FRASES PARA SACERDOTES


San Pío de Pietrelcina solía repetir: “El mundo podría quedarse incluso sin sol, pero no sin la Santa Misa”. A los sacerdotes enseñaba a dividir el día en dos partes: la primera, dedicada a la preparación del divino sacrificio y la segunda como acción de gracias.

EL SACERDOTE ABRE LAS PUERTAS AL FUTURO DE DIOS PARA EL MUNDO

ORACIONES AL SANTO ROSTRO DE JESUS


EL SANTO ROSTRO DE JESUS



ORACIONES

********


MIS LÁGRIMAS TE CONSUELEN UN POCO

“Oh Señor mío, amadísimo
 que fuiste humillado en todo modo
y que has padecido y soportado sobre tu Carne Virginal
 todo acto vuelto a la destrucción de tu Santo Rostro… Yo te amo.
Oh Santo Rostro… iluminado por la Luz que el Padre infuso también en mi corazón.
Sí… porque mi Corazón arde y late más fuerte
delante de esta Imagen.
Su beldad no está en los rasgos ultrajados por el hombre
mas si por el Amor que sale de la mirada misma
que dona perdón a quien solo lo mira
Oh Señor Mío …
olvida mirando mi rostro todos los errores del mundo.
Señor… haz que mis lágrimas te consuelen un poco
e ilumina como has hecho conmigo
el corazón de todos tus hijos y hermanos del mundo.
Señor ten piedad de mí y del mundo entero.
amen.

*********

SEÑOR BUENO ESCUCHA MI VOZ

“Tu Rostro Señor está delante de mis ojos
nada puedo esconderte Señor Mío.
Tu que velas sobre mí, ves cuanto sufro y cuanto Te amo
 Tu … Señor Dios mío sientes también mis lamentos
cuando lloro y sientes cuando me desespero
más Tu Señor Bueno… pronto me socorrerás.
Siento ya Tu presencia dentro del corazón
más luego estarás conmigo para pasear
y juntos cantaremos loas a Dios creador
que es Tu Padre y Nuestro Padre.
Oh Jesús… Señor bueno… perdona cada hacer mío
aun sin un poco malhecho... lo hago por amor.
Tu… Señor bueno escucha mi voz
que grita a ti perdón… también por quien no lo hace.
Te amo Señor Mío, te alabo Señor mío,
Te canto Señor mío, te honro Señor mío
Te espero… Mi Señor.

Continuo a luchar por amor a Dios, por amor a la Iglesia y por amor a ustedes.....
                                                                                                          Conchiglia 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

EL HOMBRE DEBERÍA TEMBLAR

EL HOMBRE DEBERÍA TEMBLAR
San Francisco de Asís