FRASES PARA SACERDOTES

No os cancéis de rezar y propagar el Santo Rosario. El Santo Rosario es el arma más poderosa que el cielo os ha dado para vencer las fuerzas del mal.
(Padre Pío).

Papa: sacerdotes no se conformen con una vida normal



VISITAS AL SANTÍSIMO SACRAMENTO Y A MARÍA SANTÍSIMA. (Parte 4).


Visitas al Santísimo, a la Virgen y a San José correspondientes a cada día del mes por San Alfonso María Ligorio.



VISITA 10ª
Visita al Santísimo

Oración preparatoria, p. 53
Oh, insensatos mundanos! –dice San Agustín-; desdichados, ¿adónde vais para satisfacer vuestro corazón? Venid a Jesús , que sólo Él puede daros el contento que buscáis.” Alma mía, no seas tú tan insensata; busca sólo a Dios,busca el bien en el que están todos los bienes, como dice el mismo Santo. Y si quieres hallarle pronto, aquí le tienes cerca de ti; dile lo que deseas, pues está en el Sagrario para oírte y consolarte.

No todos, dice Santa Teresa, consiguen hablar al rey; lo más que algunos logran es hablarle por medio de tercera persona. Mas para hablar con Vos, oh Rey de la Gloria, no se necesitan mediadores: todos os hallan siempre dispuesto a darles audiencia en el Sacramento del altar. Cualquiera que os desea os halla siempre aquí y os habla familiarmente. Llegar a la persona del rey y hablarle cara a cara , puesto que alguno lo consigue, ¿qué de diligencias no supone? Porque los reyes de la tierra dan audiencia pocas veces al año. Pero Vos, en este Sacramento, siempre que nosotros queremos, nos dais audiencia, lo mismo de noche que de día.

¡Oh, Sacramento de amor, que ya dándoos en la Comunión, ya permaneciendo en los altares, sabéis, con los dulces hechizos de vuestro amor, atraer a tantos corazones que enamorados de Vos, pasmados por tanta bondad, arden felicísimos en vuestro amor y piensan siempre en Vos!: atraed también este miserable corazón mío, que desea amaros, y vivir esclavo de vuestro amor.

Por mi parte entrego, de hoy en adelante, en manos de vuestra bondad, todos mis intereses, todos mis afectos y esperanzas, mi alma y mi cuerpo y todo mi ser. Aceptadme, Señor, y disponed de mí como os agrade. No quiero, no quejarme más de vuestras santas disposiciones; pues sé que, procediendo de vuestro amoroso Corazón, amorosas y para mi bien han de ser todas ellas.

Bástame que las queráis Vos, para quererlas yo también en el tiempo y en la eternidad. Haced en mí y de mí cuanto queráis; únome enteramente a vuestra voluntad, que es soberanamente buena, y bella, y perfecta, y amable. ¡Oh, voluntad de mi Dios, cuan agradable eres para mí! Quiero vivir siempre y morir unido y sujeto a ti. Tu gusto es mi gusto; y quiero que tus deseos sean mis deseos.

Dios mío, Dios mío, ayudadme; haced que desde hoy viva sólo para Vos, sólo para querer lo que queráis sólo para amar vuestra amable voluntad. Muera yo por vuestro amor, ya que Vos moristeis por mí, y por mí os hicisteis alimento del alma.

Maldigo aquellos días en que hice mi voluntad con tanto disgusto vuestro. Os amo, ¡oh, voluntad de Dios!, cuanto amo a Dios, puesto que sois Dios mismo. Os amo con todo mi corazón, y a Vos me entrego sin reserva.

Jaculatoria.— ¡Oh, voluntad de Dios, tú eres mi único amor!

Comunión espiritual, p.41

Visita a María Santísima

Dice la excelsa Reina de los Cielos: En mi mano están las riquezas...para enriquecer a los que me aman. Amemos, pues, a María, si queremos ser ricos en gracias. El Idiota la llama Tesorera de las gracias. ¡Bienaventurado el que con amor y confianza recurre a María!

Jaculatoria.— Madre amable, ruega por mí.

Oración a María Santísima, p. 58.

Visita al Patriarca San José

Dios constituyó a San José jefe y cabeza de la Sagrada Familia de Nazaret, reducida en número, pero grande por la altísima dignidad de los personajes que la componían. En aquella casa José manda, y el divino Hijo obedece. Esta sujeción de Jesucristo, a la vez nos demuestra su incomparable humildad y la gran dignidad de José, superior a la de todos los demás Santos, si se exceptúa a la divina Madre.

Recibidme, ¡oh, excelso Patriarca!, en el número de vuestros siervos, y mandadme según os plazca, que yo procuraré obedeceros prontamente.

Jaculatoria.— San José, tutor y custodio de la Sagrada Familia, orad por mí.

Oración a San José, p. 61


VISITA 11ª

Visita al Santísimo

Oración preparatoria, p. 53.

