FRASES PARA SACERDOTES


"Nunca pueden confiar en una persona que desprecia la Madre de Dios. No le pueden oír nada de lo que enseña, no pueden leer nada de lo que escribe y no pueden oír nada de lo que predica. El que desprecia a la Madre de Jesús es un mismo enviado del diablo. Porque el único que persigue a la Madre de Jesús, la teme y la odia es satanás."

De: LA BATALLA ESPIRITUAL, Marino Restrepo.

EL SACERDOTE ABRE LAS PUERTAS AL FUTURO DE DIOS PARA EL MUNDO

JESUCRISTO EN LA FUENTES DE MI DIVINO CORAZÓN (PARTE 9)

EN LAS FUENTES DE
MI DIVINO CORAZÓN
HALLARÉIS MENSAJES
DE CONVERSIÓN

***********

MENSAJES

Mi Reino es un reino de justicia y de amor
Noviembre 25/07 1:20 p.m.

Jesús dice:

Apartaos del ruido que os ensordece, Agustín de mi Divino Corazón, y adentraos en uno de mis aposentos de mi Sagrado Corazón y extasiaos del silencio celestial para que escribáis nuevamente para todas mis criaturas amadas, porque el tiempo cada vez es más corto y me valgo de vuestra miseria, pequeño servidor, ya que en vuestro corazón he hallado un rinconcito de descanso.

Hijos amados de mi Padre Celestial, venid a mi Reino en el que tengo por trono mi Santa Cruz y por cetro mi piedad para con todos vosotros. No busquéis otros reinos diferentes a mi reinado, porque fácilmente se diluyen como la espuma y se evaporan como el humo. El reino de Jesucristo, vuestro hermano, es eterno; entrad en él y servid generosa y gustosamente al Rey, que no os pagará con dinero como lo hacen los grandes imperios de la tierra sino con perlas finísimas de incalculable valor.

Pequeñitos de mi adorable Corazón, Yo soy la imagen invisible de Dios y primogénito de toda criatura. Soy el dueño absoluto de todo el universo, por eso venid hacia Mí para que dejéis enterrada vuestra pobreza y os hagáis ricos con los grandes tesoros de mi Reino.

En mi Reino no encontraréis tristeza porque todo es alegría, no encontraréis oscuridad porque todo es luz, no encontraréis injusticias porque todo es  justicia, no encontraréis desengaños porque todo es amor, amor que os doy en abundancia porque sois demasiado importantes para Mí; y porque sois importantes, os llamo como el gran amigo que desea vuestro sumo bien.

Mirad, mis pequeños, que os deseo descubrir paisajes majestuosos que tan solo allí existen, la vivacidad de sus colores es incomparable a los existentes en la tierra. No os contentéis con obras muertas; buscad obras vivas, obras que os tengo reservadas para vosotros en mi Reino.

Mi Reino no es de este mundo; él pertenece al sublime mundo sobrenatural y espiritual, pero para que lleguéis a él primero debéis, pequeños míos, escalar altos grados de espiritualidad; espiritualidad que se encuentra en el palpitar de mi Corazón Eucarístico.  Amad, en forma desbordante, la Eucaristía que en ella está el Rey, Sumo y Eterno Sacerdote camuflado en la humildad de un traje blanco, es decir, en la sencilla apariencia de la Hostia Consagrada.

Mi cetro está disponible para daros apoyo y trataros con gran misericordia. No divaguéis más buscando en otros reinos lo que nunca encontraréis en mi Reino.

Mi Reino es un reino de justicia y de amor. Dejad que Yo sea el Rey, quien gobierne vuestras vidas, para enrutaros a la verdadera vida, vida que os dará hartura en gozo y felicidad.

Recibid la bendición de Dios Padre, de Dios Hijo y de Dios Espíritu Santo.

Soy la Dolorosa con el Corazón destrozado por 8 lanzas
Noviembre 25/07 4:34 p.m.

La Santísima Virgen María dice:

Os habla, os habla, pequeños míos, la Virgen Dolorosa. Porque mi Inmaculado Corazón no está traspasado por sólo 7 lanzas, son 8; y esta última es producida por los pecados de todas las almas Sacerdotales y almas Religiosas Consagradas al servicio de mi Hijo Jesús.

