FRASES PARA SACERDOTES

Los votos son para cumplirlos.

Un sacerdote que no busca la santidad es una vocación perdida.

De: Marino Restrepo.

CONSEJO DE MONSEÑOR MARINI A LOS COROS




Cinco consejos de Mons. Guido Marini a los coros.

REVELACIONES A AGUSTÍN DEL DIVINO CORAZÓN - TOMO 3, parte 3 -

EN LAS FUENTES DE MI DIVINO CORAZÓN
HALLARÉIS MENSAJES DE MISERICORDIA



Enero 11/08 3:30 p.m.


El Santo Cura Ars dice
Mis hijos queridos, desgastad vuestra vida en oración, desgastad vuestra vida en el sacrificio, desgastad vuestra vida en pos de Cristo crucificado.
Cristo que dio la vida por vosotros. Cristo que murió en una cruz bajo sufrimientos escarnecedores, tanto físicos como espirituales, para saldar vuestra vida dando su vida como pago por vosotros.
Cristo Jesús se dio por completo a la humanidad, entregándose a sí mismo como Cordero Inmolado, para redimiros a vosotros hijos espirituales.
Hijos que recibís instrucción el cielo, despojaos de vuestro hombre viejo, de vuestro pecado y de vuestras inmundicias y seáis hombres nuevos. Nuevos en el amor, nuevos en vuestro espíritu, nuevos en vuestra manera de pensar y actuar; dejando atrás vuestro pasado para aventuraros a una nueva historia en vuestras vidas. Vidas escritas por el autor de la vida y el Hacedor de vuestra vida.
Por eso hijitos espirituales, por voluntad de Dios, sed santos, santos como Dios es Santo. Sed puros, puros como Dios es Puro y vosotros estáis llamados a ser santos en medio de un mundo caótico inmoral.
Estáis llamados a ser luz en un mundo oscuro, nebuloso.
Estáis llamados a vivir en austeridad en medio de un mundo de opulencia y de comodismos.
Estáis llamados a reconstruir vuestra Iglesia.
Estáis llamados a vivir en Dios y para Dios.
Estáis llamados a ser faros de luz, a ser modelos de Cristo vivo. Cristo vivo que actúa en medio de vosotros.
Cristo vivo que os llama a una conversión de corazón.
Cristo vivo que os llama a la obediencia, a la sumisión.
Cristo vivo que os llama a la castidad de pensamientos, de palabras y de obras.
Cristo vivo que os llama a ser escuela de oración.
Oración que os conecta con el cielo.
Oración que sube a su presencia.
Oración que es entregada por los Santos Ángeles para que seáis escuchados, para que seáis asistidos.
Porque todo trabajador tiene derecho a su paga y vosotros, pequeño escuadrón de Dios, amad con amor infinito a Jesús.

Amad con amor infinito a la Santísima Virgen.
Amad con amor infinito a San José, su castísimo esposo.
Amad con amor infinito a vuestros Santos Ángeles de la guarda, vuestros centinelas, vuestros protectores.
Amad con amor infinito los Sacramentos porque estáis en un mundo secularizado, mundo paganizado en el que al bien lo llaman mal y al mal lo llaman bien.
Que vuestros ojos siempre estén abiertos para encontrar la Verdad.
Que vuestros oídos estén siempre abiertos para escuchar la Verdad.
Que vuestro corazón esté siempre abierto para recibir a la Verdad, Verdad que es Jesús Hostia. Verdad que es su Evangelio. Evangelio que es doctrina de salvación contenida en el Libro Santo.
Jesús os ama porque es el Amor Eterno.
Llegad a Él, para que le entreguéis vuestro pecado que Él lo perdonará.
Llegad a Él, para que le entreguéis las enfermedades, que Él las sanará.
Llegad a Él, para que le entreguéis vuestros miedos, que Él os fortalecerá.
Llegad a Él, para que le entreguéis vuestras miserias, que Él las purificará.
Llegad a Él, con corazón arrepentido, con corazón contrito y humillado, que su Corazón Santo está colmado de misericordia, está colmado de bienes espirituales, bienes espirituales que Él les dará si os acercáis a Él.
Jesús revistió mi vida de humildad; Jesús coronó mi corazón de sus Dones; Jesús rebosó mi corazón de su amor.
Por eso mis hijos sed humildes, sed sencillos, que el mundo no os atraiga, que el mundo no os seduzca porque vuestra alma se perdería.
Huid del espíritu del mal, huid de toda tentación y llegad al Corazón Misericordioso de Jesús, para que os abrigue con su misericordia.
Llegad al corazón pacífico de Jesús para que os abrigue de su paz.
Llegad al corazón manso de Jesús para que os abrigue de su mansedumbre.
Rogad por la santificación de los sacerdotes.
Rogad para que satanás no los seduzca, no los engañe.
Ellos deben ser otros cristos en la tierra, haciendo las mismas obras que Jesús hizo.
Ellos deben ser almas fervorosas, almas de oración, almas de reparación, almas de penitencia.
Orad para que los sacerdotes piensen, actúen y vistan como sacerdotes en un mundo moderno, mundo que subyuga, mundo que tiraniza, mundo que esclaviza.
Que la oración sea una constante en vuestras vidas, porque: vida llena de oración es vida llena de gracia.
San Juan María Vianey, Santo Cura de Ars, os bendice; intercede por vosotros ante el cielo:
Para que seáis santos, como Santo es Jesús.
Para que seáis obedientes, como obediente es Jesús.
Para que seáis sumisos, como sumiso es Jesús ya que Él vino a servir y no a ser servido.