Procuremos no apartarnos –dice Santa Teresa- ni perder de vista a nuestro a amado Pastor Jesús, porque las ovejas que están cerca de su pastor son siempre las más atendidas y regaladas, siempre reciben algún particular bocadillo de lo que él mismo come. Y si acaeciere que el pastor duerme, la ovejuela no se aparta de él hasta que se despierta, o le despierta ella misma con sus balidos, para ser entonces de nuevo objeto de sus caricias y regalos.

Redentor mío Sacramentado, aquí estoy cerca de Vos, y no quiero otro regalo que el fervor y perseverancia en vuestro amor.

Gracias te doy, ¡oh, santa fe!, porque me enseñas y aseguras que en el divino Sacramento del Altar, en aquel Pan celestial, no hay pan, sino que allí está realmente mi Señor Jesucristo, y que está por mi amor. Señor mío y todo mi bien, creo que estáis presente en el Santísimo Sacramento; y aunque desconocido a los ojos de la carne, os reconozco con la luz de la fe, en la Hostia consagrada, por Monarca del Cielo y de la tierra, y Salvador del mundo. ¡Ah, dulcísimo Jesús mío!, así como sois mi esperanza, mi salvación, mi fortaleza y mi consuelo, quiero que seáis también mi exclusivo amor y el único blanco de todos mis pensamientos, deseos y afectos. Más me complazco en la suma felicidad de que gozáis y gozaréis eternamente, que de todo el bien que yo pudiera alcanzar en el tiempo y en la eternidad.

Mi mayor contento es saber que Vos, amado Redentor mío, sois plenamente dichoso y que vuestra felicidad es infinita. Reinad, reinad, Señor mío, en toda mi alma; os la entrego sin reserva, para que siempre la poseáis. Sean mi voluntad, mis sentidos y mis potencias esclavos de vuestro amor, y no me sirvan en este mundo más que para daros gusto y gloria.

Esta fue vuestra vida, ¡oh, primera Amante y Madre de mi Jesús, María Santísima! Ayudadme, Señor, y alcanzadme que en lo porvenir viva tan eternamente feliz en Dios, como Vos vivisteis.

Jaculatoria.— Jesús mío, sea yo todo vuestro, y Vos todo mío.

Comunión espiritual, p. 41.

Visita a María Santísima

Bienaventurado el que vela ante mis puertas todos los días y aguarda a los umbrales de mi casa...¡Dichoso el que, como los pobres que están a las puertas de los ricos, pide solícito limosna ante las puertas de la misericordia de María; y más dichoso aún el que procura imitar las virtudes que en María considera, y especialmente su pureza y humildad.

Jaculatoria.— Socórreme esperanza mía.

Oración a María Santísima, p. 58.

Visita al Patriarca San José

Escribe San Bernardo que José fue aquel siervo fiel y prudente, escogido para ser no sólo el apoyo de la Madre de Dios y del mismo Jesucristo, sino también el fidelísimo cooperador del gran consejo. La salvación de los hombres, la redención del mundo, fue, en efecto, la obra del gran consejo de las tres Personas de la Santísima Trinidad; y José fue elegido para cooperar en cierto modo a esta obra divina.

Protector mío San José, os ruego humildemente que me hagáis, como Vos, diligente y fiel en el cumplimiento de los deberes de mi estado.

Jaculatoria.— San José bendito, guiadme al Cielo.

Oración a San José, p. 61.

VISITA 12ª

Visita al Santísimo

Oración preparatoria, p. 53.

Quien ama a Jesús, está con Jesús, y Jesús está con él.” Cuando San Felipe Neri comulgó por Viático, al ver entrar el Santísimo Sacramento, exclamó: Aquí está el amor mío, aquí está el amor mío. Diga, pues, cada uno de nosotros en presencia de Jesús Sacramentado: Aquí está el amor mío; éste es y será el blanco de mis amores, durante toda mi vida, por toda la eternidad.

Vos, Señor y Dios mío, dijisteis en el Evangelio, que quien os ame será amado de Vos más que otra cosa.

Venid, y asentad vuestra habitación en la pobre casa de mi alma, de tal suerte, que nunca os apartéis de mí; o, por mejor decir, que jamás os despida yo a Vos. Vos nunca os ausentáis si no sois despedido. Mas así como os arrojé de mí en lo pasado, temo me vuelva a suceder tamaña desgracia en lo venidero.

¡Ah! No permitáis que acaezca en el mundo esta nueva maldad y horrenda ingratitud: que yo singularmente favorecido de Vos con tantas gracias, llegue a echaros otra vez fuera de mi alma. Mas ¡ay! Que puede suceder...Por eso, Señor, prefiero la muerte, si es de vuestro agrado, para que muriendo unido con Vos, con Vos viva eternamente.

