FRASES PARA SACERDOTES

Al Purgatorio no van los pecadores, van los arrepentidos.

De: Padre Carlos Cancelado.

CONSEJO DE MONSEÑOR MARINI A LOS COROS




Cinco consejos de Mons. Guido Marini a los coros.

JESUCRISTO EN LAS FUENTES DE MI DIVINO CORAZÓN. (PARTE 15)

EN LAS FUENTES DE
MI DIVINO CORAZÓN
HALLARÉIS MENSAJES
DE CONVERSIÓN



Tiempo de misericordia
Diciembre 29/07 3:00 p.m.


Jesús dice:
Aún estáis viviendo el tiempo de mi misericordia. Mi Corazón es un abismo insondable de misericordia, misericordia que es derramada en abundancia para todas las almas que deseen acogerse a Mi Paternal protección.

No soy un juez de duro corazón que castiga con mano dura. Mi Corazón es una fuente inagotable de amor y de bondad, dejad atrás vuestros temores.
Venid a Mí, que os demostrare mi gran amor perdonándoos vuestras caídas, vuestros desdenes, vuestras debilidades.

Yo os levantaré y os fortaleceré a una vida nueva, vida nueva en que vuestro pasado ya no importa, porque ha sido borrado por mi perdón y por vuestro arrepentimiento. Sois el desvelo de mis ojos; haced que nuevamente los cierre en plácido sueño, porque habéis regresado a Mi.
Sois el motivo de mis suspiros, haced que Mi Divino

Corazón obtenga la calma, volviendo vuestra mirada hacia Mí. Los hombres tan solo miran apariencias, apariencias que engañan. Yo miro en la profundidad de vuestro corazón, porque lo que para el mundo no vale, para Mí, sí, es de gran precio, precio que es sopesado en vuestro cambio de vida, en vuestra manera distinta de pensar, en vuestro enmendar continuo, queriendo reparar con vuestras buenas acciones el pecado que un día cometisteis.

No os martiricéis más, pensando en los errores de vuestra vida pasada; pensar en ellos daña vuestro corazón, porque la melancolía opaca la alegría en vuestro proceso de conversión, conversión que os lleva a repugnar vuestras antiguas obras y amar las obras que hoy hacéis. Obras dirigidas por el Espíritu de Dios, Espíritu de Dios que os sacó de un poso fangoso para daros como pertenencia ríos de agua viva, ríos de agua viva que os limpia de vuestra suciedad, que os purifica y sana de vuestras heridas, que os transfigura de una vida de pecado a una vida de gracia.

No os contentéis con comer el salvado, alimento que se os da a los cerdos. Venid a comer de manjares exquisitos, manjares que os alimenta, os nutre, os da vigor, impulso para que corráis a la meta, meta que os premia en el cielo.

No os contentéis en vivir en madrigueras, venid a vivir en una de las moradas del cielo.

No os contentéis con vuestra vida baldía, venid para que hagáis obras productivas que os da santidad.

No os contentéis en caminar en la oscuridad, venid que Yo Soy la luz, y os cubriré con mi resplandor.

No os contentéis en mancillar vuestro cuerpo y profanar la morada del Espíritu Santo, venid para que hagáis de vuestro cuerpo un altar para Dios.

No os contentéis en ser esclavos de otro reino, venid que os haré reyes en mi reinado.

No os contentéis con una vida de mera fantasía, venid que os daré vida en el amor.

No os contentéis en ser marionetas del mundo y para el mundo, venid que os daré dignidad de verdaderos hijos de Dios.

No os contentéis con la superficialidad de corazón. Venid que os haré profundos en Dios y para Dios.

La verdadera vida se halla en el Reino del cielo no en el reino de la tierra; sed, pues, obreros de mi viña, recoged la vendimia y presentadla a Vuestro Señor que os dará justa recompensa.

Mi Divino Corazón es una balanza de justicia y de misericordia. Llegad a Él con vuestro corazón desnudo que, Yo, lo arroparé con mi perdón.


