FRASES PARA SACERDOTES


Dice el demonio: de cierta forma estoy obligado a decir, tengo que decir esto: las mujeres deben llevar velo pero ya hace tiempo que no lo llevan por un querer del infierno.

De: La Eucaristía y lo que dicen los demonios. Padre Carlos Cancelado.

EL SACERDOTE ABRE LAS PUERTAS AL FUTURO DE DIOS PARA EL MUNDO

ACERCA DE LA VOCACIÓN - PARTE 1 -








ACERCA DE LA VOCACIÓN

1. Sublimidad del estado de vida consagrada.

La entrada misma en religión representa, evidentemente, un bien mejor, y quien duda de esto, dice Santo Tomás, "contradice a Cristo"1, que la hizo objeto de un consejo evangélico. En otra parte enseña el Angélico que es "injuriar a Cristo"2 no darse cuenta que la vocación consagrada es un bien mayor. De ahí que diga San Agustín: "Te llama el Oriente", es decir Cristo, "y tú atiendes al occidente"3, es decir, al hombre mortal y capaz de error4.

Respondiendo a la siguiente objeción, "si es aconsejable entrar en la vida religiosa sin antes haber pedido el parecer de muchos y haberlo pensado por mucho tiempo", responde Santo Tomás que: "...el que pide el ingreso no puede dudar de que su vocación venga de Dios, de quien es propio 'conducir al hombre por caminos rectos' (Sal 142, 10)"5.

Por eso enseña San Juan Bosco: "El estado religioso es un estado sublime y verdaderamente angélico. Los que por amor de Dios y de su eterna salud sienten en su corazón el deseo de abrazar este estado de perfección y de santidad, pueden creer, sin duda alguna, que tal deseo viene del cielo, porque es demasiado generoso y está muy por encima de los sentimientos de la naturaleza"6.

2. Temor de que falten fuerzas

Santo Tomás dice, haciendo alusión al miedo de que falten las fuerzas necesarias para perseverar en la vocación: "Tampoco hay aquí lugar a duda ya que los que entran en religión no confían en sus fuerzas para perseverar, sino en la ayuda divina. Así, dice Isaías: 'Los que esperan en el Señor recibirán nuevas fuerzas; andarán y no sentirán fatiga' (40, 31)"7
"El temor de algunos de no llegar a la perfección entrando en la vida religiosa es irracional y refutado por el ejemplo de muchos. ...dice San Agustín8 '...tantos niños y niñas, innumerable juventud y toda suerte de edades, viudas reverenciales y ancianas que envejecieron en su virginidad. Se burlaban de mi con cariño y decíanme con ironía: ¿Y tú no podrás lo que pudieron éstos y éstas? ¿Acaso éstos y éstas lo pudieron por sí mismos y no en su Dios y Señor? Confías en tí mismo y por eso dudas.'"9
Don Bosco afirma al respecto: "Y no teman, los candidatos, que les falten las fuerzas necesarias para cumplir con las obligaciones que el estado religioso impone; tengan por el contrario, gran confianza, porque Dios, que comenzó la obra, hará que tengan perfecto cumplimiento estas palabras de San Pablo: 'El que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo' (Flp 1,6)"10.

3. Prontitud en seguir la vocación.

Santo Tomás se pregunta si es aconsejable entrar en la vida religiosa habiendo antes pedido el consejo de muchas personas y luego de haberlo pensado por mucho tiempo. Y responde que es aconsejable lo contrario, o sea, no pedir consejo a muchas personas, ni dejar pasar mucho tiempo.