Enero 12/08 12:35 p.m. (Bautismo de Jesús).


Mensaje del Apóstol San Pablo:
Pablo, hombre débil, hombre fiel a la ley Judía, hombre celoso en el cumplimiento de la Palabra, hombre que persiguió desmesuradamente a los cristianos pero que por la misericordia de Dios fue llamado. Hoy está en medio de vosotros para daros un mensaje de misericordia del Dios bondadoso, bondadoso porque hizo de mí heraldo de su Evangelio, de perseguidor pasé a ser perseguido.
Él, en su plan divino, quitó la ceguera de mis ojos, densas escamas que impedían ver su luz. 
Él, me tumbó del caballo en el que me hallaba subido, para demostrarme mi debilidad, mi impotencia y ver en Él su fuerza, fuerza de un Dios omnipotente.
Hermanos en Jesucristo, hermanos apóstoles de los últimos tiempos: Jesús os ha llamado a anunciar su Palabra a tiempo y a destiempo, a ser misioneros de su Evangelio, a ir a los lugares a donde Él os envíe, desprovistos de todo, pero abastecidos de su presencia y de su amor.
Como apóstoles de los últimos tiempos, Pablo de Tarso os guía en vuestra vocación especial en el final de los últimos tiempos, tiempos difíciles; difíciles porque el hombre camina de un lado para otro, por el prurito de oír novedades.
La novedad, hermanos míos, es Jesús.
La novedad, hermanos míos, es Cristo.
Cristo, que murió en una cruz para libertaros.
Cristo, que murió en una cruz para despojaros del hombre, del hombre viejo.
Cristo, que murió en una cruz para armaros de su Corazón Divino.
Os hablo a vosotros, apóstoles de los últimos tiempos, a que prediquéis el Evangelio con valentía, anunciando y denunciando.

A que prediquéis el Evangelio a creyentes y no creyentes.
A que prediquéis el Evangelio como soldados de Cristo.
Imitad a Dios en todas sus obras, alejad de vosotros las obras de las tinieblas y revestíos de la luz de Cristo.
Orad incesantemente unos por otros, compartid vuestros bienes, vuestras súplicas y vuestras acciones de gracia.
Pablo, apóstol de Dios, os alienta a caminar hacia Jesús sin cansaros.
Pablo, apóstol de Dios, os llama a ser hostias santas agradables a su presencia.
Pablo, apóstol de Dios, os invita a encarnar el Evangelio hasta decir: no soy yo quien vive, es Cristo que vive en mí.



Enero 12/08 4:20 p.m.


La Santísima Virgen María dice:

Mis pequeños, cómo os amo mis pequeños. Hoy está con vosotros, mis pequeños, mi hijo predilecto.
Hijo predilecto que he estado formando en el Movimiento Sacerdotal Mariano, porque ya estaba predispuesto para ser sacerdote, sacerdote preparado, sacerdote ungido, ungido con los dones y carismas del Espíritu Santo para este final de los tiempos.
Se os había anunciado, mis pequeños, que a vosotros llegarían sacerdotes apóstoles de los últimos tiempos, porque a vosotros se os ha encomendado una gran misión, misión que será revelada en el tiempo de Dios.
Él ha sido enviado a vosotros por voluntad Divina, para que seáis fortalecidos, para que seáis instruidos, para que seáis exhortados, para que disminuyáis en la tierra y crezcáis para el cielo.
Mi Hijo Jesús está en medio de vosotros (veo a Jesús con su ornamento blanco y la cruz roja en medio de la túnica), revestido de blanco, porque los apóstoles de los últimos tiempos deben poseer la blancura del algodón, la blancura de la nieve. No puede haber mancha alguna que estropee la hermosura en estas almas.
La cruz roja, bordada en la túnica de mi amado Hijo, significa vuestro amor a la Cruz, vuestro amor al sufrimiento, vuestro martirio en la tierra. Tierra que será devastada, tierra que será ensangrentada, tierra que será desolada.
Pero vosotros, pequeños míos, seréis preservados, resguardados en los aposentos de mi Inmaculado Corazón. Corazón Inmaculado que marcará triunfo de Victoria, en este final de los últimos tiempos.
Mi pequeña Rosita, entregadle a mi hijo el Santo Rosario, bendecido por mis manos, que será un arma, arma que derrotará al enemigo, arma que lo debilitará, arma que lo apabullará ante cualquier hostigamiento.