Me encuentro solitario en muchos Tabernáculos
Diciembre 29/07 11:05 p.m.

Jesús dice:
Orad hijo mío en esta noche, noche en que me encuentro solitario en muchos tabernáculos de la tierra.

Os necesito como alma centinela que vigile sigilosamente mi presencia Eucarística porque tengo muy pocas almas que eleven su espíritu al cielo por medio de la oración.
Orad para que las almas vuelvan a Mí y consuman esta sed que arde en mi Sagrado Corazón por ellas.

Mi Divino Corazón es amplio y espacioso pero, aún, se encuentra vacío porque los hombres no se deciden en venir a Mí.

Rogad para que mi voz no se pierda en silencio de esta noche, noche en el que el eco de mi voz suena como címbalo y como cítara; pero el agite de sus vidas los hace sordos a mi voz y a mi amor, amor que me lleva a ser creativo para ver si los corazones de dura cerviz son tocados ante mi llamado angustioso. Llamado que os invita al calor de hogar, hogar como el de mi familia en Nazareth.

Agustín de mi Divino Corazón, unid vuestra oración a la oración del cielo, consolad mi Sacratísimo Corazón porque muchas almas definitivamente cerrarán sus ojos en esta noche para abrirlos en la otra vida; almas que no supieron ganar su salvación.

Hijitos míos, la oración que hagáis por la salvación de las almas son rosas que cultivo en mi jardín para devolvéroslas en gracias, porque os olvidasteis de vosotros mismos y pensasteis en hacer el bien a otras almas. Almas que necesitan de vuestra oración, de vuestro sacrificio; sacrificio que ablanda sus corazones de pedernal y son atraídos de nuevo al aprisco de mi Divino Corazón, que os da el verdadero amor que no recibieron de los hombres. Corazón que os da la calidez que no encontraron en las noches de frío.

Corazón que os da la paz que el mundo no os da. Corazón que os da quietud de espíritu, porque el mundo despierta fuertes vendavales. Corazón que siempre estará abierto para vosotros, pequeñas almas, que creísteis encontrar la felicidad fuera de Mi.

Soy vuestro refugio, adentraos en Él para que conozcáis lo que sí es la felicidad. Felicidad que se anidará en cada poro de vuestra piel. Felicidad que se anidará en vuestro corazón.

Felicidad que se anidará en vuestro pensamiento. Felicidad que se anidará en todo vuestro ser, ser que es renovado, restaurado y transformado por mi amor.


Convertíos de corazón
Diciembre 30/07 9:09 a.m.

Jesús dice:
Convertíos de corazón, que Yo hermosearé vuestra alma y vuestro espíritu, haciendo de vosotros un trono para el Altísimo.

Convertíos de corazón, que Yo tomaré en mi Santas Manos vuestro corazón, vuelto añicos, para restaurarlo con mi amor.

Convertíos de corazón, que Yo quitaré vuestros andrajos de mendigo para vestiros con vestimentas de príncipes.

Convertíos de corazón, porque Yo os sumergiré en las Fuentes de mi Divino Corazón para bañaros en los ríos de mi gracia.

Convertíos de corazón, que Yo tomaré la arcilla de vuestra vida para haceros vaso espiritual consistente.

Convertíos de corazón, que Yo podaré malezas de vuestro corazón y plantaré buenos frutos.
Convertíos de corazón, que Yo timonearé la barca de vuestra vida hacia el alta mar hasta que encontréis aguas de reposo.

Convertíos de corazón, que Yo sanaré vuestras heridas con el óleo de mi perdón.
Convertíos de corazón, que Yo haré de vuestra casa en ruinas un palacio suntuoso.
Convertíos de corazón, que Yo os daré apariencias de Ángeles.
Convertíos de corazón, que Yo soy vuestro Médico Divino que cura vuestras dolencias.

