FRASES PARA SACERDOTES


Dice el demonio: de cierta forma estoy obligado a decir, tengo que decir esto: las mujeres deben llevar velo pero ya hace tiempo que no lo llevan por un querer del infierno.

De: La Eucaristía y lo que dicen los demonios. Padre Carlos Cancelado.

EL SACERDOTE ABRE LAS PUERTAS AL FUTURO DE DIOS PARA EL MUNDO

VIDA CONSAGRADA - ADORADORAS DEL CULTO EUCARÍSTICO Y SACERDOTAL DE JESUS




Las Adoradoras del Corazón Eucarístico y Sacerdotal de Jesús son una Asociación Pública de Fieles radicada en la Archidiócesis de Medellín (Colombia). A partir de la publicación de Ecclesia de Eucharistia del Beato Juan Pablo II, cuatro mujeres sintieron el llamado ante el Santísimo Sacramento de amar, adorar y reparar el Corazón de Jesús de forma perpetua en comunidad. En 2005 da inicio la vida comunitaria.

Las Hermanas Adoradoras quieren ser en la tierra la prolongación perenne de la oración sacerdotal de Jesús (Jn 17). Habiendo recibido el llamado de seguir a Cristo Casto, Pobre y Obediente, se reúnen para llevar vida contemplativa en comunidad de amor, adoración y reparación. Mediante una continua y amorosa entrega ofrecida con Cristo al Padre, las Adoradoras se ofrecen como hostias vivas por la santificación de los sacerdotes.

"Es bueno caminar por la fuerza de su Amor en sentido contrario a nuestras inclinaciones, sin otro placer ni contento sino el de no tener ninguno... El Corazón de Jesús es un tesoro oculto e infinito que no desea más que manifestarse a nosotros". (Sta. Margarita María)

Como Santa Patrona tienen a Santa Margarita María de Alacoque, la depositaria de las revelaciones del Sagrado Corazón de Jesús. Como ella, buscan concientizar los corazones de las personas para saciar la sed que el mismo Jesús tiene de ser amado en el Sacramento de su Amor, preparando adoradores en espíritu y en verdad. Las Adoradoras también realizan preciosos trabajos de bordado y confección de ornamentos litúrgicos. La Comunidad está presente en Colombia.


FUENTE: divinavocacion.blogspot.com/

No hay comentarios:

Publicar un comentario

EL HOMBRE DEBERÍA TEMBLAR

EL HOMBRE DEBERÍA TEMBLAR
San Francisco de Asís