FRASES PARA SACERDOTES


Dice el demonio: de cierta forma estoy obligado a decir, tengo que decir esto: las mujeres deben llevar velo pero ya hace tiempo que no lo llevan por un querer del infierno.

De: La Eucaristía y lo que dicen los demonios. Padre Carlos Cancelado.

EL SACERDOTE ABRE LAS PUERTAS AL FUTURO DE DIOS PARA EL MUNDO

UN LLAMAMIENTO AL AMOR, Sor Josefa Menéndez.

VIDA ARDIENTE Y ESCONDIDA.

El Domingo 6, Josefa se ha ofrecido para reparar las ofensas de los pecadores; Jesús se le aparece hacia las tres de la tarde en la capilla.

"Daba compasión; la cara, los brazos, el pecho, los tenía llenos de heridas y de polvo. Mucha sangre le corría por la sagrada cabeza, pero el Corazón ardía como una brasa y estaba HERMOSÍSIMO".

"Estas heridas, dijo, me las causa el desamor de los hombres que, como locos, corren a su perdición". 

"Pero, Señor, ¿cómo tenéis el Corazón tan hermoso y tan encendido? ¿No os lo hieren los pecados del mundo?".

Respondió:

"SOLO LAS ALMAS ESCOGIDAS HIEREN MI CORAZÓN".

...........................................................

"Son tantos y tan graves los pecados que se cometen, que si no fuera por el consuelo y el amor de mis escogidos se llenaría la copa de indignación divina. ¡CUÁNTAS ALMAS SE CONDENAN! PERO UN ALMA FIEL REPARA Y OBTIENE MISERICORDIA PARA MUCHAS INGRATAS",

...........................................................

Me hallaba ante el Sagrario en oración y empecé a pedir por mi madre y mis hermanas. Me llegué a entristecer por ellas y pensaba lo que haría si estuviese a su lado...Confieso que en aquel momento no contaba bastante con Dios. De pronto se presentó Jesús, con el Corazón abrasado lleno de majestad, y en tono de reprensión me dijo:

"Tu sola ¿qué podrías hacer por ellas?"

"Y señalándome su Corazón:

"FIJA AQUÍ TU MIRADA"

"Y se fue".

............................................................

"TE QUIERO TAN OLVIDADA DE TI MISMA Y TAN ABANDONADA A MI VOLUNTAD que no te pasare la mas mínima imperfección sin avisarte. Debes tener siempre presente tu nada y mi misericordia. Sabré sacar tesoros de tu humildad: no lo olvides".

No hay comentarios:

Publicar un comentario

EL HOMBRE DEBERÍA TEMBLAR

EL HOMBRE DEBERÍA TEMBLAR
San Francisco de Asís