FRASES PARA SACERDOTES

Al Purgatorio no van los pecadores, van los arrepentidos.

De: Padre Carlos Cancelado.

CONSEJO DE MONSEÑOR MARINI A LOS COROS




Cinco consejos de Mons. Guido Marini a los coros.

EN LAS FUENTES DE MI DIVINO CORAZÓN - TOMO 1 - ENTREGA 3.

REVELACIONES AL HERMANO AGUSTÍN.
Mensajero de los Sagrados Corazones Unidos y Traspasados de Jesús y de María.

Libro "María Madre del Segundo Advenimiento"

Relatos divinos para comprender los acontecimientos que marcan la real historia de lo que muchos creyentes llamamos "Últimos tiempos", mediante los cuales tenemos la oportunidad de estar a salvo en toda circunstancia.

Revelaciones dadas a un alma
a quien Jesús le llama cariñosamente
Agustín del Divino Corazón.



Soy puerta del cielo
Agosto 7/07 4:07 p.m.



La Santísima Virgen María dice:



Pequeños míos: cómo me alegra verlos reunidos en oración contemplando los misterios del Santo Rosario.



Él es el peldaño que os permite subir al cielo. Rezad muchos rosarios con el corazón. Cada Ave María pronunciada desde el corazón es una rosa de amor que me regaláis y que yo os la devuelvo convertidas en gracias para cada uno de vosotros.

Pequeños retoños y capullos que se abren a la fragancia celestial, que se halla en el jardín florecido de mi

Corazón, os enciendo fuego de amor con la llama de mi amor divino. Yo soy la puerta del cielo que se abre para vosotros. Venid hacia Mí para abrazaros y arroparos con el manto de mi ternura.

Yo soy María Trono de la Sabiduría y vosotros mis pequeños estudiantes que se han matriculado en mi
escuela maternal para daros sabia doctrina que os acerca al cielo.

Regocijaos en el cenáculo de oración, que allí derramaré gracias, atándoos a cada uno de vosotros con
los cordeles de mi amor.


Depositadlo todo en mi Corazón

Agosto 10/07 7:00 p.m.


Jesús dice:

Depositad en mi Corazón vuestras desesperanzas, depositad en mi Corazón vuestras tristezas, depositad en mi Corazón vuestras arideces, vuestras preocupaciones. Depositad en mi Corazón las personas que amáis, depositad en mi Corazón vuestros pensamientos, vuestros sentimientos y vuestras vidas.

Vidas que han sido hechura de mis Divinas manos, manos perforadas por los clavos de la cruz, manos que han sido maltratadas y vilipendiadas por los soldados romanos. Depositad en mi Corazón vuestra oración, cada susurro de amor, cada palabra, cada gesto haciendo de vosotros sagrarios caminantes, orantes vivientes en medio de un mundo mentiroso y engañoso.

Sed mis pequeños pararrayos, sed mis pequeños cirineos que me ayudan con mi cruz, Verónicas que
enjugan mi Divino Rostro para yo plasmaros mi rostro en vuestros corazones.

A cada uno de vosotros se os ha encomendado una misión, no podéis permitir que el príncipe de las
tinieblas destruya mi obra porque tendréis que rendir cuentas el día que os llame.

Os abrazo con mi mirada cálida, os abrazo con mi mirada de amor, os abrazo con mi mirada de ternura.

Os abrigo con mi aliento Divino, os abrigo con las llamas de mi amor, os alimento con el pan bajado del cielo, os doy descanso, os doy sosiego, os doy Luz y os doy paz.

Vosotros seréis testigos de mis prodigios y maravillas en este final de los tiempos.

Vosotros, antorchas de mi Luz, iluminaréis en este mundo de tinieblas, vosotros seréis juzgados en el amor porque Yo soy Amor.

Vosotros irradiaréis mi paz, porque Yo soy el Príncipe de la paz.

Vosotros seréis mis portavoces porque así el cielo lo ha querido, para que deis consuelo y alivio a las almas.

Vosotros seréis medicina y aliento para muchos.

Vosotros seréis peregrinos anunciadores de mi Palabra, Palabra que sana y libera.



Los Ángeles siempre nos ayudan

Agosto 10/07 7:40 p.m.

El Arcángel San Miguel dice:

Los Santos Ángeles son seres celestiales creados a vuestro servicio. Acercaos a ellos con plena confianza porque os guían, os animan y os acercan a Jesús.

Ellos son vuestros centinelas, vuestros compañeros de viaje hacia el cielo. Confiadles vuestros secretos y preocupaciones, pidiéndoles que intercedan para haceros santos y sin mácula ante la presencia del Rey de reyes de todo cuanto existe.

Como Príncipe de la milicia celestial os revisto de mi armadura, para que combatáis contra los espíritus infernales. Invocadme para daros auxilio y protección.

Volved a la devoción, invocándome al terminar cada Misa, que os asistiré en vuestras tentaciones.

Haced uso de los sacramentales que son auxilios divinos dados por el cielo para sosteneros inamovibles haciéndoos fuertes.

