FRASES PARA SACERDOTES


Dice el demonio: de cierta forma estoy obligado a decir, tengo que decir esto: las mujeres deben llevar velo pero ya hace tiempo que no lo llevan por un querer del infierno.

De: La Eucaristía y lo que dicen los demonios. Padre Carlos Cancelado.

EL SACERDOTE ABRE LAS PUERTAS AL FUTURO DE DIOS PARA EL MUNDO

JESUCRISTO EN LAS FUENTES DE MI DIVINO CORAZÓN. (PARTE 13)

EN LAS FUENTES DE
MI DIVINO CORAZÓN
HALLARÉIS MENSAJES
DE CONVERSIÓN


Dame el amor que los hombres no me dan

Diciembre 22/07 9:55 p.m.

Jesús dice:

Ven y dame el amor que los hombres no me dan.

Acógeme en tu corazón y dame de tu calor, estoy tiritando de frío, busco abrigo y no lo hallo. Quiero entrar en el corazón de muchas almas, pero sus puertas están oxidadas porque nunca las han abierto a mi voz.


Dad gracias a Nuestro Padre

Diciembre 24/07 5:19 p.m.

Jesús dice:

Mis pequeños apóstoles de luz, dad gracias a Nuestro Padre por todas la bendiciones que os ha dado.

Dad gracias a Nuestro Padre por sus caricias de amor para con vosotros.

Dad gracias a Nuestro Padre porque os adornó con joyas celestes que jamás serán esculpidas por el maestro más diestro en arte.

Dad gracias a Nuestro Padre por haberse fijado en vosotros, pequeños gusanitos de Jacob y pequeñas oruguitas de Israel.

Dad gracias a Nuestro Padre porque os llamó en el amor, os llamó en el silencio, os llamó en vuestra cotidianidad, os desinstaló del mundo para instalaros en el mundo espiritual, os desinstaló del mundo terrenal para instalaros en el mundo eterno.

Dad gracias a Nuestro Padre porque su Hijo Único ha nacido en vosotros haciendo de vuestros corazones el pesebre de Belén.

Dad gracias a Nuestro Padre porque los hombre terrenales ya han sido enterrados y han nacido hombres espirituales.

Dad gracias a Nuestro Padre porque el Divino Artesano os construye en el amor.

Dad gracias a Nuestro Padre porque el Divino Arquitecto traza nuevos planos en la obra arquitectónica de nuestras vidas.

Dad gracias a Nuestro Padre porque el Divino Alfarero ha tomado vuestro barro para restauraros de nuevo.

Dad gracias a Nuestro Padre porque el Divino Agricultor ha podado la maleza de vuestros corazones y ha plantado allí un nuevo jardín.

Dad gracias a Nuestro Padre porque el médico Divino os ha curado vuestras dolencias y enfermedades.

Dad gracias a Nuestro Padre porque el Divino Pastor os ha llamado al aprisco de Vuestro Sagrado Corazón.

Dad gracias a Nuestro Padre porque el Rey Divino os ha llamado para ser príncipes y herederos de su Reino.

Cantad villancicos y canciones de cuna porque el niño Jesús ha nacido en vuestros corazones.

Cantad villancicos y canciones de cuna porque el niño Jesús ha hecho de vuestro corazón un segundo establo de Belén.

Cantad villancicos y canciones de cuna porque el niño Jesús tomó vuestras oraciones, vuestros sacrificios y vuestro continuo morir al mundo para vivir en Dios como ofrecimiento de oro, incienso y mirra.

Os amo pequeñitos míos, os amo cóndores de mi Corazón, entregadme vuestras fatigas, entregadme vuestro cansancio, entregadme vuestros temores. No os canséis de ser apóstoles de mi Luz, mensajeros de mi Palabra.

Mi Madre os abriga con el mismo manto con que me abrigó en la noche de mi nacimiento. Sed fuertes, sed constantes en abrazar mi Cruz, que es vuestra cruz y vuestro trono.


Permaneced unidos en el amor

Diciembre 25/07 6:10 p.m.

Jesús dice:

Permaneced unidos en el amor, permaneced unidos en un mismo ideal, ideal de renuncia, ideal de desprendimiento a todo lo que os ata en la tierra, ideal en imitar las virtudes de mi Divino Corazón especialmente la mansedumbre y la humildad.

