FRASES PARA SACERDOTES


San Pío de Pietrelcina solía repetir: “El mundo podría quedarse incluso sin sol, pero no sin la Santa Misa”. A los sacerdotes enseñaba a dividir el día en dos partes: la primera, dedicada a la preparación del divino sacrificio y la segunda como acción de gracias.

EL SACERDOTE ABRE LAS PUERTAS AL FUTURO DE DIOS PARA EL MUNDO

MENSAJES DE JESÚS EL BUEN PASTOR - MENSAJES RECIENTES PARTE 4.

UNA COMPLETA PURIFICACIÓN DEL HOMBRE TRAERÁ
UNA NUEVA EXTENSIÓN DEL REINO DE LOS CIELOS
A NUESTROS DÍAS. CON ARREPENTIMIENTO
PODEMOS SER PARTE DESDE ALLÍ, DEL REINO DE DIOS.

EL FUEGO DE MI JUSTICIA (AJENJO) YA CABALGA
 POR EL ESPACIO COMO JINETE JUSTICIERO!

ABRIL 11 DE 2011 
8:45 A.M.
¡LLAMADO A LA HUMANIDAD DE JESÚS EL BUEN PASTOR!

Que mi paz esté con vosotras ovejas de mi redil.

El fuego de mi justicia (ajenjo) ya cabalga por el espacio como jinete justiciero. Lo haré invisible a los ojos de vuestros hombres de ciencia; su fuego desolador purificará mi creación y restablecerá el orden y el derecho. Del cielo caerá el castigo para los impíos, la cizaña será arrancada de raíz separándola del trigo, y todo será renovado y no volverá a recordarse el pasado.

Mis sobrevivientes, mi pueblo fiel, verá el castigo de Dios sobre los malvados; el fuego de mi justicia arrasará con todo vestigio de maldad, y mi pueblo después de los tres días de oscuridad, verá brillar la luz de un nuevo amanecer, que anunciará el reinado de nuestros dos corazones; el reino de Emanuel, el Dios con vosotros.

¡Oh pueblo mío, o mi Israel elegido, preparaos porque unos Nuevos cielos, y una Nueva tierra aguarda por vosotros!. Vuestros cuerpos serán transformados en cuerpos espirituales de naturaleza Angelical. El espíritu dominará sobre la materia, ya no tendréis necesidad de alimento corporal, el único alimento que se os dará será el Cordero de Dios, que estará con vosotros y entre vosotros hasta la consumación de los tiempos. La voluntad de Dios se hará en los cielos y en la tierra, y seréis todos como hermanos bajo la protección de vuestro Eterno Pastor y vuestra Eterna Pastora que serán vuestro refugio y amparo.

Ya no sufriréis, ni tendréis necesidades, ni preocupaciones, pues el gozo en el Espíritu será vuestro mayor deleite. La Gloria de Dios os cubrirá con sus alas y seréis mi pueblo, mi Israel, y yo seré vuestro Dios. Seréis sabios y todo os será revelado; viviréis en el conocimiento del Espíritu, que es sabiduría, amor, gozo y plenitud. Vuestros cuerpos transformados por la gracia de mi Espíritu rejuvenecerán, morir de cien años será morir joven a la gloria de Dios.

Mi Jerusalén Celestial espera por mis ovejas purificadas. Vuestro Eterno Pastor os aguarda, para daros su amor y su vida en abundancia. ¡Animo, pueblo mío, falta poco, no desfallezcáis!. De nuevo os digo, que si permanecéis unidos a Mí, y a mi Madre, todo pasará como un sueño para vosotros; entrad en el Arca de la Nueva Alianza y dejaos guiar por la Eterna Pastora, ella, os protegerá de la tempestad y las tinieblas y os llevará seguros a las puertas de mi Jerusalén Eterna. No temáis, os amo y os conozco, os estoy esperando con mis brazos abiertos y con mi corazón henchido de amor; soportad con paciencia y valentía estos días de purificación y ofrecedlo todo por la conversión de los pecadores; me desvivo de amor por las ovejas descarriadas y rebeldes; hijos míos, ayudadme a recuperar este rebaño que se halla disperso del redil; buscad a mis ovejas perdidas y habladle a las rebeldes, mis ovejas descarriadas lo que necesitan es amor. Tenedles paciencia y decidles, que el Eterno Pastor no quiere que se pierdan, que regresen lo más pronto posible al redil, antes de que caiga la noche. Acordaos mis ovejas rebeldes: Hay más alegría en el cielo, no por noventa y nueve justos, sino por un pecador que se convierta. En verdad os digo, que todo aquel que libre a un pecador de morir eternamente, no sólo lo salvará a él, sino que salvará también su alma. Ánimo, ovejas de mi rebaño, hablad a tiempo y a destiempo, pues necesito recuperar el rebaño disperso, antes de que llegue el castigo. Mi paz os dejo, mi paz os doy. Soy vuestro Pastor, Jesús de Nazareth. Dad a conocer mis mensajes de salvación a todas las naciones.


