FRASES PARA SACERDOTES


"Nunca pueden confiar en una persona que desprecia la Madre de Dios. No le pueden oír nada de lo que enseña, no pueden leer nada de lo que escribe y no pueden oír nada de lo que predica. El que desprecia a la Madre de Jesús es un mismo enviado del diablo. Porque el único que persigue a la Madre de Jesús, la teme y la odia es satanás."

De: LA BATALLA ESPIRITUAL, Marino Restrepo.

EL SACERDOTE ABRE LAS PUERTAS AL FUTURO DE DIOS PARA EL MUNDO

ORACIÓN DEL PAPA JUAN PABLO II POR LA PAZ


Oye el grito de tus hijos, que no haya más guerra.

En muchos lugares del mundo hay guerra hoy. Casi a cada momento nos llega alguna información alarmante sobre nuevos ataques terroristas. Por lo tanto, orar por la paz nunca es suficiente. Usted puede orar en sus propias palabras, pero también puede servirse de este hermoso texto escrito por Juan Pablo II:


Dios de nuestros padres, ¡grande y misericordioso! Señor de la vida y la paz, Padre de todos los hombres. Tu voluntad es la paz, no un tormento. Condena la guerra y derroca el orgullo de los violentos. Enviaste a tu Hijo Jesucristo para predicar la paz a los que están cerca de Él y a otros que no lo están tanto, y unir a todas las razas y generaciones en una sola familia. Oye el grito de todos tus hijos, motivo de angustia de toda la humanidad.

Que no haya más guerra, esta mala aventura de la que no hay vuelta atrás, que no haya más guerra, este torbellino de la lucha y la violencia. Haz que se detenga la guerra (…) que amenaza a tus criaturas en el cielo, en la tierra y en el mar.

Con María, la Madre de Jesús y la nuestra, te rogamos, habla a los corazones de las personas responsables de la suerte de las naciones. Destruye la lógica de la venganza y danos a través del Espíritu Santo ideas de nuevas soluciones, generosas y nobles, en el diálogo y la espera paciente, más fructíferas que los actos violentos de la guerra. Padre, concede a nuestros días los tiempos de paz. Que no haya más guerra.

Amén.

FUENTE: http://es.aleteia.org/

No hay comentarios:

Publicar un comentario

EL HOMBRE DEBERÍA TEMBLAR

EL HOMBRE DEBERÍA TEMBLAR
San Francisco de Asís