FRASES PARA SACERDOTES

Dice San Pablo:

"Los frutos es lo que nos hace espirituales, no los dones".

COMUNIÓN DE RODILLAS Y EN LA BOCA


 

San Pío X "Cuando se recibe la Comunión es necesario estar arrodillado, tener la cabeza ligeramente humillada, los ojos modestamente vueltos hacia la Sagrada Hostia, la boca suficientemente abierta y la lengua un poco fuera de la boca reposando sobre el labio inferior". (Catecismo de San Pío X). Y Contestando a quienes le pedían autorización para comulgar de pie alegando que: los israelitas comieron de pie el cordero pascual les dijo: "El Cordero Pascual era tipo (símbolo, figura o promesa) de la Eucaristía. Pues bien, los símbolos y promesas se reciben de pie, MAS LA REALIDAD SE RECIBE DE RODILLAS y con amor".

ADVERTENCIAS DEL MAS ALLÁ A LA IGLESIA CONTEMPORANEA.

ADVERTENCIAS DEL MAS ALLÁ A LA IGLESIA CONTEMPORÁNEA.   Parte 3


Por el Padre Arnold Renz.

La vocación del sufrimiento

E:  ¡Continúa diciendo la verdad, en nombre de...!

A:  Muchos, la mayor parte,se suicidan entonces, cuando se creen abandonados de Dios y los últimos hombres.  Porque por oscura que sea la noche, Dios está muy próximo de ellos, pero ellos no so sienten. Es como si Dios ya no existiese.  En efecto, momentáneamente, no sienten su presencia.  Pero a pesar de ello deben imitar los sufrimientos de Cristo, y sobre todo aquellos que ha cargado de demasiados sufrimientos.  Hay muchos entre ellos que creen entonces que quizás ya no sean normales.  Pero se trata de una trampa nuestra.  Les inspiramos estos pensamientos para que se ingresen en las clínicas.

E:  ¡Continua hablando en nombre de...!

A:  Y entonces, cuando se ve y se cree que ya no son normales la mayor parte sigue siéndolo a pesar de todo-entonces capitulan, capitulan mucho más fácilmente; entonces creen que tienen que suicidarse, porque la gente ya no los comprende.  Es nuestro triunfo.  La mayor parte va sin embargo al cielo, pero a pesar de ello, es nuestro triunfo, porque...

E:  ¡Continúa hablando en nombre de...!

A:...no han cumplido todavía su misión, y deberían seguir viviendo.

E:  ¡Continúa hablando en nombre de...el mensaje de los Tronos.

A:  Hoy en día, esparcidas por todo el mundo, hay cruces extremadamente pesadas, es Ella la que lo hace decir (señala hacia arriba).  Estas cruces a veces son ya casi imposibles de soportar.  Frecuentemente es más fácil soportar las cruces que son visibles, como cáncer, los achaques, deformaciones, que las terribles angustias o noches del alma, que tienen que soportar hoy muchas personas.  Ella, allá arriba (señala hacia arriba), hace decir, como Ella lo había hecho ya decir por su alma privilegiada:  "enviaré a mis criaturas sufrimientos, sufrimientos grandes y profundos como el mar".  Las personas en cuestión que tienen que soportar estas terribles cruces-algunas están predestinadas-o deben desesperar.

E:  ¡En nombre de la Santísima Trinidad, del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, habla Akabor, y di lo que la Santa Virgen te encarga de decir!

A:  Las cruces de las que acabo de hablar, mientras tanto, son cruces que parecen inútiles y absurdas.  Pueden conducir hasta la desesperación.  Muchas veces son prácticamente insoportables, pero son de lo más precioso.  Yo, Akabor, tengo que decir nuevamente que Ella (señala hacia arriba) quiere decir a los que soportan estas cruces:  "¡Valor.  No os descorazonéis!"  En la cruz está la salvación, en la cruz está la victoria.  La cruz es más fuerte que la guerra.

E:  ¡Continúa en nombre...el mensaje de los Tronos!

El Modernismo

A:  El modernismo es falso.  Hay que separarse completamente del modernismo.  Es nuestra obra, la obra del infierno.  Los sacerdotes que difunden el modernismo, ni siquiera están de acuerdo entre ellos mismos.   Nadie se pone de acuerdo.  Ya este signo debería serles suficiente.

E:  ¡Continúa en nombre de la Inmaculada Concepción.  Di la verdad, en nombre de...toda la verdad que tienes que decir por orden de la Santa Virgen!

A:  El Papa está atormentado por sus cardenales, por sus propios cardenales, está rodeado de lobos.

E:  ¡Di la verdad en nombre de...!

A:  Si no fuera así, podría decir aún más.  Está como paralizado.   Yo no puede hacer gran cosa, creedme, no puede hacer gran cosa, ahora.  Tenéis que rogar al Espíritu Santo, volver siempre a rogar al Espíritu Santo.  Entonces sentiréis en vuestro interior lo que hay que hacer.  En todo caso, no abandonar ni la menor pizca de la antigua fe.  Yo quiero, yo tengo que decir, que este segundo Concilio Vaticano no ha sido ni siquiera muy bueno.  En parte, ha sido la obra del infierno.

E:  ¡Di la verdad en nombre de la Santísima Trinidad...!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

EL HOMBRE DEBERÍA TEMBLAR

EL HOMBRE DEBERÍA TEMBLAR
San Francisco de Asís