FRASES PARA SACERDOTES


Dice el demonio: de cierta forma estoy obligado a decir, tengo que decir esto: las mujeres deben llevar velo pero ya hace tiempo que no lo llevan por un querer del infierno.

De: La Eucaristía y lo que dicen los demonios. Padre Carlos Cancelado.

EL SACERDOTE ABRE LAS PUERTAS AL FUTURO DE DIOS PARA EL MUNDO

"A MIS SACERDOTES" De Concepción Cabrera de Armida. Capítulo XXXIV: Origen del sacerdote.

MENSAJES DE NUESTRO SEÑOR
JESUCRISTO A SUS HIJOS LOS PREDILECTOS 


(De Concepción Cabrera de Armida) 

XXXIV 

ORIGEN DEL SACERDOTE



“Cuando el Padre engendró al Hijo desde toda la eternidad sin principio, engendró con Él, en cierto sentido, a los sacerdotes. De allá procede la generación espiritual y en cierta manera divina del sacerdote, en la del sacerdote eterno, en el entendimiento y en el corazón del Padre que es su voluntad, que es el Espíritu Santo. Tan alta, tan santa y distinguida, nacida del amor –es decir, del concurso del Espíritu Santo con el Padre (aunque el Espíritu Santo proceda del Padre), en aquel arrebato de inefable amor, al engendrar al Verbo, todo igual al Padre-, fue la concepción eterna de la Iglesia y de sus futuros sacerdotes. 

Ya se recreaba desde aquella eternidad el Padre al ver a su Hijo amadísimo en los sacerdotes, y por esto mismo los amaba. El Padre, como frente a un espejo, refleja en el Hijo toda su perfección, hermosura y querer. Y la luz que ilumina estas perfecciones eternas es el mismo Espíritu Santo, que es luz, porque es amor; y es amor porque es luz. Y en aquel espejo, el Verbo –iluminado por aquella refulgente y divina luz, procede del Padre y del Hijo, es decir, del Espíritu Santo-, sonreía el Padre al contemplar a sus sacerdotes santos, como nacidos, como transformados en lo que El más ama, en lo único que ama, en el Verbo, en donde todas las cosas ama. 

Ya se verá si las vocaciones sacerdotales, pueden tener origen mas alto, más santo, más perfecto, engendradas por el Padre eternamente al engendrar al Verbo, que lo reproducía en todos sus esplendores, con toda la pureza, la fuerza y el amor y el amor infinito de la Divinidad. En Dios, lo futuro es presente, y el Padre veía al verbo reflejado en su Iglesia que lo poseería; y veía además una a una, todas las jerarquías esclesiásticas, cuyo principio en la tierra es el sacerdocio, pero cuyo principio divino es la Trinidad Santísima de quien proceden. 

Y si ya veía también la Santísima Trinidad todos los defectos e ingratitudes de los suyos, ¿por qué sin embargo fundó su Iglesia? 

Por su amor, porque su amor es más grande que todo, lo abarca todo, lo avasalla todo, pasa por todo; porque el amor es Dios, porque su caridad es infinita, porque su ser es darse, comunicarse, difundirse; porque las almas, imagen de la Trinidad, tienen tal atracción para la Trinidad misma, que las ama con pasión infinita, con pasión de un Dios. 

Y por eso dio el Padre a su propio Hijo para salvarlas; para que ese reflejo de la Trinidad que lleva cada hombre volviera a la Trinidad misma. Y para ese fin fundo su Iglesia; y para que la defendieran y ampararan y salvaran a las almas, dio tan alta generación, en el seno del Padre, a los sacerdotes. 

Y con este fin vine Yo al mundo, para que me conocieran, imitaran mi vida, mis virtudes, mi amor al Padre y glorificaran a la Eternidad, dándole almas santas y volviendo a la Divinidad lo que tienen las almas de divino, un soplo del Altísimo, una imagen de la Trinidad, un reflejo inmortal de Dios mismo. 

Por eso valen tanto las almas, por venir de la Trinidad para volver a Ella y glorificarla eternamente. Más para salvar y santificar esas almas en el destierro, creé a mis sacerdotes, y engendrados por el Padre, nacieron en mi Corazón por el amor, es decir, por el Espíritu Santo. 