Convertíos de corazón, que Yo os uniré a la fiesta en el cielo porque el hijo pródigo ha regresado de nuevo a su casa, casa con muchas moradas para vosotros hijitos míos, si os decidís cambiar vuestra vida de oscuridad por una vida llena de resplandor y de luz.


Permaneced siempre en la celda de mi Divino Corazón
Diciembre 30/07 11:00 p.m.

Jesús dice:
Permaneced siempre en la celdita de mi Divino Corazón, celdita desprovista de lujos y riquezas materiales, porque sólo os puedo proveer de riquezas espirituales. Riquezas que jamás os quitarán la paz de vuestro corazón, al contrario, seréis desbordados de ellas.

Permaneced siempre en la celdita de mi Divino Corazón, celdita que os da calor porque dentro de ella hay una hoguera de amor, amor que se os da a vosotros.

Permaneced siempre en la celdita de mi Divino Corazón y dormid plácidamente dentro de ella porque el edredón de mi Corazón os da arrullo.

Permaneced siempre en la celdita de mi Divino Corazón, porque dentro de ella hay tanta humildad, pero a la vez tanta suntuosidad que no desearéis salir de ella.

Permaneced siempre en la celdita de mi Divino Corazón dejándoos robar vuestra libertad que los barrotes de mi amor os acariciarán.

Permaneced siempre en la celdita de mi Divino Corazón para que entréis como pobres y salgáis como ricos.

Permaneced siempre en la celdita de mi Divino Corazón para que vuestro espíritu quede radiante como resplandores en el cielo.

Permaneced siempre en la celdita de mi Divino Corazón, celdita pequeña pero a la vez espaciosa, celdita colmada de bienes divinos, bienes para todos vosotros que queréis haceros ricos, ricos con mi amor, ricos con mis virtudes, virtudes que asemejen vuestro corazón con mi Divino Corazón.


Volved a Mí, hijitos benditos de mi Padre
Diciembre 30/07 12:04 p.m.

Jesús dice:

El tiempo es corto hijitos míos, los años pasan, las horas se pierden y vosotros, aún, pensáis dejar para último momento vuestra conversión; conversión que os llama a una metamorfosis en vuestra vida, a un dejar de una vez por todas vuestro pecado, pecado que os hace feos espiritualmente, pecado que os hace raquíticos y paralíticos espirituales porque os ancla, porque os amarra de vuestras manos, de vuestros pies y os ata en vuestro cuello gruesas cadenas haciéndoos esclavos y súbditos legos para el imperio de Satanás. Satanás os engaña con sus falsas seducciones.

Satanás ha puesto velos negros en vuestros ojos haciéndoos perder la visión y noción de lo que es el pecado.

Satanás ha puesto aguijones en los corazones de los hombres que lo empequeñecen, que lo degradan usurpando la herencia de hijos de Dios.

Satanás ha abierto los oídos de los hombres al ruido, a la chocarrería, a la obscenidad y los ha cerrado a todo lo que es digno y santo.

Satanás ha llenado los corazones de sensualidad, libertinaje, de egoísmo, de afanes en poseer, de afanes por prestigio.

Satanás ha enfermado las mentes de los hombres haciéndolos codiciosos, hábiles en malicia, hábiles en crear para destruir, hábiles en crear para derrotar, hábiles en crear para denigrar, hábiles en crear para robar la gloria de Dios y haceros dioses en la tierra, dioses de barro, dioses acomodados, dioses henchidos de orgullo y de soberbia, dioses que se creen poseedores de la virtud cuando lo único que poseen es estiércol, estiércol descompuesto que ni siquiera sirve como abono.

Satanás ha enloquecido a los hombres volviéndolos absortos para el mundo y reacios para Dios, volviéndolos tímidos para la confesión pero avispados para el pecado, los ha vuelto ansiosos para la búsqueda de placer pero totalmente apáticos por el amor a la Cruz, los ha vuelto ansiosos en la búsqueda de conocimiento humano pero aletargados para la búsqueda del conocimiento Divino, los ha convertido en muertos espirituales porque lentamente con sus artimañas los sustrae de mi Reino.

