FRASES PARA SACERDOTES

No os cancéis de rezar y propagar el Santo Rosario. El Santo Rosario es el arma más poderosa que el cielo os ha dado para vencer las fuerzas del mal.
(Padre Pío).

Papa: sacerdotes no se conformen con una vida normal



MENSAJES DE JESÚS EL BUEN PASTOR -MENSAJES RECIENTES- PARTE 12.



¡EL TIEMPO DE MIS DOS TESTIGOS MUY PRONTO COMENZARÁ!
NOVIEMBRE 16 DE 2011 8:30 A.M.

LLAMADO DE JESÚS DE NAZARETH A LA HUMANIDAD

Hijos míos, que mi paz y mi amor esté con todos vosotros.

El tiempo de mis dos testigos muy pronto comenzará; el aviso los transformará y mis dos profetas estarán listos para cumplir su misión. Las naciones los conocerán y mis ovejas se alegrarán al verlos; orad pueblo mío, por mis dos olivos, porque grande es su misión; que nadie os engañe, ellos, están unidos a nuestros dos corazones; escuchadlos y seguid las instrucciones que a través de ellos os daremos, para que podáis soportar la prueba.

Pueblo mío, alegraos, porque veréis en ellos al Señor que regresa a Sión. Mis mensajeros viajarán por las naciones anunciando mis buenas nuevas y denunciando las herejías y engaños de mi adversario y sus falsos profetas. Pueblo mío, acoged a mis mensajeros y prestadles toda vuestra ayuda, porque yo iré delante de ellos dejando huellas que harán camino, para que vosotros las sigáis. No los rechacéis, escuchad sus mensajes, porque son mis palabras las que he puesto en sus bocas, ellos profetizarán por espacio de 1.290 días y a nadie más daré mi gloria.

Simientes del Dios de Israel, alegraos al paso de mis mensajeros, porque ellos anuncian la salvación, y dicen a Sión: ¡Tu Dios reina!. Estallad a una en gritos de alegría ruinas de Jerusalén, porque el Señor consuela a su pueblo y rescata su heredad.

El Señor desnuda su brazo Santo ante los ojos de todos los pueblos, y todos los confines de la tierra, verán la salvación de nuestro Dios. (Isaías 52. 9, 10).

Si alguno intenta hacerles daño, saldrá fuego de sus bocas, que devorará a sus enemigos. Así perecerá el que intente hacerles daño. Ellos tienen poder para cerrar el cielo con el fin de que no llueva durante los días de su predicación; tienen así mismo poder sobre las aguas para cambiarlas en sangre, y poder para herir la tierra con toda clase de plagas todas las veces que quieran. (Apocalipsis 11, 5, 6).

Preparaos pues pueblo mío y acoged con generosidad a mis dos testigos, porque delante de ellos, marchará el Dios de Israel. De nuevo os digo, paz a vosotros. Soy vuestro Maestro y Pastor, Jesús de Nazareth.

Dad a conocer mis mensajes en todos los confines de la tierra.


¡PUEBLO MÍO, ESTAD PREPARADOS CON VUESTRAS LÁMPARAS ENCENDIDAS COMO LAS DONCELLAS SENSATAS, PORQUE LA LLEGADA DE MI AVISO ESTÁ CERCA!

NOVIEMBRE 07 DE 2011 – 1:00 P.M.

Hijos míos, que mi paz os acompañe siempre.

Pueblo mío, estad preparados con vuestras lámparas encendidas como las doncellas sensatas, porque la llegada de mi aviso está cerca. Permaneced en mi gracia, para que cuando toque a vuestras puertas os encuentre despiertos y en vela.

Todos los acontecimientos por suceder han sido acelerados, todo por el rescate de las almas; por lo tanto os exhorto a que permanezcáis orantes y vigilantes, porque cuando menos lo penséis estaré tocando a la puerta de vuestras almas. Los días se acortarán más y más, ésta será mi señal que os anunciará la proximidad de mi aviso.

El reloj de vuestro tiempo se ha acelerado, si no se acortasen los días, los justos no se salvarían. No hagáis planes ni a corto, ni a largo plazo, preocupaos más bien por hallar el tesoro de vuestra salvación. Os digo, que llegaré como ladrón en la noche, por eso estad preparados, velad y orad, porque no sabéis ni el día, ni la hora en que llegará vuestro amo.

Yo vuestro Jesús de la Misericordia seré el que os estará esperando; los rayos de luz de mi corazón misericordioso, serán consuelo para vuestras almas; muchas se alegrarán al verme, otras se arrepentirán y retomarán el camino de la salvación y otras tantas se alejarán más de mí. Quiero derramar mi misericordia sobre justos y pecadores, porque os amo y no quiero perderos; acordaos que mi misericordia es más grande que mi justicia. Acogeos a Mí, y os daré la vida eterna; venid a Mí, y yo saciaré vuestra sed y calmaré vuestra hambre. Permaneced en mi amor y no temáis, os aseguro que todo pasará como un sueño para vosotras mis ovejas fieles . Venid a Mí, todos los que estéis cansados y agobiados y yo os aliviaré (Mt 11, 28).

Venid a mi sagrario, yo soy el tesoro escondido que andáis buscando; pedidle a mi Santo Espíritu que os abra la mente y os ayude a recordar pecados no confesados, en mi sagrario está la fuente inagotable de misericordia, no paséis de largo; si supierais las gracias y bendiciones que recibís con cada visita que me hacéis, si lo supierais, me visitarías con más frecuencia y vuestro espíritu se llenaría de gozo y permanecería en comunión conmigo.