MISERICORDIA QUIERO Y NO SACRIFICIOS, EL AYUNO QUE ME AGRADA ES EL AYUNO DEL AMOR (MT 9.13) (OSEAS 6.6)

ABRIL 12 DE 2011
9:10 A.M.
Que mi paz os acompañe, hijos míos.

Esta generación ingrata y pecadora llama bien a lo que es mal, y llama mal a lo que es bien. ¡Qué tristeza me produce ver a tantos que dicen de palabra ser de Dios, pero atacan como lobos feroces a sus propios hermanos!. ¡Hipócritas, coláis el mosquito, pero os tragáis el camello!. Sepulcros blanqueados que aparentáis lo que no sois, ni practicáis. De nuevo os lo repito: Misericordia quiero y no sacrificios, el ayuno que me agrada es el ayuno del amor. (Mt 9, 13) (Oses 6, 6).

En vuestro prójimo está reflejada mi propia imagen; amaos y socorreos los unos a los otros, para que podáis ser mis discípulos, y podáis llamaros hijos de Dios No juzguéis, no condenéis, no critiquéis no señaléis, porque con la misma vara que medís, seréis también vosotros medidos. (Mt 7, 1, 2) ¿por qué levantáis juicios a priori contra vuestro hermano, sin antes haberlo escuchado?. Acordaos de lo que dice mi Palabra: Amarás al Señor tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente. Este es el principal y primer mandamiento. El segundo es semejante a éste: Amarás a tu prójimo, como a ti mismo. (Mt 22, 36, 39).

Entonces, ¿por qué no lo ponéis en práctica con vuestro Dios y con vuestros hermanos?. Acordaos: No todo el que me dice Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre celestial. (Mt 7. 21) Dirán: Señor en tu nombre hemos profetizado, y en tu nombre hemos arrojado los demonios, y hecho muchos milagros en tu nombre. Entonces yo os diré: ¡Apartaos de Mí, agentes de injusticia!. (Mt 7. 22, 23).

No seáis como el fariseo, comportaos más bien como el publicano, para que podáis ser justificados. Un corazón contricto y humillado tu no lo desprecias. El que se ensalza será humillado, y el que se humilla, será ensalzado. Dejad pues de atacaros los unos a los otros, porque mi Espíritu estoy derramando en todas las naciones. Escuchad lo que dice mi Palabra a través de mi Profeta Joel.

EFUSIÓN DEL ESPÍRITU DE DIOS

Después de esto, yo derramaré mi Espíritu sobre todos los hombres. Vuestros hijos y vuestras hijas profetizarán, vuestros ancianos tendrán sueños, y vuestros jóvenes visiones.

Hasta en los esclavos y esclavas derramaré mi Espíritu en aquellos días. (Joel 3. 1,2).

Os pregunto entonces: ¿por qué atacáis a vuestros hermanos, sabiendo que también en ellos está mi Espíritu?. Pedidle a mi Santo Espíritu que os dé el discernimiento, antes de juzgar, para que no os hagáis Anatema. Porque si en vuestro hermano también habita el Espíritu de Dios y vosotros por ligereza de lengua, lo atacáis y blasfemáis, os digo, que también lo estáis haciendo conmigo. Escuchad lo que dice mi Palabra: Todos los pecados le serán perdonados a los hombres, menos el pecado de blasfemia contra mi Santo Espíritu, éste no tendrá perdón, ni en el cielo, ni en la tierra.Os exhorto pues a que enderecéis vuestro camino y dejéis de estar atacándoos los unos a los otros. Donde hay soberbia espiritual, no puede estar el Espíritu de Dios. Obrad con caridad con vuestros hermanos y comportaos como hijos de la luz que sois, porque ya no sois esclavos, sino hijos del Padre, herederos del reino de los cielos. Que mi paz y mi amor permanezcan en vosotros. Soy vuestro Padre, Jesús de la Misericordia. Dad a conocer mis mensajes de salvación a todas las naciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

EL HOMBRE DEBERÍA TEMBLAR

EL HOMBRE DEBERÍA TEMBLAR
San Francisco de Asís