FRASES PARA SACERDOTES


Dice el demonio: de cierta forma estoy obligado a decir, tengo que decir esto: las mujeres deben llevar velo pero ya hace tiempo que no lo llevan por un querer del infierno.

De: La Eucaristía y lo que dicen los demonios. Padre Carlos Cancelado.

EL SACERDOTE ABRE LAS PUERTAS AL FUTURO DE DIOS PARA EL MUNDO

"A MIS SACERDOTES" DE CONCEPCIÓN CABRERA DE ARMIDA. CAP. XCV: Víctimas en favor de los sacerdotes


Mensajes de Nuestro Señor
 Jesucristo a sus hijos predilectos.






XCV




VÍCTIMAS EN FAVOR DE LOS SACERDOTES










En estas confidencias mis sacerdotes encontrarán muchos puntos para desarrollarlos; podrán aprovecharse de muchas ideas, de muchos consejos extensivos a las almas; porque lo Mío no se concreta a las palabras, sino que se amplía, y esas palabras tienen la virtud de acomodarse a las necesidades generales a la vez que particulares de las almas. Mis palabras obran, no son muertas sino vivas y llenas de savia divina, que activan la circulación del alma y penetran hasta lo muy hondo, engendran las virtudes y fecundan los Dones.

Y esto pretendo en estas confidencias; que si han sido y son un desahogo para mi Corazón amargado, llevan también el fin de llegar al fondo de las almas sacerdotales, a las fibras más íntimas y secretas de sus corazones, para conmoverlos, no a lo humano solamente, sino a lo divino que es lo que perdura, lo que no se evapora, lo que opera las íntimas transformaciones, fruto que he pretendido obtener.

Muchas víctimas en la tierra tienen su origen en mi amor a los sacerdotes, porque las hago Yo víctimas y me valgo de ellas para salvarlos. A cuántas almas tratarán los sacerdotes sin saber el misterio que ahí se opera, los efectos en su favor por los sufrimientos de las almas victimas que expían los pecados sacerdotales y compran gracias.  ¡Si Yo descubriera ante mis sacerdotes todo lo que pongo en juego para perfeccionarlos y santificarlos!, todo lo que sacrifico en su favor!,  ¡todo lo que permito en pueblos y naciones enteras, cuando puedo lograr un solo grado más de gracia para su bien!  ¡Si descorriera ente ellos los velos con los que cubro las inmolaciones y heroísmos que ocultamente les aplico para salvarlos!  ¡La comunión de los santos la hago muy extensiva a sus corazones!

¿No ven que tengo siempre fija mi vista y también mi Corazón en mi Iglesia para sostenerla y honrarla en sus ministros?  ¿No ven que es mi Esposa Inmaculada, que es madre de la Cristiandad y en donde tengo mi asiento en la tierra?  Pues el Espíritu Santo, que maneja el mundo de la gracia en las almas, inspira los sacrificios, las abnegaciones, las crucifixiones de amor, en favor de mis sacerdotes, que es lo mismo que en favor de mi Iglesia amada.

Esas víctimas, unidas a mis infinitos méritos, compran gracias a mis sacerdotes, con dolor y con amor; y así ayudan a mi Iglesia e imploran de día y de noche gracias de todas clases para sus sacerdotes, en lo que mi Padre se complace.

Que ofrezcan las almas cuanto son y tienen, su vida, su muerte, su eternidad y a Mí, sobre todo, y que por este solo fin se inmolen hasta su último aliento, sólo por los sacerdotes a quienes de una manera especial les pertenecen. Pero felices si se inmolan por tan noble causa, por tan hermoso fin, para honrar y glorificar a mi Padre en ellos, a la Trinidad en mi Iglesia que es lo que más ama en la tierra.

Pidan y que no cesen de pedir los fieles, repito, esa perfecta consumación transformante de los sacerdotes en Mí, que nadie alcanzará a medir la importancia que esto tiene”.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

EL HOMBRE DEBERÍA TEMBLAR

EL HOMBRE DEBERÍA TEMBLAR
San Francisco de Asís