FRASES PARA SACERDOTES


San Pío de Pietrelcina solía repetir: “El mundo podría quedarse incluso sin sol, pero no sin la Santa Misa”. A los sacerdotes enseñaba a dividir el día en dos partes: la primera, dedicada a la preparación del divino sacrificio y la segunda como acción de gracias.
El sacerdote: El don del celibato



D. David Calahorra nos habla del don del celibato, que el Señor concede a aquellos que llama a seguirlo como sacerdotes.

DOCUMENTACIÓN ACERCA DEL INFIERNO - Citas de las Sagradas Escrituras -


INFIERNO



Apartaos de mi, malditos, al fuego eterno, que fue destinado para el diablo y sus ángeles. Mt 25, 41.

Murió también el rico y fue sepultado en el infierno [...]: me abraso en estas llamas. Lc 16, 2224.


Si tu mano (si tu ojo... si tu pie) te es ocasión de escándalo, córtala; más te vale el entrar manco en la vida (eterna) que tener dos manos e ir al infierno, en donde el gusano que les roe nunca muere, y el fuego nunca se apaga. Mc 9, 42-43.


Los que no obedecen al Evangelio sufrirán la pena de una eterna condenación: 2 Tes 1, 8-9.


Mas en orden a los cobardes, incrédulos, homicidas, deshonestos..., su suerte será en el lago que arde con fuego y azufre: que es la muerte segunda. Apoc 21, 8.


Y al salir verán los cadáveres de los que se rebelaron contra mi, cuyo gusano nunca morirá y cuyo fuego no se apagará, que serán objeto de horror para toda carne. Is 66, 24.


Los hombres buscarán en aquellos días la muerte y no la hallarán, y desearán morir y la muerte huirá de ellos. Apoc 9, 6.


Mientras que los hijos del reino serán arrojados a las tinieblas exteriores, donde habrá llanto y crujir de dientes. Mt 8, 12.


Si alguno adora la bestia y su imagen y recibe su marca en la frente o en la mano, éste beberá el vino del furor de Dios, que ha sido derramado sin mezcla en la copa de su ira. Apoc 14, 9.


Los poderosos serán poderosamente atormentados. Sab 6, 6.


Cuanto se envaneció y entregó al lujo, dadle otro tanto de tormento y duelo [...]. Apoc 18, 7.


Dadle según lo que ella dio, y dadle el doble de sus obras; en la copa en que ella mezcló, mezcladle el doble. Apoc 18, 6.


Irán al suplicio eterno, y los justos a la vida eterna. Mt 25, 46.


...Los abandonaré y esconderé de ellos mi rostro, y los devorarán y vendrán sobre ellos muchos males y aflicciones. Dt 31, 17.


Tierra de negrura y desorden, en la que la claridad es como la oscuridad. Job 10, 22.


Entrad por la puerta estrecha, porque ancha es la puerta y espaciosa la senda que lleva a la perdición; muchos son los que por ella entran. Mt 7, 13.


Como la sequedad y el calor funden la nieve, así arrebata a los malvados el seol. Job 24, 19.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

EL HOMBRE DEBERÍA TEMBLAR

EL HOMBRE DEBERÍA TEMBLAR
San Francisco de Asís