Mi Corazón se halla desgarrado y destrozado: porque Satanás las tienta enormemente haciendo que, estas pobrecitas almas, caigan conllevando  consigo un sinnúmero de almas, almas que si no se arrepienten de sus innumerables pecados, caerán súbitamente al lago eterno.

Cómo hieren a mi Corazón de Madre, tantos hijos predilectos míos que se han desviado de la sana doctrina y han cambiado las Sagradas Escrituras por la lectura de libros que contaminan sus pensamientos, alejándolos de la verdad plena contenida en el Magisterio de la Iglesia.

Vosotros, pequeños míos, laicos consagrados al servicio de Dios, orad fervientemente por todos los sacerdotes que han enfriado su espíritu de oración.  Vivid, si vuestro estado os lo permite, los votos y  promesas de tantos consagrados que se han olvidado del camino, al que mi Hijo Jesús los llamó.

La Iglesia será salvada por vosotros, laicos insertados a mi Ejército Celestial, como un día esto mismo se le reveló a mi pequeña, alma víctima, Martha Robán; en vuestras manos está la restauración de la Iglesia.

Por esto, hijitos míos, consolad mi Corazón con vuestros sacrificios, con vuestras reparaciones, con la Adoración diaria al Santísimo, con vuestro ayuno y con el rezo constante del Santo Rosario.

A vosotros se os ha encomendado una gran misión dentro de la Iglesia, que sólo es llevada en la plenitud en vuestra entrega generosa. Morid a vosotros mismos, para que sea Jesús actuando en vosotros. Haced en todo la Voluntad de Dios, aún os cueste. No estáis solos, porque Yo estoy con vosotros y en vosotros; no dejéis que mis hijos predilectos sean ganados para el hades.

Ayudadme con vuestros actos heroicos de amor para rescatarlas para el cielo.  María, Virgen de los Dolores, os bendice hoy en la Solemnidad de Jesucristo Rey del Universo.


Invocadme en vuestras dificultades y enfermedades
Noviembre 25/07 6:25 p.m.

San Rafael Arcángel dice:

Yo soy Rafael, uno de los siete Ángeles que están al servicio de Dios. Mi presencia entre vosotros no se debe a mí, sino a la Voluntad de Dios. A Él  debéis bendecir y cantar todos los días. Yo subo ahora al que me envió. Vosotros bendecid a Dios y narrad todas sus maravillas.

Invocadme en vuestras dificultades y enfermedades, que pronto estaré allí para socorreros en vuestras necesidades.

Recitad la siguiente oración, uniendo vuestra plegaria al Sacratísimo Corazón de Jesús y al Corazón Inmaculado de María: “Peregrino Arcángel San Rafael, así como habéis curado a Tobías, tocándole los ojos con vuestras manos, para librarlo de las tinieblas de su ceguera, os invoco dulcemente para que seáis consuelo en mi desolación, amparo en mi sufrimiento y medicina de Dios para mi enfermedad.

No os apartéis de mi lado, sed mi guía y custodio en mi peregrinar en la tierra, asistidme en mis necesidades especialmente la que os manifiesta mi corazón…… y dignaos interceder por mí delante de Dios, a fin de que me concedáis la gracia que os pido...., si ha de ser para gloria de su Santo Nombre y bien de mi alma. Amén”.

Jesús os ama con un amor infinito
Noviembre 27/07 4:25 p.m.

Jesús dice:

Jesús os ama con un amor infinito. Orad desde vuestro corazón y repetidme muchas veces que me amáis así como sois expresivos con vuestros sentimientos para con los hombres. Sed sumamente expresivo para conmigo. Os he traído a mi Tabernáculo, pequeño mío, para que me adoréis por los que no me adoran, para que me alabéis por los que no me alaban y para que me deis la gloria por los que no me rinden la gloria de un Dios Único y Verdadero.

Frente a la Divinidad de Dios Altísimo, abismaos porque durante el tiempo que estáis frente a Mí, haced de cuenta que no estáis en la tierra, porque os he traído a un pedacito de cielo. Llegaos a Mí con espíritu de recogimiento para que, sosegado vuestro espíritu, escuchéis la voz del Maestro, del amor que os habla.

Cuando la turbación sucumba en vuestro corazón, venid a Mí que soy el Maestro Espiritual que os enseñará secretitos para que crezcáis en mi Divino caminar.

Cuando el ruido, que hay fuera de mi dulce prisión, os ensordezca y os robe la paz, estoy aquí para susurraros palabras de amor y aquietaros.

