FRASES PARA SACERDOTES


"Nunca pueden confiar en una persona que desprecia la Madre de Dios. No le pueden oír nada de lo que enseña, no pueden leer nada de lo que escribe y no pueden oír nada de lo que predica. El que desprecia a la Madre de Jesús es un mismo enviado del diablo. Porque el único que persigue a la Madre de Jesús, la teme y la odia es satanás."

De: LA BATALLA ESPIRITUAL, Marino Restrepo.

EL SACERDOTE ABRE LAS PUERTAS AL FUTURO DE DIOS PARA EL MUNDO

JESUCRISTO. EN LAS FUENTES DE MI DIVINO CORAZÓN. (PARTE 10)

EN LAS FUENTES DE
MI DIVINO CORAZÓN
HALLARÉIS MENSAJES
DE CONVERSIÓN

***********

MENSAJES

Caricias del cielo
Noviembre 27/07 6:25 p.m.
La Santísima Virgen dice:

Porque os amo, os hablaré a vosotros rositas de mi hermoso jardín.

Agustín del Divino Corazón, frágil instrumento de Dios, dile a Rosita que la amo, que la protejo y camino a su lado; que mi Hijo la llamó a seguirle, que escuche su dulce voz y se rinda a su llamado. Es Rosita de Santa María, porque es una rosa que está siendo cultivada en mi jardín para el cielo.

Tú, que eres privilegiado en escuchar mi voz, escribe ahora para Azucenita del Sagrado Corazón. Dile cuanto la amo, cuéntale cuan importante es su presencia en esta obra de mi Jesús, dile que su oración enternece mi Corazón y que correspondo a su amor con mis dulces miradas y suaves sonrisas.

Y cómo no hablar a mi pequeño Francisco. Dile que ha sido revestido con la túnica de la humildad y adornado con la virtud del silencio, silencio que practiqué en la tierra para llenar mi Corazón del amor de Dios; que mi Corazón palpita por él, porque su vida es una constante oblación a la Divinidad.

Pequeño mío, me preguntas por María de la Santa Faz. Claro, para ella también hay caricias del cielo, dile que habito en su corazón, corazón que late al amor Divino, que la asisto en el plan que Dios ha trazado para su vida, vida que lentamente se consumirá para dar gloria y veneración a los Sagrados Corazones.

Son caricias del cielo pequeños míos que os engolosinan y os endulza el corazón.

Os amo retoñitos de mi amor.

A mi pequeña víctima de amor, dile que su sufrimiento glorifica a Dios, que el amor de Jesús y mi amor la acompañan, que su casita es el refugio de Amor Divino que da calidez y abrigo a corazones fríos y desnudos.

Y a ti pequeño, te cuido y te protejo con mis miradas de amor que siempre están sobre ti. Sigue adelante porque apenas estás entrando en el umbral de tu misión, puesto que es profunda, ardua e incomprensible para muchos.

Embriagaos con la exquisitez del aroma de la Madre de Dios y Madre vuestra.


El vía crucis de los inocentes
Noviembre 27/07 9:00 p.m.

La Santísima Virgen dice:

Mis pequeños hijos, el mundo esta absorto en el pecado. Mi Inmaculado Corazón y el Corazón Santísimo de Jesús están anegados por el dolor.

Cómo sufrimos, al ver los innumerables asesinatos de niños que empiezan a gestarse en el vientre de sus madres, madres que convierten el jardín de la vida en un cementerio putrefacto de fétido olor.

Si en vuestras manos está el impedir este crimen, no dudéis en actuar en pro de la vida, porque la vida es un don de Dios, don que le corresponde al Dador de vida disponer de ella sobre todas sus criaturas.

Los ríos han convertido sus aguas en ríos de sangre, porque son muchos los inocentes que han derramado su sangre por causa de esta acción perversa de satanás.

Derramo lágrimas de sangre y, aún, los corazones de los hombres no se conmueven.

Compadeceos vosotros, hijitos míos, caminando junto conmigo el vía crucis de los inocentes que, desde antes de nacer, han perdido su vida.

Pobrecitas almas que han manchado su conciencia y sus manos con este terrible flagelo, proveniente de las profundidades del averno. Si no os convertís de corazón y lloráis amargamente vuestro pecado, iréis al sufrimiento del lago eterno.

Acercaos al Tribunal de la Misericordia que mi Hijo Jesús será compasivo con vosotros. Su Divino corazón es el oasis del perdón, llegad a Él para que os purifique y os desate de las gruesas cadenas del aborto.

Orad conmigo pequeño mío y suavicéis con la dulzura de vuestras palabras, la amargura de mi corazón:

“Virgen María, Madre de los no nacidos, pongo en vuestras benditas manos la vida de los niños que desde antes de nacer, les fue negado el derecho de vivir, estrechadlos en vuestro pecho maternal y dadles el calor de madre que no recibieron en la tierra.

Arropadlos con vuestros besos y abrasadlos con las llamas de vuestro amor.

Virgen María llamad al Coro de los Santos Ángeles para que les canten canciones de cuna y les pinten payasitos en el cielo. Amén”.


Orad por la santificación de los sacerdotes
Noviembre 28/07 9:25 a. m.

La Santísima Virgen María dice:

Orad pequeñitos míos por la santificación de los sacerdotes y todos los miembros que la integran; ellos deben ser fermento en la masa, ellos deben estar revestidos del amor de Dios siendo otros Cristos en la tierra, ellos deben ser almas más espirituales que terrenales, ellos deben ser verdaderos pastores que se preocupen por cuidar a cada una de las ovejas de su rebaño e ir en búsqueda de sus ovejas perdidas y traerlas nuevamente a su redil; ellos deben ser heraldos del Evangelio que testimonien con sus vidas.