Yo soy vuestro Maestro que os espera para que cenemos juntos, mi mesa está servida, os espero no tardéis, acordaos de venir con el traje apropiado. Yo soy el cordero inmolado, vuestro banquete, y tengo abundantes gracias y bendiciones que daros; venid y compartid conmigo mi cena pascual y os aseguro que no seréis defraudados. Pedidme con fe y todo se os dará conforme a mi voluntad. Soy vuestro banquete. Jesús sacramentado, el Cordero de Dios.


¡ORAD POR EL VICARIO DE MI HIJO, PORQUE LOS EMISARIOS DEL MAL DENTRO DEL VATICANO, QUIEREN QUE ABANDONE LA SILLA DE PEDRO!

NOVIEMBRE 01 DE 2011 – 1:50 P.M.

LLAMADO DE MARÍA SANTIFICADORA A LA HUMANIDAD. ALTO DE GUARNE (ANT.)

Hijitos, que la paz de Dios permanezca en vosotros y la luz de mi Corazón Inmaculado os guíe en todos vuestros caminos.

El año que se aproxima dará comienzo a la segunda fase de la purificación, que os acercará al encuentro con mi Hijo; os digo hijitos que no desfallezcáis y que seáis más perseverantes con la oración, para que podáis sortear las dificultades de cada día; ofreced todo sufrimiento y todo revés a Dios y pedid por la conversión de tantos pecadores que yacen desprovistos de la gracia de Dios, porque le han dado la espalda y caminan vendados por la senda del pecado, rumbo al abismo.

Hijitos, el Aviso de mi padre os ayudará a despertar de vuestro letargo espiritual, reafirmará vuestra fe y os enseñará a confiar en su santa voluntad, para que podáis asumir un verdadero compromiso de conversión. Todo el pueblo de Dios tendrá misiones que cumplir, pero la misión más importante será el rescate de tantas almas que después del aviso quedarán aturdidas y confundidas, esperando que vosotros mis hijitos fieles les mostréis el camino de la salvación. Pequeñitos míos, no temáis por vuestros hijos, esposos, esposas, padres, hermanos y familiares, que yacen en la oscuridad y alejados de Dios, porque el despertar de mi Padre los hará recapacitar y volver a Él; sentirán el dolor del pecado como ofensa a Dios y el dolor en sus almas de haber permanecido tanto tiempo alejados de su amor; por eso os pido hijitos míos, que desde ya comencéis a entregarle a mi Padre, vuestros familiares rebeldes y oréis por ellos, para que alcancen la gracia de la conversión y puedan caminar con vosotros rumbo a la tierra prometida, que será la Nueva y Celestial Jerusalén.

Hijitos, mi Hijo está por partir, os pido que lo consoléis donde se halla preso y solitario, su dolor es grande viendo cómo se acercan los días de la prueba y muchas de sus ovejas andan tan dispersas y preocupadas sólo por las cosas de este mundo, mundo que muy pronto cambiará y del cual no se volverá a recordar. Volved pues vuestros ojos al cielo, lo más importante en estos tiempos es permanecer unidos a vuestro Padre y Madre Celestial, para que así podáis alcanzar la salvación vuestra y la de vuestros familiares.

Como os dije en mensajes anteriores, nada de lo que conocéis quedará, toda la creación será transformada; preparaos para la llegada del Aviso, haced buenas confesiones y practicad la justicia y el derecho con vuestros hermanos; arrepentíos y dejad de pecar, enderezad vuestro camino, para que cuando llegue el amo podáis cenar con él. Id preparando vuestras provisiones, para que no os coja por sorpresa la llegada de mi Hijo, y no os pase como a las doncellas necias, que por no tener aceite en sus lámparas fueron expulsadas y no pudieron hacer parte del banquete y la puerta se les cerró (Mateo 25, 10, 11).

Hijitos, cuando hablo de provisiones no sólo hago alusión a las materiales, sino a las provisiones más importantes que son las espirituales; como son: Estar en gracia de Dios, listos con vuestra armadura espiritual, completa, unidos en oración a vuestra Madre y a los ejércitos de Arcángeles y Ángeles de la milicia celestial dirigidos por nuestro amado Miguel, a San Gabriel y Rafael y al ejército triunfante y purgante. Estad pues mis niños preparados, porque el aviso y milagro están muy cerca; la oración, la fidelidad a Dios, la perseverancia, la caridad y ante todo el amor, serán las armas que os darán la libertad.

Orad por el vicario de mi Hijo, porque los emisarios del mal dentro del Vaticano, quieren que abandone la silla de Pedro. Os pido hijitos mucha oración por nuestro Benedicto, su calvario ha comenzado; el desprecio, la falta de obediencia de muchos de sus cardenales, han hecho que su cruz sea muy pesada; no lo abandonéis, orad y ayunad por la Iglesia de mi Hijo, porque mi adversario ha empezado su ataque; muchos de mis predilectos fieles serán mártires y derramarán su sangre por amor y fidelidad a la Iglesia.

Las herejías y doctrinas contrarias al evangelio de mi Hijo, harán que muchos pierdan la fe, la apostasía se incrementará y los emisarios del mal a través de la nueva era, implantarán una nueva religión, bajo un falso ecumenismo. El Papa se opondrá y por ello, tendrá que huir de Roma; la silla de Pedro muy pronto será profanada por la presencia de un falso Papa y un falso mesías. Permaneced pues hijitos míos, unidos a mi Corazón Inmaculado, porque todo esto tiene que pasar como está escrito. Que la paz de Dios os acompañe y mi protección maternal os asista. Vuestra Madre, María Santificadora.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

EL HOMBRE DEBERÍA TEMBLAR

EL HOMBRE DEBERÍA TEMBLAR
San Francisco de Asís