FRASES PARA SACERDOTES

Dios nos ha dado un espíritu de fortaleza. La fortaleza es la dignidad del ser humano que vive en la Voluntad de Dios, que es obediente a Dios.
Esa fortaleza es tan poderosa que los demonios no la pueden resistir. Un demonio jamás se le acercará a la fortaleza de una persona, porque la fortaleza viene de Dios. Esa fortaleza es luz, es una fuerza inmensa!

De: Marino Restrepo ( Audio, La voluntad de Dios en la obediencia).

COMUNIÓN DE RODILLAS Y EN LA BOCA


 

San Pío X "Cuando se recibe la Comunión es necesario estar arrodillado, tener la cabeza ligeramente humillada, los ojos modestamente vueltos hacia la Sagrada Hostia, la boca suficientemente abierta y la lengua un poco fuera de la boca reposando sobre el labio inferior". (Catecismo de San Pío X). Y Contestando a quienes le pedían autorización para comulgar de pie alegando que: los israelitas comieron de pie el cordero pascual les dijo: "El Cordero Pascual era tipo (símbolo, figura o promesa) de la Eucaristía. Pues bien, los símbolos y promesas se reciben de pie, MAS LA REALIDAD SE RECIBE DE RODILLAS y con amor".

PELÍCULA "FRAY ESCOBA"


Esta vieja y bella película me gustó tanto y me inclinó a pensar en la vida consagrada. Lo que más me impresiona de San Martín fue su humildad y su pobreza espiritual que tuvo en vida.

Vi esta película cuando era adolescente y como nota curiosa puedo compartir que San Martín de Porres era hijo de una panameña y un español.





DATOS DE LA PELÍCULA - WEB filmaffinity


Título original
Fray Escoba
Año
Duración
101 min.
País
España España
Director
Guión
Ramón Torrado (Historia: Jaime García Herranz)
Música
Manuel Parada
Fotografía
Ricardo Torres (B&W)
Reparto
Productora
Copercines
Género
Drama | ReligiónBiográfico
Sinopsis
Martín, hijo de un caballero español y de una mulata panameña, nace en Lima en 1579. Con su padre, ya gobernador de Guayaquil, y un futuro prometedor a su alcance, decide entrar en el convento de Santo Domingo. Allí se convierte en 'Fray Escoba', apodo que recibe por su obsesión de barrer y barrer sin descanso, mientras ríe feliz. Pasan los años y, con asombro, Martín descubre como Dios se vale de él para hacer milagros mientras su fama y labor apostólica se propagan por todo el país. (FILMAFFINITY)


No hay comentarios:

Publicar un comentario

EL HOMBRE DEBERÍA TEMBLAR

EL HOMBRE DEBERÍA TEMBLAR
San Francisco de Asís