Rogad a Dios, hijitos míos, para que sean almas orantes, austeras y penitentes que se preocupen más por su crecimiento espiritual que intelectual.

Pedid insistentemente que la luz del Espíritu Santo los

ilumine, para que reciban la claridad de lo que proviene del cielo o del infierno.

Nuestra Iglesia está viviendo una horrorosa crisis.

Orad para que este cataclismo pronto termine y que mis hijos predilectos, los que se hallan perdidos por el mundo, regresen al amparo de su Madre, que tanto los ama, llorando por sus desvaríos, esperando su pronto regreso.

Recibid, pequeños míos, mi bendición como Madre de la Iglesia y Madre vuestra.


Acudid a la poderosa intercesión de San José
Noviembre 28/07 10:35 p. m.

La Santísima Virgen María dice:

Acudid pequeñitos míos a la poderosa intercesión de San José. Si recurrís a su amparo, él os socorrerá pronto en vuestra necesidad.

Vosotros, pobladores de la tierra, ¿por qué rezáis tan poco al custodio y protector de los Sagrados Corazones? No minimicéis su misión, él está en medio de vosotros porque grande, es él, en el Reino de los cielos. Rendidle homenaje y tributos al único hombre sobre la tierra que por sus hermosas virtudes lo halló Dios apto para ser padre adoptivo del Único Hijo Jesucristo y esposo castísimo de la Madre de Dios.

No releguéis su función dentro de la Iglesia, porque infinitos son sus méritos.

Os amo niñitos míos, haced caso a mis mensajes.


La oración debilita las fuerzas de satanás
Noviembre 28/07 10:56 p. m.

Jesús dice:

Sólo en la oración hallaréis delicias y descanso a vuestro

corazón; no os canséis de orar porque la oración ha de ser premisa en vuestra vida, hasta convertirla en el alimento que os nutre y en el aire que respiras. Si sois alma de oración cosecharéis grandes méritos para el cielo.

Haced de vuestras casas, conventos de oración para que el enemigo no tenga dominio sobre vosotros, porque la oración debilita sus fuerzas, no puede actuar contra vosotros. Que vuestro corazón sea una capillita de amor predispuesto para la oración, porque ella se convertirá en centinela que os cuidará y os resguardará día y noche.

Invitad a la corte celestial, orando sin cesar, alabando y glorificando al Dios Trinitario: Padre, Hijo Y Espíritu Santo.

Haced pequeños míos de vuestro corazón una celdita de oración para que juntos nos recreemos y adoremos la magnificencia del Dios creador.


Mis ojos serán la ventana de tu alma
Noviembre 28/07 11:25 p. m.

Jesús dice:

Soy la esperanza para todas las almas oprimidas por la desesperación.

Soy la libertad plena para todos los seres que son esclavos del pecado.

Soy el médico Divino para todos los enfermos del cuerpo y del alma.

Pequeñito mío, cúbreme con tus brazos y dame calor en esta noche de frío. No me dejes solo en esta noche de oscuridad, las estrellas han perdido su brillo, la luna ha cesado de alumbrar, los luceros se han ocultado, los hombres se han olvidado de Mí, tú dame un espacio de tiempo en tu corazón, permíteme reposar en tu regazo y ámame porque son muchos los que no me aman, consuélame con tus palabras porque son muchos los que desgarran mi Divino Corazón, cubre la desnudez de mi cuerpo porque muchos han jugado a suerte mi túnica, unge mis heridas con tus besos, porque son muchos los que lastiman mis Sagradas llagas en su obstinación por el pecado.

Hablo a tantas almas, pero no escuchan mi voz; llamo a tantos hombres y mujeres para que me regalen un espaciecito de su tiempo a la oración y la postergan con el pretexto de que están sumamente cansados.

Me valgo de ti Agustín de mi Divino Corazón para romper con el silencio y hablarte al corazón porque te amo, porque eres mi mensajero de amor y con nuestros escritos abriremos oídos ensordecidos a mi voz.

Repara por el pecado de indiferencia e ingratitud por quienes llamé a la oración y no cedieron ningún espacio durante el día, ya que sus agendas estaban demasiado copadas y para Jesús era imposible dedicar varios minutos, ya que los negocios en la tierra son más importantes que los del cielo.

Pero mi Sagrado Corazón está rebosado de misericordia y no me cansaré de llamarlos porque los amo.

Acérquense a Mí, que los espero con mis brazos abiertos para abrazarlos, mi hombro servirá de apoyo para cuando la tristeza inunde tu alma y estalles en llanto. Mi Divino Corazón servirá de hoguera para cuando no encuentres calor en las criaturas y sientas la necesidad de calentarte con las chispitas de amor que brotan de mi Corazón.

Mis ojos serán la ventana de tu alma que te cautivarán para que no pienses en nadie distinto a Mí.

Ámame, gusanito de Jacob y oruguita de Israel, que Yo te

amaré por una eternidad sin fin.

Recibe mi bendición pequeño mío, pero llévame contigo al lecho de tu descanso y recobra fuerzas, porque mañana enterneceré tu corazón con más caricias del cielo.

Te amo corderito de mi rebaño.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

EL HOMBRE DEBERÍA TEMBLAR

EL HOMBRE DEBERÍA TEMBLAR
San Francisco de Asís