FRASES PARA SACERDOTES

En el tema del vestir que nos ocupa (Hábito y clerman), la Iglesia establece sus normas con tanta firmeza que dispone que "las praxis contrarias no se pueden considerar legítimas costumbres y deben ser removidas por la autoridad competente".
Tengámoslo claro: una de las maneras principales de "hacerse como niño" para poder entrar en el Reino es aceptar y obedecer las enseñanzas y mandatos de la Iglesia, Esposa de Cristo, nuestra Madre y Maestra-la Mater et Magistra, del Beato Juan XXXIII-. Aquel que prefiere su propio juicio y discernimiento al de la Iglesia, al menos en algunas cuestiones, no sabe hacerse como niño, no sabe asumir una actitud disci-pular. Y las consecuencias son previsibles.
De: Hábito y Clerman, José María Aramburu.


ADVERTENCIAS DEL MAS ALLA A LA IGLESIA CONTEMPORÁNEA. Padre Arnold Renz.



LAS MISIONES POPULARES DEBEN PREDICAR DESDE EL PÚLPITO LA VUELTA A LO ANTERIOR.

     V: ...Tengo que decir, porque he sido sacerdote: Por eso, los sacerdotes deberían decir desde el púlpito, desde arriba, hasta el pueblo-y no solamente los sacerdotes, sino también los obispos y los cardenales, como es lógico: "Soportad pacientemente vuestros sufrimientos, porque la vida terrestre no está destinada solamente a la vida lujosa y a beber y comer. La vida terrestre está destinada a seguir al Señor, y a practicar la imitación de Cristo. Donde todavía existe la renuncia y el sacrificio, existe también la gracia...donde no hay ni renuncia, ni sacrificio, ni oración desaparece también la gracia". Dónde ya no existe la gracia, ya empezamos a entrar nosotros (el infierno)... basta con una pequeña rendija.  Si se abre una pequeña rendija, pronto podremos ampliarla...y pronto está abierta toda la puerta.  Y al fin (con voz alta) se derrumba toda la casa, como sucede hoy con vuestra Iglesia.

     E: ¡Di la verdad, Verdi, solamente la verdad!

     V: Habría que empezar de nuevo. Habría que organizar misiones populares DESDE EL PÚLPITO.  ¿Creéis que no sería mejor mirar hacia arriba?  El púlpito es, hasta cierto punto, UN SÍMBOLO DEL CIELO,. Ya en tiempos anteriores había escalones en las sinagogas.

     E.  ¡En nombre de Jesucristo, de la Santísima Trinidad, del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, di la verdad en honor de Dios!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada