FRASES PARA SACERDOTES

Dice San Pablo:

"Los frutos es lo que nos hace espirituales, no los dones".

COMUNIÓN DE RODILLAS Y EN LA BOCA


 

San Pío X "Cuando se recibe la Comunión es necesario estar arrodillado, tener la cabeza ligeramente humillada, los ojos modestamente vueltos hacia la Sagrada Hostia, la boca suficientemente abierta y la lengua un poco fuera de la boca reposando sobre el labio inferior". (Catecismo de San Pío X). Y Contestando a quienes le pedían autorización para comulgar de pie alegando que: los israelitas comieron de pie el cordero pascual les dijo: "El Cordero Pascual era tipo (símbolo, figura o promesa) de la Eucaristía. Pues bien, los símbolos y promesas se reciben de pie, MAS LA REALIDAD SE RECIBE DE RODILLAS y con amor".

EL SACERDOTE CRISTIANO: CON PODER Y AUTORIDAD.

La Biblia enseña que en la única Iglesia de Cristo tiene que haber sacerdotes con "poder" para consagrar y para perdonar los pecados, y con "autoridad" para dirigir al pueblo de Dios y predicar la Palabra de Dios.




Institución del Sacerdocio:

Así les dijo Jesús a los apóstoles después de instituir la Eucaristía el Jueves Santo: Haced esto en memoria mía (Lucas 22:19, 1Cor.11:24,25).

Es un mandato de Jesús, una orden de Jesús, fueron "ordenados": "Haced". Les dio el poder y la obligación de convertir el pan y el vino en el Cuerpo y la Sangre de Cristo. Y este mandato y obligación era para los apóstoles y para sus sucesores, a quienes llamamos "sacerdotes".

Los sacerdotes de la Antigua Alianza ofrecían muchos sacrificios que nunca podían quitar los pecados, como nos dice San Pablo en Hebreos 10:11.

Yo he leído algunos escritos cristianos que aplican esta cita a los "sacerdotes" de Cristo, y es un gran error, porque esa cita se refiere a los sacerdotes del Antiguo Testamento, de la Antigua Alianza, de antes de Cristo.

La Santa Misa, el sacrificio de la Nueva Alianza (Lucas 22:20), Cristo es el Sacerdote, es el que ofrece y el ofrecido, el consagrador y el consagrado.

El sacerdote de Cristo celebra el sacrificio en la persona de Cristo; no "en nombre de", ni "en lugar de", sino "en la persona de Cristo", es "otro Cristo", y el mérito y valor no son del sacerdote de Cristo, sino de Cristo mismo, de su preciosa Sangre que Él mismo ofrece al Padre, la misma que se derramó en el Calvario, como explicamos en el capítulo de la Santa Misa.

Nos dice la Biblia que en la Iglesia de Cristo tiene que haber Sacerdotes que ofrezcan la Eucaristía a Dios Padre. (Hebreos 5:1-3)

En muchas iglesias cristianas hay predicadores, ministros y pastores, pero no hay sacerdotes. La iglesia que no tiene sacerdotes con el poder de consagrar el pan y el vino, es una falsa iglesia de Cristo.
TIENE PODER DE PERDONAR PECADOS:

Jesús, después de resucitar, les dio a sus apóstoles el gran poder de perdonar los pecados y de no perdonarlos, ese poder que antes lo tenía sólo Dios a todo lo largo de la Biblia.

Y ese poder no era sólo para los primeros cristianos, sino para toda la cristiandad, para la Iglesia de Cristo de hoy, que tiene que tener el mismo poder que la primitiva iglesia, porque hay una sola Iglesia, con el mismo poder que le confirió directamente Jesús.

Así dice la Palabra de Dios: Les dijo Jesús: Recibid el Espíritu Santo; a quienes les perdonareis lo pecados, les serán perdonados; a quienes no se los perdonareis, no les serán perdonados. (Juan 20:23).

Si en tu iglesia no hay hombres con "poder " para perdonar pecados, es una iglesia sin "poder", es una falsa iglesia, no es la única Iglesia que estableció Cristo. Confesión al Sacerdote


EL SACERDOTE ESTÁ RODEADO DE FLAQUEZAS:

Así lo dice San Pablo: Él está también rodeado de flaquezas (Hebreos 5:2).

No te extrañes si conoces algún sacerdote malo: Jesús preparó con mucho cariño a los primeros doce: Uno lo traicionó, otro lo negó con juramento, y los otros diez lo abandonaron en la Pasión, como estaba dicho en las Escrituras. Pero once de esos doce son grandes santos: San Pedro, San Juan, San Andrés, Santiago, San Mateo…

Lo mismo en la misma Iglesia de Cristo de hoy: Encontrarás sacerdotes que no son buenos, con fallos, que quizás algún día te hicieron a ti mismo daño. Tú sigue yendo a la única Iglesia de Cristo, porque no vas a ver al sacerdote, sino a Cristo, no vas a alabar ni adorar al sacerdote, sino a Cristo.

Y mira, a pesar de todas las flaquezas, en la iglesia de hoy sigue pasando lo mismo que en la primitiva iglesia: hay muchísimos sacerdotes que son grandes santos, hoy día, con flaquezas, como las tenían Pedro y Juan y Mateo, pero tan santos como ellos.

Hoy día hay más de 500,000 sacerdotes que han renunciado a la esposa que podían tener, y a los hijos que podían tener, para dedicarse totalmente al Señor, para servir a Dios en el vecino. ¡Esto sí es entrega, mi hermano! ¿En qué otra iglesia has visto tú esto?