Batallad en el Ejército Azul unidos a los designios de Dios y madre vuestra.


Os acerco a Dios y me hago más presente en vuestras vidas.


Déjate reconstruir

Agosto 14/07 3:40 p.m.

Jesús dice:

Soy el Divino alfarero que viene en búsqueda de la arcilla blanda de tu vida para tomarla en mis benditas manos y hacer de ti vaso de elección, fabricando cada pieza con amor hasta hacerte consistente, pero maleable ante mis inspiraciones divinas.

Déjate reconstruir nuevamente para cimentarte en las bases sólidas de mi Palabra; Palabra que endulce tu corazón y te haga santo, asemejándote a Mí en mi mansedumbre y misericordia para con los desposeídos.

Recuerda que ser pobre no es sólo carecer del pan material, sino también del espiritual, alimento que
perdura hasta la vida eterna.

Camina en pos de Mí, siempre queriendo abrazar mi Cruz, porque en el sufrimiento es donde se purifica el corazón. No le rehuyas, antes añóralo así como lo desearon los santos que ahora se unen a las alabanzas de la Iglesia triunfante.

Glorifícame con tus pensamientos y buenas acciones y hazme partícipe de tus tristezas y alegrías, viniendo hacia Mí y postrándote a mis Divinos pies, en el Sagrario, que estaré presto a escucharte y a enternecer tu corazón de admiración y gozo ante mis dulces susurros que te llenarán de mi suave presencia para eclipsarte de mi amor y dar descanso a tu alma.

Intérnate en las penumbras del silencio y de la soledad, en la celda interior de tu corazón y bebe de mis fuentes cristalinas para que te fortalezcas y sacies de tu sed de Mí. No dejes apagar la llama de amor del Inmaculado Corazón de mi tierna madre María y agigántala con tu oración, siendo perseverante en el rezo del Santo Rosario, meditando y saboreando cada uno de sus misterios. Ella es el camino seguro que te conduce hacia Mí, porque ella es Maestra de la Iglesia, ya que se le ha encomendado la misión de enseñar y anunciar sucesos que están por venir en estos tiempos de decadencia espiritual.



Sed humildes

Agosto 14/07 8:50 p.m.

Jesús dice:

En ésta, mi escuela, os deseo instruir en doctrinas seguras para que cosechéis en vida buenos frutos y
podáis luego recoger la siega.

Vivid la virtud de la humildad porque debéis de saber que los humildes serán ensalzados y los ensalzados serán humillados.


Sois peregrinos en la tierra

Agosto 14/07

La Virgen María dice:

Escuchad mis enseñanzas y vividlas a plenitud porque la Sabiduría Divina os abre puertas en el cielo, ya que vuestro Padre os tiene reservadas muchas moradas para cuando os llegue el día en que seáis llamados a dar el paso definitivo a la verdadera vida.

Que vuestras vidas sean agradables al Señor desechando de vosotros todo lo terrenal y haciéndoos
cada vez más espirituales, hasta ser verdaderos imitadores de Cristo Jesús.

Velad y orad para no caer en la tentación y llenad constantemente vuestras lámparas, con el aceite de la oración, renunciando a toda concupiscencia y vanagloria. El ayuno, la mortificación y la penitencia son medios eficaces que os acercan al cielo. Aspirad siempre a los bienes de arriba y no a los de abajo porque todo es caduco y pasajero.

Vosotros que sois peregrinos en la tierra, meditad en vuestras acciones haciendo actos de reparación por amor a Cristo crucificado, porque Él dio su vida para
daros vida.

Os llevo, inscritos vuestros nombres, en mi corazón y os miro con ternura de madre. No contristéis el
Corazón de mi Hijo Jesús, agradadlo con vuestras obras, rociando el jardín de su Divino Corazón con vuestros sacrificios y renuncias diarias, no pensando qué comeréis o qué vestiréis mañana, ya que cada día le basta su propio afán.

Confiad plenamente en mí, abandonándoos en mis brazos como niños que no saben dormirse si no están en los brazos de su madre. Deseo cubriros con mi amor y abrigaros con mi ternura.

Haced lo que Jesús os diga siendo compasivos con los que sufren y siendo pobres de espíritu siempre
codiciando los bienes celestiales para que encontréis las verdaderas delicias.

Rectificad vuestros caminos y volved hacia Él, que siendo el camino, la verdad y la vida os dará salvación.



Llevad la cruz con amor

Agosto 17/07 6:00 p.m.

Jesús dice:

Impregnaos de Mí, caminando adheridos a mi cruz signo de victoria y redención. Vuestras cruces son livianas cuando son llevadas con amor; abrazadla con fuerza siendo mis cirineos; sólo en ella hallaréis la salvación.


Agosto 20/07

Jesús dice:

Vuelvan los ojos a Mí, rectifiquen sus caminos, conviértanse de corazón y oren unos por otros. 



Soy el Divino Maestro

Agosto 20/07 4:25 p.m. 

Ante el Sagrario.