Sí, Jesús mío, así lo espero. Os abrazo y estrecho en mi pobre corazón; haced que siempre os ame, y siempre sea amado de Vos. Sí, Redentor mío amabilísimo, siempre os amaré, y siempre me amaréis. Espero que nos amaremos siempre, ¡oh, Dios de mi alma!, por toda la eternidad.

Jaculatoria.— Jesús mío, quiero siempre amaros y ser amado de Vos.

Comunión espiritual, p. 41.

Visita a María Santísima

Los que se guían por mí, no pecarán.” El que se ocupe en obsequiarme –dice María- alcanzará la perseverancia.Los que me esclarecen tendrán la vida eterna; y los que trabajan en hacer que los demás me conozcan y amen.

Promete hablar siempre que puedas, pública o privadamente, de las glorias y de la devoción de María.

Jaculatoria.- ¡Dignaos recibir mis alabanzas, Virgen sagrada!

Oración a María Santísima, p. 58.

Visita al Patriarca San José

San José es llamado en el Evangelio hombre justo, hombre perfecto, que posee todas las virtudes. Poseía, por consiguiente, José, fe viva, esperanza firme, caridad ardiente para con Dios y el prójimo, humildad profundísima, y todas las demás virtudes.

¡Oh, gran Santo, modelo perfectísimo de jsuticia y santidad!, dignaos alcanzarme las virtudes que poseísteis Vos en tan alto grado, y sobre todo un amor ardientísimo a Jesucristo y a su santísima Madre.

Jaculatoria.— Guiadme, santo Esposo de María, por la senda de la perfección.

Oración a San José, p. 61.

Visita 13ª

Visita al Santísimo

Oración preparatoria, p. 53.

Mis ojos y mi corazón estarán ahí todos los días.” He aquí cómo Jesús cumple esta su hermosísima promesa en el Sacramento del Altar, donde con nosotros se halla de noche y de día.

Pudiera, Señor mío, bastaros es estar en el Sacramento sólo de día, cuando tuvieseis en vuestra presencia adoradores que os acompañasen; mas ¿de qué os sirve permanecer ahí también por la noche, en la cual los hombres cierran las iglesias y se retiran a sus casas dejándoos enteramente solo?

Pero ya os entiendo; el amor os hizo prisionero nuestro; el amor apasionado que nos tenéis, os unió a este mundo, de tal suerte, que ni de noche ni de día os consiente apartaros de nosotros.

¡Ah, Salvador amabilísimo! Sólo esta fineza de amor debiera obligar a todos los hombres a acompañaros siempre en el santo Sagrario, hasta que por fuerza los echasen de allí; y al ausentarse, deberían dejar al pie del altar su corazón y todos sus afectos en obsequio del Dios humanado que permanece solo y oculto en el Tabernáculo, hecho todo ojos para mirarnos y remediar nuestras necesidades, y todo corazón, para amarnos, y esperando el próximo día, en que las almas, sus amadas, vayan a visitarle.

Sí, Jesús mío, contentaros quiero. Os consagro toda mi voluntad y todos mis afectos. ¡Oh, Majestad infinita de mi Dios!, os quedasteis en este divino Sacramento, no sólo para estar presente y próximo a nosotros, sino principalmente para comunicarnos a vuestras almas predilectas.

Mas, Señor, ¿quién se atreverá a acercarse a vuestra mesa y alimentarse de vuestro cuerpo?... O, más bien, ¿quién podrá alejarse de Vos?... Os ocultáis en la Hostia consagrada, para entrar dentro de nosotros. Ardéis en deseos de que os recibamos, y gustáis de uniros a nosotros.

Venid, pues, Jesús mío, venid; deseo recibiros dentro de mí, para que seáis el Dios de mi corazón y de mi voluntad. Cuanto es de mi parte, Redentor mío amabilísimo, ceda a vuestro amor: satisfacciones, placeres, voluntad propia..., todo os lo sacrifico.

Os amo, Dios mío, os amo, y por siempre a Vos sólo quiero amar.

Jaculatoria.- Atraedme con los lazos de vuetro amor.

Comunión espiritual, p. 41.

Visita a María Santísima

Nos exhorta San Bernardo a que busquemos la gracia y a que la busquemos por medio de María. Ella es –dice San Pedro Damián- el tesoro de las gracias divinas; puede enriquecernos y quiere enriquecernos. Por eso nos invita y llama ella misma: Quien sea pequeñuelo, véngase a mí. Señora amabilísima, Señora nobilísima, Señora benignísima, mirad a un pobre pecador, que a Vos se encomienda y en Vos enteramente confía.
Visita al Patriarca San José

Jaculatoria.— Apartad de mí, San José purísimo, las tentaciones de impureza.

Oración a San José, p. 61.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

EL HOMBRE DEBERÍA TEMBLAR

EL HOMBRE DEBERÍA TEMBLAR
San Francisco de Asís