FRASES PARA SACERDOTES

No os cancéis de rezar y propagar el Santo Rosario. El Santo Rosario es el arma más poderosa que el cielo os ha dado para vencer las fuerzas del mal.
(Padre Pío).

Papa: sacerdotes no se conformen con una vida normal



RELATO DEL MILAGRO MÁS GRANDE DESPUÉS DE LA RESURRECCIÓN DE JESÚS -


Desde hace más o menos un siglo el cristianismo está siendo bombardeado para quitarle sus bases sobrenaturales. Los cristianos son bombardeados desde afuera y desde dentro de la Iglesia. Intentando transformar su religión en una moral o una ideología o una filosofía.

Hoy buena parte de los católicos ponen dudas sobre los milagros de sanación, por ejemplo. Y más aún de la posibilidad de milagros públicos. Pero la historia está llena de milagros.


Juliano el Apóstata
Y aquí traemos el relato del mayor milagro público que haya ocurrido.

EL EMPERADOR JULIANO CONCIBE LA RECONSTRUCCIÓN DEL TEMPLO DE JERUSALÉN

Después de Constantino el Grande, hubo emperadores que fueron herejes y emperadores que se adhirieron a la ortodoxia cristiana.

‍Pero también estuvo Juliano el Apóstata. Desde la época de Constantino a la Revolución Francesa, él fue el único monarca cristiano en rechazar abiertamente la fe, según el historiador católico Warren Carroll.

Por razones tanto personales como intelectuales, Juliano lanzó el último gran intento de revivir el antiguo paganismo romano.

‍Era un estudiante de filosofía, así como un comandante militar y un administrador capaz cuando fue aclamado emperador en noviembre de 361 a la edad de 30 años.

Casi de inmediato, Juliano proclamó públicamente lo que había estado ocultando durante años: a pesar de que había sido criado como cristiano, en algún momento alrededor de su cumpleaños 20 se había convertido al paganismo.

Adoptando una teología basada en las enseñanzas del neoplatónico Jámblico, Juliano veneraba a los antiguos dioses y diosas de la tradición homérica. La religión de Juliano era sincrética, absorbiendo una gran variedad de creencias y prácticas.‍ Fue un iniciado de al menos tres de las llamadas "religiones de misterio", incluido el Mitraísmo. Poco después de asumir el cargo, proclamó la tolerancia religiosa universal y ordenó la reapertura de los templos paganos y la reanudación de la adoración de los dioses paganos.

‍Emitió una serie de edictos perjudiciales para el cristianismo.‍ Los sacrificios de animales se reanudaron en los templos paganos que se reabrieron. Mientras que la Iglesia fue despojada de los fondos imperiales y de las tierras que habían sido concedidas en virtud de los emperadores anteriores. Un edicto requirió que los cristianos devolvieran la propiedad confiscada en el proceso de construcción de iglesias.

Se refería al cristianismo como una "enfermedad", como a los cristianos, a quienes llamaba "dementes". Y despreciaba tanto la fe cristiana, que incluso trató de revertir su bautismo al bañarse en la sangre de un toro.

Un historiador eclesiástico lo describe como un hombre “que había hecho de su alma una casa de la destrucción por los demonios” Para Juliano, la persecución, la opresión y extorsión económica a los cristianos no eran suficientes. En el segundo año de su reinado, en el año 362, concibió un plan extraordinario para socavar la credibilidad de Jesucristo anulando una de sus profecías.

En Mateo 24:2, mientras que los discípulos estaban señalando los edificios del templo, Cristo les dijo: “¿Ven todas estas cosas? En verdad os digo, que no quedará aquí piedra sobre piedra que no sea derribada“

Como los estudiantes de historia recordarán, esto se cumplió con la destrucción del templo en el año 70 dC, durante la primera guerra judío-romana. Para Juliano, la solución era simple: todo lo que tenía que hacer era reconstruir el Templo.

‍El plan de Juliano para restaurar el Templo contradecía un principio cristiano central de que la destrucción del Templo probaba la afirmación cristiana de que ellos, no los judíos, eran el Pueblo Escogido de Dios.‍ Además, el proyecto parecía cuestionar el estatus de Jesús como un verdadero profeta.