Los millones de sacerdotes que ha habido en la Iglesia Católica son, sin duda alguna, la corona más linda de la única Iglesia de Cristo.

Clergy Scandals
ELEGIDO POR DIOS:


El sacerdote de Cristo es elegido por Dios, tomado de entre los hombres, a favor de los hombres, para las cosas que miran a Dios, dice Heberos 5:1, y agrega en 5:8 "sacerdote para siempre", aunque se salga oficialmente, seguirá siendo "sacerdote para siempre".

El sacerdote es la niña de los ojos de Cristo. El que ofende a un sacerdote, está escupiendo a Jesús en su cara. La mujer que seduce a un sacerdote, está haciendo la obra de Satanás, porque Satanás odia a los sacerdotes y los ataca más que a nadie, porque sabe que si pervierte a un sacerdote está llevando muchas almas detrás de él.

Por eso el sacerdote necesita muchas oraciones, y más que nadie, porque es al que más ataca Satanás. ¡Reza por los sacerdotes, ámalos, hónralos!.

En mi pueblo se tiene la costumbre de besar la mano al sacerdote, porque una mano como ésa, a mí me bautizó; no me bautizó Jesús, sino el sacerdote.

Y una mano como ésa, me dio la primera comunión, y bendijo mi matrimonio en nombre de Cristo, con la autoridad de la Iglesia. Y una mano como ésa me perdona los pecados, y al final de mi vida, espero que haya a mi lado una mano como ésa que me de la última absolución y bendición.

Por eso es que le besamos en mi pueblo la mano al sacerdote. (Por cierto que cuando escribía la última frase, unas lágrimas quisieron asomarse a mis ojos). Yo le pido muy de veras al Señor que en el momento de nuestra muerte haya un sacerdote a nuestro lado. Para gloria de Dios. Que así sea.

Una última palabra: El sacerdote está hecho por la Eucaristía y para la Eucaristía. Ser sacerdote es lo más que un hombre puede ser en la tierra… y en el cielo. Querido hermano sacerdote, viva "por" y "para" la Eucaristía, no hay profesión más bella ni más grandiosa en la tierra, ni en el cielo.
SE LE PUEDE Y DEBE LLAMAR PADRE:

Así lo dice San Pablo: pues aunque hayáis tenido diez mil maestros en Cristo, no habéis tenido muchos padres. He sido yo quien, por el Evangelio, os engendré en Cristo (1 Cor. 4:15). San Pablo se consideraba "padre" de los que había "engendrado" en Cristo. Por eso en muchas ocasiones, en sus cartas, llama "hijitos" a los que les escribe, porque ellos lo llamaban "padre", y lo mismo hace Juan: "hijitos míos", y así Pedro y Santiago en sus cartas.

Cristo en Mateo 23:8-9 les dice a los apóstoles que no llamen a nadie "maestro", ni "padre", ni "doctor", porque está criticando la soberbia de los fariseos, y diciéndoles a los apóstoles que no se asemejen a ellos. No está criticando Jesús estas palabras, sino la soberbia.

Les está diciendo a los apóstoles que sean humildes y servidores. Pero Jesús mismo usa la palabra "padre" en muchas ocasiones, refiriéndose a los que engendran a la vida natural: "honra a tu padre y a tu madre", "el que ama a su padre más que a mí", y en toda la Biblia, cientos de veces aparece la palabra "padre" usada por Dios en persona.

Y las palabras "maestro" y "doctor" se usan muchas veces en la Palabra de Dios: No están prohibidas. Puedes seguir llamando "padre" a tu padre que te engendró, y "doctor" a tu médico, y "maestro" al que te enseña en la escuela.

Hay algunos malintencionados que usan est cita de Mateo 23 para decirles a los católicos que están cometiendo un grave error llamando "padre" a los sacerdotes. Pero nunca les dicen que dejen de llamar "padre" a su papá, ni "doctor" a su médico, ni "maestro" a sus maestros en la escuela… porque saben que no tiene sentido todo esto.

Si alguien le dice que la Biblia prohíbe llamar "padre" a un sacerdote, ese alguien es un falso profeta, es un instrumento del diablo. San Pablo era "padre" de los que engendró en Cristo, y lo mismo Pedro y Juan y Santiago. Y lo mismo todo sacerdote de Cristo.

El sacerdote es "padre" porque por la predicación y por el bautismo engendra a muchos en Cristo Jesús, y es tan "padre" como lo era Pablo en 1 Corintios 4:15… y es "padre" porque con la Eucaristía nos alimenta, que es la misión de un padre.

El sacerdote es PADRE ESPIRITUAL, que en muchas ocasiones es más importante que ser padre natural. Trata de tener en tu vida un "padre espiritual", un padre que te enseñe en la verdad, que te aconseje, que te guíe, que te alimente espiritualmente, que te perdone los pecados… y pídele a Dios que ese "padre" pueda estar muy cerca de ti a la hora de tu muerte.

Trata de tener un "padre espiritual" y hónrate con llamarlo "padre", que San Pablo se sentía muy honrado con sentirse "padre", y lo mismo San Pedro y San Juan… y la Biblia no lo prohíbe, más bien lo bendice.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

EL HOMBRE DEBERÍA TEMBLAR

EL HOMBRE DEBERÍA TEMBLAR
San Francisco de Asís