Jesús dice:

Yo soy aquel que un día nació en una humilde pesebrera a la intemperie y al frío de la noche.

Soy aquel hijo del humilde carpintero y de la sencilla aldeana María.

Soy aquel que se estuvo preparando durante 30 años para cumplir su misión durante 3 años.
Soy aquel que en su tierra no pudo hacer muchos milagros porque nadie es profeta en su lugar de origen.

Soy aquel que un día fue bautizado por Juan y recibió la unción del Espíritu Santo abriéndose los cielos y escuchándose la voz de mi “Este es mi Hijo amado”.

Soy aquel que multiplicó panes y peces y dio de comer a multitudes.

Soy aquel que con mirada de compasión liberó al endemoniado de Gerasa.

Soy aquel que invitó a nacer de nuevo al viejo Nicodemo.

Soy aquel que un día os llamó a vosotros a dejar la vida de comodidad para dar paso a las exigencias de mi amor.

Soy aquel que ha enternecido vuestros corazones y os ha abrigado en la calidez de mi aliento.

Soy aquel que os escucha atentamente cada vez que os acercáis a hacerme compañía en la soledad de mi dulce prisión.

Soy el Divino Maestro que enseñó a sus apóstoles y hoy os instruye a vosotros para que crezcáis en
santidad.

Orad incesantemente meditando mi Palabra, Palabra que debe calar en el corazón como dulce miel en el panal.

Soportad con paciencia las vejaciones de vuestro prójimo y orad por ellos. Guardad silencio de todo lo que os acontezca y entregadme todo a Mí, que Yo purificaré cada acontecimiento de vuestras vidas.

Descargad en Mí vuestras preocupaciones para hacerlas mías y daros reposo en vuestras inquietudes.
Invitad a la corte celestial a orar con vosotros y recibiréis lluvia de bendiciones.

Ofreced vuestros trabajos para gloria de mi Nombre y así recibiréis mayores méritos.

Orad por las almas del purgatorio ofreciendo Eucaristías y sacrificios por ellas y así haréis la mayor obra de caridad que podréis ejercitar a favor de las almas.

Haceos buenos amigos de vuestros Santos Ángeles de la guarda y ellos sutilmente me entregarán en copones de oro vuestras oraciones y súplicas.

Recorred el camino que un día anduve y así se os abrirán las puertas de los cielos.

Acercaos a mi Madre que ella os acercará a Mí como pequeños que apenas empiezan a dar sus primeros pasos. Practicad sus divinas virtudes y así recibiréis la blancura y hermosura de vuestras almas.

Amad intensamente, ya que el amor es un arma poderosa para derrotar al enemigo. Yo soy el amor de vuestras vidas, venid a Mí que os espero con ternura de Padre para daros mi amor.



Vivid el Evangelio

Agosto 21/07 6:15 p.m.

La Santísima Virgen María dice: Pequeños míos: Si supierais como os amo, con ese amor maternal que tan sólo una madre puede prodigar a sus hijos. Vosotros sois esos niños que están creciendo espiritualmente en el caminar de mi Hijo Jesús. Haced lo que Él os diga, viviendo a cabalidad la
Palabra y no mutilándola ni acomodándola como hacen algunos. El Evangelio hay que vivirlo radicalmente sin titubeos, decididos a seguir la luz de Cristo y no andando a tientas sin la luz Divina como hacen los del mundo.

Dejad todo apego a lo terrenal, mirad mis pequeños que son esclavitudes que impiden alzar vuelo hacia el cielo. Meditad el pasaje del Evangelio del rico y el pobre de Lázaro y concluyáis que ante la presencia de Dios tan sólo se llevan las buenas obras que hayáis hecho a uno de mis pequeños que andan desprotegidos.

Brillad por las buenas obras ante la luz del día y no ocultándoos, como lo hacen los que caminan por las tinieblas.

La caridad es la diadema que deseo que adorne vuestras cabecitas.

Reflexionad en mis enseñanzas y en las de mi Hijo Jesús, no permitiendo que estas palabras sean llevadas por el viento. Dadles un espacio en vuestros corazones y hacedlas vida, vida que os conducirá al cielo.

Recogeos en la oración, rezando en vuestro interior y dando cabida a escuchar la voz de mi adorado Hijo.

Hablad poco y meditad mucho.

Vosotros, pequeños capullos, ya empezáis a abrirse al amor y al cambio, porque el proceso de conversión ya ha iniciado.

Atesorad riquezas para el cielo, viviendo en continua Alabanza y Adoración al Creador. Vuestras oraciones enternecen mi Corazón, derretidlo con el rezo del Santo Rosario, orando desde el corazón,
plantando en mi jardín muchas rosas que se abran para el cielo. Cultivad el jardín, plantando en mi Corazón, con el ayuno, la mortificación y la penitencia. Os he atado con el cordel rojo de mi amor en mi Corazón Inmaculado, resguardaos en él y viviréis en el amor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

EL HOMBRE DEBERÍA TEMBLAR

EL HOMBRE DEBERÍA TEMBLAR
San Francisco de Asís