Qué poco se interesan las almas por cultivar éstas dos grandes virtudes.

Están reacias a mi amor porque el orgullo ha tomado posesión de sus corazones, la altivez y el aparentar es la corona que adorna sus cabezas.

Vosotros sed pobres de espíritu y mansos de corazón para que os ganéis una gran porción del cielo. Ceñid en vuestras cabezas la corona de la abnegación porque con esta virtud os asemejaréis aún más a Mí.

Yo tengo predispuesto para vosotros, pequeños infantes de mi amor, arrancaros por completo del mundo, mundo que os pone falsas etiquetas, etiquetas que no salvan, os roban la libertad, os esclavizan.

Mis discípulos no deben estar pendientes de las modas, las modas son etiquetas caducas que hoy aparecen y luego se pierden como se diluye la espuma en las manos. Preocupaos por vestir los ropajes que os he dado a vosotros corazoncitos míos.

No busquéis lo del mundo, buscad las cosas del cielo.

El mundo os ensordece, os enceguece y os vuelve torpes. El cielo abre vuestros oídos a mi voz y al cantar de los Santos Ángeles; os da un nuevo mirar, mirar más allá de lo que otros no pueden ver.

Soy el amor que os ha cautivado.
Soy el amor que os ha llamado.
Soy el amor que os ha adentrado en un mundo más elevado a lo espiritual.
Soy el amor que os ha desconectado de bagatela y de minucias para daros verdaderas riquezas.
Soy el amor que os ha armado como guerreros prestos a batallar.
Soy el amor que os llevó al desierto tomando vuestros harapos y revistiéndoos de nuevos trajes.
Soy el amor que os ha dado por reino mi Cielo y por cetro mi Cruz.

Por eso, perlas escogidas de mi amor, estad en el mundo sin ser del mundo.

Os amo con derroche de bendiciones.


Celebrad como se celebra en el Cielo

Diciembre 25/07 8:25 p.m.

La Santísima Virgen María dice:

Hijitos míos, os llamo a hacer un alto en vuestro camino. ¿Será que vuestras obras son del beneplácito de Jesús? Responded con sinceridad de corazón, porque mi Adorado Hijo se halla nuevamente crucificado, ya que vuestras liviandades, vuestros desenfrenos y vuestro morir a Dios tienen anclado a Jesús en el patíbulo de la Cruz.

¿Por qué no escucháis mi voz suplicante que con insistencia os llama a una conversión constante, a un cambio de vida, vida que sea del agrado de Dios?

Porque no os creó para que robéis su gloria empobreciéndoos cada vez más con vuestro modo de actuar. Porque cada pecado es un fruto seco y una rosa muerta que marchita el jardín de vuestra vida.

Estáis a tiempo de dejar el mundo de las tinieblas, tinieblas que opacan mis rayos de luz, luz que os ilumina haciéndoos radiantes cuando vuestra alma se halla en estado de gracia, no seáis reacios a mi clamor de Madre.

Hijitos míos, ordenad los trebejos de vuestro corazón y haced de vuestro suburbio interior un palacio real, digno en recibir a la gran realeza que es Jesús, Hombre-Dios encarnado, cuyo único propósito es salvaros, porque Él no quiere vuestra condenación.

Así como mi Hijo Jesús ha nacido, dejad que nazca en vuestro corazón. Haced de esta Solemnidad una gran Fiesta Religiosa y no una fiesta pagana.

Alabad a Dios por desprenderse de su Hijo en el Cielo para enviároslo a la tierra. Celebrad como se celebra en el Cielo, entonando cantos e himnos de adoración y gloria por este misterio, misterio que hoy se os descubre ante vuestros ojos, porque el Hijo de Dios se ha hecho hombre para llevaros al Cielo.

Mi Corazón Inmaculado pierde su candor al veros como toros cebados directo al matadero, porque derrocháis de manera inequívoca vuestra vida, vida que debéis apagarla después de haber alumbrado con vuestras buenas obras, obras que den contento a mi Corazón.

Espero vuestro pronto regreso.

Os amo, os amo mucho.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

EL HOMBRE DEBERÍA TEMBLAR

EL HOMBRE DEBERÍA TEMBLAR
San Francisco de Asís