‍¿Acaso Jesús, saliendo del Templo, no profetizó que pronto "no quedará aquí piedra sobre piedra que no sea derribada" (Mateo 24: 2, Marcos 13: 2, Lucas 21: 6, ver Marcos 14:58, 15:29, Juan 2:19).

Para los cristianos, Juliano estaba atacando la noción fundamental de que el cristianismo era el verdadero heredero de la antigua tradición de los israelitas.

Creían que la destrucción del Templo era una afirmación del favor de Dios hacia ellos y, como un correlativo inseparable de esto, del abandono de los judíos por parte de Dios.

Desde el siglo II en adelante, los apologistas cristianos enfatizaron particularmente que estos eventos habían sido profetizados en el Antiguo Testamento, demostrando así que eran parte del plan predeterminado de Dios.‍ La destrucción de Jerusalén verificó la condenación de los judíos por la crucifixión de Cristo.

‍Y reveló a Jesús como un verdadero profeta, ya que había predicho específicamente la destrucción del Templo.‍ En el año 363 Juliano se dirigía a Persia para llevar a cabo una campaña militar.

Pero en la Carta a la Comunidad de los Judíos, prometió que a su regreso reconstruiría "la ciudad sagrada de Jerusalén, que durante tantos años anhelaban verla habitada, ahora [ustedes] pueden traer colonos allí y, junto con ellos, pueden glorificar al Dios Altísimo en ella".

‍Juliano nunca regresó de sus campañas persas. Murió en batalla el 26 de junio de 363. No se sabe si la lanza que le hirió mortalmente fue lanzada por un persa o por uno de sus soldados cristianos, como lo sugiere una tradición. Pero antes de su muerte, Juliano designó a su amigo el general Alypius para supervisar la construcción.

‍El funcionario imperial especial designado para supervisar la tarea fue capaz de aprovechar el entusiasmo piadoso de los judíos de todo el imperio. Algunos de los cuales contribuyeron con dinero para el esfuerzo. Y otros como trabajadores voluntarios, según los relatos de los escritores de la Iglesia primitiva.‍ Herramientas especiales de plata fueron forjadas para la ocasión.

Según el padre de la iglesia, Gregorio de Nacianceno, escribiendo en Asia Menor un año después del proyecto dijo, “los judíos en gran número y con gran celo se dedicaron a la obra”; las mujeres aportaban adornos preciosos y llevaban tierra con sus vestidos.

‍Otro contemporáneo, Efrem de Siria, un monje famoso por sus himnos poéticos, informó que los judíos "rugían, deliraban y tocaban las trompetas" y que "todos ellos rugían locamente" y fueron sin restricción.

La tierra fue removida, y un pequeño ejército de trabajadores se puso directamente a la obra, trabajando hasta el anochecer.


APARECIERON SIGNOS DE PROBLEMAS DE INMEDIATO

Después del primer día, los trabajadores se despertaron encontrando que la tierra que habían retirado cambiaba misteriosamente de lugar.‍ Sin desanimarse, reanudaron el trabajo cuando "de repente una tempestad violenta estalló, y tormentas, tempestades y torbellinos se produjeron a todo lo largo y ancho", según el relato del historiador eclesiástico Teodoreto.

Entonces golpeó una calamidad.
Un terremoto sacudió el sitio. Seguido por bolas de fuego que estallaban fuera de las bases inconclusas del templo.Quemando a algunos hombres, y haciendo saltar al resto por los aires. Algunos se precipitaron a la iglesia que había sido construida por la madre de Constantino, Santa Elena.‍ Pero al llegar sus puertas se cerraran delante de ellos por "un poder oculto e invisible", de acuerdo con un relato. Algunos cuentos del desastre se leen tal como de la magnitud de la narración de las plagas que cayeron sobre Egipto.

‍Las fuentes del antiguo templo dejaron de funcionar. Estalló una hambruna.

Y dos funcionarios imperiales que habían profanado algunos vasos sagrados tuvieron muertes espantosas.‍ Uno de ellos fue comido vivo por gusanos. El otro "reventó por el medio".
Todo esto culminó con la aparición de una cruz. Apareció en el cielo o rociado como polvo de estrellas en las ropas de los trabajadores, de acuerdo con los cuentos de la iglesia primitiva. Huelga decir que el templo nunca fue reconstruido. Esto es seguro.


