FRASES PARA SACERDOTES

Los votos son para cumplirlos.

Un sacerdote que no busca la santidad es una vocación perdida.

De: Marino Restrepo.

CONSEJO DE MONSEÑOR MARINI A LOS COROS




Cinco consejos de Mons. Guido Marini a los coros.

OREMOS POR LOS SACERDOTES.


ORACIÓN POR LOS SACERDOTES

 "Señor Jesús, Pastor Supremo del rebaño, 
te rogamos que por el inmenso amor
 y misericordia de Tu Sagrado Corazón, 
atiendas todas las necesidades de tus sacerdotes.
Te pedimos que retomes en Tu Corazón 
todos aquellos sacerdotes que se han alejado de tu camino,
 que enciendas de nuevo el deseo de santidad 
en los corazones de aquellos sacerdotes que han caído en la tibieza, 
y que continúes otorgando a tus sacerdotes fervientes
 el deseo de una mayor santidad. 
Unidos a tu Corazón y el Corazón de María,
 te pedimos que envíes esta petición a Tu Padre celestial 
en la unidad del Espíritu Santo. Amén."

---------------------------------------------------------------------------

ORACIÓN POR LA SANTIFICACIÓN DE LOS SACERDOTES

De Santa Teresita del Niño Jesús 

OH Jesús que has instituido el sacerdocio 
para continuar en la tierra la obra divina de salvar a las almas 
protege a tus sacerdotes (especialmente a: ..............) 
en el refugio de tu SAGRADO CORAZÓN. 
Guarda sin mancha sus MANOS CONSAGRADAS, 
que a diario tocan tu SAGRADO CUERPO,
 y conserva puros sus labios teñidos con tu PRECIOSA SANGRE.
 Haz que se preserven puros sus Corazones,
 marcados con el sello sublime del SACERDOCIO,
 y no permitas que el espíritu del mundo los contamine. 
Aumenta el número de tus apóstoles, 
y que tu Santo Amor los proteja de todo peligro.
 Bendice Sus trabajos y fatigas, 
y que como fruto de Su apostolado 
obtenga la salvación de muchas almas 
que sean su consuelo aquí en la tierra 
y su corona eterna en el Cielo. Amén

----------------------------------------------------------------------------

Oración a Sta. Teresita del Niño Jesús por los sacerdotes

 Santa Teresita del Niño Jesús, 
hoy alabo a Dios por las gracias que manifestó en ti,
 y te doy las gracias por haberle correspondido
 hasta el grado de convertirte en una gran santa.
Te encomiendo en todo momento a este sacerdote 
que ha dedicado su vida a Dios 
y te pido que lo ayudes a vencer 
todos los obstáculos que él pudiera encontrar en su camino.
 Ayúdalo en los momentos de tentación,
 ayúdalo a vencerlos en el instante.
 Enséñalo a amar a Dios como tú lo amas.
 Ayúdalo a ser un sacerdote santo y fiel, 
ayúdalo a ser un gran confesor. 
Todo esto te lo pido con mucho amor. Amén.

Hoy también te quiero pedir por __________, de ti aprendí a amar a los sacerdotes y a apreciar lo difícil que es su tarea, si tratan de hacerlo por sus propias fuerzas.

----------------------------------------------------------------------------

ORACION POR LOS SACERDOTES Juan Pablo II

Oh María...

Oh María, Madre de Jesucristo y Madre de los sacerdotes: acepta este título con el que hoy te honramos para exaltar tu maternidad y contemplar contigo el Sacerdocio de tu Hijo unigénito y de tus hijos, oh Santa Madre de Dios.

Madre de Cristo, que al Mesías Sacerdote diste un cuerpo de carne por la unción del Espíritu Santo para salvar a los pobres y contritos de corazón: custodia en tu seno y en la Iglesia a los sacerdotes, oh Madre del Salvador.

Madre de la fe, que acompañaste al templo al Hijo del hombre, en cumplimiento de las promesas hechas a nuestros Padres: presenta a Dios Padre, para su gloria, a los sacerdotes de tu Hijo, oh Arca de la Alianza.

Madre de la Iglesia, que con los discípulos en el Cenáculo implorabas el Espíritu para el nuevo Pueblo y sus Pastores: alcanza para el orden de los presbíteros la plenitud de los dones, oh Reina de los Apóstoles.

Madre de Jesucristo, que estuviste con Él al comienzo de su vida y de su misión, lo buscaste como Maestro entre la muchedumbre, lo acompañaste en la cruz, exhausto por el sacrificio único y eterno, y tuviste a tu lado a Juan, como hijo tuyo: acoge desde el principio a los llamados al sacerdocio, protégelos en su formación y acompaña a tus hijos en su vida y en su ministerio, oh Madre de los sacerdotes. Amén

No hay comentarios:

Publicar un comentario

EL HOMBRE DEBERÍA TEMBLAR

EL HOMBRE DEBERÍA TEMBLAR
San Francisco de Asís