMUNIÓN DE RODILLAS Y EN LA BOCA


 

San Pío X "Cuando se recibe la Comunión es necesario estar arrodillado, tener la cabeza ligeramente humillada, los ojos modestamente vueltos hacia la Sagrada Hostia, la boca suficientemente abierta y la lengua un poco fuera de la boca reposando sobre el labio inferior". (Catecismo de San Pío X). Y Contestando a quienes le pedían autorización para comulgar de pie alegando que: los israelitas comieron de pie el cordero pascual les dijo: "El Cordero Pascual era tipo (símbolo, figura o promesa) de la Eucaristía. Pues bien, los símbolos y promesas se reciben de pie, MAS LA REALIDAD SE RECIBE DE RODILLAS y con amor".

SER Y VIVIR COMO SACERDOTE - EL CELIBATO, MÁS QUE UN REGALO


El celibato sacerdotal es una regalo para Dios
 
       E
l celibato sacerdotal tiene una base bíblica en el consejo evangélico de Nuestro Señor transmitido en el Evangelio de San Mateo (19:12), también tomado por San Pablo en su Primera Epístola a los Corintios (7:8-9, 25-27, y especialmente 32-33), y confirmada por San Juan en el Apocalipsis (14:4-5). Está claro que una vez que los Apóstoles recibieron la llamada, ya no llevan una vida matrimonial.

La tradición del celibato sacerdotal fue solemnemente proclamada por la Concilio de Nicea, el Primer Concilio Ecuménico, en el año 325. Canon N º 3, aprobada por unanimidad por los Padres, no admitía excepciones absoluto. El Concilio considera que la prohibición impuesta paratodos los obispos, sacerdotes y diáconos en contra de tener una esposa es absoluta. Todos losconcilios posteriores que han abordado el tema han renovado este interdicción.

No sólo sería una violación de la Sagrada Tradición el borrar un medida decretada por 2.000 años como absolutamente obligatoria, pero también uno deben reconocer que el celibato sacerdotal debe ser visto no sólo como de institución eclesiástica, sino que forma parte de lo que está más ampliamente conocido en La teología moral católica como “la ley positiva divina”, iniciada por Cristo y Sus apóstoles. Es decir, no es meramente disciplinarias en la naturaleza.

El Concilio de Elvira en el 304 indica que todos los obispos, sacerdotes y diáconos y todos los demás clérigos deben abstenerse completamente de casarse.

El Concilio de Cartago en el año 390 declaró que el celibato es de Origen apostólico.

San Epifanio de Salamina (ca. 315-403): “Se trata de los Apóstoles mismos que se decretó esta ley “.

San Jerónimo (ca. 342-420): “Los sacerdotes y diáconos deben ser vírgenes o viudos antes de ser ordenado, o por lo menos observar perpetua continencia después de su ordenación …. Si los hombres casados encuentran esto difícil de soportar, no deben volverse contra mí, sino contraSagrada Escritura y de todo el orden eclesiástico “.

Papa San Inocencio I (401-417): “Esto no es una cuestión de imponer a los nuevos miembros del clero y arbitrarias obligaciones, sino de recordar los que la tradición de los Apóstoles y de los Padres tiene transmitida a nosotros”.

San Pedro Damián (1007-1072) escribió: “Nadie puede ignorar el hecho de que todos los Padres de la Iglesia Católica han impuesta por unanimidad la regla inviolable de la continencia de los clérigos de órdenes mayores “.

El Concilio de Letrán de 1139 confirmó que los clérigos son prohibido casarse.

Hay una razón para esta tradición. El clérigo de órdenes mayores, en virtud de su ordenación, contrae una unión con la Iglesia, y no puede ser bígamo. San Jerónimo en su tratado “Adversus Jovinianum, “basa el celibato sacerdotal en la virginidad de Cristo.

La ley universal del celibato sacerdotal, confirmada por el Concilio de Nicea es aplicada y se sigue aplicando, a la Iglesia de Oriente, así como la Occidental. Es de destacar que en ese Concilio, los orientales (griegos) eran una mayoría abrumadora. Anteriormente, el Concilio de Neo- Caesarea (314) había recordado a todos los clérigos de Oriente las grandes órdenes de lainviolabilidad de la presente ley, bajo pena de deposición.

La Iglesia de Oriente comenzó en una fecha tardía a violar su propia ley de celibato. El Concilio Quinisexto de 692, que San Beda el Venerable (673-735) llama “un sínodo reprobado,” violó la Tradición Apostólica sobre el celibato de los clérigos, al declarar que “todos los clérigos, excepto obispos pueden continuar dentro del matrimonio.”Los papas se negaron a aprobar el conclusiones del Concilio en el tema del celibato y la Iglesia de Oriente sembró las semillas de su cisma.

El estudioso alemán, Stefan Heid, en su libro, “El celibato en los primeros tiempos de Iglesia”, demuestra que la continencia-celibato después de la ordenación en el sacerdocio era la norma absoluta desde el principio – incluso para los casados [que dejaban su matrimonio] para ser ordenados – un triunfo de la gracia sobre la naturaleza, por así decirlo. La práctica Oriental que ahora vemos fue una reducción de la regla y no, como reclaman los modernistas, la práctica original de la Iglesia Católica Romana.


-http://benitezpatricio.wordpress.com-

No hay comentarios:

Publicar un comentario

EL HOMBRE DEBERÍA TEMBLAR

EL HOMBRE DEBERÍA TEMBLAR
San Francisco de Asís