Reino bendito de mi Padre que da salvación.
Reino bendito de mi Padre que da liberación.
Reino bendito de mi Padre que da sanación.
Reino bendito de mi Padre que os devuelve la dignidad perdida.
Reino bendito de mi Padre que da en herencia el cielo prometido.

Regresad a Mí, volved a Mí, escuchad mi voz, atended a mi clamor, dejad atrás vuestras esclavitudes, dejad atrás vuestras ataduras, dejad atrás el mundo falaz, dejad atrás raciocinios huecos y vacíos, dejad atrás la dureza de vuestro corazón, dejad atrás el basurero fétido que hay en vuestro corazón que Yo os haré hombres nuevos.

Hombres con vigor espiritual.
Hombres ávidos de mi amor.
Hombres necesitados de mi misericordia.
Hombres con sensación de verdadera libertad.
Hombres deseosos en restaurar mi Reino, mi Iglesia, mi Grey.
Hombres desarmados de todo lo mundanal pero armados de todo lo Divino.
Hombres ligeros de equipaje cuyo único fin es equiparos en el cielo.
Hombres que aman y creen en la virginidad de María.
Hombre celosos adoradores del silencio y centinelas de mi Sagrada Eucaristía.
Hombres aferrados a mi Palabra.
Hombres hambrientos de mi pan, pan que une sus corazones con mi Divino Corazón.

Pan que os da salvación y vida eterna.
Pan que os reviste de mi Divinidad y de mi grandeza.
Pan que os hace otros Cristos en la tierra.

Derrotad el imperio de Satanás con vuestro arrepentimiento, con vuestro sentimiento fehaciente de cambio, con vuestro morir al yo propio, con vuestro crucificar las pasiones, con vuestro mortificar los sentidos y vuestra austeridad de vida.

Volved a Mí, hijitos benditos de mi Padre que os espero con mis brazos abiertos y con mi Corazón palpitante para tomaros de vuestras manos y subiros en la embarcación que os conduce al cielo.

Os amo y porque os amo, os llamo a una conversión radical.

Os amo y porque os amo, os invito a que os desnudéis de las obras de las tinieblas para que seáis revestidos de las obras de la luz.

Os amo y porque os amo, os llevo tan dentro de mi Corazón que son dos corazones que laten en uno solo.

Estáis a tiempo, no es demasiado tarde.
Hoy ha llegado el momento de vuestro cambio.


Grito angustioso que invita al cambio
Diciembre 30/07 1:20 p.m.

La santísima Virgen María dice:

Hijitos míos, vivid estos misterios de cruz porque predicar la cruz en un mundo moderno es una paranoia, una cosa de locos, locos de amor reducidos en número que desean abrazar este misterio de sufrimiento, este misterio de redención, este misterio de liberación.

Vosotros hijitos míos no os dejéis contagiar de falsos pensamientos, de ideas sueltas, atadlas a mi Inmaculado Corazón que yo haré de vosotros marionetitas de amor, porque caminando tras de mí, camináis tras de mi Hijo Jesús, Jesús se os ha dado a vosotros en su plenitud.
Jesús se os ha dado a vosotros en su infinita misericordia.

Jesús se os ha dado a vosotros utilizando instrumentos y medios humanos para que lo escuchéis, para que lo sigáis.

Jesús me ha permitido bajar nuevamente hacia vosotros para alentaros en vuestro camino de santidad, para alentaros en vuestro camino de oración, para alentaros en vuestro camino hacia el cielo.

Capullitos de mi amor no seáis testarudos y reacios al llamamiento que el cielo os hace. Hay tantas cosas que vuestras mentes son incapaces de dilucidar porque la magnificencia de Dios es soberana, porque la magnificencia de Dios no tiene límites, porque la magnificencia de Dios no tiene palabras, porque la magnificencia de Dios se desborda en vosotros y para vosotros.