Decidle al mundo, pequeño mío: que estar ante mi presencia Eucarística, es estar frente al mismo hombre que sanó a diez leprosos y tan sólo uno regresó para agradecerme, y que hoy quiero sanar la lepra de vuestro corazón. Que soy el mismo hombre que cautivó a María Magdalena porque encontró en mi mirada bálsamo sanador para las innumerables heridas de su corazón y hoy deseo cautivaros a vosotros para ungiros con mi amor.

Que soy el mismo hombre que llenó el cántaro del corazón de la mujer samaritana supliendo vacíos con el agua de mi amor y hoy llenaré vuestros corazones con el agua viva para saciaros de Mí.

Que soy el mismo hombre que resucitó a Lázaro y quiero resucitaros a una nueva vida. Que soy el mismo hombre que está frente a vosotros, pero vestido con nuevos ropajes, en la sencilla apariencia de una Sagrada Hostia.

Por lo tanto, mi amado Agustín, diles que hay que guardar respeto y reverencia solemne frente a Jesús  Eucaristía, ya que no están adorando a un dios yeso, sino a un Dios real, presente en el velo Sacramental, que hiere mi Divino Corazón con sus irreverencias, porque aún, no han comprendido la Magnitud de mi amor en el Sagrario para con todos vosotros.

Hijitos míos, hechuras de mis llagadas manos, el mundo aún no ha colapsado, por la adoración constante de almas eucarísticas que han sabido responder generosamente a mi voz, que un día os llamé para traerlos al desierto y hablarles al oído. Orando en compañía con vuestro Santo Ángel de la guarda, vuestro espíritu se os abrirá y vuestro entendimiento se desarrollará frente a cada uno de los misterios místicos e invenciones de amor, para con cada uno de vosotros pequeños míos.


Os daré un jardín
Noviembre 27/07 5:30 p.m.

La Santísima Virgen María dice:

Pequeños míos, rositas de vivos colores, orad especialmente por mi pequeño instrumento, instrumento de Dios que necesita creer más espiritualmente y abandonarse totalmente a los designios de Dios sobre su vida.

Es grande la obra que Dios Padre tiene dispuesta para la humanidad, por eso vosotros pequeñitos de mi amor, debéis acrecentar más oraciones a favor de mi pequeño Agustín, porque el espíritu del mal pretende derrumbarlo y llevarse con él los prodigios de amor que Jesús tiene predispuestos. Mi pequeño es frágil, débil y temeroso frente a sus experiencias sobrenaturales; apoyadlo, jardín florecido de mi Inmaculado Corazón, porque el día en que el mundo se entere de su nombre y nacionalidad, muchos creerán y otros lo rechazarán.

Permaneced unidos porque Satanás intenta dispersaros, ya que su furia se ensañará contra vosotros pero no temáis, ovejitas de mi rebaño, porque os protejo como madre que cuida de recién nacidos.

Estad preparados porque son muchas las golosinas del cielo que se os darán, pero también mucha hiel amarga se os dará a beber; mi obra y mis mensajes será conocida aún en los países más recónditos y lejanos de vuestra ciudad y de vuestro país.

Os daré un jardín en el que muchos peregrinarán para recibir sanación a sus cuerpos y a sus espíritus, y conversión que los alejará de su vida de pecado. El cielo se ha fijado en vosotros pequeños. No contristéis mi Inmaculado Corazón y el Corazón Sagrado de mi Hijo Jesús alejándoos del camino al cual se os llama.

(veo un jardín con muchas flores de variados colores y a la Santísima Virgen María y una frase que dice: Al final mi Corazón Inmaculado triunfará y en otro extremo está el Sagrado Corazón de Jesús y un letrero: Donde está mi Madre estoy Yo y donde estoy Yo está mi Madre).

Os guardo corazoncitos palpitantes de mi amor en mi Inmaculado Corazón para alimentaros de mi leche espiritual y haceros fuertes como soldados aguerridos que luchan en medio de la batalla sin temor a ser derrotados porque ya la victoria la tienen ganada.

Decidle al mundo entero que el imperio de satanás será derrotado porque la luz de Cristo prevalecerá sobre las tinieblas del mal.

Os amo y os bendigo pequeñitos míos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

EL HOMBRE DEBERÍA TEMBLAR

EL HOMBRE DEBERÍA TEMBLAR
San Francisco de Asís