El consejo y la deliberación se necesitan en las cosas de bondad dudosa, pero no en ésta, que es ciertamente buena, porque es aconsejada por el mismo Jesucristo. De lo cual nos dieron ejemplo los Apóstoles: San Pedro y San Andrés, a la llamada de Jesús, "inmediatamente, dejadas las redes lo siguieron" (Mt 4, 20); y San Pablo contando su vocación dice que respondió: "...al instante, sin pedir consejo ni a la carne ni a la sangre, ..."(Gal. 1, 16). Comenta San Juan Crisóstomo: "Cristo nos pide una obediencia tal, que no nos detengamos ni un instante"11.

a- Los hombres mundanos.
Comentando esta doctrina dice Don Bosco: "¡Cosa singular!. Los hombres del mundo, cuando alguno quiere entrar en un instituto religioso para darse a una vida más perfecta y más segura de los peligros del mundo, dicen que se requiere para tales resoluciones mucho tiempo, a fin de asegurarse de si la vocación viene verdaderamente de Dios y no del demonio"12.

b- Aún en la hipótesis que fuese una tentación del Diablo.
"Pero no hablan ciertamente así cuando se trata de aceptar un cargo honorífico en el mundo, en donde hay tantos peligros de perderse. Lejos de pensar así, Santo Tomás dice13 que la vocación religiosa debería abrazarse aunque viniese del demonio, porque siempre debe seguirse un buen consejo aunque nos venga de un enemigo. Y San Juan Crisóstomo asegura que Dios, cuando se digna hacer semejantes llamamientos, quiere que no vacilemos ni un momento siquiera en ponerlos en práctica"14.

c- Razones para no dilatar la decisión. 
"En otro lugar dice el mismo santo que, cuando el demonio no puede disuadir a alguno de la resolución de consagrarse a Dios, hace cuando menos todo lo posible para que difiera su realización, teniendo por gran ganancia si logra que la difiera por un solo día y hasta por una hora. Porque después de aquel día y de aquella hora vendrán nuevas ocasiones y no le será muy difícil obtener más larga dilación, hasta que el joven llamado, hallándose más débil y menos asistido de la gracia, ceda del todo y abandone la vocación"15.

d- Peligros de la dilación.
"Por esto San Jerónimo, a los que son llamados a dejar el mundo, les da este consejo: 'Te ruego que te des prisa, y antes bien cortes que desates la cuerda que detiene la nave en la playa'. Con esto quiere decir el santo que, así como si uno se hallase atado a un barco y en peligro de sumergirse, no se entretendría en desatar la cuerda, sino que la cortaría; así el que se halla en medio del mundo debe inmediatamente librarse de él, a fin de evitar cuanto antes el peligro de perderse, lo cual es muy fácil".

e- Aceptar el primer movimiento de la gracia.
"Véase lo que escribe nuestro San Francisco de Sales en sus obras sobre la vocación religiosa: 'Para tener una señal de verdadera vocación, no necesitáis experimentar una constancia sensible; basta que persevere la parte superior del espíritu; por esto no debe creerse falta de verdadera vocación la persona llamada que, antes de realizarla, no siente aquellos afectos sensibles que sentía en un principio; sino que, por el contrario, siente repugnancias y desmayos que acaso le hagan vacilar, pareciéndole que todo está perdido.

No; basta que la voluntad siga constante en no querer abandonar el divino llamamiento, que quede algún afecto hacia él. Para saber si Dios quiere que uno sea religioso, no es necesario aguardar que el mismo Dios hable o que desde el cielo envíe un ángel para manifestar su voluntad. Ni tampoco es necesario un examen de diez doctores para resolver si la vocación debe o no seguirse; lo que importa es corresponder a ella y acoger el primer movimiento de la gracia sin preocuparse de los disgustos o de la tibieza que puedan sobrevenir; porque, haciéndolo así, Dios procurará que todo redunde a su mayor gloria'”16.


CONTINUA: Principales enemigos....


FUENTE: vocaciones.org.ar


Estimando lector del blog Sacerdote Eterno, le invito a visitar nuestra entrega especial ¿Por qué ser sacerdote? en el grupo de pestañas arriba de esta ventana donde dejamos, entro otros más, tres videos de una presentación especial acerca de La Vocación ofrecida por el Instituto del Verbo Encarnado, una entidad dedicada a las misiones,  a través del padre Gustavo Lombardo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

EL HOMBRE DEBERÍA TEMBLAR

EL HOMBRE DEBERÍA TEMBLAR
San Francisco de Asís