En el entendimiento del Padre fueron engendrados eternamente; y cuando el Verbo se hizo hombre, en su Corazón nació la Iglesia. Y en ese costado abierto por la lanza tuvieron su cuna los sacerdotes de la Iglesia, siglos antes anunciada, pero cuyo principio fue mi sacrificio de la Cruz, en lo alto del Calvario, a la sombra de María. 

Pentecostés fue el principio de su extensión por el Espíritu Santo. Mi vida fue su anuncio; el Calvario, su cuna con María; y fueron sancionados divinamente en mi Ascensión a los cielos. 

Y así engendrados mis sacerdotes y nacidos en mi Corazón, ¿Cómo no amarlos con pasión divina, con el amor infinito de la Trinidad? ¿Cómo no los ha de ver el Padre con la ternura misma con que me ve a Mi?¿Cómo no ha de querer asemejarlos al Verbo hecho hombre, en sus virtudes, en su Cruz, si los lleva en su alma? Y ¿cómo el Espíritu Santo –que es el alma de la Iglesia, porque es El como el alma del amor-, no ha de querer a sus sacerdotes perfectos, y poseerlos, avasallarlos y guardarlos en la intimidad de Sí mismo, y derretirlos al contacto mismo de sus Dones que queman, y ampliar así mismo su capacidad de poseerlo? 

¿Cómo no tener derecho la Trinidad a quererlos muy santos y perfectos, si deben reflejar su origen, si nacieron en mi Corazón, si tienen que ir al cielo y que poblar el cielo? 

Dios no puede amar más que a Sí mismo y a todas las cosas en Él. Él es amor, y los sacerdotes en rigor ¿no tuvieron el principio divino de sus vocaciones en el seno del Padre?, ¿no participaron de las facultades intimas del Padre, como son la fecundación y el amor? Ellos, repito, deben engendrar almas para el cielo, deben llevar lo que tienen de divino a la Divinidad misma, lo que tienen de la Trinidad, a la Trinidad misma, y evitar que caigan en el fango esos tesoros inmortales. 

El cielo no es sino la extensión de la Santísima Trinidad; la extensión, la dilatación del amor en el amor mismo. Y todo amor debe volver al amor, su centro; y todo el desequilibrio del hombre está en olvidar ese divino amor, en sustituirlo con las concupiscencias y desviarse de ese amor que debe llevarlo a su centro, que debe volverlo al cielo. 

Las almas salieron de la Trinidad y para su eterna dicha deben vivir –en la tierra y en el cielo- de la Trinidad. Y para este fin fue creada la Iglesia y con este fin engendrados los sacerdotes, el de llevar las almas a la Trinidad por los medios puestos a su alcance en la Iglesia. 

Y si toda alma debe vivir de la Trinidad para volver a Ella, ¿con cuánta mayor razón los sacerdotes? 

Las almas son una extensión también de la Trinidad, su cielo en la tierra, y como a Ella se les debe respetar y amar en lo que tienen de inmortal y divino. 

Los sacerdotes son como una creación aparte, con más carismas, formados con más amor, queridos con más predilección; y por tanto, deben corresponder fidelísimamente a esta elección de la Trinidad, transformándose en Mí crucificado, porque sólo la virtud de la Cruz nunca queda infecunda. 

Todo puede fracasar, menos un sacerdote crucificado por mi amor en sus deberes, en su conducta, en sus relaciones, en su proceder, en su intimidad Conmigo (olvidado de sí mismo), en su esfuerzo para glorificar, en sí y en las almas, a esa Trinidad inefable de donde vino y a donde va. 

Ésta es la razón de mis quejas en estas confidencias de mi alma. Quejas de amor dolorido, pero siempre de amor; quejas de caridad, porque en lo mío todo es caridad; quejas para curar, quejas para perfeccionar, quejas para premiar. 

¿Se ve claro con todo esto el ideal de mi Padre en cada sacerdote, reproducirme a Mí? ¿Se ve claro el anhelo del Espíritu Santo en santificar más y más a esos corazones? ¿Se ve claro mi fin de caridad al desear ardientemente una reacción poderosa, efectiva y real, en todos mis sacerdotes para bien de sus almas, de la Iglesia y del mundo, y gloria de la Trinidad?”

No hay comentarios:

Publicar un comentario

EL HOMBRE DEBERÍA TEMBLAR

EL HOMBRE DEBERÍA TEMBLAR
San Francisco de Asís