A nada habéis de temer, mis pequeños, porque el bien siempre prevalecerá sobre el mal. Pero estad atentos porque lobos, revestidos con piel de cordero, llegarán a vosotros. Pero yo quitaré las tinieblas de vuestros ojos, para que de inmediato  le reconozcan.
Os acompaño y os envío centinelas para que os resguarden del mal.
Os cultivo con esmero, como florecitas de mi jardín bello.
Os bendigo y marco en vuestros corazones el sello de mi amor.



Enero 15/08 6:08 a.m.


Jesús dice:
Sosegad vuestro corazón, la turbulencia de espíritu no proviene de Mí, proviene del espíritu del mal que intenta, a toda costa, sacaros de mis designios, designios grandes que tengo para vos.
Confiad más en Mí. Yo soy la plenitud, Yo soy la abundancia. Servidme a Mí, que Yo me ocuparé de vuestras cosas.
Daos sin reserva, que Yo os daré sin reserva. Tengo mucho que daros, pero confiad inmensamente en Mí.
Hoy no entendéis nada, mañana lo comprenderás mejor.
Hoy añoráis trabajar en el mundo y para el mundo, mañana me daréis gracias por haberos sacado de él y daros trabajo en mi Viña.
Hoy vuestro futuro es incierto, mañana estará dilucidado.



Enero 15/08 4:00 p.m.

Jesús dice:
Mis queridos niños, os falta abandono a mi providencia.
Os falta creer en mi Palabra, Palabra que no miente. Palabra que trasciende, palabra que es Verdadera.
Mirad, cómo las aves del cielo no trabajan, ni siegan y Yo las alimento.
Mirad, cómo las flores y los lirios del campo son vestidos con vivos colores; y vosotros que sois hechura de mis manos, ¿cómo os voy a abandonar? ¿Cómo os voy a dejar en la mitad del camino?
Todo lo que tiene un comienzo, tiene un final.
El Arquitecto Divino no deja sus obras en obra negra.
Las pule, las talla, las perfecciona hasta hacer de ellas, obras dignas de ser admiradas. Obras que jamás podrán ser realizadas por manos de hombres.
Yo os llamé, Yo os llevé al desierto y os hablé al oído.
Yo os he llamado a un estado de perfección, perfección que exige, en vosotros, santidad.
Perfección que exige, en vosotros, desprendimiento de todo.
Perfección que exige, en vosotros, abandono a mi Divina Voluntad.
Sé que para vosotros es difícil morir a vuestras estructuras.
Sé que para vosotros es difícil morir a vuestros apegos.
Sé que para vosotros es difícil morir a vosotros mismos porque estáis anclados a vuestra manera de pensar.
Porque estáis anclados a vuestra manera de actuar.
Porque estáis anclados a vuestra manera de vivir, Porque dejáis robar la paz que os di.
Porque dejáis robar la serenidad que os di.
Porque dejáis robar la certeza de que estoy con vosotros y en vosotros. No os condiciono, no os amarro, os doy libertad. En vosotros está si queréis continuar en mí caminar, caminar que exige en vosotros adherirse a mi Divinidad.
Adherirse a mi divino Corazón.
Adherirse a la oración, oración que os fortalece, oración que os sosiega, oración que os da calma, oración que os da paz.
Jamás coarto la libertad de mis hijos.
Jamás envío cruces que no puedan soportar.
Jamás llamo a misiones que no sean capaces de responder.
Muchas obras del cielo han sido destruidas por la mano del mismo hombre, porque se han dejado seducir de la voz que subyuga, de la voz que coacciona, de la voz que los separa en el cumplimiento de mi Divina Voluntad.
Necesito almas entregadas, almas que no les importe caminar a ciegas porque saben que Yo soy la Luz.
Almas que no les importe salir del acomodo para vivir en mi aventura.
Almas que no les importen críticas humanas, que están convencidas de que soy Yo, quien actúa en ellas.
De que soy Yo, quien os guía; de que soy Yo, que las saco del desierto a manantiales de agua viva.
Almas desprendidas de intereses, almas desprendidas de sí mismas que se abandonen totalmente a Mí.
Almas que no planifiquen su futuro, porque su futuro está en mis manos.
Almas que actúen como niños; niños inocentes, niños cándidos, niños que escuchen mi voz y caminen sin temores, sin miedos porque saben que Yo los protejo.
Almas que caminen sin alforjas y sin túnicas porque saben que Yo las proveo, porque saben que todo servidor de mi viña tiene derecho a su paga.

Os amo niños queridos de mi Divino Corazón, pero os doy libertad, mi amor por vosotros me ha llevado a daros derroches de amor.

¿Qué más queréis pedirme, si ya me he donado por completo a vosotros?

Un buen padre se preocupa por el bienestar de sus hijos y Yo me preocupo por vuestro bienestar, hijitos míos.

Esperad con paz, esperad con calma, que Yo supliré todo lo que os hace falta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

EL HOMBRE DEBERÍA TEMBLAR

EL HOMBRE DEBERÍA TEMBLAR
San Francisco de Asís