LA CREDIBILIDAD DE LOS RELATOS

Pero ¿qué tan creíbles son los cuentos de los acontecimientos milagrosos que detuvieron la construcción?

La sinopsis de arriba está tomada de cinco escritores de la Iglesia, todos los cuales vivieron durante los acontecimientos que describieron o inmediatamente después, cuando el testimonio de testigos aún estaba disponible.

‍A pesar de que varían en algunos detalles, los cinco están de acuerdo en tres elementos esenciales de la narración: -el terremoto, -el fuego que salía de alguna parte debajo del templo, -y algunas apariciones milagrosas del símbolo de la cruz.

Tres son los historiadores eclesiásticos: Teodoreto, Sozomen y Sócrates Escolástico.‍ Tal vez no has oído hablar de estos historiadores y no estás demasiado inclinado a confiar en ellos.

Pero ¿qué hay de santos como San Juan Crisóstomo y San Gregorio Nacianceno, quien también escribieron sobre la reconstrucción frustrada del templo?

Los cinco autores nos presentan la reconstrucción calamitosa como un hecho histórico. Algunos van a demostrar largamente que ellos personalmente han hecho su debida investigación para la evaluación de la veracidad de la historia.

Gregorio Nacianceno señala que puede haber algunas diferencias de hechos en los cuentos, pero luego agrega: "Pero lo que todas las personas hoy en día reportan y creen es que cuando ellos estaban forzando su camino y luchando por entrar, un fuego brotó desde el lugar sagrado y los detuvo".

Del mismo modo, Sozomeno escribe lo siguiente en relación con el fuego: "Este hecho se afirma sin temor, y es creído por todos. La única discrepancia en la narrativa es que algunos sostienen que las llamas estallaron desde el interior del templo. Ya que los trabajadores se esforzaban por forzar la entrada. Mientras que otros dicen que el fuego procedía directamente de la tierra. De cualquier forma que el fenómeno pudiera haber ocurrido, es igualmente maravilloso".

Estas no son las palabras que uno esperaría encontrar en escritores que son embellecedores de leyendas piadosas. Lo que hace a la historia tan convincente es que también lo informa de una manera casual el historiador romano pagano Amiano Marcelino. Quien confirma la narrativa central acerca de un extraño incendio, en su obra Res Gestae: “Terribles bolas de fuego seguían estallando cerca de los cimientos del templo. E hizo al lugar inaccesible para los trabajadores. Algunos de los cuales fueron quemados hasta la muerte. Y puesto que esto fue persistente y ellos eran repelidos, la empresa se detuvo”.

Marcelino, por supuesto, no llama a esto un milagro. Y la importancia del evento en la historia del judaísmo y el cristianismo parece perdérsele. Pero su relato se coloca como una extraordinaria corroboración de los cinco relatos de los autores cristianos.

Sin embargo, el evento no parece haber mejorado mucho la atención de los historiadores contemporáneos.‍ Quienes no parecen compartir el compromiso de Marcelino con la información imparcial.

Como Warren Carroll ha escrito en El Edificio de la Cristiandad, “Es uno de los acontecimientos más notables de la historia cristiana. Para el cual no hay una explicación natural posible. Y demasiados historiadores no han tenido a bien hacerle caso, a pesar de la gran reputación de Amiano Marcelino como historiador”.

Como cristianos creemos que los milagros siguen sucediendo en el aquí y ahora.‍ Pero por lo general, los que implican algún tipo de sanación personal de una persona con una enfermedad o lesión, parecen ser el tipo más común de milagro utilizado hoy en día como criterio para la canonización de los santos.

‍Sin embargo, los milagros públicos que implican a un montón de testigos oculares y algún tipo de ocurrencia dramática parece una cosa del Antiguo Testamento. Como la separación del Mar Rojo, las paredes que caen de Jericó, el fuego y el azufre que consumió a Sodoma y Gomorra vienen a mente.‍ La reconstrucción frustrada del templo bajo el emperador Juliano el Apóstata se erige como un testimonio extraordinario para soportar la intervención de Dios en el orden creado.


TEXTO: Recopilación hecha por la web forosdelavirgen.org

No hay comentarios:

Publicar un comentario

EL HOMBRE DEBERÍA TEMBLAR

EL HOMBRE DEBERÍA TEMBLAR
San Francisco de Asís