Este libro, pequeños míos, no es un libro más de tantos que abundan y circulan por el mundo.
Es un último grito desesperado que os llama a un cambio de vida.
Es un último grito desesperado que os llama a la santidad.
Es un último grito desesperado que os llama a ser fieles servidores de Cristo.
Es un último grito desesperado que os llama a ser verdaderos Católicos, Apostólicos y Romanos.
Es un último grito desesperado que os llama a vivir en la fidelidad de su Palabra.

Es un último grito desesperado que os llama a beber en la Fuentes de mi Divino Corazón de mi hijo 
Jesús, para que seáis regenerados, para que seáis transformados, para que seáis espiritualizados y reavivados en el amor y por el amor

Es un último grito desesperado que no contiene nada distinto a las fuentes de las Sagradas Escrituras, tan solo es un medio de amor que con el lenguaje del amor, os llama a . amar, os llama a perdonar, os llama a vivir en la ascesis, os llama a orar, orar desde vuestro corazón, os llama a estar en el mundo sin ser del mundo

Pequeñitos, acercaos a estas fuentes que no desvirtúan vuestro pensamiento, son fuentes seguras, fuentes del cielo que os caen a vosotros como cascadas de aguas puras. .

Este libro caído del cielo, tiene como enemigo a Satanás porque, será instrumento de salvación para muchas almas. Porque será instrumento de salvación para muchos hombres que pueblan la tierra.

Porque será instrumento de paz para los corazones conturbados.
Porque serán fuentes de luz para ciegos espirituales.
Porque serán fuentes de reavivamiento para muertos vivos.
Porque serán fuentes de alimento para hambrientos del Pan Divino.
Porque serán fuentes de conversión para todas aquellas almas que interioricen y viva cada uno de los mensajes.

Dad gracias a Dios, hombre o mujer, pobladores de la tierra, si del cielo os cae como regalo este libro, libro que dará vuelco a vuestra vida.
Libro que dará un vuelco a vuestra manera de pensar.
Libro que dará un vuelco a la manera de vivir en vuestro mundo.
Libro que os arrancará de la esclavitud del pecado y os dará libertad de águilas.
Libro que renovará vuestro corazón, a imitación del Divino Corazón y de mi Inmaculado Corazón.
Hijitos orad para que muchos hombres vuelvan a Dios.
Hijitos orad para que este instrumento del cielo, llegue a los lugares más recónditos de la tierra.
Orad para que los ateos recobren fervor espiritual.
Orad para que los presos, por el pecado, recobren libertad.
Orad para que los hambrientos de los manjares del cielo sacien su hambre de este manjar sólido, que son las Fuentes del Divino Corazón

Hijitos míos, ayudad a cargar la Cruz pesada de mi hijo Jesús. .

Hijitos míos, prodigad alegría al Sagrado Corazón de Jesús, predicando a tiempo y a destiempo las enseñanzas contenidas en la Fuentes fidedignas de este libro, libro que romperá la sordera de los que no quieren escuchar; libro que romperá con la ceguera de los que no quieren ver; libro que romperá la lengua de los tartamudos que no quieren hablar.

Libro que rompa con la parálisis de los que no quieren caminar; orad, no os canséis de orar, porque el mundo yace en tinieblas, tinieblas que serán dispersas por estos mensajes de amor y de conversión.

Os amo y os cubro con mi manto divino. . Tinieblas que se convertirán en luz, porque muchas almas serán tocadas, porque muchas almas serán cuestionadas, porque muchas almas serán raptadas para el cielo y vosotros hijitos míos sois instrumentos de esta magna obra de amor.
Os amo y beso vuestras frentecitas con mis labios virginales.

Os amo y os abrazo con el mismo amor con que abrazo a mi Hijo Jesús.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

EL HOMBRE DEBERÍA TEMBLAR

EL HOMBRE DEBERÍA TEMBLAR
San Francisco de Asís