FRASES PARA SACERDOTES


EL TABERNÁCULO DEBE SER DIGNO DEL QUE EN ÉL RESIDE.
J: El tabernáculo debería estar en el centro, ¿Qué es eso de que cuando se entra en una Iglesia moderna, se esté obligado primero a buscar donde está el Tabernáculo? No se sabe si está delante, detrás o a un lado. En muchos lugares se construyen ahora tabernáculos, en los que no se sabe de qué se trata, si se trata de la cueva de un zorro (fuerte risa mal intencionada)...

E: ¡Di la verdad y solamente la verdad por orden de la Santísima Virgen, Judas Iscariote!

J: ¡Un Tabernáculo - ¿me oís? - debe ser dorado. Quiero decir, que ni siquiera el oro ni las piedras más preciosas podría contener lo que él contiene. Y ni siquiera sería digno de lo que alberga. Es una vergüenza, tenemos que decir hasta nosotros, los de ahí abajo, es una vergüenza ver la clase de Iglesias y de tabernáculos que el pueblo construye.

De: Advertencias del mas allá a la Iglesia contemporánea.



El Directorio para el ministerio y vida de los presbíteros, de la Sagrada Congregación para el clero, en el n. 66 refiriéndose a la obligación del traje eclesiástico dice: "En una sociedad secularizada y tendencialmente materialista, donde tienden a desaparecer incluso los signos externos de las realidades sagradas y sobrenaturales, se siente particularmente la necesidad de que el presbítero --hombre de Dios, dispensador de Sus misterios-- sea reconocible a los ojos de la comunidad, también por el vestido que lleva, como signo inequívoco de su dedicación y de la identidad del que desempeña un ministerio público.

El presbítero debe ser reconocible sobre todo, por su comportamiento, pero también por un modo de vestir, que ponga de manifiesto de modo inmediatamente perceptible por todo fiel --más aún, por todo hombre su identidad y su pertenencia a Dios y a la Iglesia.

Por esta razón, el clérigo debe llevar «un traje eclesiástico decoroso, según las normas establecidas por la Conferencia Episcopal y según las legitimas costumbres locales».

Más en youtube.com/user/institutomsp canal en Youtube

A MIS SACERDOTES, Concepción Cabrera de Armida.

VOY A REVELAR UN SECRETO.

Y es que al engendrar el Padre en el seno de María por obra del Espíritu Santo, engendro Conmigo en Ella, el germen de los sacerdotes en el Sacerdote eterno. El divino Espíritu comunicó a María una fibra divina de la fecundación de los sacerdotes futuros engendrados en el seno del Padre, de toda la eternidad.

Son hombres (los sacerdotes), y si no están blindados con la corteza de la vida interior,del recogimiento y de la vida íntima de unión conmigo y con María; el mundo, el demonio y la carne los arrollaran en su corriente que va a desembocar en el infierno...

Necesito la voluntad del sacerdote, (la voluntad de amarme) porque sin ella nada puedo hacer en su favor ni en bien de las almas; necesito esa voluntad de seguir mis huellas, de imitarme, de pertenecerme absoluta y plenamente, y de amarme, para tomarlo como mío, para su transformación en Mi.

Aquí voy a descubrirles una cosa: que la falta de esa voluntad es la causa poderosa que impide su transformación en Mí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

EL HOMBRE DEBERÍA TEMBLAR

EL HOMBRE DEBERÍA TEMBLAR
San Francisco de Asís